Saltar a: navegación, buscar

Dinastía Sui

Dinastía Sui
Información sobre la plantilla
Dinastia Sui Mapa 01.jpg
Zona que ocupaba
Fecha:581 - 617
Lugar:Bandera de la República Popular China China
Líderes:
Yang Chien, posteriormente emperador Wendi

Dinastía Sui. Dinastía Sui o Dinastía Suei, gobernó a China desde el 581 hasta el 617. Consiguió unificar el país después de 350 años de desunión y sentó las bases institucionales y económicas de la dinastía Tang.

Fundación

La dinastía fue fundada en el 581 por Yang Chien (posteriormente emperador Wendi), un general al servicio de los gobernantes del norte que, tras un golpe de estado, fue nombrado regente, un paso previo para ser emperador. Durante esta época el país se hallaba dividido en dos áreas, la septentrional y la meridional, cada una con sus respectivas dinastías.

Historia

En el año 598, después de casi cuatro siglos, China fue reunificada por primera vez desde el fin de la época Han. Los cuatrocientos años transcurridos, a menudo denominados como el Período de las Seis Dinastías, estuvieron marcados por las disputas políticas y los conflictos militares a un nivel no visto en China durante más de un milenio. Sin embargo, aunque muchas historias describen el Período de las Seis Dinastías como una versión china de los “años oscuros” europeos, fue también un periodo de fuerte intercambio cultural.

Diversos pueblos de Asia Central y Occidental se asentaron en las regiones del norte de China, y la población local emigró en masa de área en área en busca de nuevas tierras para asentarse. Los diversos elementos culturales introducidos durante estos cuatro siglos estaban más unificados y sinizados cuando los Sui lograron una nueva unificación de China. Esta síntesis culminaría en la característica cultura de la dinastía Tang, que llegaría al poder después de la caída del segundo emperador Sui.

Desarrollo económico y cultural

Dinastía Sui.JPG

A pesar de que la dinastía Sui gobernó sólo unos treinta años, el primer emperador, Wendi (r. 581-604), un antiguo general de la dinastía Zhou del Norte, consiguió grandes logros. Entre ellos estuvo la reestructuración del gobierno para simplificar la administración interna, una revisión del código penal y numerosos proyectos de obras públicas, incluyendo la creación de un complejo sistema de canales que unía los ríos Huanghe, Huai y Yangzi. Wendi fue también partidario del Budismo, y fomentó la difusión de esta religión por todos sus dominios.

Wendi se ocupó también de proteger las fronteras de su nuevo imperio. En el norte dominaban los yuezhi, una confederación de guerreros nómadas de ascendencia turca. Los yuezhi controlaban las estepas mongolas desde Manchuria hasta el borde del Imperio Bizantino en el oeste. Internamente, sin embargo, la confederación estaba sufriendo una división entre dos grupos rivales, uno controlaba la mitad oeste del territorio yuezhi, y el otro controlaba la este. Wendi ofreció su apoyo a los yuezhi occidentales, y trabajó para socavar el poder y la autoridad del khan de los yuezhi orientales.

Estas maquinaciones políticas, juntamente con el reforzamiento de la Gran Muralla y un incremento en el número de tropas que patrullaban las fronteras norte, redujo enormemente la amenaza de ataques de los yuezhi orientales. Simultáneamente, esta política permitió también la reapertura de las rutas comerciales occidentales, y de nuevo se desarrolló una próspera relación comercial con Asia Central y Occidental.

Debilitamiento de la dinastía Sui

El sucesor de Wendi fue Yangdi (568-618), que en varios aspectos fue incluso más ambiciosos que su padre. Yangdi construyó una segunda capital en Luoyang, en el este, para complementar la construida por Wendi en Chang’an (actual Xian). Supervisó el retorno de las regiones del sur de China al imperio, y la anexión del reino de Champa, en Vietnam. Sin embargo, fue la ambición de Yangdi (combinada con la mala gestión financiera) lo que finalmente provocó la pérdida del imperio.

Sus intentos de entrometerse en la política interna de sus vecinos nómadas provocaron un aislamiento de la facción yuezhi occidental, que perdieron el control de las ciudades-estado de la Cuenca del Tarim, antes bajo protección Sui.

Derrumbe de la dinastía Sui

En el año 612 Yangdi inició una serie de campañas para someter al reino coreano de Koguryo, que hasta entonces se había negado a pagar tributo. Unas inundaciones desastrosas agravaron el coste de estas campañas fallidas, tanto en recursos como en vidas humanas. Pocos años más tarde estalló una rebelión por todo el imperio, y en el año 618 Yangdi fue asesinado por sus propios colaboradores.

El general Li Yuan organizó un ataque sobre los usurpadores, y capturó la capital Sui, Chang’an. Allí se proclamó primer emperador de una nueva dinastía, la Tang, que gobernaría al país durante los siguientes trescientos años.

Fuentes