Saltar a: navegación, buscar

Jacobo II

Jacobo II
Información sobre la plantilla
Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda
Jacobo II .jpg
Reinado 6 de febrero de 1685 - 11 de diciembre de 1688
Nombre real Jacobo II
Nacimiento 9 de mayo de 1936
Hoylake, ciudad costera en la ciudad metropolitana de Wirral, en Merseyside, Bandera de Inglaterra Inglaterra
Fallecimiento 16 de septiembre de 1701
Londres, Bandera de Inglaterra Inglaterra
Entierro Capilla de los Benedictinos Ingleses de San Edmundo, París
Predecesor Carlos II
Sucesor Guillermo III y María II
Consorte María de Módena
Cónyuge/s Ana Hyde
Residencia Bandera de Inglaterra Inglaterra
Casa Real Casa de Estuardo
Padre Carlos I
Madre Enriqueta María de Francia
Jacobo II. Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda, perteneciente a la dinastía Estuardo. Era el segundo hijo de Carlos I.

Datos biográficos

Nacimiento

Nació en el Palacio de St. James, Londres, Inglaterra; el 14 de octubre de 1633, siendo el tercer hijo varón —pero segundo superviviente— de Carlos I de Inglaterra y de Enriqueta María de Francia.

Desempeño

Durante la revolución parlamentaria de 1642, que terminaría con la ejecución de su padre, Jacobo fue hecho prisionero; pero consiguió huir al extranjero en 1648. Tras la restauración de la monarquía en la persona de su hermano, Carlos II (1660), fue nombrado almirante y se distinguió en las guerras navales contra Holanda. En 1671 se convirtió al catolicismo, por lo que fue destituido de sus cargos públicos en virtud de la Ley del Test, que excluía a los que no fueran anglicanos del servicio de la Monarquía (1673); incluso tuvo que huir de Inglaterra a raíz del descubrimiento de una conspiración católica en 1678.

Sin embargo, su hermano impidió que el Parlamento le apartara de la sucesión, de modo que, al morir éste en 1685, Jacobo accedió al Trono. En 1687 eliminó las discriminaciones legales contra los católicos, implantando una amplia tolerancia religiosa. Ello le enfrentó con la Iglesia anglicana y con el partido tory, que vinieron a unirse a la oposición radical de los whigs contra las tendencias absolutistas de los Estuardo; estas posturas se endurecieron cuando el nacimiento de un príncipe heredero (Jacobo III) pareció asegurar la continuidad de una dinastía católica. Los líderes protestantes ingleses, que dominaban el Parlamento, lanzaron una revolución en defensa de la monarquía parlamentaria y de la preeminencia de su religión en 1688, e invitaron al estatúder de las Provincias Unidas de los Países Bajos, Guillermo III de Orange, a disputarle el Trono a Jacobo (alegando los derechos que le pudieran corresponder por estar casado con la hija primogénita de éste, María II).

Usurpamiento del poder

Guillermo desembarcó en Inglaterra y, apoyado por las fuerzas parlamentarias, arrebató el Trono a Jacobo; éste intentó recuperarlo desde Irlanda, pero fue derrotado en la batalla de Boyne (1690). Tras la Capitulación de Limerick (1692) se exilió en Francia, donde pasó el resto de su vida intentando recuperar el Trono inglés; pero sólo después de su muerte fue coronada una hija suya, Ana I.

Reinado de Jacobo II

Carlos II muere sine prole legitima (sin descendientes legítimos), el 6 de febrero de 1685, y convirtiéndose al catolicismo romano en su lecho de muerte; fue sucedido por su hermano, que reinó en Inglaterra e Irlanda como Jacobo II y en Escocia como Jacobo VII. Jacobo fue coronado en la Abadía de Westminster el 23 de abril de 1685 pero un día antes, el 22 de abril, había sido coronado junto a su esposa -la cual no pudo asistir a la ceremonia "oficial" por su religión- según los ritos católicos en el Palacio de Whitehall.

En un comienzo no hubo mucha oposición abierta al nuevo soberano y muchos conservadores anglicanos incluso lo apoyaron. El nuevo Parlamento que abrió en mayo de 1685 parecía favorable a Jacobo, acordando concederle una generosa renta.

En 1685 el Rey sobrevivió milagrosamentea un naufragio en el Solent. El músico Henry Purcell compuso su obra They that go down to the sea in ships para ser interpretada por el extraordinario barítono John Gostling en conmemoración de dicho acontecimiento.

Jacobo tuvo que hacer frente a la Rebelión de Monmouth conducida por el hijo ilegítimo de Carlos II, James Scott, primer Duque de Monmouth. Este se autoproclamó rey el 20 de junio de 1685, pero fue derrotado luego en la Batalla de Sedgemoor. Monmouth fue ejecutado en la Torre de Londres poco después (15 de julio). A pesar de la escasa ayuda popular a Monmouth, Jacobo comenzó a desconfiar de sus súbditos.

Sus jueces —el más notable de los cuales fue George Jeffreys (apodado el "Juez Ahorcador")— castigaron a los rebeldes de manera brutal. Los llamados "Juicios Sangrientos" de Jeffreys hicieron que el público viera a su rey como un gobernante cruel y bárbaro. Para protegerse contra otras rebeliones, Jacobo intentó establecer a un grueso y poderoso ejército. Al poner a católicos romanos a cargo de varios regimientos se buscó un conflicto con el parlamento. El Parlamento entraba en receso en noviembre de 1685, no volviendo a reunirse otra vez durante el reinado de Jacobo.

La tensión religiosa se intensificó en 1686. En el caso Godden vs. Hales, una sala de jueces de la Corte de la Cámara del Rey fue forzada por Jacobo a declarar que éste podría ser dispensado de las restricciones religiosas impuestas por el Acto de Prueba. Aprovechándose del poder que esta dispensa le otorgaba, Jacobo permitió y causando una gran polémica, que algunos católicos romanos ocuparan los cargos más altos del reino. Él recibió en su corte al Nuncio Papal Ferdinando d'Adda, el primer representante de Roma en Londres desde el reinado de María I. El confesor jesuita del rey, Eduardo Petre, era un objeto especial de la ira de los protestantes. Estas políticas hicieron que el rey perdiera la ayuda de sus antiguos aliados, los Tories.

Jacobo entonces pidió la suspensión de Enrique Compton, el anticatólico Obispo de Londres, mientras que otros anglicanos en cargos políticos fueron despedidos. En la Declaración de Indulgencia de 1687, Jacobo suspendió las leyes que castigaban los católicos romanos y otros disidentes religiosos. No está claro si Jacobo publicó la Declaración para ganar la ayuda política de los disidentes o si él de verdad estaba defendiendo la libertad de religión. Jacobo también disolvió definitivamente el Parlamento en 1687, luego de reformar el gobierno para reducir en poder de la nobleza.

El rey también provocó la oposición por sus políticas en lo referente a la Universidad de Oxford. Él ofendió a los anglicanos permitiendo que los católicos obtuvieran posiciones importantes en la Christ Church y la University College, dos de las más grandes colegios de Oxford. De la misma forma acrecentó su impopularidad despidiendo a los protestantes del Magdalen College, colocando a elementos enteramente católico en su lugar. En el colmo de la controversia, Jacobo acreditó al Nuncio Papal y le concedió cargos gubernamentales a cuatro obispos católicos.

También concedió a tres londinenses y a un católico de Virginia (Jorge Brent) la autorización para el establecimiento de hugonotes franceses en la zona de Brenttown (Brenton), de 121 km² a cambio del viejo condado Príncipe Guillermo en Virginia, en 1687. Ricardo Foote, sobrino de Nicolás Hayward (uno de los fundadores), se estableció en Chotank, en el condado del Rey Jorge, en Virginia, para manejar el proyecto. Hayward estableció en Brenttown a los católicos ingleses después de que la Revolución Gloriosa eliminara a la mayoría de los protestantes franceses, obligándolos a abandonar Inglaterra.

Muerte

Falleció el 16 de septiembre de 1701; en Londres, Inglaterra.

Fuentes