Saltar a: navegación, buscar

Grupo de Río

Grupo de Río
Información sobre la plantilla
Bandera de Grupo de Río
Bandera
Escudo de Grupo de Río
Escudo
 
Mapa de la región de América Latina y el Caribe y países miembros del Grupo de Río

Mapa de la región de América Latina y el Caribe y países miembros del Grupo de Río
 
Organismo regional
Miembros Bandera de Argentina Argentina
Bandera de Brasil Brasil
Bandera de Colombia Colombia
Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Bandera de Panamá Panamá
Bandera de Perú Perú
Bandera de Uruguay Uruguay
Bandera de la República Bolivariana de Venezuela Venezuela
Bandera de Bolivia Bolivia
Bandera de Ecuador Ecuador
CARICOM
Bandera de Chile Chile
Bandera de Paraguay Paraguay
Bandera de Costa Rica Costa Rica
Bandera de El Salvador El Salvador
Bandera de Guatemala Guatemala
Bandera de la República de Honduras Honduras
Bandera de Nicaragua Nicaragua
Bandera de la República Dominicana República Dominicana
Bandera de Belice Belice
Bandera de Cuba Cuba
Bandera de Haití Haití
Bandera de Guyana Guyana
Bandera de Surinam Surinam
Bandera de Jamaica Jamaica

Grupo de Río (G-Río). Mecanismo permanente de consulta y concertación política de América Latina y el Caribe, creado en Río de Janeiro, Brasil el 18 de diciembre de 1986. Fue creado para dar continuidad a los esfuerzos del Grupo de Contadora y al Grupo de Apoyo a Contadora, conocido también como Grupo de Lima o Grupo de los Ocho.

En la XXI Cumbre del Grupo de Río, llamada Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, celebrada los días 22 y 23 de febrero del 2010 en Playa del Carmen, se decidió la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que heredaría los cometidos del Grupo de Río y de la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo]] (CALC). La iniciativa surgió de varios líderes latinoamericanos que comenzaron a explorar la idea de establecer un ente donde convergieran todos los países de la región de América Latina y el Caribe.

Antecedentes

En enero de 1986, los gobiernos de Colombia, México, Panamá y Venezuela establecieron un sistema o grupo de acción conjunta para promover la paz en Centroamérica, especialmente frente a los conflictos armados en El Salvador, Nicaragua y Guatemala, que amenazaban con desestabilizar la región centroamericana. El grupo se reunió en la Isla de Contadora, Panamá, por lo que se le conoció como Grupo de Contadora. En esta reunión, el grupo llamó la atención sobre los conflictos centroamericanos, así como puso presionó para una atenuación de la presencia militar de Estados Unidos en el área. El plan de paz fue apoyado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la Asamblea General y muchos otros organismos internacionales y regionales.

Para el 29 de julio de 1985, en Lima, Perú, Argentina, Brasil, Perú y Uruguay anunciaron juntos la creación del Grupo de Apoyo a Contadora o Grupo de Lima, el cual, Junto con el Grupo de Contadora, fue conocido como el Grupo de los Ocho.

El 6 de junio de 1986, los cancilleres de los países centroamericanos en Ciudad de Panamá firmaron el Acta de Contadora para la Paz y la cooperación en Centroamérica en la cual expresaron su voluntad para promover la democratización y terminar los conflictos armados, actuando de acuerdo con la ley internacional, para revitalizar y restaurar el desarrollo económico y la cooperación en Centroamérica, y negociar mejores accesos a los mercados internacionales.

EL Acta de Contadora obtuvo el respaldo generalizado de los países democráticos de América Latina pero no contó con el apoyo de los Estados Unidos, debido a su oposición a reconocer al gobierno de Nicaragua y a renunciar a las intervenciones militares unilaterales en el área. Si bien el Grupo Contadora no logró establecer una fórmula de paz aceptable para todas las partes involucradas, sentó los fundamentos para que emergiera dicho plan en los años siguientes. El llamado Acuerdo de Paz de Esquípulas, surgió de los esfuerzos de Contadora y permitió reformular completamente la política centroamericana. Más adelante, el Grupo de los Ocho amplió sus preocupaciones a otros problemas de interés regional, abordando la situación de las Islas Malvinas (exhortando a la negociación entre Argentina y Gran Bretaña), la deuda externa y el proteccionismo de los países desarrollados.

El 18 de diciembre de 1986 los Cancilleres de Argentina, Brasil, Colombia, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela, mediante la Declaración de Río de Janeiro y, a partir de su acción conjunta en el Grupo de Contadora (México, Colombia, Venezuela y Panamá) y al Grupo de Apoyo a Contadora (Argentina, Brasil, Perú y Uruguay), expresaron su decisión de fortalecer y sistematizar la concertación política de sus gobiernos mediante la realización de un proceso de consultas regulares sobre temas de interés común “en el contexto de una creciente unidad latinoamericana”. Asimismo, decidieron dar a tales encuentros “el carácter de un mecanismo permanente de consulta y concertación política”, creando así, el Grupo de Río.

Objetivos

  • Ampliar y sistematizar la cooperación política entre los gobiernos.
  • Examinar las cuestiones internacionales que sean de especial interés para los gobiernos, y concertar posiciones comunes en relación con las mismas, particularmente en los foros internacionales.
  • Promover el mejor funcionamiento y la coordinación de los organismos latinoamericanos de cooperación e integración.
  • Propiciar soluciones propias a los problemas y conflictos que afectan la región.
  • Impulsar iniciativas y acciones destinadas a mejorar, mediante el diálogo y la cooperación, las relaciones interamericanas.
  • Impulsar los procesos de cooperación e integración en América Latina.
  • Explorar conjuntamente nuevos campos de cooperación que favorezcan el desarrollo económico, social, científico y tecnológico de los países;
  • Examinar la conveniencia de la oportunidad de proponer reuniones de Jefes de Estado de los países miembros.

Países miembros

Orden cronológico de admisión de los países integrantes del Grupo de Río

Bandera Estados miembros Fecha de ingreso
Bandera de Argentina República Argentina 1986 (Fundador)
Bandera de Brasil República Federal de Brasil 1986 (Fundador)
Bandera de Colombia República de Colombia 1986 (Fundador)
Bandera de los Estados Unidos Mexicanos Estados Unidos Mexicanos 1986 (Fundador)
Bandera de Panamá República de Panamá 1986 (Fundador)
Bandera de Perú República del Perú 1986 (Fundador)
Bandera de Uruguay República Oriental del Uruguay 1986 (Fundador)
Bandera de la República Bolivariana de Venezuela República Bolivariana de Venezuela 1986 (Fundador)
Bandera de Bolivia Estado Plurinacional de Bolivia 1990
Bandera de Ecuador República de Ecuador 1990
Caricom.gif CARICOM La representación del CARICOM se realiza en forma rotativa
Bandera de Chile República de Chile 1990
Bandera de Paraguay República del Paraguay 1990
Bandera de Costa Rica República de Costa Rica 2000
Bandera de El Salvador República de El Salvador 2000
Bandera de Guatemala República de Guatemala 2000
Bandera de la República de Honduras República de Honduras 2000
Bandera de Nicaragua República de Nicaragua 2000
Bandera de la República Dominicana República Dominicana 2000
Bandera de Belice Belice 2005
Bandera de Cuba República de Cuba 2008
Bandera de Haití República de Haití 2008
Bandera de Guyana República Cooperativa de Guyana 2008
Bandera de Surinam República de Surinam 2009
Bandera de Jamaica Jamaica 2009

  1. Jefes de Estado y de Gobierno, se reunían cada dos años.
  2. Ministros de Relaciones Exteriores, se reunían cada año, previamente a la celebración de las reuniones de Jefes de Estado y de Gobierno. También celebraban reuniones extraordinarias.
  3. Coordinadores Nacionales, se reunían, por lo menos, tres veces al año en sesiones ordinarias, previamente a los Encuentros de los Ministros de Relaciones Exteriores. Fueron los encargados de plantear la posición de sus respectivos países ante el Grupo de Río así como de la negociación técnica de los documentos que adopta el Grupo.

Temas relevantes en la Agenda

A lo largo de su existencia, el Grupo analizó diversos temas de interés para los países de la región. Entre ellos destacan:

Fortalecimiento de la Democracia

Desde el establecimiento del Grupo de Río, el tema del fortalecimiento de la democracia fue incluido en la agenda del mecanismo como uno de los pilares de su actuación. En la Declaración de la Primera Cumbre del Grupo (Acapulco, México, 29 de noviembre de 1987) denominada “Compromiso de Acapulco para la Paz, el Desarrollo y la Democracia”, quedó constancia del compromiso de los países miembros del mecanismo para consolidar la democracia y profundizar en las acciones a favor del desarrollo.

Cabe destacar que uno de los principales pronunciamientos del Grupo de Río en este tema fue la Declaración sobre Defensa de la Democracia (Asunción, Paraguay, 24 de agosto de 1997) en la que los Mandatarios del Grupo de Río coincidieron en la necesidad de preservar y fortalecer la democracia representativa.

Asimismo, en la Declaración de Santiago de la XV Cumbre, (Santiago, Chile, 17 y 18 de agosto de 2001), el Grupo de Río refrendó su apoyo a la preservación y reafirmación de la democracia y de los valores democráticos en la región así como a la vigencia plena de las instituciones y del estado de derecho, como objetivos primordiales y permanentes del Mecanismo. En este mismo sentido, en la Declaración de Río de Janeiro de la XVIII Cumbre del Mecanismo (Río de Janeiro, 4 y 5 de noviembre de 2004) se afirmó que la consolidación del orden institucional democrático y la gobernabilidad democrática requieren de un crecimiento con equidad y bienestar social.

Los partidos políticos en el fortalecimiento de la institucionalidad democrática

Durante 2003, en el marco de la XVII Cumbre del Grupo (Cuzco, Perú, 23 y 24 de mayo) se planteó el tema del fortalecimiento de la gobernabilidad democrática, mediante la creación de consensos internos que permitieran consolidar el orden institucional democrático y enfrentar las vulnerabilidades que confrontan los países.

El Grupo de Río apoyó la conveniencia de fortalecer el sistema de partidos políticos y la institucionalidad democrática como formas de otorgar mayor confianza a la ciudadanía en la creación de instituciones legítimas y creíbles, así como impulsar políticas sociales que atiendan las necesidades de los ciudadanos y promuevan nuevas formas de participación. En el Consenso de Cusco adoptado al término de la Cumbre, quedó registrada la posición del Grupo de Río sobre la importancia de los partidos políticos en el proceso de consolidación de la democracia en los países de la región.

Derechos Humanos

El respeto a los derechos humanos constituyó otro de los temas sustantivos del Grupo de Río. En la mayoría de las declaraciones presidenciales se encuentra incorporada una referencia al tema en la que se ha expresado el compromiso del Grupo para promover y garantizar el pleno ejercicio de los derechos humanos y, con este fin, a impulsar la firma, ratificación y adhesión a los instrumentos internacionales en la materia.

En la Declaración de Santiago de la XV Cumbre del Grupo de Río (2001), quedó incorporada la plena vigencia y goce de los derechos humanos y libertades fundamentales de los pueblos de los países de la región, como un principio rector de permanente observancia, seguimiento y respaldo por parte del Grupo de Río.

En esa oportunidad, los países miembros del mecanismo se comprometieron a fortalecer el Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos, asegurando que los órganos del Sistema cuenten con recursos apropiados que les permita funcionar más efectivamente. De igual modo, reafirmaron el compromiso con la normativa internacional y, en particular, la interamericana en materia de promoción, protección y defensa de los Derechos Humanos, así como a promover la adhesión y ratificación, por parte de todos los países del Hemisferio, a los instrumentos regionales sobre la materia.

En la XVIII Cumbre (Río de Janeiro, noviembre de 2004), los Mandatarios reiteraron la promoción y protección de los derechos humanos, como uno de los principios fundamentales comunes que guían la actuación del Mecanismo.

Lucha contra la pobreza y el hambre

La importancia de la lucha contra la pobreza así como iniciativas a favor de un desarrollo económico y social fueron expresadas por el Grupo de Río, con el fin de fortalecer la dignidad humana y la democracia de las poblaciones de la región.

En la Cumbre de San José, celebrada en 2002, los miembros del Grupo manifestaron que el combate a este flagelo requiere de un tratamiento integral que atienda las carencias económicas, así como las necesidades en materia de salud, educación, alimentación, vivienda, trabajo e infraestructura. De igual manera, apoyaron el intercambio de experiencias exitosas entre los países miembros, contribuyendo con iniciativas de desarrollo social.

En seguimiento a ello, durante el año 2003, los países miembros siguieron impulsando la "Matriz de Buenas Prácticas para el Fortalecimiento Familiar y la Lucha contra la Pobreza", a fin de continuar con el intercambio de experiencias tendiente a identificar elementos para una Agenda Social del Grupo de Río.

En el 2004, el Grupo de Río renovó el impulso al tema de la lucha contra la pobreza y al hambre. En este sentido, el Grupo respaldó la realización de la Reunión de Líderes Mundiales para la acción contra el hambre y la pobreza, celebrada en Nueva York el 20 de septiembre y refrendó su adhesión a la Declaración adoptada en esa oportunidad.

Medidas unilaterales

El Grupo mantuvo consenso en el sentido de rechazar la aplicación extraterritorial de leyes de carácter interno, las que también han sido incluidas en las declaraciones de las Reuniones Ministeriales Institucionalizadas con la Unión Europea.

En 1997, el Grupo acordó una Declaración sobre Medidas Unilaterales en donde se rechazó la aplicación unilateral y extraterritorial de leyes nacionales, por constituir acciones que violan la igualdad jurídica de los Estados, los principios de respeto y dignidad de la soberanía la no intervención en los asuntos internos de otros Estados y que amenazan la convivencia entre los Estados.

Emitió pronunciamientos sobre las medidas unilaterales. En La Paz, Bolivia, el Grupo de Río formuló la Declaración a la Iniciativa Legislativa Estadounidense Denominada "Acta Para la Libertad Cubana y la Solidaridad Democrática" (8 de marzo de 1996), en la que el Grupo condenó la Ley Helms Burton, y exhortó a Estados Unidos para que considere los efectos negativos de la puesta en práctica de la Ley para la “Libertad cubana y la solidaridad democrática”, que atenta contra los principios que rigen la convivencia regional y el objetivo de integración hemisférica.

Cabe señalar que el rechazo de tales medidas se extendió también al ámbito comercial al reiterar su rechazo a toda medida comercial unilateral y con efecto extraterritorial, por ser algo contrario al Derecho Internacional y a las reglas de la OMC, por lo que el Grupo convino en que este tipo de prácticas suponían una grave amenaza al multilateralismo, tal y como quedó consignada en la Declaración de Santiago de la X Reunión Ministerial Institucionalizada entre el Grupo de Río y la Unión Europea (Santiago de Chile, 28 de marzo de 2001).

Financiación para el desarrollo

México impulsó el tratamiento de este tema en la agenda del Grupo de Río por el especial interés que reviste para los países miembros del Mecanismo y a la luz de la celebración de la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo (Monterrey, México, 18 de 22 de marzo de 2002).

Durante la XV Reunión Cumbre del Grupo de Río, celebrada en Santiago, Chile, en agosto de 2001, los países del mecanismo expresaron su reconocimiento a México como país anfitrión de la Cumbre de Monterrey. Este tema fue objeto de seguimiento sobre los compromisos que los países miembros del Mecanismo asumieron respecto a los problemas de financiación para el desarrollo en el mundo, en particular en los países en desarrollo, con el objetivo de erradicar la pobreza, lograr un crecimiento económico sostenido y promover un desarrollo sostenible, al tiempo que se avanza hacia un sistema económico mundial basado en la equidad.

Esta tarea se dióo en el marco de las reuniones posteriores del Grupo de Río, particularmente en las Cumbres de Cusco (2003) y de Río de Janeiro (2004).

Fortalecimiento del multilateralismo

El Grupo de Río se comprometió a trabajar activamente para el fortalecimiento de las Organizaciones de las Naciones Unidas y de los Estados Americanos. En julio de 1988, los representantes permanentes ante la OEA de los países miembros del Grupo de Río presentaron una propuesta para el fortalecimiento de la Organización. Desde entonces ha continuado trabajando activamente en proyectos de reforma, reuniéndose formal e informalmente en el contexto de la OEA para concertar posiciones y compartir y circular documentos y posiciones concertadas por el Grupo de Río en sus propios foros.

En el ámbito de la ONU, el Grupo de Río adoptó una "Declaración sobre el fortalecimiento de las Naciones Unidas y la Reforma del Consejo de Seguridad" (Asunción, agosto de 1997), en la que se acordó que, por su tradición jurídica y contribución a la causa de la paz, la región de América Latina y el Caribe debe estar contemplada en cualquier ampliación del Consejo de Seguridad.

El tema del fortalecimiento del multilateralismo, en particular de la Organización de Naciones Unidas tuvo un tratamiento especial en la agenda del Grupo de Río. México ha coincidido en que el fortalecimiento del sistema multilateral debe estar basado en el derecho internacional y la Carta de Naciones Unidas.

En el año 2003, se incorporó una directriz en el Consenso de Cusco aprobado por la XVII Cumbre del Grupo de Río, a fin de examinar formas de fortalecer el sistema multilateral de Naciones Unidas y coordinar posiciones en un Grupo Abierto de Trabajo de la Asamblea General sobre Reforma del Consejo de Seguridad.

Posteriormente, fue incluida una mención en la Declaración final de la XVIII Cumbre del Mecanismo (Río de Janeiro, 4 y 5 de noviembre de 2004), relativa a la necesidad de que la reforma de la ONU tenga un carácter integral, que contemple a la Asamblea General, el Consejo de Seguridad y el Consejo Económico y Social, así como la prevención del surgimiento de situaciones que afecten la paz mundial.

Desarrollo sostenible

El principio del desarrollo sostenible ha sido respaldado plenamente por los países miembros del Grupo de Río, quienes han estado profundamente involucrados en la definición del tema, en destacar sus vínculos con el desarrollo social, y en subrayar que las responsabilidades de los miembros de la comunidad internacional son comunes pero diferenciadas. El Grupo apoyó la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, que tuvo lugar en Río de Janeiro, en 1992.

Como seguimiento a la Cumbre de la Tierra, el G-Río se comprometió a seguir avanzando hacia el desarrollo sostenible a través de la ejecución de las decisiones y compromisos asumidos en Río, así como a fortalecer sus esfuerzos para este fin.

Asimismo, el Grupo de Río tuvo una influencia decisiva en la elaboración del Plan de Acción de la Cumbre de las Américas sobre Desarrollo Sostenible, adoptado en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en diciembre de 1996. La expresión más completa del consenso del Grupo de Río en materia de desarrollo sostenible es la Declaración del Grupo de Río sobre Desarrollo Sostenible del 23 de junio de 1997, que fue entregada como un aporte al XIX Periodo Extraordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Cooperación internacional y prevención y atención de desastres naturales

El tema de la cooperación internacional en materia de desastres naturales fue incorporado en la agenda de la XVIII Reunión Ordinaria de Ministros de Relaciones Exteriores de Grupo de Río (Veracruz, México, 19 de marzo de 1999). En esa ocasión, los Cancilleres expresaron la necesidad de “impulsar acciones conjuntas de cooperación internacional, de carácter permanente, en materia de desastres naturales, en sus tres fases: prevención, atención de la emergencia y reconstrucción, mediante la vinculación y coordinación de los mecanismos nacionales y regionales de protección civil.”

En el marco de la XIII Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de Río (México, 28 y 29 de mayo de 1999), los Cancilleres abordaron nuevamente el tema y analizaron un documento actualizado sobre la “Prevención y atención de desastres naturales”. Asimismo, emitieron una declaración sobre “Cooperación Técnica para la Prevención y Atención de Desastres de Origen Natural”, en la que establecieron un Grupo de Trabajo Ad-hoc en la materia, con la participación de representantes de organismos gubernamentales especializados y de dependencias responsables de la cooperación internacional, para formular una propuesta sobre acciones específicas de prevención, alerta temprana, emergencia, mitigación, rehabilitación y reconstrucción, que contribuyan a reducir los riesgos y a aminorar el impacto en las políticas de desarrollo de nuestros países frente a desastres de origen natural.

De conformidad con el mandato de los Cancilleres del Grupo de Río, la I Reunión del Grupo de Trabajo Ad-hoc sobre Cooperación Técnica para la Prevención y Atención de Desastres de Origen Natural tuvo lugar en la Ciudad de México los días 13 y 14 de septiembre de 1999. Los representantes de los organismos gubernamentales especializados y de las dependencias responsables de la cooperación internacional de los países miembros del Grupo de Río que participaron en la reunión, formularon un informe con un documento de recomendaciones sobre la cooperación internacional en la prevención y atención de desastres de origen natural y sobre el tema de ciencia y tecnología en la prevención de desastres.

Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC)

En el año 2000, el Grupo abordó el tema de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC) para analizar las potencialidades y desafíos de los países de América Latina y el Caribe en materia de competitividad y empleo. Al respecto, los países miembros destacaron que el reciente y rápido desarrollo de las TIC crean nuevas oportunidades y retos para los Gobiernos en áreas muy diversas que van desde la salud, la educación y el trabajo, hasta temas como la gobernabilidad, el combate a la corrupción y aspectos económicos, comerciales y financieros.

En ese contexto, los Ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de Río, en ocasión de la XX Reunión Ministerial del Grupo, celebrada en Santiago de Chile, el 27 de marzo de 2001, acordaron constituir un Grupo de Trabajo sobre Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, con el objetivo de hacer recomendaciones y proponer cursos de acción a los Jefes de Estado y de Gobierno sobre la manera de adoptar, incrementar y ampliar los beneficios del uso de las TIC en la región, en el contexto de la Nueva Economía.

La primera reunión de este Grupo de Trabajo, tuvo lugar en Santiago, Chile, el 15 de junio de 2001, su propósito fue considerar el documento “Nueva economía, brecha digital y empleo: propuestas para la integración de América Latina a la sociedad de la información”.

En la Declaración de Santiago de 2001 (Santiago, Chile, 17 y 18 de agosto de 2001), los países del mecanismo se comprometieron a implementar las recomendaciones hechas por el Grupo de Trabajo sobre TIC a fin de adoptar, incrementar y ampliar los beneficios del uso de las tecnologías de la información en nuestros países y en la región.

El Grupo adoptó el documento “América Latina hacia la Sociedad de la Información: los desafíos de la economía, la competitividad y el empleo”, que refleja las experiencias de los países de la región en la utilización de las tecnologías de la información y de las comunicaciones, así como recomendaciones y cursos de acción para adoptar, incrementar y ampliar los beneficios de su utilización en nuestros países.

En la XVIII Cumbre del Grupo (Cusco, Perú, 23 y 24 de mayo de 2003), se decidió intensificar el intercambio de información y consulta de la región a la luz de la Cumbre sobre la Sociedad de la Información, a fin de examinar posibilidades de acción conjunta y fortalecer la contribución de la región en esta materia.

Haití

El tema de Haití se mantuvo en la agenda del Grupo de Río desde la salida del ex Presidente Jean Bertrand Aristide, el 29 de febrero de 2004. En la XVIII Cumbre del Grupo de Río (Río de Janeiro, 4 y 5 de noviembre de 2004), la situación en Haití constituyó el tema central, hecho que recuperó los orígenes del Grupo de Río al buscar contribuir a la solución de las crisis políticas de la región y al proyectarlo hacia la comunidad internacional como un actor relevante en la solución de conflictos internos.

En este contexto, el Presidente de México, Vicente Fox se refirió en particular al compromiso de los miembros del Grupo de Río con la solución a Haití, destacando la importancia de que las acciones se realicen de manera coordinada, definiendo la responsabilidad que cada miembro del Grupo esta asumiendo. La propuesta del Presidente Fox fue incluida en la Declaración Política de la reunión.

En la XII Reunión Ministerial Institucionalizada con la Unión Europea (Luxemburgo, 27 de mayo de 2005), se destacaron los esfuerzos de la comunidad internacional, en particular de la MINUSTAH y el papel de la OEA. En este contexto, se reconoció que el establecimiento de la paz mediante el diálogo y la reconciliación política, la seguridad y la reconstrucción social y económica de Haití, resultan desafíos compartidos y preocupaciones prioritarias; se reitera la necesidad de trabajar con el gobierno de transición para respetar el calendario electoral; así como la necesidad de liberar en el corto plazo los fondos prometidos por la comunidad internacional y por las instituciones financieras internacionales.

En la Declaración de Mar del Plata (Argentina, noviembre de 2005), el Grupo de Río reiteró su compromiso para seguir cooperando solidariamente en el diseño de una estrategia de largo plazo para contribuir al desarrollo económico y social de Haití. El 17 de febrero de 2006, el Grupo de Río emitió una declaración en la que expresa su satisfacción por la exitosa conclusión del proceso electoral presidencial de Haití y aplaude el anuncio de la Comunidad del Caribe, CARICOM para readmitir a ese país en el Consejo de la Comunidad.

Asimismo, los Ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de Río, en ocasión del XXVII Reunión de Cancilleres (Georgetown, Guyana, 20 de junio de 2006), adoptaron un comunicado sobre la situación en Haití, en el que se congratulan por el establecimiento del Gobierno bajo el liderazgo del Presidente Rene Préval. Expresaron su satisfacción por la reincorporación de Haití al Consejo de la CARICOM. El Grupo de Río también se comprometió a continuar su cooperación a fin de atender las múltiples necesidades de ese país caribeño”.

Grupo de Río - CALC - CELAC

Tras el fracaso de la OEA como ente de integración y debate, así como el nacimiento de experimentos microregionales como la UNASUR y el MERCOSUR, varios líderes latinoamericanos entre los que se destacan Hugo Chávez y Luiz Inácio Lula da Silva -ambos presidentes de Venezuela y Brasil respectivamente-, comenzaron a explorar la idea de establecer un ente donde convergieran todos los países de la región de América Latina y el Caribe.

La oportunidad se presentaría durante la celebración de la llamada Cumbre de la Unidad, de América Latina y el Caribe, celebrada los días 22 y 23 de febrero del 2010 en Playa del Carmen, México, en la que se decidió la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que heredaría los cometidos del Grupo de Río y de la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC).

Durante la cita mexicana, se acordó establecer un cronograma que incluiría una próxima cumbre en Venezuela, donde se daría formalmente creada la CELAC y luego una cita en Santiago de Chile, en medio de la cumbre del Grupo de Río donde se revisaría la estructura de la futura organización.

Entre los días 2 y 3 de diciembre de 2011 se realizó la cumbre fundacional de la CELAC con la presencia de los Presidentes y Jefes de Gobierno de 33 países latinoamericanos y caribeños, el lugar escogido para la histórica cita fue Caracas, capital de Venezuela.

Declaraciones

Fuente

  • Qué es el Grupo de Río. Disponible en: SELA. Consultado el 23 de octubre de 2012.
  • Antecedentes del Grupo de Río. Disponible en: SELA. Consultado el 23 de octubre de 2012.
  • Troika y Secretaría Pro Tempore del Grupo de Río. Disponible en: SELA. Consultado el 23 de octubre de 2012.
  • Objetivos del Grupo de Río. Disponible en: SELA. Consultado el 23 de octubre de 2012.
  • Países miembros del Grupo de Río. Disponible en: SELA. Consultado el 23 de octubre de 2012.
  • Niveles de diálogo del Grupo de Río. Disponible en: SELA. Consultado el 23 de octubre de 2012.
  • Temas relevantes en la Agenda del Grupo de Río. Disponible en: SELA. Consultado el 23 de octubre de 2012.
  • Recibe Chile secretaría pro témpore de Grupo de Río. Disponible en: Cubadebate. Consultado el 23 de octubre de 2012.
  • Qué es el Grupo de Río. Disponible en: Presidencia de la República de México. Consultado el 23 de octubre de 2012.