Saltar a: navegación, buscar

Eduardo Moya

Eduardo Moya
Información sobre la plantilla
Eduardo Moya 1.jpg
Hombre que con la práctica de realizar decenas de programas cultivó un sólido conocimiento teórico.
NombreEduardo Moya
Nacimiento1936
Sagua la Grande, Villa Clara Bandera de Cuba Cuba
FallecimientoAbril de 2016
La Habana, Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónDirector, realizador y guionista

Eduardo Moya. Fue un destacado director, realizador y guionista de televisión con títulos del prestigio como “Los comandos del silencio” y “Algo más que soñar”. El espacio de aventuras, el cuento y el teatro en televisión lo tuvieron como un realizador importante e interesante.

Síntesis biográfica

Nació en Sagua la Grande, provincia Villa Clara. Meses después su familia se traslada hacia La Habana. Abuelos, tíos y primos permanecieron en el Central “Unidad”, municipio de Cifuentes y todos los años iba dos veces a verlos, en las vacaciones, al ingenio que él sencillamente adoraba. Su padre fue el fundador del sindicato azucarero de ese Central, en plena dictadura machadista.

Desde pequeño era un cinéfilo vicioso, iba al cine casi todos los días, le fascinaba el milagro de la fotografía en movimiento. Cuando llegó la televisión tenía aproximadamente 12 o 13 años y pensó que ya no tendría que ir al cine, pues lo podía tener dentro de la casa, pero se equivocó, no tenía nada que ver, la televisión era una sarta de comerciales y programas tontos, por lo tanto, le perdió el interés y siguiendo con su cine.

Vínculo al ICRT

En 1965 era un funcionario del ICAIC, pero fue un momento decisivo, porque allí existía un ambiente cultural intenso y todos participaban en los cine-debates semanales que fueron una verdadera escuela para todos, donde aprendió lo que era el cine de verdad y su importancia cultural. Cuando trabajó en la Cinemateca de Cuba tuvo acceso a los archivos de las películas y comenzó a ver cine desde una óptica nueva por encima del simple entretenimiento. Allí, gracias a la política trazada por la Revolución cubana para el cine se formó como realizador, sin realizar nada desde luego, era un cambio total y se despertó una vocación.

Un día en la Universidad fue convocado por la Comisión Ideológica del Partido para formarse como Director de Televisión, porque los directores se estaban marchando del país y se iba a producir un bache en el medio. Fueron varios los que acudieron a un curso intensivo con los Directores que permanecían fieles al proceso, profesores universitarios como: Mario Rodríguez Alemán, y directores como: Roberto Garriga, Antonio Vázquez Gallo y otros. Así entraron en la Televisión a cumplir una tarea revolucionaria: mantener en el aire la señal televisiva, pues en ese tiempo la televisión se hacía en vivo. Y hasta hoy.

Programa Televisivo “Mientras tanto”

Fue durante dos años asistente de Manolo Rifat, un extraordinario director de musicales de la Televisión y una extraordinaria persona a quien le agradece y recuerda mucho. Para Eduardo él era un innovador audaz, pues en condiciones muy difíciles en aquellos años, encontraba soluciones estéticas innovadoras y, por lo tanto, era muy cuestionado por los tradicionales.

Cuando terminó el curso intensivo de director comenzó a hacer musicales, influido mucho por la línea estética que Rifat tenía. Allí conoció a Silvio Rodríguez, en el programa “Música y Estrellas” que dirigía Manolo Rifat y en el que todas las semanas presentaba una figura nueva al público.Inmediatamente, supo que ese joven, vistiendo todavía el uniforme verde olivo, era muy talentoso. En esas circunstancias, nació “Mientras tanto”. Pretendían hacer un programa que se separara de la concepción establecida para el espectáculo televisivo, que tuviera un peso cultural y estético diferente. Así coincidió con Víctor Casaus, el diseñador Ascuy, y Silvio. En ese tiempo Silvio era un manantial inagotable de canciones, componía a veces varias en una semana y las grababan todas semanalmente. El programa tuvo una connotación tremenda y era de cierta manera polémico. No se imaginó que aquella propuesta audiovisual tenía una influencia fuerte entre los jóvenes compositores.

Algo más que soñar

Según Moya, en primer lugar, el objetivo de la serie era conquistar jóvenes para que ingresaran en la carrera de oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba. El éxito se debió fundamentalmente a que para lograr ese objetivo había que reunir un grupo de compañeros con talento y deseos de hacer como Eliseo Altunaga, el guionista de la serie; Ángel Alderete como director de fotografía y otros. Además, la conformación de un elenco de artistas excelentes y con experiencia y buscar caras nuevas entre los jóvenes. Se logró reunir un elenco muy bueno. Los jóvenes trabajaron durísimo y fueron ayudados por los actores de más experiencia. Y sobre todo las Fuerzas Armadas pusieron todo su empeño, recursos y asesoría para lograr el objetivo.

El factor fundamental fue el amor que todos le pusieron a este empeño. El tema y la música fue de Pablo Milanés y estos temas trascendieron a los jóvenes, aún hoy cuando Pablo lo canta los jóvenes le hacen el coro, sigue viva la canción como sigue viva la necesidad de defender a la Patria y la Revolución.

Muerte

Fallece en abril de 2016, en La Habana, Cuba[1].

Obras dirigidas a adolescentes y jóvenes

Siempre pensó en los jóvenes cuando escribió y dirigió, pues para él, ellos deben perpetuar la obra iniciada en 1868, resucitada el 26 de julio de 1953 y continuada hasta su muerte y deben conocer la historia de Cuba y la de América Latina para saber, sobre todo las generaciones actuales, la suerte que han tenido de nacer en un país que se ha liberado para siempre de la esclavitud y la dependencia, en todos los planos.

Para Eduardo la Televisión fue ell instrumento más importante en la lucha ideológica y cultural que libra al pueblo. Concibió la Televisión como un arma fundamental de la cultura cubana que defienda la identidad nacional, que es plural y en constante desarrollo, y que ayude a los compatriotas a comprender el mundo en que viven y el futuro que tienen que construir.

Sumbe

El presidente del ICAIC, Omar González, le hizo la propuesta y la aceptó de inmediato, pues es un admirador de la gesta heroica del pueblo cubano, como de los internacionales. Por estas razones aceptó con alegría reflejar los sucesos históricos que acaecieron en Sumbe.

Para la creación del guión Moya se basó en testimonios reales que narran el combate ocurrido en la localidad angolana de Sumbe, ubicada en la provincia de Cuanza del Sur. Trabajó intensamente en una investigación que lo llevó a recopilar el testimonio de cerca de 50 participantes, con lo que conformó una visión colectiva del suceso ocurrido en marzo de 1984. El filme está dedicado a esos 176 combatientes cubanos, que enfrentaron a cinco batallones con armamento superior y entrenados por militares sudafricanos y estadounidenses, Sumbe reunió un amplio elenco de artistas reconocidos como Roberto Perdomo, Fernando Hechavarría, Jorge Martínez, René de la Cruz Ortiz, Enrique Bueno y Alden Knight.

Referencias

  1. Murió Eduardo Moya, el director de “Los comandos del silencio” y “Algo más que soñar”. Disponible en:Cubadebate. Consultado el 6 de abril de 2016

Fuentes