Saltar a: navegación, buscar

Frank Domínguez

Frank Domínguez Padrón
Información sobre la plantilla
Frankdominguez.jpg
Nacimiento9 de octubre de 1927
Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento29 de octubre de 2014
Mérida (México), Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
OcupaciónCompositor y pianista
Obras destacadasTú me acostumbraste
PremiosDistinción por la Cultura Nacional

Frank Domínguez Padrón. Fue un compositor y pianista cubano. Considerado uno de los compositores más relevantes de la canción cubana de la segunda mitad del siglo XX. Intérprete del Filin en Cuba. Legó al cancionero títulos referenciales como Me recordarás, Un pedacito de cielo e Imágenes, y su inolvidable tema Tú me acostumbraste el gran caballo de batalla del compositor, cantado por Elena Burke, Los Tres Ases, Olga Guillot, Chavela Vargas, María Dolores Pradera, Pedro Vargas, Caetano Veloso, Domenico Modugno, Tom Jones, Mina, Gal Costa y María Bethania, Lola Flores, Los Sabandeños, Bambino, Luis Miguel, Sara Montiel, los Gipsy Kings, Chucho Valdés y Andrea Bocelli, por citar algunas luminarias que ilustran la universalidad del impacto de dicho tema.

Síntesis biográfica

Nace el 9 de octubre de 1927, en la Calle Clemente Fernández No. 104 (hoy 94 No. 9306-08, entre Concha y Martí, Güines, provincia La Habana. Hijo de Nicolás Domínguez Isla, natural de Matanzas (Técnico de farmacia) y Francisca Padrón Sanz (Profesora de alta costura), natural de Güines. Era el mayor de tres hermanos: Freddy y Judith.

Su niñez transcurrió amena y feliz; cursó la primera enseñanza en la escuela anexa a la Normal, Rogelio López Centellas. Es por esta época que surge su vocación por la música y en especial por el piano. Estando de visita con sus padres en la casa de unos amigos, el niño sorprendido al ver un piano y en un descuido de la conversación se sienta en la banqueta y comienza a tocar o a dar pianazos y se convierte esa tarde en inolvidable para él. Al regreso a la casa manifiesta su deseo de estudiar piano, recibiendo el rotundo ¡no! por parte de la familia.

Persiste y convence a los padres, diciendo que no estudiaría otra cosa que no fuera el piano.

Con 11 años de edad comienza sus estudios musicales, por el método “Orbón”, con las profesoras Ida Nery Ortega y Graciela Santiago. Vencidos sus estudios primarios continúa sus estudios de música y matricula en la Escuela Primaria Superior No. 1. En septiembre de 1942 inicia sus estudios en el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas, con el expediente 665. Tiene entre sus profesores a Inés y Edith Guiteras y Jorge Casals, graduándose con 19 años de Bachiller en Ciencias, en 1947.

Estuvo casado con Josefina Enríquez Hernández desde 1957, de cuya unión nacen Frank Domínguez Enríquez (matemático) y Glennys de Rosado Enríquez (bailarina); de ambos tuvo dos nietas: Glennys (mexicana) y Jennifer Domínguez Fortuny (cubana). Tuvo dos hijos, Ana Margarita Fortuny de Juan y Jorge Carlos Rosado Hagar, de ambos tuvo un nieto llamado Jorge Carlos Rosado Domínguez.

Trayectoria

En 1945 inicia su carrera de compositor, cursando hasta 5to año sus estudios de piano. No quiso realizar estudios superiores, pues no le interesaba ser concertista, sólo quería conocer los secretos del instrumento.

Muy joven aún comienza a acompañar al piano al cantante Gilberto Aldanás, en diferentes actos y realiza un programa en CMGW Radio (Hoy Radio 26), con la poetiza Carilda Oliver Labra, titulado: “Junto a tu corazón y mi alma”.

Terminados sus estudios en el Instituto, a petición familiar, decide matricular el Doctorado en Farmacia, en la Universidad de La Habana.

Ya en la Universidad, en un descanso entre clases, asiste al llamado “Bar de Física” y comienza a tocar; se relaciona y conoce al compositor Ángel Díaz, que le lleva a reuniones del feeling. Posteriormente se presenta en el programa radial “Buscando Estrellas”, que salía al aire por CMQ, en el cual ganó el primer premio y le graban su primer bolero.

Comienzan las andanzas nocturnas, los contratos, los programas de radio, televisión, y en tercer año de la carrera, decide hacer una pausa en los estudios y seguir por el camino musical. Sin embargo, lentamente va examinando las asignaturas, hasta graduarse y así complacer a sus padres y les brinda esa satisfacción.

Trabajó en los principales centros nocturnos y culturales de Cuba, con grabaciones para la radio la televisión y el disco.

En 1951 hizo su primer programa para la televisión: Sábado Musical, en el que interpretó sus propias canciones y las de otros compositores.

Su capacidad melódica iba pareja con sus facultades como armonista, además de poseer cualidades como pianista e intérprete. Sobre su manera de componer expresó:

"Creo en la inspiración. No tengo una probeta para meter hoy una clave de sol y otra mañana, más un tres por cuatro, para batirlo después. A veces me levanto de madrugada (…). En el piano portátil compongo a esas horas con el volumen bajo. Necesito el piano para sentirme bien componiendo. Por lo general, la idea de la letra viene primero, mientras aflora la música. En ocasiones la canción no surge completa y me está rondando día tras día (…). Pasa un año y no hago nada Nuevo. Tengo que sentirme inspirado (…). Pienso que la letra es esencial. Leo mis textos, despojados de cualquier adorno, como si fueran un poema. E intento no escribir por escribir, evitando esos finales que parecen pegados, abruptos. Lo que he dicho debe tener una ilación, una progression, y no golpes efectistas. Me gusta mucho la metáfora, pero una canción no puede estar formada por frases pegadas. Para probarlas, me las canto: si me emociona (…), la doy a conocer."
Frank Domínguez

Fue un pianista de estilo personal, con un gran poder de comunicación, su universo musical va más allá del filin, para emparentarse con la canción y la pianística latinoamericana de María Grever, Mario Ruíz Armengoll, Vicente Garrido, Adolfo Guzmán, René Touzet e Ignacio Villa (Bola de Nieve).

Fue socio de la Asociación de Autores y Compositores de Francia (SACEM), Agencia Cubana de Derechos de Autores Musicales (ACDAM), Sociedad Latinoamericana de Autores y Compositores (SCAC), Centro Nacional de Derechos de Autores de Cuba (CENDA).

Diversos países conocieron de su arte, como México, Venezuela, Perú, Panamá, entre otros.

Muerte

Fallece de manera repentina a la edad de 87 años el 29 de octubre de 2014 en la ciudad mexicana de Mérida, Yucatán, México, en la que residió durante casi dos décadas. Sus cenizas fueron depositadas en una cripta de la iglesia María Inmaculada (fracc. Campestre), de Mérida[1].

Obras

Compuso innumerables obras, teniendo el código 320 de la Asociación de Autores Musicales; contaba en esa sociedad con 224 obras registradas y otras muchas inéditas o inscriptas en otras asociaciones.

Varias de sus obras fueron:

  • Cómo te atreves
  • Cuando pasen los años
  • El hombre que me gusta a mí
  • Imágenes
  • La dulce razón
  • Luna sobre Matanzas
  • Me recordarás
  • Mi corazón y yo
  • No pidas imposibles
  • Pedacito de cielo
  • Porque tú me acostumbraste
  • ¿Qué piensas de mi amor?
  • Refúgiate en mí
  • Si tú quisieras
  • Y… qué dices tú

Distinciones

En décadas de vida artística, fueron varios los reconocimientos recibidos, que incluyen placas, medallas, trofeos y diplomas, entre estos:

  • Distinción por la Cultura Nacional
  • Medalla 25 Aniversario de la EGREM
  • Medalla 70 Aniversario del Museo de Bellas Artes
  • Trofeo CMQ

Bibliografía

Referencias

  1. Murió el compositor cubano Frank Domínguez. Disponible en:Cubadebate. Consultado el 31 de octubre de 2014

Fuentes