Saltar a: navegación, buscar

Bernard Heuvelmans

Bernard Heuvelmans
Información sobre la plantilla
BernardHeuvel.jpg
Científico, explorador, investigador y escritor.
Nacimiento10 de octubre de 1916
Le Havre, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento22 de agosto de 2001
Le Vésinet, Bandera de Francia Francia
NacionalidadBelga
CiudadaníaBelga-Francés
OcupaciónBiólogo
CónyugeAlika Lindbergh
Bernard Heuvelmans. Reconocido como "El Padre de la Criptozoología." Él será recordado siempre por sus esfuerzos en nombre de la nueva ciencia, así como por mucho más, su personalidad y su erudición.

Síntesis biográfica

Nace el 10 de octubre de 1916 en Le Havre, Francia. De madre holandesa y padre belga en el exilio. Heuvelmans, desde muy temprana edad, sintió pasión por todo tipo de animales, especialmente monos. En la escuela, sorprendió a sus maestros jesuitas por su interés en la evolución del ser humano y el jazz. Su interés por los animales se despertó con la lectura de Julio Verne, Veinte mil leguas de viaje submarino y con la obra de Sir Arthur Conan Doyle, El mundo perdido.

Estudios universitarios

Estudió en la Universidad Libre de Bruselas, donde ganó el primer premio para bandas pequeñas de Jazz aficionado. A la edad de 23 años, antes de la Segunda Guerra Mundial, obtuvo su título de doctor en Biología, tras realizar su tesis sobre la clasificación de los inclasificables, dientes del oso hormiguero (Orycteropus afer), mamífero africano único.

Trayectoria literaria

Los siguientes años los dedicó a escribir sobre la historia de la ciencia y a la publicación de numerosos trabajos científicos, en particular en el Boletín del Museo de Historia Natural de Bélgica, motivado por su continuo interés de ampliar el reino zoológico. Una vez incorporado a filas fue capturado por los alemanes; de los que logró escaparse en cuatro ocasiones. Durante un tiempo se ganó la vida como cantante de jazz y luego como escritor de ciencia. Al final de la guerra publicó, El Hombre Entre Estrellas (1944) y El hombre en el hueco del átomo (1943).

Tras instalarse en París y más concretamente en 1947, Heuvelmans se convirtió en un comediante, un músico de jazz (De Bamboula Be-bop, 1949), y un escritor (El secreto de Parcas en tres volúmenes, la continuación de la Vida, La Abolición de la Muerte, La Renovación, 1951-1952).

Cuando Heuvelmans lee un 3 de enero de 1948 en el Saturday Evening Post el artículo,”¿Podría haber dinosaurios?”, en el que el biólogo Ivan T. Sanderson sobre la existencia de dinosaurios, Heuvelmans decidió a partir de ese momento dedicar su vida a la búsqueda de los animales escondidos. Fue el momento en el que tradujo numerosos trabajos científicos, entre los que estaba el secreto mundo de los animales por el Dr. Maurice Burton, que fue reeditado después en siete volúmenes con el título de Enciclopedia del Reino Animal.

Investigaciones

Comenzó a reunir material sobre animales aun no descubiertos, buscó pruebas en fuentes científicas y literarias. Se referiría a ellos como sus crecientes “expedientes”. En cinco años que había acumulado mucho material del que estaba dispuesto a escribir un gran libro. Ese libro resultó ser En la pista de los animales desconocidos, publicado en 1955. Casi cinco décadas después, el libro sigue siendo editado, con más de un millón de copias vendidas en varios idiomas.

El impacto del libro fue enorme. Como señaló un crítico de la época, “Debido a que su investigación se basa en la dedicación rigurosa, el método científico y la erudición y su sólida experiencia en la zoología, los hallazgos de Heuvelmans son respetados por toda la comunidad científica”.

Heuvelmans se vio obligado a contestar miles de cartas de critozoólogos de todo el mundo, a lo largo de décadas. Mientras otros continuaron las investigaciones. Fue entonces cuando inventó la palabra “criptozoología” (estudio de animales ocultos). La palabra vio la luz por primera vez en 1959, cuando Lucien Blancou dedicó un libro a los “maestros de la criptozoología.” En la década de 1960, Blancou con gran honor comenzó a llamarle el “Padre de la Criptozoología.”

En 1968, invitado por Sanderson, examinó el cadáver congelado de un humanoide peludo, le dio para uno de sus libros El hombre de Neandertal sigue vivo (con Boris Porshnev, 1974). Otros libros, ninguno traducido al inglés, incluyen obras de los dinosaurios sobrevivientes y reductos de homínidos en África.

Heuvelmans y su libro influyeron en el trabajo de investigación de criptozoólogos como Tom Slick. Heuvelmans trabajo como consultor trabajo junto a colaboradores como el antropólogo George Agogino y el zoólogo Ivan Sanderson. Sir Edumund Hillary de su expedición por el mundo trajo el "casquete Yeti", se le pidió a Heuvelmans que lo examinara. La conclusión, era un objeto ritual realizado con la piel de un pequeño animal caprino que se encuentra en el Himalaya, el Serow, lo que desacreditó a Hillary.

Sobre el yeti Heuvekmans tenía extensos archivos sobre expediciones en busca del Yeti. La mayoría inéditos fueron incluidos en el libro de Tom Slick y la búsqueda del Yeti de 1989. El Centro de Heuvelmans para Criptozoología, fue establecido en 1975, cerca de Le Bugue en el sur de Francia, pero en la década de 1990, se trasladó a LeVesinet, cerca de París.

Se trataba de su enorme biblioteca privada, sus enormes archivos y el tesoro de sus expedientes originales. Heuvelmans fue elegido presidente cuando la Sociedad Internacional de Criptozoología fue fundada en Washington, DC, en 1982.Ocupó ese cargo hasta su muerte. También estuvo involucrado en la Columbia Británica, la Ciencia Criptozoología Club y otros grupos activos de estudios cryptidos a nivel mundial. Fue acumulando durante décadas más honores, como por ejemplo, cuando en 1990, fue nombrado miembro honorario de la Asociación de Criptozoología de Rusia.En una entrevista de 1984 Heuvelmans expresó el deseo de escribir una enciclopedia de criptozoología, pero debido a la muerte de su traductor y otros problemas con su editor, la muerte se presentó ante Heuvelmans sin poder haber realizado su plan.

A lo largo de los años, viajó desde las orillas del Lago Ness hasta las selvas de Malasia, desde África hasta Indonesia, entrevistando a testigos y examinando las pruebas de cryptidos. Realizando algunos artículos a lo largo del camino, y pocas veces concediendo entrevistas de prensa. Pero a partir de la década de 1990, evitaría todo tipo de entrevistas.Por ejemplo, una cadena de televisión en 1994 y 1995, quería grabar una entrevista sobre el Hombre de Hielo de Minnesota, Heuvelmans se negó a ir a Estados Unidos, y tampoco lo hizo en Francia. A pesar de que había tenido un programa en la televisión francesa sobre los misterios de la historia natural alrededor de veinte años antes. En la última década de su vida, se negó a aparecer en televisión.

Además, casi nunca asistió a las reuniones oficiales en América del Norte, o cuando en febrero de 1997, fue galardonado con el Gabriele Peters Premio Fantástico Ciencia en el Museo de Zoología de la Universidad de Hamburgo, Alemania, fue incapaz de aparecer para recoger el premio de 10.000 marcas (alrededor de $ 6000) y envió a su amigo, el periodista, y criptozoólogo Werner Reichenbach, a aceptarlo en su nombre.

Muerte

La salud Heuvelmans comenzó a fallar rápidamente a mediados del decenio de 1990, todavía seguía trabajando para completar su gran plan de la enciclopedia de varios volúmenes. En 1999, donó sus vastas propiedades y archivos de criptozoología al Museo de Zoología de Lausana en Suiza, un compromiso que había adquirido en 1987. En 2001, muchos de nosotros quedamos consternados al ver que estaba postrado en cama, rechazando las visitas, y en muy mal estado de salud. Alrededor del mediodía el 22 de agosto de 2001, sin sufrimiento, Heuvelmans, falleció en su cama con su fiel perro cerca. Loren Coleman amigo y colega de Bernard Heuvelmans, escribió un artículo biográfico sobre su amigo cuando este murió y en su merecido homenaje.

El Museo de Zoología de Lausana en Suiza, informó a los criptozoólogos en todo el mundo de la muerte del Dr. Bernard Heuvelmans, Padre de la Criptozoología, en la mañana del 24 de agosto de 2001. Heuvelmans, budista, fue enterrado con la túnica de monje en un funeral privado en Le Vésinet el 27 de agosto. Su ex esposa, colega, artista y colaboradora, Alika Lindbergh (Monique Watteau), quien cuidó de él en sus últimos años, estuvo a cargo de la ceremonia.

La muerte de Heuvelmans es una noticia triste. Su imponente presencia en el campo de la Biología deja una larga sombra. Su influencia es grande. Las contribuciones de Heuvelmans a la criptozoología, la zoología y la antropología son significativas y de largo alcance, y su impacto en las generaciones venideras se mantendrá por décadas.

Véase También

Fuentes