Saltar a: navegación, buscar

Cándido Melchor María

Cándido Melchor María
Información sobre la plantilla
NombreCándido Melchor María Trigueros Díaz de Lara y Luján
Nacimiento4 de septiembre de 1736
Orgaz, Toledo, Bandera de España España
Fallecimiento20 de mayo de 1798
Madrid, Bandera de España España
ResidenciaEspaña
NacionalidadEspañola
OcupaciónEscritor, poeta y dramaturgo
Cándido Melchor María. Escritor español e iniciador del nuevo género de poesía filosófica, traductor y dramaturgo ilustrado. Vivió los años más intensos de la ilustración española.

Síntesis biográfica

Nació en Orgaz, provincia de Toledo, España; el 4 de septiembre de 1736. Hijo de un Contador del Palacio Real, Melchor Trigueros Díaz de Lara y de su primera mujer, Teresa Sánchez; tuvo dos hermanos mayores, Miguel Antonio y Manuela Teresa; su familia se trasladó a Madrid en 1739 cuando el padre obtuvo el cargo de contador. Protegido por su tío Juan Trigueros, en 1751 comenzó a estudiar filosofía en el colegio de los dominicos de Santo Tomás.

En 1752, con 16 años cumplidos y sin terminar sus estudios, acompañó a Francisco de Solís Folch de Cardona, obispo de Córdoba, a su diócesis, y a Sevilla cuando Solís fue nombrado arzobispo de Sevilla. En 1756 se ordenó de subdiácono y obtuvo un beneficio eclesiástico en Carmona y otro en Pilas.

Estudió leyes con Fernando Ceballos y matemáticas con Pablo Olavide Domingo Morico. Vivió en Carmona hasta 1785. Ingresó en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras en 1758, para lo cual compuso Elogio de San Isidoro. También formó parte de la Sociedad Económica de Sevilla, de la Real Academia de la Historia, Bibliotecario de los Reales Estudios y correspondiente del Jardín Botánico. Perteneció a la tertulia Sevillana de Olavide.

Estudió también lingüística, siendo un gran conocedor de los idiomas latín, griego, hebreo, francés e italiano, y en este aspecto son particularmente interesantes sus aportaciones filológicas; era también un estudioso de las matemáticas, la botánica, la epigrafía, la historia, la numismática y la toponimia. Su actividad era portentosa y sus aficiones intelectuales múltiples y de enorme amplitud.

La voz del poeta filósofo

En 1774 publica, con el seudónimo El Poeta Filósofo los primeros cantos de lo que el mismo llamará sus Poesías filosóficas. Al frente de la obra reconoce ya que “este género de poesía es nuevo” por lo que tendrá que romper la costra de una opinión común ampliamente compartida. La obra tuvo quizá más éxito del que el autor esperaba, pues se publicaron tres ediciones, a pesar de lo cual quedó incompleta. No se libró de la condena de los eclesiásticos sevillanos, que le acusaron de autor herético.

Desempeño como actor

Se hizo actor por casualidad sustituyendo a uno enfermo en un grupo de teatro independiente. Estudió en la Real Academia de Arte Dramático (RESAD). Se dio a conocer en el papel de Pepelu en el programa de Pepe Navarro (Esta noche cruzamos el Mississipi). Más tarde fue uno de los protagonistas de la popular y exitosa serie Manos a la obra, Benito, más conocido como El introductor del gotelé en ese país. Esta serie le reportó mucha fama debido a sus audiencias que en ocasiones superaban los 6 millones de espectadores. Se ha convertido en director y guionista con la película.

Trigueros dramaturgo

En 1784 ganó un famoso concurso teatral convocado por el Ayuntamiento de Madrid con su comedia Los menestrales, junto a Juan Meléndez Valdés y su Las bodas de Camacho, ambas compuestas según la preceptiva neoclásica. Hubo un pequeño escándalo por ser ambos amigos del presidente del jurado, Melchor Gaspar de Jovellanos. La obra de Trigueros ridiculiza el afán de ascenso social de los trabajadores manuales, uno de los cuales, un sastre adinerado, intenta casar a su hija con un barón que no lo es y resulta ser un estafador; la moraleja es que la verdadera nobleza está en el trabajo.

Trigueros es autor también de Teatro español burlesco o Quijote de los teatros, publicado de forma póstuma en 1802. Refundió muchas obras clásicas del Siglo de Oro español, como La moza de cántaro, El anzuelo de Fenisa o La Estrella de Sevilla, a la que dió el título de Sancho Ortiz de las Roelas y con la que consiguió un gran éxito. Hizo también una versión burlesca de El caballero de Olmedo y de otras obras extranjeras. Escribió los entremeses El pleito del cuerno, Cada loco con su tema, El poeta cómico, La comedia casera y El muerto resucitado. Dejó también algunas muestras interesantes de comedia sentimental, comedia lacrimógena o lacrimosa (comedie larmoyante), cuales son Los ilustres salteadores 1774 o El precipitado, representada tras su muerte en el Teatro de los Caños del Peral en marzo de 1802. Esta obra había salido de una especie de certamen literario entre los miembros de la tertulia de Pablo de Olavide, a la que Jovellanos aportó El delincuente honrado.

Trigueros prosista

Se han perdido muchas obras de Trigueros como prosista: Las brujas, los seis tomos de La Observadora y los Apuntamientos críticos por ejemplo. Se imprimió una Vida de Montiano y una Vida de Guzmán el Bueno, esta última inserta en dos volúmenes misceláneos de su obra narrativa titulados Colección de varios papeles o Mis pasatiempos. Almacén de fruslerías agradables 1804, que incorpora bastantes narraciones interesantes, la mayoría traducidas del inglés y el francés. Escribió, además, una continuación de La Galatea de Miguel de Cervantes (1798).

Nombramiento como bibliotecario

A partir de 1784 se le abrieron las puertas de la Corte, logrando que se le nombrase Bibliotecario de los Reales Estudios de Madrid, en cuyo cargo permaneció hasta el día de su muerte.

Muerte

Murió el 20 de mayo de 1798; en Madrid, España.

Fuentes