Saltar a: navegación, buscar

Emmanuel Mounier

Emmanuel Mounier
Información sobre la plantilla
Emmanuel Mounier 1.jpg
Filósofo francés, impulsor de una corriente de pensamiento cristiano llamada personalismo.
Nacimiento1 de abril de 1905
Grenoble, FranciaBandera de Francia Francia
Fallecimiento22 de marzo de 1950
Châtenay-Malabry
OcupaciónFilósofo
Obras destacadasLa pensée de Charles Péguy, 1931; Révolution personnaliste et communautaire, 1935; De la propriété capitaliste á la propriété humaine, 1936; Manifeste du service du personnalisme, 1936 (Manifiesto al servicio del personalismo, Buenos Aires 1965); L'affrontement chrétien, 1944 (El afrontamiento cristiano, México 1964); Montalembert (1945); Qu'est-ce que le personnalisme? (¿Qué es el personalismo?, 1947, Buenos Aires 1956).
Emmanuel Mounier. Filósofo francés, impulsor de una corriente de pensamiento cristiano llamada personalismo.

Biografía

Infancia y juventud

Nacido en una familia con recursos económicos limitados, se complace Mounier en señalar que sus cuatro abuelos eran campesinos, curtidos por el trabajo y con el contacto con la Naturaleza, personas de alma sencilla, con sentimientos tan nobles como profundos. Se siente vinculado a esa trayectoria hereditaria, y anudará siempre Mounier vida y pensamiento, escritos y acción social en su propia persona,considerándose militante de ideas trasformadoras como el labrador que siembra y cultiva. «Ante el espantoso espíritu de los serios, siento que un abuelo reacciona en mí, su salud circula por mis arterias, el aire de los campos me purifica los pulmones, y doy gracias», escribió, antes de su muerte por cáncer de pulmón, a un amigo. Un tono triste invadió su personalidad desde niño. Pudiera atribuirse a su casi ceguera total, ya de nacimiento, pero agravada posteriormente. Debe añadirse su deficiente audición, que ha contribuido a su tendencia a la introversión y a un cierto aislamiento. Sin embargo, fue siempre un compañero generoso y cordial.

Otras etapas importantes de su vida

Terminado su bachillerato en Grenoble, se marcha a París a estudiar medicina, por iniciativa de sus padres. Después de dos años, abandona la carrera para seguir su vocación auténtica de filósofo. Su maestro primordial fue el pensador católico Chevalier.

Terminada la carrera de filosofía, Mounier fue encargado de cátedra en la Universidad. Como influencia decisiva cuenta Charles Péguyy figuran como amigos entrañables Georges Barthélemy, Jean Guitton y Maritain. El proyecto de tesis doctoral apuntó primero al tema de la mística española e hizo un viaje a España en la primavera de 1930; pensó, después, en el tema del pecado; y, por último, la realizó sobre el Pensamiento de Charles Péguy (1931).

Para realizar una acción intelectual de la máxima eficacia, se propone crear una revista de largo alcance. Esta idea madura en colaboración con Georges Wizard y André Déléage. En 1930 tiene en la mente el título de «inverse», pero se decide por «Espirit». El primer número de «Esprit» se publica en octubre de 1932. Es un momento dilemático, porque supone un cierto progresismo cristiano, que suscita algunas oposiciones. En su causa militan pensadores de distinta ideología: Wizard, Déléage, Jean Lacroix, Berdiaeff, etc. Maritain y François Mauriac se distancian en cambio de ella. El arzobispo de París exige un informe sobre el contenido satánico de la revista. En 1936 se habla de una condena de Roma, pero no se produce.

En 1940 es prisionero de los alemanes. Se había casado en 1938. El régimen de Vichy le prohíbe publicar la revista el 25 de agosto de 1941. Es encarcelado el 21 de enero de 1942; en libertad provisional, el 21 de febrero; de julio a octubre, de nuevo en prisión. Se celebró proceso contra él del 19 al 26 de octubre, en el que fue absuelto. En diciembre de 1945 reanuda una nueva etapa de «Espirit».

Su muerte

Su muerte fue debida al agotamiento, con una crisis cardiaca, a los 45 años de edad.

Logros, contribuciones o aportes importantes

El catolicismo de Mounier se encuentra totalmente inmerso en un ansia de renovación, y su vasta obra de escritor y de animador se apoya en la necesidad de romper las formas estáticas en que han ido cristalizando la cultura y la sociedad burguesas. La finalidad que se imponía ante una tentativa tan amplia de revisión crítica era la de un completo reexamen de la cultura contemporánea acompañado de un "análisis directo del movimiento de la historia". De aquí nacía la gran mole de trabajo que la revista "Esprit" fue desarrollando a partir de 1932, dedicando algunos de sus números, que continúan siendo fundamentales, a los problemas de la propiedad y del trabajo, de la conciencia cristiana y de la autoridad.

En este mismo campo nacía los ensayos "De la proprieté capitaliste à la proprieté humaine", de 1936, y el "Manifeste au service du personalisme", del mismo año. Estas obras, conjuntamente con el volumen "Révolution personnaliste et communautaire", del año 1935, constituyen el punto de apoyo del pensamiento político, social y religioso de Mounier. El personalismo, para Mounier, no es un sistema filosófico ni una "máquina política", sino un modo de ver los problemas humanos y de incitar a los hombres "no a defenderse, sino a pensar y a crear". Pretendía ser, en el pensamiento de Mounier, una liberación de aquellas dos "enajenaciones" que él ve por un lado en el existencialismo y por otro en el marxismo, y trataba de actuar no "en" la política, sino "sobre" la política.

A la sociedad individualista nacida (en oposición al espíritu cristiano), de la moral de los comerciantes y financieros holandeses y florentinos y que tiene su metafísica en el volterianismo, contrapuso una sociedad "comunitaria". En ella, una democracia organizada y total sustituirá a una democracia meramente política y colonialista. En un mundo en el que domina la falta de escrúpulos y la avidez de dinero, el espiritualismo no debe ceder o atrincherarse en la defensa de los valores abstractos.

Por otro lado, en el marxismo, al lado de una tentativa de "pensar en su conjunto la realidad humana y global", se hallan presentes motivos de "arcaico materialismo". Para Mounier, las ideas nuevas destinadas a crear un mundo libre sobre las ruinas de la sociedad en disolución sólo se mueve hacia la izquierda.

Obras

Sus obras reflejan cada una de ellas un momento de su trayectoria filosófica y de su compromiso vital:

  • La pensée de Charles Péguy, 1931
  • Révolution personnaliste et communautaire, 1935
  • De la propriété capitaliste á la propriété humaine, 1936
  • Manifeste du service du personnalisme, 1936 (Manifiesto al servicio del personalismo, Buenos Aires 1965)
  • L'affrontement chrétien, 1944 (El afrontamiento cristiano, México 1964)
  • Montalembert (1945)
  • Pacifistes ou bellicistes? 1946
  • Liberté sous conditions, 1946 (una parte traducida como Personalismo católico), México 1940
  • Traité du caractére, 1946
  • Introducción aux existentialismes, 1946 (Introducción a los existencialismos), Madrid 1949
  • Qu'est-ce que le personnalisme? (¿Qué es el personalismo?, 1947, Buenos Aires 1956)
  • L'éveil de l'Afrique noir (El despertar de África negra), 1948
  • La petite peur du XXe siécle, 1948 (El miedo del siglo XX, Madrid 1957)
  • Le personnalisme (El personalismo), 1949
  • Feu la Chrétienté, 1951 (Fe cristiana y civilización, Madrid 1958)
  • El compromiso de la acción (extractos), Madrid 1967.

Una edición completa de sus obras, con amplias notas e índices, es Oeuvres complétes, 4 vol., París 1961-1963.

Mounier difundió en sus obras el personalismo comunitario. Esa filosofía de la vida pone a la persona en comunidad como centro de todo. Las siguientes afirmaciones dan una idea de su pensamiento:

  • La vida personal comienza con la capacidad de romper el contacto con el medio, de recuperarse para unificarse.
  • Actuaremos, por lo menos, por lo que somos más que por lo que haremos o diremos.
  • Nuestra acción no esta esencialmente orientada al éxito sino al testimonio.

Fuentes