Saltar a: navegación, buscar

II Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe

II Cumbre de la Unidad
Información sobre la plantilla
Lo cumbre de la unidad.png
Logotipo de la II Cumbre de la Unidad (CALC)
Nombre oficialII Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo
XXI Cumbre del Grupo de Río
Otros nombresII CALC, Cumbre de Cancún de América Latina y el Caribe
EstadoActivo
ÁmbitoRegional
SedeHotel Grand Velas All Suites
LugarPlaya del Carmen
UbicaciónRiviera Maya, Estado de Quintana Roo
PaísBandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Fecha22 - 23 de febrero de 2010
Primer evento2008
Último evento2011
FrecuenciaBianual
Participantes17 presidentes
Asistencia32 países
Organización
OrganizadorFelipe Calderón, presidente de México
Cronología
.
I Cumbre de la Unidad Costa do Sauípe 2008 ◄ Actual ► III Cumbre de la Unidad Venezuela 2011

II Cumbre de la Unidad América Latina y el Caribe (CALC). Cumbre sobre Integración y Desarrollo. Máximo evento político económico realizado en la región de América Latina y el Caribe en el año 2010, reuniendo a delegaciones de 33 países, representadas la mayoría por sus jefes de estado o de gobierno. La reunión realizada en el balneario mexicano de Playa del Carmen, ubicado en la zona de la Riviera Maya. El espacio de la II CALC, sirvió para establecer el cronograma a seguir para la posterior fundación de la CELAC así como para celebrar la XXI reunión del Grupo de Río.

Además de la aprobación de la Declaración de Cancún, se aprobaron otras resoluciones, incluidas una de condena al bloqueo contra Cuba, otra sobre el plan de colaboración con Haití así como una en favor del derecho de Argentina sobre las Islas Malvinas. El presidente anfitrión de la cumbre, fue el mandatario mexicano Felipe Calderón y entre los participantes estuvieron el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, el entonces mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva así como el presidente cubano, Raúl Castro.

Elección de la sede y proceso de preparación

Tras la realización de la I Cumbre de la Unidad realizada en la locación de Costa do Sauípe, en el estado de Bahía, Brasil, se iniciaron los preparativos para la segunda edición, la cual por acuerdo seria desarrollada en el marco de la próxima cita del Grupo de Río, esta vez en México. A inicios de 2010, la secretaria de relaciones internacionales de México, Patricia Espinosa presidió una serie de reuniones con representantes del área del Caribe y de Centroamérica con vistas a conformar el programa de la cumbre [1].

El debate de la cumbre

El 21 de febrero, los cancilleres de los 33 países de la zona se reunieron con vistas a aprobar los materiales de discusión de la segunda cumbre. La reunión celebrada a puertas cerradas aprobó inicialmente el desarrollo de una próxima cumbre en 2011 en Venezuela con vistas a poner en marcha una organización latinoamericana y caribeña sin Estados Unidos y Canadá, así como aprobaron los borradores de otras declaratorias sobre la reconstrucción de Haití, las Islas Malvinas, Cuba, entre otros temas [2][3]. Durante una entrevista ofrecida al diario Prensa Latina de Cuba, la canciller mexicana, expresó la intención de los países participantes en echar adelante el inmenso proyecto de una organización para el área, además, expresó que el tema de la ayuda a Haití tras el poderoso terremoto, seria uno de los temas fundamentales de la II CALC.

Inauguración y debates

El presidente mexicano Felipe Calderón saluda a su homólogo brasileño tras recibir de manos de este la presidencia de la CALC

En horas de la mañana del lunes 22 de febrero, el presidente mexicano Felipe Calderón recibió a los jefes de estado y de gobierno así como máximos representantes de los países integrantes de la región asistentes a la cita de Cancún, el primero de los mandatarios fue el presidente en ese entonces de Costa Rica, Oscar Arias quien viajó junto a la presidenta electa, Laura Chinchilla y el último en ser recibido fue el presidente cubano, Raúl Castro. Luego alrededor de las 10 de la mañana, Calderón pronunció el discurso inaugural dando inicio a la Segunda Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe.

Juntos hemos podido salir adelante, pero cuando entramos en nuestras frecuentes confrontaciones perdemos todos (…) La integración exige unidad de propósitos y unidad de acción El mejor tributo que podemos rendir a nuestros libertadores es construir una nueva institucionalidad que nos fortalezca como región (…) No podemos permanecer desunidos y no podemos avanzar hacia el futuro con éxito sobre la base de nuestras diferencias

Durante el desarrollo de la primera sesión destacó el discurso ofrecidos por los presidentes de República Dominicana, Leonel Fernández y de Nicaragua, Daniel Ortega, quienes expresaron su condena al bloqueo norteamericano[5]. El espacio de la reunión también sirvió para el desarrollo de una reunión entre México y el CARICOM, cuyo tema principal fué la participación de Mexico en el proceso de reconstrucción en Haití. Al intervenir durante el encuentro, el entonces presidente haitiano, René Preval, saludó el inicio de una integración clara entre México y la región del Caribe, así como agradeció la ayuda prestada por el gobierno de Calderón.

Discursos

Los presidentes de Cuba y Venezuela durante el segmento de alto nivel de la II Cumbre de la Unidad

Durante el desarrollo de la cumbre los jefes de estado y de gobierno así como los máximos representantes de las naciones expresaron sus puntos de vista acerca de la necesidad de la integración entre todas las naciones al sur del Río Bravo así como se trasladaron muestras de apoyo y cooperación con el gobierno haitiano en la inmensa tarea de reconstrucción. Uno de los oradores principales de la cumbre fue el presidente bolivariano, Hugo Chávez, quien condenó la aptitud de Gran Bretaña en cuanto al tema de las Malvinas, así como expresó la necesidad de una organización latinoamericana y caribeña y celebró la intención de crear la CELAC.

(...)Nosotros respetamos la soberanía de cada país, queremos ser amigos de cada país, incluyendo los Estados Unidos.

Una de las intervenciones más aplaudidas fue la del presidente cubano, Raúl Castro, quien expresó:

(...)Cuba considera que están dadas las condiciones para avanzar con rapidez hacia la constitución de una organización regional puramente latinoamericana y caribeña, que integre y represente a las 33 naciones independientes de la América Latina y el Caribe.

(...)La solidaridad del pueblo cubano no llegó a Haití con el terremoto. Ha estado presente desde hace más de una década.

(...)Lo que sucedió en Copenhague fue antidemocrático, careció de transparencia y se impuso mediante un formato de negociaciones excluyentes que ignoró a la mayoría de los Estados Partes en la Convención.
Raúl Castro, 23 de febrero de 2010

Acuerdos

Los jefes de estado y de gobierno así como máximos representantes de las naciones asistentes a la II Cumbre de la Unidad, posan para la foto oficial de la Cumbre.

Los presidentes latinoamericanos y caribeños concluyeron la Cumbre de la Unidad con el acuerdo, adoptado por aclamación, de dar vida a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y aprobaron la celebración de una próxima cumbre en julio de 2011 (la cual seria pospuesta posteriormente para el 2 y 3 de diciembre de 2011) en Caracas, Venezuela[7].

Declaración de Cancún

Las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno de los países de América Latina y el Caribe, reunidos en la Cumbre de la Unidad constituida por la XXI Cumbre del Grupo de Río y la II Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC), en la Riviera Maya, México, el 23 de febrero de 2010.

Decididos a construir un espacio común con el propósito de profundizar la integración política, económica, social y cultural de nuestra región y establecer compromisos efectivos de acción conjunta para la promoción del desarrollo sostenible de América Latina y el Caribe en un marco de unidad, democracia, respeto irrestricto a los derechos humanos, solidaridad, cooperación, complementariedad y concertación política;

Convencidos de que la región de América Latina y el Caribe debe seguir reafirmando su presencia en los foros de los que forma parte y pronunciarse sobre los grandes temas y acontecimientos de la agenda global;

Destacando la importancia de profundizar la comunicación, cooperación, articulación, sinergia, convergencia de acciones e intercambio de experiencias entre los distintos procesos y mecanismos subregionales de integración;

Refrendando nuestro compromiso con el multilateralismo y con las Naciones Unidas como el foro por excelencia para la promoción de la paz, los derechos humanos, la cooperación internacional para el desarrollo y para construir un sistema económico global justo y equitativo, y Refrendando asimismo, los principios de solidaridad, flexibilidad, gradualidad, pluralidad, diversidad, complementariedad de acciones y participación voluntaria plasmados en la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo en Salvador, Bahía, como fórmula para encarar los desafíos que afronta nuestra región y alcanzar nuestros objetivos,

Hemos decidido:

  1. Intensificar el diálogo político entre nuestros Estados y traducir, a través de la concertación política, nuestros principios y valores en consensos. La región requiere de una instancia de concertación política fortalecida que afiance su posición internacional y se traduzca en acciones rápidas y eficaces que promuevan los intereses latinoamericanos y caribeños frente a los nuevos temas de la agenda internacional.
  2. Intensificar para ello, la concertación de posiciones regionales de cara a reuniones y conferencias de alcance global y adoptar un perfil más dinámico a favor de la concertación política y del trabajo de interlocución con otras regiones y países en la convicción de que ese diálogo contribuye a proyectar a la región y aumentar su influencia en el escenario internacional globalizado e interdependiente.
  3. Reafirmar que la preservación de la democracia y de los valores democráticos, la vigencia de las instituciones y el Estado de Derecho, el compromiso con el respeto y la plena vigencia de todos los derechos humanos para todos, son objetivos esenciales de nuestros países.
  4. Impulsar una agenda integrada, con base en el patrimonio del Grupo de Río y los acuerdos de la CALC, así como de los mecanismos y agrupaciones de integración, cooperación y concertación ya existentes, que constituyen todos, de conjunto, un valioso activo regional que se sustenta en los principios y valores compartidos, con el propósito de dar continuidad a nuestros mandatos mediante un programa de trabajo que promueva vínculos efectivos, la cooperación, el crecimiento económico con equidad, justicia social, y en armonía con la naturaleza para un desarrollo sostenible y la integración de América Latina y el Caribe en su conjunto.
    Fragmento tomado de la Declaración de Cancún[8]

Fuentes

Referencias