Saltar a: navegación, buscar

Fernando II de León

Fernando II
Información sobre la plantilla
Rey de León
Fernando II Rey de León.JPG
Reinado 11571188
Nacimiento 1137
Fallecimiento 22 de enero de 1188
Benavente
Entierro Catedral de Santiago de Compostela
Predecesor Alfonso VII el Emperador
Sucesor Alfonso IX de León
Consorte Urraca de Portugal
Teresa Fernández de Lara
Urraca López de Haro
Casa Real Casa de Borgoña
Padre Alfonso VII de León
Madre Berenguela de Barcelona

Escudo de Fernando II de León

Fernando II de León. Rey de León (1157–1188). Heredó el reino leonés a la muerte de su padre, Alfonso VII de León. Resolvió los problemas fronterizos con Castilla mediante el Tratado de Fresno–Lavandera (1183), y con Portugal, con cuyo monarca, Alfonso II, se enfrentó por la ciudad de Badajoz. Llevó a cabo una intensa actividad repobladora, realizó diversas incursiones en los reinos musulmanes y tomó Alcántara (1166).

Síntesis biográfica

Nace en el año 1137. Hijo de Alfonso VII y de doña Berenguela de Barcelona, hija de Ramón Berenguer, Conde de Barcelona. Pasó los primeros años de su vida en la corte de sus progenitores, bajo la atenta vigilancia de su nodriza, Juliana Fernández. Pero éste muy pronto abandonó la Corte y se trasladó a Galicia, ya que fue puesto bajo la custodia del conde gallego Fernando Pérez de Traba.

Tras la muerte de su tutor se incorporó nuevamente al séquito de Alfonso VII. De este modo en la primavera del año 1157 estuvo junto a su padre en la expedición que dirigió a Almería. El estado de salud de Alfonso VII empeoró notablemente en el camino de regreso a León, por los esfuerzos realizados. Esta circunstancia obligó a detener la marcha, en el puerto conocido en la época con el nombre del "Muradal", donde poco después fallecía, el 21 de agosto de 1157, dejando a su hijo menor en herencia el reino de León, lugar al que se trasladó Fernando II casi inmediatamente.

Rey de León

Maravedí de oro de Fernando II

El 23 de mayo de 1158, firma el Tratado de Sahagún con su hermano Sancho. Según dicho acuerdo ambos hermanos se comprometían a guerrear contra los musulmanes, a repartirse el territorio conquistado y a no intentar reunificar ambos reinos. Sin embargo Sancho muere el 31 de agosto, arruinando tales planes. Castilla se ve azotada por el enfrentamiento entre las poderosas familias de "Los Castro" y "Los Lara".

Aprovechando estas rivalidades castellanas, Fernando II penetra en Castilla ocupando Segovia y Toledo sin grandes dificultades. La ciudad de Toledo permaneció en poder de los leoneses hasta el año 1166, en que fue recuperada por los castellanos. El 27 de septiembre de 1162 el rey de León firmó un acuerdo, conocido como el tratado de Ágreda, con Alfonso II de Aragón.

En 1161 repuebla Ledesma y Ciudad Rodrigo, elevando ésta última a la categoría de ciudad. Manda construir la actual Catedral de Santa María, la hace Sede Episcopal y termina fortificándola (por estar cerca de la vecina Portugal). Contrajo matrimonio en 1165 con Urraca de Portugal, infanta de Portugal, hija de Alfonso I de Portugal y de Mafalda de Saboya. Este matrimonio entre 1171 y 1172, se vio obligado a separarse, debido al grado de parentesco que mantenían ambos cónyuges, pues eran primos segundos. De esta unión nació el infante Alfonso IX de León.

Conflictos internos

En el mes de abril del año 1161 Fernando II se vio obligado a trasladarse a Lugo, para mediar en el conflicto que se había abierto entre el Concejo y el obispo de la ciudad, puesto que los vecinos con el fin de luchar contra los abusos del citado obispo, decidieron constituir hermandades y cofradías para defender sus intereses. Fernando decidió intervenir rápidamente para acabar con el conflicto. Realizó un documento fechado el 20 de mayo de ese mismo año, en el cual ordenó que se disolvieran inmediatamente las hermandades, prohibió el uso de armas en el interior de la ciudad.

Finalizado el conflicto de Lugo, tuvo que partir para Salamanca debido al inicio de una nueva sublevación en esta ciudad. Dicha sublevación fue encabezada por los notables de la ciudad, puesto que éstos se sintieron agraviados por el modo en el que se estaba realizando la repoblación de Ciudad Rodrigo. Fernando decidido a pacificar a los descontentos visitó Salamanca en el mes de marzo de 1162, pero otros asuntos reclamaron su atención, puesto que estaba previsto que éste viajara a la frontera castellana a reunirse con un nutrido grupo de obispos de este reino, motivo por el que el conflicto sólo quedó parcialmente resuelto en el momento de su partida. Así en el mes de abril se inició una importante rebelión dirigida por un noble local llamado Nuño Serrano, que decidió atacar Ciudad Rodrigo. Tras conocer los planes de los amotinados, el rey se dirigió inmediatamente a estas tierras, donde obtuvo una importante victoria en la batalla del Valle de Valmuza.

Conquista de Badajoz

A principios del verano de 1169, Gerardo Sempavor del reino de Portugal, tomó la ciudad de Badajoz después de un largo asedio, pero el gobernador de la ciudad se refugió en la Alcazaba de Badajoz, y el asedio hubo de continuar. Viendo la oportunidad que se le presentaba de añadir a sus dominios la principal ciudad de la región a expensas de sus enemigos cristianos y musulmanes, Alfonso I de Portugal acudió con un ejército a Badajoz a fin de sustituir a Gerardo Sempavor como conductor del asedio.

La ciudad de Trujillo se convirtió en la cabeza del señorío reunido por Fernando Rodríguez de Castro el Castellano. Ello provocó la oposición del rey Fernando, quien argumentó que Badajoz le pertenecía. El rey de León se dirigió entonces hacia el sur al frente de un ejército, a petición del califa almohade Abu Yaqub Yusuf, quien ya había enviado un contingente de quinientos caballeros a fin de socorrer a su gobernador sitiado.

Los portugueses que sitiaban la Alcazaba de Badajoz se vieron entonces sitiados por los leoneses, estallando la lucha en las calles de la ciudad. Mientras trataba de escapar, Alfonso I de Portugal fue capturado por los hombres de Fernando II, después de haberse roto una pierna. Al mismo tiempo, Fernando II capturó a Gerardo Sempavor. Tras la toma de la ciudad y de la Alcazaba de Badajoz por los leoneses, estos últimos dejaron la ciudad en manos de sus aliados musulmanes. Gerardo Sempavor tuvo que entregar al reino de León varias de las localidades que había conquistado, a cambio de su libertad.

Últimos años

En el año 1178, coincidiendo con las celebraciones que se llevaron a cabo en Salamanca conmemorando sus 20 años como rey de León, decidió contraer matrimonio con Teresa Fernández, la viuda de Nuño Pérez de Lara.

Poco después tuvo que hacer frente a los ataques que le dirigió Alfonso VIII, el cual en el invierno de 1179 consiguió entrar la llamada "Tierra de Campos", dando un paso definitivo para la recuperación del Infantado, que había sido ocupado por Fernando II durante su minoría de edad.

El día 6 de febrero de 1180 falleció la reina Teresa, que murió al dar a luz un hijo, que falleció al mismo tiempo que su madre y fue sepultado junto con ella en el Panteón de Reyes de San Isidoro de León.

Fernando se reunió con sus hombres en Zamora el 1 de mayo de 1179, tras lo cual inició el contraataque. Una vez que Alfonso ocupó el Infantado, las acciones bélicas se centraron en las plazas fronterizas, que fueron defendidas de forma tenaz por Fernando II. Pero ambos monarcas muy pronto perdieron su ímpetu inicial, por lo que el 21 de marzo de 1181 firmaron la paz de Medina de Rioseco. Solucionado el conflicto con su sobrino, Fernando consciente de sus graves problemas financieros convocó a los notables para que participaran en el Concilio de Benavente, donde intentó buscar soluciones para su problema.

Clausurado el citado concilio, Fernando II inició los preparativos para enfrentarse a los musulmanes en el año 1182, aunque no pudo concluirlos, puesto los burgueses de Lugo habían obligado a abandonar la ciudad al obispo, tras dar muerte al merino mayor. La llegada del monarca apaciguó los ánimos de los revoltosos, circunstancia que permitió a Fernando II iniciar una peregrinación a Santiago. Poco días pudo permanecer en Galicia ya que le fue comunicado que se habían reanudado las hostilidades en la frontera de Castilla.

Epitafio de Fernando II

Mediante el Tratado de Fresno-Lavandera el 1 de junio de 1183, resuelve momentáneamente sus problemas con Castilla. Así dispuesto a cumplir con su parte, Fernando II sitió, en septiembre de 1183, Cáceres, plaza que se rindió en junio de 1184. La reacción de los almohades no se hizo esperar, pero Fernando II en vista del largo asedio en el que habían participado sus hombres, decidió ponerse a la defensiva, circunstancia que animó a los norteafricanos a atacar Santarem, (Portugal). Dicho asedio que fue iniciado el 27 de junio de 1184, animó a Fernando II a colaborar con las tropas portuguesas, circunstancia que sorprendió tanto a Alfonso I como a los almohades, que sufrieron una grave derrota.

Sepulcro atribuido a Fernando II

Tras esta nueva victoria se inició el declive del monarca, que coincidió con el encumbramiento de la familia López de Haro, familia que llegó al poder de la mano de la amante del rey desde el año 1183, Urraca López, hija de Lope Díaz I de Haro, señor de Vizcaya, Nájera y miembro de la Casa de Haro, la cual se convirtió en su esposa en mayo de 1187. En el año 1186 nace Sancho Fernández de León, segundo de sus hijos con Urraca López, el primero, García Fernández, falleció en 1184.

Muerte

Muere en Benavente, el 22 de enero de 1188, cuando regresa de una peregrinación a Santiago de Compostela. Sus restos mortales fueron enterrados en la catedral de Santiago.

Fuentes