Saltar a: navegación, buscar

Carlo Collodi

Carlo Lorenzini
Información sobre la plantilla
Lorenzini.jpg
Periodista y escritor italiano, autor de Las Aventuras de Pinocho.
NombreCarlo Lorenzini Orzali
Nacimiento24 de noviembre de 1826.
Florencia, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento26 de octubre de 1890.
Florencia, Bandera de Italia Italia
NacionalidadItaliana
Otros nombresCarlo Collodi o Collodi
OcupaciónEscritor y periodista
Obras destacadasPinocho (1881)

Carlo Collodi. Era el seudónimo del periodista italiano Carlo Lorenzini, creador del famosísimo libro de literatura infantil, “Pinocho”, que fue escrita al final de su prestigiosa carrera de escritor y periodista.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Collodi nació en Florencia en 1826, hijo de Domenico Lorenzini, un cocinero, y Angela Orzali, una sirviente. Collodi fue el primero de diez hijos. Su infancia la pasó en la aldea de las laderas de Collodi. Después de asistir a la escuela primaria en Collodi, fue enviado a estudiar para el sacerdocio en el seminario de Val d'Elsa. Hasta los 17 años estudió en escuelas de religiosos; después, durante toda su vida, enriqueció su cultura literaria, lingüística y musical gracias a sus frecuentaciones de círculos intelectuales y a sus viajes.

En la década de los 50 se dedicó especialmente a la crítica de opera lírica y de teatro; él mismo escribió algunos dramas y prosas literarias no periodísticas. En 1956 utilizó por primera vez el seudónimo de Carlo Collodi, con el que firmó todos sus libros de las décadas de los 70 y 80. Collodi es el nombre de un pueblo situado entre Pistoia y Lucca, al oeste de Florencia; allí nació la adorada madre del escritor; él mismo, en su niñez, había transcurrido varias temporadas en casa de la familia de su madre. Nunca se casó.

Trayectoria profesional

A los 20 años empezó su carrera escribiendo reseñas para el catálogo de una importante librería de Florencia (donde trabajaba), y artículos para el periódico "L'Italia musicale", el más importante periódico musical de su época. Como periodista ganó en poco tiempo una gran fama, colaborando con muchos periódicos en toda Italia. El mismo fundó o dirigió algunos, por ejemplo "Il Lampione", que la censura hizo cerrar después de los motines de 1848, y que fué reabierto 11 años más tarde, en ocasión de la unión entre Toscaza y Piemonte, que fue el inicio de la unificación de Italia.

Su producción literaria para niños empezó en 1876 con la publicación de “I racconti delle fate”, excelentes traducciones de cuentos de hadas franceses (Perrault, Madame Leprince de Beaumont, Madame d'Aulnoy). Siguieron una serie de libros para la escuela primaria; en ellos la narración se une a la divulgación de conocimientos científicos y literarios. Lorenzini cultivó esta manera de escribir para instruir, muy común en su época, con gran originalidad linguística y estilística: “Giannettino”, “Minuzzolo”, “L'abbaco di Giannettino”, “La grammatica di Giannettino”, “Il viaggio per l'Italia di Giannettino”, “La lanterna magica di Giannettino” hicieron de Carlo Lorenzini/Collodi un benemérito de la educación pública en el recién nacido estado italiano.

En 1881 empezó su colaboración con "Il giornale per i bambini" (El periódico para los niños), uno de los primeros periódicos italianos para niños. En el primer número fue publicado el episodio inicial de “Le avventure di Pinocchio (Las aventuras de Pinocho)”, que entonces llevaba el título “La storia di un burattino (Historia de un títere)”. En el mismo periódico salieron posteriormente unos cuentos suyos: entre ellos “Pipì, o lo scimmiottino color di rosa (Pipeto, el monito rosado)”, una continuación autoirónica de Pinocho. Estos cuentos fueron reunidos en la antología Storie allegre (Historia Alegre) (1887).

Muerte

Carlo Lorenzini murió repentinamente en 1890, y fue enterrado en el Cementerio Monumental de San Miniato al Monte en Florencia. Su archivo fue donado por los familiares a la Biblioteca Nacional Central de Florencia, donde todavía se conserva.

Inmediatamente después de su muerte, Lorenzini fue celebrado principalmente por su actividad de periodista y escritor de textos escolares; sin embargo, el éxito de su novela "puramente recreativa" “Las aventuras de Pinocho” creció y se extendió continuamente, hasta que el valor literario de esta obra ha sido plenamente reconocido en el siglo XX.

Las aventuras de Pinocho

El primer capítulo de Pinocho apareció en el “Giornale dei bambini (Periódico de los niños)”, en 1881. Se convirtió en un éxito inmediato, pero en primer lugar los padres de la Iglesia tenían miedo de que Pinocho alentara la rebelión. La historia mostraba a un muñeco de madera tallada por un anciano llamado Geppetto. Pinocho, vivo en el comienzo del libro, tiene que aprender a ser generoso a través de duras lecciones. Sus pies se queman, y se da cuenta que está encadenado, y que está colgado aún. "... Yo soy una marioneta - sin preocupaciones y sin corazón", dice Pinocho. "¡Oh, si yo sólo hubiese tenido un corazón ..."

Finalmente Pinocho deja de ser una marioneta y se convierte en un niño. La lección es que "los chicos que aman y cuidan de sus padres cuando son ancianos y enfermos, son dignos de elogio, aunque no puede ser considerado como modelo de la obediencia y las buenas costumbres." La ilustración original fue realizada por Eugenio Mazzanti (1883). La historia fue traducida al idioma inglés en 1892 por MA Murria.

"¿Cómo sabes que estoy mintiendo?"

"Las mentiras, hijo mío, se conocen en un momento. Hay dos tipos de mentiras, mentiras con patas cortas y se encuentra con largas narices. Tu, ahora, resulta que tienes la nariz larga". Pinocho, no sabiendo dónde esconder su vergüenza, trató de escapar de la habitación, pero tenía la nariz tan larga que no podía salir de la puerta.

(De aventuras de Pinocho).

Giulio Antamoro hizo una versión de cine mudo en 1911. La versión de Luigi Comencini de la película en 1972, protagonizada por Gina Lollobrigina, era más fiel a la historia original que la película animada de Walt Disney, producida en 1940.

“Pinocchio (Pinocho)” de Roberto Benigni (2002) fue cortado para la audiencia estadounidense En Pinocho de Disney, Gepetto es un fabricante de juguetes, no un mal tallador de madera, como en la historia original. Un día, él completa una marioneta, Pinocho. Su oración para que el títere pueda convertirse en un niño de verdad fue escuchada y el Hada Azul le da la vida a la marioneta. Se le dice que puede llegar a ser un niño de verdad sólo después de haber descubierto el valor, la verdad y la generosidad.

Pepe Grillo es la conciencia de Pinocho. Después de trucos por el honrado Juan y Gideon, Pinocho es apresado por el malvado titiritero Strómboli. Pinocho miente sobre sus circunstancias y su nariz crece mucho. En su camino a casa, Pinocho es secuestrado por el cochero del carro que lleva a la Isla de los Juegos, de la que es propietario, para convertir niños en burros y venderlos. Pepito salva a Pinocho, pero no antes de que la marioneta se haya convertido en parte de burro. Al llegar a casa descubre que sus amigos han sido tragados por la Monstruo, la ballena temida por todas las criaturas marinas. Los dos van al rescate, pero Pinocho esta aparentemente muerto. Con la luminosidad de la hada azul de Pinocho cobra vida y al fin se convierte en un niño de verdad.

Pinocho incluye una compleja red de cuestiones morales. Los críticos han señalado su tono anti-autoritario, el contraste entre riqueza y pobreza, y el disgusto por la hipocresía del sistema judicial. Pinocho de Collodi es más egoísta y agresivo que el niño de juguete de Disney.

Fuentes