Saltar a: navegación, buscar

Guerras Púnicas

Guerras Púnicas
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo

Batalla de Zama
Fecha:264 a 146 antes de Cristo.
Lugar:Mediterraneo.
Descripción:
Serie de tres guerras libradas entre Roma y Cartago.
Resultado:
Victoria de Roma
Consecuencias:
Roma conquistó todas las posesiones cartaginesas y arrasó la ciudad de Cartago, con lo que la facción cartaginesa desapareció de la historia.
País(es) involucrado(s)
Roma, Cartago.
Guerras Púnicas. Son una serie de tres guerras libradas entre Roma y Cartago en los años 264 a 146 a.n.e. A la vez, fueron probablemente las más grandes guerras que habían tenido lugar. El término Púnica proviene del Latín Pūnicī nombre usado por los romanos para hacer referencia a los cartagineses, ascendientes de los Fenicios

La principal causa de las Guerras Púnicas fue el choque de intereses entre el imperio cartaginés existente y la ampliación de la República romana.

Primera Guerra Púnica

La Primera Guerra Púnica (264-241 a.n.e.) fue la primera de tres grandes guerras libradas entre el Imperio de Cartago y la República Romana. Durante 23 años, las dos potencias luchaban por la supremacía en el oeste del Mediterráneo. Cartago, ubicada en lo que hoy es Túnez, (África) fue la potencia dominante del Mediterráneo occidental a comienzos de los conflictos.

Desarrollo de la Primera Guerra Púnica

República romana contra el Imperio Cartaginés

En muchos aspectos, las guerras púnicas se parecían a la Guerras del Peloponeso. Ya que ambos conflictos incluyeron a una potencia militar con base en tierra (Roma en las Guerras Púnicas y Esparta en la Guerra del Peloponeso) Derrotando a un Estado de ricos comerciantes basado en la Talasocracia (Cartago en las Guerras Púnicas y Atenas en la Guerra del Peloponeso).

Mapa de la I Guerra Púnica

En 275 a.n.e., Roma había derrotado a los griegos en la Italia continental y ahora controlaba toda la parte sur de la península italiana. Roma era ahora una gran potencia en el Mediterráneo y no perdió el tiempo en la planificación de su conquista militar siguiente, se volvieron sus ojos a la isla de Sicilia. En ese momento Sicilia era una isla rica en recursos que era controlada por Cartago, en el oeste, y la ciudad-estado griegas en el este, siendo la más grande de las ciudades de Siracusa.

En el 264 a.n.e, Roma invadió la isla de Sicilia, a instancias de la Mamertinos, Un grupo de merodeadores ex mercenarios cuyas hazañas de saqueo habían sido recientemente puestas a su fin por Cartago que cada vez tenía mayor control de la isla. Siracusa (colonia griega en Italia) fue tradicionalmente un enemigo de Cartago, Pero no podía tolerar la continuación de las incursiones de rebeldes Mamertinos en su territorio, o la posibilidad de que Roma se apoderase de la isla, por lo que se aliaron con Cartago.

Para proteger sus líneas de abastecimiento a la isla, Roma se vio obligada a embarcarse en un ambicioso proyecto de construcción naval. Roma había sido hasta entonces un país basado en el poder militar en tierra y no pudo igualar la superioridad naval de Cartago, Perdieron una serie de combates navales contra Cartago al comienzo de la guerra.

Sin embargo, Roma finalmente logró capturar a un cartaginés Quinquerreme (barco de guerra propulsado por remos, desarrollado a partir del trirreme.) y copiar el diseño. Una vez que la tecnología naval de los romanos coincidía con la de Cartago las cosas cambiaron, como Cartago, no pudo igualar los niveles de producción de Roma. La Primera Guerra Púnica terminó con Roma como el vencedor y nuevo amo de la isla de Sicilia.

Segunda Guerra Púnica

La Segunda Guerra Púnica, También conocida como La Guerra de Aníbal y por los romanos de esos tiempos como La guerra contra Aníbal, se prolongó desde el año 218 hasta el año 201 a.n.e. y participaron combatientes en el Mediterráneo occidental y oriental. Esta fue la segunda gran guerra entre Cartago y la República Romana, Con la participación de los Bereberes en el lado de Cartago. Los dos estados habían tenido grandes conflictos entre sí en el curso de su existencia.

Mapa de la II Guerra Púnica

Es la más famosa por ser la expedición militar de Aníbal contra Roma cruzando los Alpes. Aníbal consolida los territorios de Hispania y lanza una campaña contra Roma, tras la conquista de Sagunto en el año 219 a.n.e. Pero Cneo Cornelio Escipión desembarca en el 218 a.n.e en Emporio y cortando el abastecimiento de Aníbal le derrota.

En el 210 a.n.e., Publio Cornelio Escipión, el Africano, llega a la península para luchar contra los cartagineses. Publio Cornelio Escipión, el Africano, consiguió que muchos reyes indígenas se pusiesen en favor de los romanos, lo que marcará el inicio de la dominación romana de la península. En el 206 a.n.e. toma Gadir, último reducto cartaginés de la península. Tras la victoria de Zama en el 202 a.n.e. Roma incorpora Hispania a su imperio, divide la península en dos provincias (Hispania Citerior e Hispania Ulterior) y nombra dos pretores para gobernarlas (Gayo Sempronio Tuditano y Marco Helio, respectivamente).

Pero la península no está pacificada, y los romanos han de luchar contra los indígenas. Marco Porcio Cantón lucha en la Hispania Citerior y Publio Cornelio Escipión Emiliano en la Ulterior. En el 155 a.n.e comenzarán las guerras lusitanas, con los episodios de Numancia y Viriato.

Conclusiones sobre la Segunda Guerra Púnica

Quizás la principal debilidad de los cartagineses fue su incapacidad para incorporar a los pueblos locales de Túnez a su cultura, lo que significó que permanecieran como extranjeros en las costas de África. Esto significaba que tenían que depender de mercenarios en lugar de una gran población local. Roma, por el contrario era un pueblo local con un fuerte sentido de identidad en una zona agrícola interior.

Ellos fueron capaces de extraer una población rural grande justo antes del comienzo de las Guerras Púnicas. Por ejemplo Pirro de Epiro, invadió Italia pero se frustró cuando cada vez que derrotaba a los romanos estos fueron capaces de reclutar a otro ejército enorme, aunque siguió derrotando a los romanos en las batalla, agotó a sus hombres y terminó abandonando Italia. En cierta medida Aníbal enfrenta el mismo problema, a pesar de que derrotaron a los romanos en batalla en muchas ocasiones, los romanos fueron capaces de elevar un nuevo ejército contra Cartago.

Tercera Guerra Púnica

La Tercera Guerra Púnica fue la última de las guerras entre Roma y Cartago (149 a.n.e - 146 a.n.e) y culminó con la derrota y destrucción de Cartago a manos de los romanos liderados por Publio Cornelio Escipión Emiliano, nieto de Escipión el africano; Los historiadores dicen que la guerra fue causada por las reiteradas declaraciones de Catón el Viejo en el Senado. Catón el Viejo decía que si dejaban que Cartago se recuperase, volvería a entablar una guerra contra Roma, y que por razones de seguridad, Cartago debe ser destruida.

Desarrollo de la Tercera Guerra Púnica

Aunque las dos partes estaban en paz desde el final de la [[Segunda Guerra Púnica}]], Roma no podía permanecer apacible con el rival, porque incluso con todos los embargos que el tratado de Paz le habían impuesto a los cartagineses por los romanos en la última guerra (Segunda guerra Púnica), Cartago había superado todas las adversidades y volvía a prosperar.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Mapa de la III Guerra Púnica
Ante esto, Roma no podía permitir que su viejo rival volviese a resurgir, y a continuación, utilizó una artimaña de uso frecuente en la antigüedad. Como en Cartago estaba prohibido hacer la guerra contra cualquier pueblo, sin el consentimiento del Senado romano, según el Tratado de Paz, Roma envía órdenes en secreto a sus nuevos aliados, los númidas, en África para atacar el territorio cartaginés y provocar un enfrentamiento.

Durante tres años, los Cartagineses pidieron al Senado romano que se les otorgase el derecho de defensa, pero siempre eran ignorados por los romanos, esto desembocó el conflicto cuando los Cartagineses finalmente decidieron defenderse a sí mismos, y así se creó el pretexto que Roma necesitaba para atacar a Cartago. Luego, en el año 149 A.C. legiones romanos atacaron y sitiaron la ciudad de Cartago.

La caída de Cartago: Destrucción total

Este sitio duró tres años, y según la leyenda fue tan duro que las mujeres se cortaron el pelo para hacer cuerdas y fabricar armas de guerra, los habitantes cartagineses lucharon día y noche para defender su ciudad, Los cartagineses soportaron el asedio desde el año 149 a.n.e hasta la primavera del 146 an.e, cuando Publio Cornelio Escipión Emiliano tomó la ciudad en una tormenta.

Aunque los ciudadanos púnicos lucharon valientemente, inevitablemente sucumbieron gradualmente por la abrumadora fuerza militar romana, ya que los cartagineses defendieron cada metro cuadrado, los romanos tuvieron paciencia para enfrentarse casa por casa de la ciudadela interior y superar la última resistencia.

Después de la batalla, la poderosa Cartago, fue destruida en ruinas con sólo un botín de aproximadamente 50.000 sobrevivientes, la mayoría mujeres y niños que fueron vendidos en los mercados de esclavos. El odio de los romanos era tan grande, al viejo rival, que según la leyenda, después de la caída de la ciudad, fue totalmente destruida y su terreno salado para que nada creciese en ella. La tarea fue tan bien ejecutada que, aún hoy los arqueólogos no saben la ubicación exacta de su ubicación. La Cartago que aparece en los mapas romanos después de las Guerras Púnicas es una ciudad fundada por Roma como una colonia.

Véase también

Fuentes