Saltar a: navegación, buscar

Eduardo I de Inglaterra

Eduardo I de Inglaterra
Información sobre la plantilla
Rey de Inglaterra
Eduardo I de Inglaterra.jpg
Reinado 16 de noviembre de 12727 de julio de 1307
Nacimiento 17 de junio de 1239
Palacio de Westminster, Londres Bandera de Inglaterra Inglaterra
Fallecimiento 7 de julio de 1307
Burgh by Sands, Cumberland
Entierro Abadía de Westminster
Predecesor Enrique III de Inglaterra
Sucesor Eduardo III de Inglaterra
Cónyuge/s Leonor de Castilla (1254–1290)
Margarita de Francia (1299–1307)
Descendencia Eduardo II, Tomás de Brotherton, Edmundo de Woodstock

entre otros

Casa Real Plantagenet
Padre Enrique III
Madre Leonor de Provenza


Eduardo I de Inglaterra. Miembro de la Casa de Plantagenet. Eduardo mantuvo una posición vacilante durante la lucha que los barones mantuvieron contra la Corona, puesto que éstos exigían una serie de reformas constitucionales y eclesiásticas. Pero cuando estalló la guerra entre el Rey y la nobleza, Eduardo combatió al lado del Monarca y ganó la batalla decisiva de Evesham en 1265.

Cinco años más tarde abandonó Inglaterra para unirse a la séptima Cruzada. Fue reconocido como rey a la muerte de su padre, ocurrida en 1272, por los nobles ingleses, cuando todavía se encontraba en el extranjero. A su regreso, en 1273, fue coronado.

Síntesis biográfica

Nació en Westminster el 17 de junio de 1239. Era el hijo mayor del rey Enrique III de Inglaterra.

Eduardo I de Inglaterra (Plantagenet), popularmente conocido como «El Zanquilargo», fue un Rey de Inglaterra que adquirió protagonismo histórico al conquistar extensos territorios de Gales y por estar cerca de conseguir lo mismo en Escocia.

Nació en el Palacio de Westminster, el 17 de junio de 1239, siendo el primogénito del Rey Enrique III de Inglaterra y de Leonor de Provenza. Eduardo I "el Zanquilargo" reinó desde 1272 hasta 1307, ascendiendo al trono de Inglaterra el 20 de noviembre de 1272 tras la muerte de su padre.

El 18 de octubre de 1254 se casó, en el monasterio de las Huelgas, en Burgos (España), con Leonor de Castilla, hija del Rey Fernando III de Castilla. Esta princesa castellana, noble y virtuosa, sería la fiel compañera de Eduardo —llegando a acompañarlo a la Octava Cruzada—, siendo el suyo uno de los escasos matrimonios reales exitosos en toda la historia.

Reinado

Los cinco primeros años del reinado de Eduardo fueron un periodo en el cual se consolidó su autoridad. Atajó la corrupción en la administración de justicia, restringió la jurisdicción de los tribunales eclesiásticos a los asuntos de la Iglesia, y abolió el señorío del Papado sobre Inglaterra.

La negativa del gobernante de Gales Llewellyn ap Gruffydd a someterse a la Corona inglesa obligó a Eduardo a iniciar un conflicto bélico que concluyó en 1284 con la anexión del principado de Llewellyn a la soberanía inglesa. En 1290 Eduardo expulsó a los judíos de Inglaterra.

La guerra entre Francia e Inglaterra estalló en 1293 como consecuencia de los intentos franceses para poner freno al poder de Eduardo en Gascuña. Eduardo perdió este territorio en 1293 y no logró recuperar la posesión del mismo hasta 1303. El mismo año que perdió Gascuña los galeses se sublevaron.

Más grave aún que todos esos problemas, fue el de la resistencia nacional de Escocia. Al decidir actuar como árbitro entre los pretendientes al trono escocés en 1291, Eduardo exigió como condición previa el reconocimiento de su dominio en Escocia por todos los aspirantes a su trono. Más tarde, los escoceses le repudiaron y firmaron una alianza con Francia en contra de Inglaterra. Para resolver las críticas situaciones en Gales y Escocia, Eduardo convocó un parlamento, llamado el Parlamento Modelo por los historiadores porque estuvo formado por un grupo representativo, constituyendo un precedente para todos los parlamentos futuros.

Eduardo se aseguró el apoyo del Parlamento en su país, se puso en marcha y sofocó la insurrección galesa. En 1296, se autoproclamó rey de Escocia después de invadir y conquistar este territorio. Sin embargo, en [1298]] tuvo que intervenir de nuevo para reprimir la sublevación dirigida por sir William Wallace. A pesar de su gran victoria en la batalla de Falkirk en 1298, Eduardo no pudo acabar con la oposición escocesa.

El sometimiento de Escocia constituyó la pasión de su vida. Sin embargo, fue forzado por la nobleza, por el clero y por los comunes a desistir en su intento de elevar de forma arbitraria los impuestos para financiar sus campañas militares.

En 1299 Eduardo firmó la paz con Francia y contrajo matrimonio con Margarita, la hermana del rey francés Felipe IV el Hermoso. De este modo, liberado de este conflicto, intentó nuevamente la conquista de Escocia en 1303. Wallace fue capturado y ejecutado en 1305. No obstante, casi simultáneamente, tras dejar Eduardo establecido su gobierno en Escocia, estalló una nueva revuelta que culminó con la coronación de Roberto I Bruce como rey de Escocia.

Muerte

Eduardo I falleció en Burgh on the Sands, cerca de Carlisle, el 7(8) de julio de 1307, siendo sepultado en la Abadía de Westminster.

Fuentes