Halcón peregrino

Halcón peregrino
Información sobre la plantilla
Halcon-peregrino.jpg
Ave rapaz migratoria
Clasificación Científica
Nombre científicoFalco peregrinus
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Aves
Orden:Falconiformes
Familia:Falconidae
Hábitat:Se adapta a todo tipo de espacios abiertos con tal de que las presas sean abundantes y existan lugares apropiados para la nidificación.

Halcón (Falco peregrinus). Especie más característica de las rapaces diurnas. Es un hábil cazador, desde hace muchos años ha sido adiestrado por el hombre y coge sus presas durante el vuelo. Es el más veloz de todos, puede alcanzar los 180 Km /h en bajada. De hecho, es el favorito por los certeros debido a sus cualidades de caza y vuelo. Su distribución es cosmopolita. Tanto el nombre científico como el nombre en español de esta especie significan «halcón viajero», a causa de los hábitos migratorios de muchas poblaciones del norte.

Otros nombres

Al halcón peregrino también se le llama halcón común. En portugués se le conoce por Soutador y Falcão-peregrino. En inglés se le llama Peregrine Falcon.

Características

Ave que se muestra potente, con una silueta compacta durante el vuelo. Es un ave grande, del tamaño de un cuervo, con la espalda de color gris azulado y la parte inferior blanquecina con manchas oscuras. La cabeza está encajada a los hombros y es de color negro y cuenta con una amplia y característica bigotera también de color negro. Presenta la frente blancuzca, con el resto de la cabeza hasta por debajo del ojo, negro o negro azuloso. Su pico es azul y contrasta con el iris amarillo. Una ancha y conpiscua banda se extiende a los lados de la garganta. Un bigote negro le confiere un aspecto orgulloso. Una muesca curvada es característica en la parte superior del pico. El manto y las cobertoras del ala son de un gris pizarra, barreado en negro al igual que las quillas; en la parte baja de la espalda, rabadilla y cobertoras superiores de la cola, se extiende el color plomizo con unas destacadas marcas en forma de V. las partes inferiores son de un blanco acanelado, que en la mitad inferior del abdomen, costados, muslos y cobertoras anales inferiores abordan el barreado en negro. La cola es corta y de color pizarra ceniciento oscuro, barreado en negro con los bordes blancuzos. Las patas son de color amarillo.

Se caracterizan por sus largas y puntiagudas alas en forma de hoz. El plumaje es oscuro, de color gris pizarra en la parte superior (pardo durante el primer año de vida).

Puede volar a una velocidad de crucero de 100 km/h, pero cuando caza efectuando un ataque en picado, puede alcanzar más de 300 km/h, lo que lo convierte en el animal más rápido del mundo. Como en otras aves de presa, la hembra es de mucho mayor tamaño que el macho. Diversas autoridades reconocen 17–19 subespecies, que varían de aspecto y hábitat. Su esperanza de vida en la naturaleza es de hasta 15,5 años. El índice de mortalidad en su primer año de vida está entre el 59 y el 70%, disminuyendo a un 25-32% en los adultos.

Aparte de amenazas antropogénicas como la colisión contra objetos construidos por los humanos, el halcón peregrino puede ser cazado por grandes águilas o grandes búhos.

Es el huésped de una gran variedad de parásitos y patógenos.

El halcón es un ave fascinante. Prefiere los ambientes rocosos salvajes y solitarios, y es amado por los observadores de pájaros por su aspecto orgulloso y especialmente por su habilidad como cazador de alto vuelo, cuyos métodos de caza son muy peculiares. Consisten en cernirse y dejarse caer sobre su presa.

El halcón de patos no frecuenta los bosques, ni las arboledas, sino los espacios abiertos con árboles diseminados, de modo que dispone de una gran visibilidad y amplio terreno para maniobrar.

La presión atmosférica a los más de 300 km/h de velocidad que alcanza, podría dañar los pulmones del ave, pero unos pequeños tubérculos óseos en las fosas nasales del halcón dirigen las ondas de choque del aire que entra en las fosas (como las tomas de aire y conos de entrada de los motores a reacción), permitiendo al ave respirar más fácilmente mientras realiza el picado reduciendo el cambio de presión atmosférica.

Para proteger sus ojos, los halcones usan sus membranas nictitantes (terceros párpados) para limpiar las lágrimas y proteger los ojos manteniendo la visión.

Hábitat

Se trata de una especie sin grandes requerimientos de hábitat. Se adapta a todo tipo de espacios abiertos con tal de que las presas sean abundantes y existan lugares apropiados para la nidificación.

Distribución geográfica

El halcón peregrino tiene una distribución global. Excepto por Antártica, se le puede encontrar en todos los continentes y en muchas islas. En las Américas se ausenta del centro de América del Norte, parte de las montañas rocosas, Cordillera de los Andes y la Cuenca Amazónica. Excepto tales localidades, es natural desde Alaska hasta Tierra del Fuego, incluyendo las Islas del Caribe y en las Malvinas.

Se encuentra presente en la mayor parte de Europa. En Asia se ausenta del centro del continente pero habita en todo el norte y sur, incluyendo las islas de Indonesia y las Filipinas. En África es natural en todo el continente al sur del Desierto de Sahara, también presente al noroeste y en la Isla de Madagascar. En Oceanía habita en Australia, Nueva Guinea y varios de los archipiélagos; se ausenta de Nueva Zelanda.

Habilidades de caza

Este ave es un hábil cazador, desde hace muchos años ha sido adiestrado por el hombre y coge sus presas durante el vuelo; no arrebata las presas de los árboles o del suelo como hacen los demás gavilanes, aunque si localiza algún bando de aves en el suelo, selecciona una pieza y trata de cazarla encimándosele en picada casi perpendicularmente.

Es el más veloz de todos, de hecho, es el favorito por los certeros debido a sus cualidades de caza y vuelo.

Para la caza requiere de espacios abiertos, por lo que a menudo lo hace sobre lagos, pantanos, valles, campos y tundra.

En cuanto a la estrategia de caza cabe decir que son verdaderos maestros, ya que aprovechan los ángulos muertos de visión de la presa para efectuar el ataque por detrás, cayendo desde arriba. Una vez se acerca a su presa, le da muerte con sus garras y se la lleva a una posta para despedazarla y comerla.

Su destreza en el vuelo es sorprendente. Vuelan normalmente a unos 65 km por hora pero pueden llegar a más de 100 km/h cuando se lanzan en picada para atrapar a un ave. El peregrino se especializa en atrapar y comer aves al vuelo, en especial palomas y patos durante las mañanas y las tardes cuando las aves están más activas.

Alimentación

Halcón común alimentándose

El halcón peregrino se alimenta casi exclusivamente de aves de tamaño medio, como patos, pájaros cantores y palomas, alondras, codornices, perdices, mirlos o urracas. Aparte de murciélagos cazados por la noche, este halcón raramente caza pequeños mamíferos, pero captura de vez en cuando a ratas, liebres, ratones y ardillas; las poblaciones costeras de la subespecie pealei se alimentan casi exclusivamente de aves marinas. En áreas urbanas, su principal presa es la paloma bravía, seguida de otras aves comunes en las ciudades, como el estornino pinto y el vencejo común.En cualquier caso, su dieta depende de la especie de presa más accesible y abundante en su área de caza y en las ciudades se ha hecho frecuente la presencia de halcones a la caza de palomas y gorriones.

Algunas especies migratorias nocturnas cazadas por los halcones peregrinos incluyen especies tan diversas como el cuclillo piquigualdo, el zampullín cuellinegro, el rascón de Virginia y la codorniz común.

Reproducción

Es sexualmente maduro al final de su primer año de vida pero en poblaciones sanas se reproducen después de alcanzar los dos o tres años de edad. Se emparejan de por vida y vuelven al mismo nido cada año.

El período reproductivo del halcón suele empezar en febrero, cuando estas aves comienzan a defender un radio de quinientos metros alrededor del nido, efectuando ataques aéreos contra cualquier intruso alado. Después de un mes, el macho elige el nido y ofrece una presa a la hembra, que la recibe asumiendo comportamientos típicos de las aves que anidan.

Nido de halcón común

El vuelo de cortejo incluye una mezcla de acrobacias aéreas, espirales precisas y vuelos siguiendo la figura de un ocho. El macho le pasa a la hembra una presa capturada mientras están todavía en el aire y, para poder hacerlo, la hembra literalmente vuela «al revés» para recibir la comida de las garras del macho.

Sus hábitos de anidación varían. Construyen un sencillo nido en un árbol, depositan los huevos en un lugar despejado de una pared rocosa o en un agujero de un árbol o un nido artificial. Ciertas especies anidan en colonias.

El halcón peregrino es territorial durante la temporada de cría; las parejas que están anidando se sitúan por lo general a más de un kilómetro de distancia entre ellas y a menudo mucho más lejos, incluso en zonas con gran cantidad de parejas. La distancia entre nidos asegura el suministro de comida suficiente para los padres y sus crías. Dentro de un territorio de cría, una pareja puede tener varios lugares de anidada; el número de nidos por pareja puede variar de uno o dos hasta siete en un período de dieciséis años. La pareja defiende el lugar escogido para anidar luchando contra otros peregrinos y a menudo contra águilas o cuervos.

Anidan en pequeñas repisas u oquedades en el suelo, normalmente en bordes de acantilados o, como es habitual en la actualidad en muchos lugares, en altos edificios o puentes. Los nidos en los acantilados están generalmente situados bajo un saliente, en repisas con vegetación, preferiblemente orientados al Sur. En algunas regiones, como en algunos lugares de Australia y en la costa oeste de la Norteamérica septentrional, los huecos en árboles grandes se utilizan para anidar. Antes de la desaparición de la mayor parte de peregrinos europeos, había una considerable población de estos halcones en Europa Central y Occidental que utilizaban los nidos en desuso de otras grandes aves. La hembra elige un lugar de anidada, donde excava un hueco poco profundo en terreno suelto, arena, grava o vegetación muerta para poner los huevos. No se añade ningún tipo de material para la construcción del nido. En áreas remotas y tranquilas, como el Ártico, las pendientes escalonadas y hasta las rocas bajas y los montículos llegan a utilizarse como lugares de anidada. Las estructuras construidas por los humanos usadas para reproducirse se parecen en gran medida a las repisas de acantilado naturales que el halcón peregrino prefiere para la ubicación de sus nidos.

Las puestas son generalmente de tres o cuatro huevos (el rango está entre 1 y 6). Los huevos son, dependiendo de la especie, de color blanco a rojizo amarillento con marcas rojas o marrones. Son incubados durante unos 29 a 33 días, principalmente por la hembra. El macho también ayuda con la incubación de los huevos a lo largo del día, pero por la noche sólo la hembra incuba. La fecha de puesta varía según el lugar, pero generalmente se realiza de febrero a marzo en el Hemisferio Norte y de julio a agosto en el Hemisferio Sur (la subespecie australiana macropus puede reproducirse incluso en noviembre y las poblaciones ecuatoriales pueden anidar en cualquier momento entre junio y diciembre). Aunque las parejas sólo crían una vez al año, la hembra generalmente realiza otra puesta si los huevos se pierden al principio de la temporada de cría, excepto en las zonas árticas, debido a su corto verano. Teniendo en cuenta la posibilidad de algunos huevos estériles y las pérdidas naturales de polluelos, el número medio de crías que podemos ver en los nidos es de 2,5 y el número medio que empluma es aproximadamente 1,5.

Tras la eclosión de los huevos, los polluelos están cubiertos de un plumón blanco cremoso y tienen las patas desproporcionadamente grandes. Durante los primeros 8 a 12 días la hembra cubre los pollos permanentemente. El macho se encarga de traerles la comida a la hembra y las crías, pero los polluelos son alimentados por la hembra, que se queda en el nido a su cuidado. El territorio de caza de los padres puede extenderse en un radio de 19 a 24 km en torno al nido. Los polluelos empluman 42 a 46 días después de la eclosión y dependen de sus padres aproximadamente dos meses.

Peligro de extinción

Su población no es muy numerosa. Entre 1950 y 1970 esta especie se redujo considerablemente debido al envenenamiento con el DDT y el DDE que contenían las presas. El veneno se acumulaba en el cuerpo de los adultos y volvía estériles a los huevos. También contribuyeron otros factores como la caza y la extracción de las crías para la halconería, a tal punto que se temió la extinción. Desde la prohibición del DDT a principios de los años 1970, las poblaciones se recuperaron, apoyadas por la protección a gran escala de sus lugares de anidamiento y liberación de ejemplares en la naturaleza.

Como consecuencia de ello esta especie llegó a extinguirse en varias lugares del mundo, como en el este de los Estados Unidos y Bélgica. Los huevos y las crías son a menudo objetivo de comerciantes del mercado negro y coleccionistas de huevos poco escrupulosos, por lo que las asociaciones en defensa de la naturaleza recomiendan no hacer público las posiciones de lugares de anidada sin protección.

En los últimos años, en muchos países, ha habido una importante recuperación gracias a la disminución de la caza y a la prohibición de la extracción, que se ha reemplazado por la reproducción en cautiverio. De todos modos, la especie sigue siendo muy vulnerable y no está exenta de riesgos en todos los sitios donde está representada.

Relación con los humanos

El halcón peregrino se usa en la cetrería desde hace más de 3.000 años, cuando iniciaron su utilización los nómadas en Asia Central. Por su capacidad de lanzarse en picado a altas velocidades, era muy solicitado y usado a menudo por halconeros con experiencia. Durante la Segunda Guerra Mundial fueron utilizados para interceptar a palomas mensajeras. Se utilizan también en algunas ocasiones para espantar aves en aeropuertos y así reducir el riesgo de impactos de éstas contra los aviones, mejorando la seguridad del tráfico aéreo. También se le utiliza en la actualidad como un sistema alternativo de control biológico en la agricultura, erradicando o disminuyendo el número de otras especies de aves que dañan los cultivos.

Esfuerzos para su recuperación y situación actual

En países como Estados Unidos, Canadá, Alemania y Polonia, los equipos de recuperación del halcón peregrino de los Servicios de Vida Silvestre crían ejemplares de esta especie en cautiverio. Los polluelos se alimentan generalmente a través de un conducto o con una marioneta que imita a la cabeza de un halcón adulto, para que no puedan ver a los criadores y así evitar su impronta con los humanos. Cuando ya tienen la edad adecuada, se abre su jaula de cría, permitiendo al ave entrenar sus alas y, cuando es lo suficientemente fuerte, se reduce su alimentación para obligar al animal a que aprenda a cazar por si mismo. Para liberar a un halcón educado en cautividad, el ave se coloca en una jaula especial en lo alto de una torre o en una repisa de un acantilado durante unos días, permitiéndole así aclimatarse a su futuro ambiente. Los esfuerzos de recuperación a nivel mundial han tenido un éxito notable. La restricción en el uso del DDT permitió que las aves liberadas pudieran reproducirse con cierto éxito.

Muchos halcones peregrinos se han instalado en grandes ciudades y anidan en catedrales, repisas de ventanas de los rascacielos y torres de puentes colgantes. Por ejemplo, en Virginia, los funcionarios estatales que trabajan con estudiantes del Centro de Conservación Biológica de The College of William and Mary en Williamsburg establecieron con éxito ponederos en lo alto de los puentes George P. Coleman Memorial Bridge en el río York, Benjamin Harrison Memorial Bridge y Varina-Enon Bridge en el río James y en otras posiciones similares.

El Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York hizo público que había 67 parejas en el estado durante 2008. En el Reino Unido hubo una recuperación de su población desde su caída en los años 1960, en gran medida gracias al trabajo de protección y conservación dirigido por la Royal Society for the Protection of Birds y ahora se reproducen en muchas áreas montañosas y costeras, sobre todo en el Oeste y el Norte y anida en algunas áreas urbanas, aprovechando la abundancia de palomas en las ciudades para alimentarse.

En 1999 que se inició en Barcelona el "Proyecto de reintroducción del halcón peregrino (Falco peregrinus brookei) en Barcelona", promovido por el ayuntamiento de esta localidad, con la intención de recuperar su presencia en la ciudad tras su desaparición en 1973.

Sinonimia

Fuentes