Desembarco del Florida en Banes

Desembarco del Florida
Información sobre la plantilla
Desembarco del Florida en Banes.jpg
Fecha:26 de mayo de 1898
Lugar:Banes, Holguín
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Líderes:
José Lacret Morlot y Julio Sanguily por la representación cubana y el Capitán Aureling Todd y el Teniente Wycliffe B. Grafton por parte de las fuerzas norteamericanas

Desembarco del Florida. El General Lacret había sido enviado, desde enero de 1898, por el Consejo de Gobierno a los Estados Unidos para que trajera una expedición, con el objetivo de fortalecer la lucha en Matanzas, ya que en esa zona las tropas estaban diezmadas por las fiebres y la escasez de alimentos. Salieron de Tampa con dirección hacia Cuba, a bordo del Florida y custodiados por el buque de guerra Osceola. Ya no sería Matanzas, sino Banes el destino de la misión de Lacret, el desembarco se produjo por el puerto de dicha ciudad.

Aprobación de la Resolución Conjunta

El fortalecimiento y los importantes triunfos alcanzados por el Ejército Mambí, evidenciaba en 1897, que España no podía sostener por un tiempo prolongado la guerra contra Cuba, situación que fue aprovechada por Estados Unidos. El gobierno norteamericano comenzó a dar pasos más firmes con vistas a la intervención y como parte de su política de la "fruta madura", aprueba la Resolución Conjunta, el 20 de abril de 1898, que era una verdadera declaración de hostilidades al gobierno español. De esta forma iniciaba la Guerra hispano-cubano-norteamericana. A partir de este momento se observan claramente las buenas relaciones existentes entre el gobierno norteamericano y Tomás Estrada Palma, como Delegado del Partido Revolucionario Cubano; relaciones que se venían fomentando desde mucho antes, pues en la emigración fungía como antítesis de los verdaderos objetivos por los cuales se luchaba en Cuba.

Es por eso que de inmediato le ofrece al presidente McKinley la cooperación del Ejército Libertador al norteamericano y subordina las tropas cubanas a las de Estados Unidos. El gobierno norteamericano, con la complicidad de Estrada Palma, se hizo cargo de los suministros para el Ejército Libertador, convirtiendo el Departamento de Expediciones, creado en auxiliar de la Marina estadounidense. Ya no se introducirían armas por cualquier región del país, procurando acercarlas a las zonas donde se efectuaban las acciones militares de mayor envergadura; sino que de acuerdo con el proyecto intervencionista yanqui, en vez de enviar al mambisado a lo largo de toda la Isla, suficiente armamento que hubiera permitido dar el golpe final al Ejército Español, sus envíos se limitaron en occidente a pequeños alijos y trataron de fortalecer la zona oriental.

Viaja el General José Lacret Morlot a los Estados Unidos

Muy pronto las costas orientales recibirían la primera expedición que tuvo carácter conjunto cubano - norteamericano y quizás fue la más grande de las preparadas por los Estados Unidos. Esta expedición estuvo dirigida por el General José Lacret Morlot, como jefe de tierra y el General Julio Sanguily, como jefe de mar, también los acompañó Joaquín Castillo Duany y el contingente expedicionario integrado por 400 cubanos aproximadamente; a los que se sumaba una sección especial del Ejército norteamericano, mandada por el Capitán Aureling Todd y el Teniente Wycliffe B. Grafton.

El General Lacret había sido enviado, desde enero de 1898, por el Consejo de Gobierno a los Estados Unidos para que trajera una expedición, con el objetivo de fortalecer la lucha en Matanzas, ya que en esa zona las tropas estaban diezmadas por las fiebres y la escasez de alimentos. Además tenía un gran conocimiento del lugar y este plan había sido estudiado por Antonio Maceo con ayuda del propio Lacret, desde 1896. Desde que el jefe militar cubano arribó a Nueva York, a principios del mes de marzo de 1898, le informó a el delegado del Partido Revolucionario Cubano, en la emigración, la misión que le habían encomendado; pero los planes del imperialismo norteamericano y las veleidades y compromisos preestablecidos de Tomás Estrada Palma, harían fracasar la misión del General Lacret, es por eso que no fue llamado hasta inicios de mayo, comenzando entonces los preparativos para la expedición. Los expedicionarios estuvieron acuartelados desde el 4 de mayo hasta el 17, en el Céspedes Hall.

El 21 salieron de Tampa con dirección hacia Cuba, a bordo del Florida y custodiados por el buque de guerra Osceola, cruzaron próximos a las aguas de Bermudas, Nassau y Bahamas. Ya no sería Matanzas, sino Banes, el destino de la misión de Lacret. Esta decisión él la conoció en alta mar, calificándola de engaño y protestó contra la actitud de Estrada Palma. No obstante, el desembarco se produjo el día 26 de mayo de 1898, por el puerto de Banes. Realmente ya las protestas eran en vano, la zona de desembarco había cambiado porque también habían cambiado los intereses de la dirección del Partido Revolucionario Cubano. El objetivo principal era entonces fortalecer las tropas del Mayor General Calixto García, en Oriente, previendo la entrada de las tropas norteamericanas en el escenario bélico.

Las fuerzas cubanas emprendieron la marcha llegando a las 2 de la tarde al puerto de Banes, encontrándose que había desembarcado por dicho puerto el vapor americano “Florida” , Este fue escoltado hasta la entrada del lugar conocido por El Cañon por el cañonero “Osceola” y había sido informado de la presencia de fuerzas cubanas en la cercanías. Esta expedición era mandada por los generales José Lacret Morlot y Julio Sanguily

Enlace externo

Fuente

  • M. Sc. Yurisay Pérez Nakao. Historiadora de Banes.