Saltar a: navegación, buscar

Ecoarte (España)

EcoArte
Información sobre la plantilla
EcoArte logotipo.png
Proyecto con la finalidad de promover un encuentro prolífero entre las artes y las ciencias de la naturaleza y de la sociedad.
Tipo de programaArtístico
Creación1980
CreadorMaría Novo Villaverde
ContratistaCaja de Ahorros del Mediterráneo (financiero), UNESCO (apoyo)
PaísEspaña
FunciónIntegrar ciencia y arte por considerarlas formas de conocimiento complementarias e indispensables para expresar la complejidad de la problemática ambiental
Sitio web[1]

Ecoarte. Proyecto realizado en un inicio por la artista de la plástica y poeta María Novo Villaverde, con el propósito de integrar y de promover un encuentro fecundo entre las artes y las ciencias de la naturaleza y de la sociedad. Surge en la década de los años 80, con la toma de conciencia de que, en esos momentos, la huella ecológica de la humanidad sobre el planeta comienza a dispararse peligrosamente. Desde sus orígenes, se ha centrado en integrar ciencia y arte por considerarlas formas de conocimiento complementarias e indispensables para expresar la complejidad de la problemática ambiental.

Conceptos de Eco Arte

  • El arte ecológico se basa en la protección del medio ambiente, la conservación de la flora y la fauna, y la convivencia armónica entre el ser humano y la naturaleza, a traves de la fotografía, pintura, dibujos, libros, obras y esculturas, utilizando materiales naturales reunidos en el exterior como ramillas, hojas, piedras, suelo, plumas.
  • Nature Art es una de las más recientes corrientes desarrolladas por el arte contemporáneo, caracterizado por la temática expresada en las obras artísticas, relativa a la defensa del medioambiente, exclusivamente a la defensa de la naturaleza y los animales. El Consejo de Canadá para las Artes, la Comisión Canadiense para la UNESCO, la Fundación Vancouver y la Real Sociedad para el Fomento de las Artes, Manufacturas y Comercio, Londres, Reino Unido, encargan un ensayo (Mapping the Terrain of Contemporany Ecoart Practice and Collaboration). Hace más de cuatro décadas que John Gibson inauguró en su galería de Nueva York una muestra titulada Ecological Art (1969). Desde entonces las alusiones a la ecología han sido recurrentes en el contexto artístico. Aparecen habitualmente en los textos críticos que acompañan las obras agrupadas como “arte medioambiental”
  • La principal misión del ecoarte es realizar acciones de promoción y difusión del reciclaje y reutilización de materiales y junto con el arte, utilizandolo como medio, intentar sensibilizar a las personas sobre el valor de reciclar, usar productos respetuosos con el medio ambiente y cuidar el planeta.El comercio justo y el consumo responsable son ejes fundamentales. [1]

Inicios de EcoArte

EcoArte no es solo una propuesta o el resultado de una idea. Es también la historia de años de búsqueda compartida. Una búsqueda –y sus hallazgos- orientados a encontrar nuevas vías de expresión para dar cuenta del conflicto entre el ser humano y la naturaleza. La originalidad de EcoArte radica en que, desde sus orígenes, se ha centrado en integrar ciencia y arte por considerarlas formas de conocimiento complementarias e indispensables para expresar la complejidad de la problemática ambiental.

María Novo y su proyecto Ecoarte, que surgió no como un producto de la reflexión, ni siquiera tomando una forma precisa, sino como una instancia vital

El movimiento inicial del proyecto surge en la década de los años 80, con la toma de conciencia de que, en esos momentos, la huella ecológica de la humanidad sobre el planeta comienza a dispararse peligrosamente. Y es que durante esa década fue la última vez en que la humanidad consumió recursos y produjo desechos a la misma velocidad a la que la naturaleza podía reponerlos y degradarlos. Esto explica que fuese también un tiempo de lucidez para imaginar y construir EcoArte, desde la intuición de que ni la ciencia por sí sola ni las artes de forma aislada podrían expresar y transmitir el profundo sentimiento de desarraigo que habitaba en el corazón de nuestras formas de vida.

Inicialmente, este reto fue asumido de forma individual por María Novo. Su mensaje, en forma de cuadros y poemas que dialogaban con principios científicos, trataba de acercarnos a la comprensión de las reglas de la vida sobre el planeta. Y se proponía hacerlo conciliando el fondo y la forma a partir de la idea de que si la naturaleza es una trama de relaciones, es desde las relaciones como hemos de aproximarnos a ella. Lo que vino a continuación fue un primer paso que comenzó a trazar puentes entre los saberes de la ciencia y del arte. El proyecto EcoArte, nace con el objetivo de integrar lo que tan frecuentemente estaba desunido, con la finalidad de promover un encuentro fecundo entre las artes y las ciencias de la naturaleza y de la sociedad.

La propuesta gravitaba, en esencia, sobre una rebelión: suponía rebelarse contra el pensamiento dual que había invadido por largo tiempo el paradigma de la Modernidad. Romper con las falsas fronteras, tanto en el ámbito del conocimiento como en la peligrosa disyunción entre las personas y la naturaleza. Para ello, era preciso crear espacios reales y simbólicos en los que un nuevo paradigma integrador se abriese paso, expresase la complejidad sin escamotearla, comprometiese a los humanos con el cuidado de la casa común. Así fue surgiendo una obra que quería hablar, a la vez, de lo visible y lo invisible, lo sencillo y lo complejo, lo que la razón analítica descubre y lo que el corazón y la mente intuitivos alumbran para iluminar la incertidumbre.

Con estas inquietudes transcurrió más de una década de tanteos, de indagación y búsqueda personal mediante la investigación y el trabajo creativo. También de reflexión, que iba tomando cuerpo en conferencias, seminarios, congresos, en los que, a base de plantear y compartir el proyecto EcoArte, éste se iba enriqueciendo, encontraba cobijo en otras mentes y sensibilidades. En ese proceso, el sueño de la transdisciplinariedad comenzaba a abrirse paso mediante un mensaje que trataba de mostrar que la integración entre elementos aparentemente muy distintos (y distantes) resulta posible.

Desde estos supuestos, lentamente, EcoArte comenzó a temblar en muchos corazones al unísono. Pronto fue un pequeño grupo que quería debatir temas. La singularidad de la propuesta era hacerlo ocupando un espacio inédito o poco frecuentado: el de las relaciones, en este caso la zona intermedia entre la ciencia y el arte entendida como un espacio vinculante, una oportunidad para el abrazo. Así brotaron poco a poco los Seminarios convocando a científicos y artistas a una aventura de complicidad, con resultados muy satisfactorios.

En el año 1998 se produjo la presentación oficial del proyecto con una primera exposición organizada por la Diputación de Sevilla en esa ciudad. Los cuadros y poemas de EcoArte se sometieron a una larga y lenta conversación con el público y la crítica, en un clima que sólo puede resumirse como estimulante.

Financista

Muestra de Ecoarte

El reto era seguir investigando y seguir produciendo propuestas integradoras. Se abría un tiempo intenso, creativo. Se inició un nuevo proyecto de investigación, financiado por la Caja de Ahorros del Mediterráneo, con gran suerte: la singularidad y los objetivos de EcoArte llevaron a la UNESCO a interesarse por el proyecto y darle apoyo. Así, en el año 2001, se desarrolló en la sede de esta organización en París la presentación internacional de EcoArte, con una exposición de pintura y poesía que convocó a un amplio elenco de científicos y artistas. El eco recibido nos confirmó que estábamos en la dirección adecuada, que la gente se aproximaba, a través del mensaje y los materiales expositivos del proyecto, a las reglas de la vida y los vínculos ser humano/naturaleza, todo ello desde un sutil espacio intermedio de relaciones entre el saber científico y el artístico.

Los apoyos recibidos, el interés suscitado en diversos colectivos, lograron estimular la mente y el corazón de quienes iban construyendo EcoArte. De ese estímulo surgieron las fuerzas y las señales para ir avanzando, día a día, en el encuentro entre el saber construido y el saber que se construye, que es, al fin, el abrazo de la imaginación -la gran maestra de la vida- con la realidad. Se comprendió que el conocimiento no es reproductor sino creativo, que “creamos” realidad con la misma intensidad con que creemos conocerla.

A la exposición de París siguieron otras en diversas ciudades españolas y varios Seminarios de reflexión entre científicos y artistas en los que participaron músicos, escultores, pintores, filósofos, poetas... y, a su lado, ecólogos, geógrafos, físicos, ingenieros… De ellos nacieron dos Manifiestos cuya repercusión internacional ha sido notoria. Al mismo tiempo, el proceso se ha ido enriqueciendo con la publicación de varios libros y artículos y con un gran número de conferencias que, hasta el día de hoy, han contribuido y contribuyen a ampliar y difundir la voz de EcoArte asociada al diálogo ciencia/arte y a la búsqueda de una reconexión de la humanidad con la naturaleza.

Se ha participado en otro proyecto de investigación financiado en el Plan de I+D+i del MINECO, sobre Arte y Ecología, que ha dado lugar a varios Seminarios y que concluyó con la publicación en 2015 de un texto transdisciplinario del mismo título. Como una señal de madurez, la dirección de EcoArte se ha hecho más amplia. Ahora la comparte la Dra. María Novo, Catedrática UNESCO de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible de la UNED, y el Dr. Carlos Montes, Catedrático de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid. Esta dirección a dos manos supone, por un lado, el resultado natural de dos décadas de trabajo en común. Por otro, es sin duda un enriquecimiento y un estímulo en la tarea de continuar impulsando seminarios, exposiciones, conferencias y publicaciones que sigan dando vida a este proyecto.

Ecoarte del joyero artesano Manin Carrera, ReciclaMadrid (España-Cantabria)

Se cuenta con un Comité científico/artístico presidido por el Dr. Federico Mayor Zaragoza, que une en su persona la condición de bioquímico y el alma de poeta, con varios libros de poemas publicados. En el Comité están presentes prestigiosos profesionales de ambos campos cuyos criterios y experiencia enriquecen nuestro proyecto y contribuyen a consolidarlo. Y nuestro Equipo de Trabajo reúne a un pequeño grupo de personas cuyas ideas e ideales sintonizan con los de EcoArte.

Espacio

EcoArte tiene ahora un Ágora, un espacio que convoca a otros artistas y científicos que trabajan en la misma dirección, a fin de ampliar los mensajes, las experiencias, las propuestas. El Ágora es el resultado de los múltiples contactos que hemos ido manteniendo en estos años con creadores e investigadores que participan con los mismos objetivos, que buscan la integración y la transdisciplinariedad, que tratan de generar espacios de encuentro y reflexión en la aventura de construir conocimiento complejo. De redescubrirse como seres ecodependientes, parte de esa naturaleza a la que, paradójicamente, los seres humanos estamos degradando.

Se ha llegado hasta aquí mediante el abrazo entre personas diferentes, formas distintas de ver el mundo que dialogan, saberes que rompen sus fronteras. Se ha iniciado hace casi tres décadas el camino con unos primeros pasos que, por fortuna o necesidad, no tenían pretensiones de llegar a ningún lugar seguro, sino de aceptar la complejidad y fragilidad de lo vivo, la incompletitud de todo conocimiento, y la feliz posibilidad de construir puentes y derribar fronteras en la aventura de interpretar el mundo y reconocernos en él.

Reconectar al ser humano con la naturaleza, a la ciencia con el arte, a la pasión y la emoción con el pensamiento racional, es sobre todo, lo que más importante es para este proyecto, ocupar espacios casi invisibles, en los que se pueden producen los encuentros: las relaciones. Esos “ecotonos” físicos y simbólicos, ámbitos de interconexiones sutiles, que vinculan inexorablemente el destino de los seres humanos con el de la biosfera. Descalzos de grandes verdades, buscadores de nuevas preguntas, se asume la tarea, sencilla e ilusionante, de tratar de integrar los saberes científicos y artísticos para darle un sí a la vida haciendo visible lo invisible.

Objetivos de Ecoarte

Ocupar un espacio inédito o poco frecuentado que se encuentra a medio camino entre la ciencia y el arte: el de las relaciones y los vínculos entre ambos. Asomarnos a la naturaleza y al mundo con ojos distintos, transdisciplinarios, para elaborar interpretaciones y soluciones a los problemas ambientales de nuestro tiempo.

  • Mostrar que el diálogo Ciencia-Arte es no solo posible sino necesario, y aporta nuevos enfoques integradores en la aventura del conocimiento.
  • Reconectar al ser humano con la naturaleza, a través de la interpretación y comprensión de los principios que rigen su funcionamiento, de una ética del cuidado y de los requerimientos de la sostenibilidad.
Caja de madera: sencillez de uso y apertura por cualquier lateral
  • Abordar la complejidad del mundo sin pretender simplificarla, complementando las visiones científicas con la mirada artística.
  • Favorecer la divulgación de ideas científicas (teorías sobre el caos, el azar y la incertidumbre, sobre las relaciones orden/desorden en sistemas vivos, relativas al papel del tiempo y la historia), a través de su expresión desde lenguajes artísticos, lo que plantea nuevas posibilidades de comprensión e interpretación de constructos teóricos complejos por un público amplio.
  • Estimular el encuentro transdisciplinario entre científicos y artistas a través de sesiones de investigación y debate conjuntas, a la luz de los principios enunciados.
  • Provocar en la sociedad un estado de opinión generalizado acerca de la necesidad de que ambos lenguajes –el científico y el artístico- sean considerados como expresiones complementarias de un mismo fenómeno de búsqueda de conocimiento acerca del mundo, del medio ambiente próximo y global que nos rodea.
  • Incentivar, de ese modo, el encuentro entre la razón que analiza y la inteligencia emocional y creativa que incorpora elementos de otro orden a la interpretación y expresión de las cuestiones ambientales, dotándolas de la necesaria complejidad que requiere la toma de decisiones en la sociedad de este tiempo.
  • Contribuir al enunciado de nuevos escenarios de vida sobre la Tierra, a partir de la palabra poética, de la expresión plástica y musical, que sugieren pero no delimitan. Se trata de dar entrada al espectador en el proceso de construcción de un nuevo imaginario social sobre nuestros vínculos con la naturaleza y el tipo de relaciones que establecemos con ella.
  • En esencia, el Proyecto pone en juego las posibilidades del conocimiento transdisciplinario y la búsqueda de sostenibilidad para abordar de forma creativa y sin simplificaciones el entramado de conflictos, propuestas y soluciones que plantea la problemática ambiental en el siglo XXI.

Ecoarte

Arte urbano natural
  • Palabras de María Novo.

¿Cómo podríamos vivir sin comprender que somos naturaleza? ¿Qué otra ausencia sino la de esta certeza podría dejarnos heridos de muerte? Nos hemos alejado tanto de nuestra condición de seres ecodependientes que la experiencia se está convirtiendo en una prueba dolorosa y decisiva. Exigimos reconectar con la naturaleza. Y no podemos hacerlo repitiendo la mirada dual que nos enseñó la Modernidad. Una mirada que ha condenado al mundo a ser un lugar de contrarios: el ser humano y la biosfera; la mente y el cuerpo; el pensamiento y la emoción; lo grande y lo pequeño…, la ciencia y el arte.

Es preciso un nuevo paradigma para interpretar el mundo. Lo conocemos, es integrador, bendice la unidad en la diversidad. Nos es próximo, podemos explicarlo, pero socialmente sigue estando por expandirse. Es como un deseo que no encuentra su sitio en escenarios marcados por la confrontación, el frío análisis de los datos, la amenaza a cualquier sueño que rompa con las reglas establecidas.

Algo de nosotros se rebela en este contexto. Hace tiempo que hicimos una apuesta por la riqueza de la vida, por los colores cuando se mezclan, las músicas de aquí y de allá, lo suave y lo fuerte oscilando juntos sin que se altere el aire. Creemos que merece la pena encontrarse con lo diferente, enriquecer la propia existencia abriéndole ventanas a lo desconocido, ver a la vez el anverso y el reverso de los mapas.

Apostamos por una convicción esencial: los elementos aparentemente antagónicos pueden ser vistos como complementarios. Nos sentimos convocados por esa idea que habla de integrar y no excluir, por la hermosa manera en que los sonidos de la música necesitan de los silencios. Nos reconocemos en nuestra condición de científicos y artistas que, con las yemas de los dedos, buscamos a tientas el modo de conciliar saberes y experiencias diferentes, de mirarnos a los ojos, de contarle al mundo que podemos hablar de lo invisible cogidos de la mano.

A partir de estas convicciones, nació y sigue vivo EcoArte. En medio de tiempos difíciles pero estimulantes. Tiempos de rupturas pero también de vínculos que restauran la unidad y restañan las heridas. Tiempos de mestizajes de culturas, personas, lugares y formas de ser y estar en el mundo... Queremos abrir espacios para ensanchar el espíritu creativo, para dejar que madure la cooperación entre aparentes opuestos, para componer la melodía de cada día reconociendo ese misterio que nos hace partícipes de un destino común.

EcoArte es la experiencia de un encuentro entre la ciencia y el arte para hacer visible lo invisible, para hablar acerca de la complejidad, de la aventura de reconectar con la naturaleza y avanzar hacia la sostenibilidad de nuestras formas de vida. Es el sueño de un abrazo abarcador, de celebrar la grandeza creadora del ser humano… Apostamos por un nuevo horizonte, un paradigma integrador, por la tierra como un hogar, el conocimiento como una pasión, la creatividad como un milagro, la celebración de la diversidad como una forma de estar en el mundo.

Integrantes de Ecoarte

  • Dra. María Novo Villaverde. Catedrática UNESCO de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible. Poeta. Artista plástica. [2].
  • Dr. Carlos Montes del Olmo. Catedrático de Ecología. Director de la Fundación Interuniversitaria González Bernáldez. [3].
  • Dr. Federico Mayor Zaragoza. Comité científico/artístico. Bioquímico y poeta.

Referencia

  1. Definición de Ecoarte. En el sitio: proinana-marina.blogspot.com. Consultado el 1 de agosto de 2017.

Fuentes