Saltar a: navegación, buscar

Jaguar

Este artículo trata sobre Jaguar. Para otros usos de este término, véase Jaguar (desambiguación).
Jaguar
Información sobre la plantilla
Jaguar2.jpg
Jaguar
Clasificación Científica
Nombre científicoPanthera onca
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Carnívora
Familia:Felidae

Jaguar. Felino perteneciente al reino animal. Este animal se encuentra en peligro de extinción. Su distribución natural comprende América del Norte, América Central y América del Sur, desde el suroeste de los Estados Unidos hasta el norte de Argentina. En los Estados Unidos está prácticamente exterminado.

Características

El Jaguar es el felino más grande de la América. Un jaguar adulto grande puede llegar a medir hasta 1.7 metros de longitud, con una altura en los hombros de 75 cm. Los de las subespecies más grandes tienen un peso promedio de 100 Kilogramos.

En la naturaleza el Jaguar ocurre en dos coloraciones básicas. En la coloración más frecuente el pelo es amarillo rojizo con pintas negras. Las pintas en el cuerpo se presentan en patrones circulares en forma de rosetas. Esta coloración es muy similar a la coloración del Leopardo de África y Asia. En el zoológico podemos diferenciar a estas dos panteras por ser el Jaguar algo más grande y robusto; y aunque los colores del pelo son muy parecidos, usualmente las rosetas en el Jaguar son más grandes.

El otro color es la forma melánica donde el amarillo es suplantado por pardo oscuro. El pardo oscuro varía en intensidad entre los ejemplares, algunos son negros mientras que otros son un color pardo con las manchas usuales.

Esta pantera no es solamente grande, también sus colmillos son relativamente más grandes que los de otros félidos de similar tamaño. La fuerza en la mordida es también superior a la de algunos de sus parientes, poco más de una vez y media que la del Puma, que de por sí es bien peligroso. El jaguar muchas veces mata a su presa mordiéndole la cabeza; en la familia Felidae esta técnica es solamente empleada por esta pantera.

La piel tiene fondo amarillo rojizo, excepto en el interior de las orejas, en la parte inferior del hocico, las mandíbulas, la garganta y demás partes bajas del cuerpo, donde el color es más pálido; en la parte inferior de las patas predomina el blanco. Además tiene las características manchas negras, tipo rosetas, redondas, alargadas o rayas irregulares que se bifurcan en la cruz y vuelven a juntarse en el lomo, formando en los flancos líneas más o menos paralelas; más pequeñas en la cabeza, el cuello y las patas que en el resto del cuerpo. La cola tiene anillos en su tercio posterior. No hay dos jaguares con el mismo patrón de manchas.

El peso de un jaguar adulto va de 45 a 130 kg dependiendo de la subespecie, pudiendo llegar a pesar 150 kg. Las hembras son entre un 10 y 20 por ciento más pequeñas que los machos.

Su longitud es de 1.70 a 2.30 metros. Su cola mide entre 45 y 75 centímetros. La esperanza de vida de un jaguar en cautividad es de 22 años. En el entorno salvaje probablemente es de 10 años, excepto en raras ocasiones que puede llegar hasta los 20 años. En contraste con los otros grandes felinos, el jaguar gruñe pero rara vez ruge. Posee hábitos nocturnos, aunque tiene algo de actividad durante el día.

La agudeza de sus sentidos del olfato y el oído y sus habilidades para correr, trepar árboles, nadar y moverse agazapado tras una presa lo convierten en un excelente cazador. Al estar habituado a biomas selváticos con poca luz, aunque su área de dispersión llegó a abarcar praderas y estepas, posee ojos nictálopes, que permiten una notable visión en la oscuridad, merced a una membrana reflectante en el fondo del ojo que concentra la luz en el campo focal de la retina. Esta es la razón por la cual cuando enfocas con una luz a un gato en la noche, sus ojos parecen iluminarse, porque reflejan mucho la luz.

Por otra parte, y a diferencia de otros felinos, son excelentes nadadores y están también adaptados para la caza de presas acuáticas y subacuáticas desde la superficie; en tales casos, las vibraciones de los peces, yacarés y tortugas les llegan nítidamente a través de sus patas y bigotes. Su olfato está muy bien desarrollado y puede detectar por el olor presas a bastante distancia, en tales casos abre la boca facilitando así una mejor llegada de las moléculas odoríferas a sus órganos olfativos.

Reproducción

El tamaño y la defensa de sus territorios varían en función de la disponibilidad de alimento y de las oportunidades de reproducción. Durante el día los machos suelen desplazarse unos 3,3 kilómetros y las hembras 1,8 kilómetros por sus territorios. Ambos sexos tienden a desplazarse mayores distancias en la época seca, posiblemente por la mayor escasez de alimento.

Los machos tienen territorios mayores que los de las hembras y aunque estos territorios no se sobreponen con el de otros machos, si lo pueden hacer con los territorios de algunas hembras adultas. La delimitación del territorio, lo hacen mediante marcaje de orina, excrementos u otro tipo de señales, como rascaduras en árboles o vocalizaciones. En caso necesario para defender el territorio, pueden llegar al enfrentamiento directo.

Los territorios de los machos alcanzan extensiones hasta de 380 kilómetros cuadrados, mientras que las hembras ocupan territorios hasta de 134 kilómetros cuadrado en promedio. Cuando el hábitat es óptimo y la densidad de jaguares es alta, los machos ocupan pequeños territorios de aproximadamente entre 30 y 50 kilómetros cuadrados mientras que una hembra entre 15 y 25 kilómetros cuadrados. Las hembras alcanzan la madurez sexual entre dos y dos años y medio, mientras los machos entre tres y cuatro años de edad. La última reproducción suele ser a los 8 años.

Aunque durante la mayoría del año el jaguar es un animal solitario, llegada la época de celo buscarán un compañero o compañera; la época de cela en los trópicos no está limitada a ninguna estación del año en particular, aunque en algunas áreas geográficas se puede encontrar la época de reproducción asociada a alguna época climática especifica. Esto ocurre en zonas donde las estaciones hidroclimáticas son muy marcadas y pueden influir en la disponibilidad de presas.

Entonces pasarán 4 o 5 semanas con la pareja elegida. Durante el celo el comportamiento de la hembra cambia. Su apetito no decrece, pero gruñe, se frota contra objetos y rueda en el suelo frecuentemente. Durante el apareamiento, la hembra es ruidosa, mientras el macho no.

Tras un periodo de gestación de alrededor de entre 93 y 110 días, unos 100 días de media, la hembra selecciona un lugar protegido para dar a luz a sus crías. El nacimiento suele ocurrir durante la estación de lluvia, cuando hay mucha comida y entre los matorrales impenetrables de la selva. Elige lugares como cuevas, huecos entre las raíces de los árboles, matorrales o rocas y en los taludes que se originan en las orillas de los ríos.

Tienen partos de 1 a 4 cachorros, que al nacer son ciegos y pesan entre 700 gramos y 900 gramos. Los cachorros nacen con un pelaje largo, lanoso y de color pálido, con un patrón moteado de manchas negras redondeadas con coloración pálida en el centro, curiosamente en la cara presentan rayas negras. Toman la coloración definitiva de adulto a los 7 meses. Después de 2 semanas abren los ojos.

Las hembras se encargan exclusivamente del cuidado de las crías. Al principio la madre y sus crías viven en una madriguera en el suelo o en un árbol y, en situaciones de peligro, traslada las crías con la boca. Después de 6 u ocho semanas, los pequeños acompañan a su madre en sus excursiones. A partir de los 3 a 6 meses dejan de mamar, y hasta los dos años viven y cazan con su madre. A partir de entonces se independizan de la madre y comienzan su proceso de dispersión y búsqueda de territorio propio. Este proceso de dispersión coincide con el celo de la madre.

Alimentación

Su alimentación se compone de animales grandes, medianos y chicos como ganado vacuno, formado por vaca y toro, venado y tapir. Son muy activos en las noches pero no es raro verlos en el día. Cazan en el amanecer y el atardecer.

El jaguar es considerado un carnívoro oportunista y su dieta depende de la densidad y disponibilidad de las presas. Más de 85 especies han sido registradas en la dieta del jaguar. Las grandes presas, como pecaríes, tapires y ciervos son de sus favoritas, aunque también se alimenta de otros mamíferos como mono y el oso perezoso, dependiendo siempre de su disponibilidad en cada lugar. Hay que tener en cuenta que por ejemplo los grandes herbívoros están en menor cantidad en la selva que en zonas más abiertas, donde son más tendentes a formar grandes grupos; esta es una de las causas que marcan la diferencia en su alimentación en selvas y zonas abiertas. También caza rana, tortuga, serpiente e incluso puede atacar a un caimán, aunque sean significantemente más grandes que él. También come peces y pájaros que tienen sus nidos en el suelo.

En lugares donde habita el jaguar y hay ganado se dan casos de que cace a estas presas fáciles, debido a la escasez de sus presas naturales y la pasividad de estas nuevas presas.

Come sus presas pequeñas enteras y de inmediato. Cuando caza una presa grande, come una parte y se retira para hacer una siesta y luego regresa más tarde para acabársela. Si un jaguar mata a un animal fuera del bosque se lo lleva adentro. A veces incluso arrastra su presa a través del río.

La abertura máxima de la boca conocida está en un ángulo de aproximadamente 65 a 70°. Esta característica unida a sus fuertes caninos le son vitales para cazar: en efecto, su técnica de caza es el acecho, que culmina con un salto inesperado y un mordisco en la nuca para romper las vértebras cervicales o el cráneo de su víctima. La perforación del cráneo solo la realizan los jaguares de entre los grandes felinos para matar a sus presas. Su gran cabeza y grandes y fuertes caninos podrían ser una adaptación a abrir grietas en animales blindados tales como algunos reptiles o tortugas.

Nombres del Jaguar

La cantidad de nombres que recibe el jaguar es impresionante, y difiere mucho de unos países a otros, por lo que el uso de su nombre científico al hablar del jaguar en un medio de difusión a nivel internacional es importantísimo.

Jaguar111.jpg
  • Bolivia: Jaguar, Yaguareté, Tigre Americano.
  • Colombia: Jaguar, Mancueva, Mano de lana, Mano de plomo, Onza pintada, Otorongo, Pantera, Tigre, Tigre amapolo, Tigre Malibú, Tigre mariposo, Tigre negro, Tigre pintado, Tigre pintamenuda, Tigre pintamenidita, Tigre real, Tigre serrano, Uturuncu, Yaguar, Yavarete, Zawuaarete, Sipgua en lengua muisca chibcha.
  • Ecuador y Panamá: Jaguar, Tigre.
  • Perú: Jaguar, Otorongo, Tigre.
  • Venezuela: Daaba (Barí), Ira (Yanomami), Gápanemé (Yaruro), Pondamé (Yaruro), Sabraba (Barí), Tigre , Tigre mariposo, Toobe (Warao), Washaema (Yanomami), Yaguar.
  • Brasil: Onca, Onca Pintada, Onca Cangucu
  • Guayana Francesa: Tigre Marqué
  • Paraguay: Jaguareté
  • Surinam: Penitigri.
  • Argentina: Tigre; en el noroeste argentino, Salta y Jujuy, se le dice Tigre Manincho a los Jaguares que, según los pobladores locales, son más pequeños, distinguiendo entre estos y otros más altos y de patas más largas, aunque no hay evidencias científicas de ello. Uturunco, Quechua, noroeste de Argentina.

En casi toda su área de distribución actual en Argentina y en muchos otros países se lo llama popularmente Tigre, debido al parecido que encontraron los primeros conquistadores de América con el gran felino asiático y con el que lo bautizaron, casi con seguridad, para siempre.

Importancia

El Jaguar es el depredador de mayor talla en el Neotrópico y desempeña un papel ecológico fundamental, pues afecta las densidades poblacionales de sus presas y es una factor limitante de éstas. La desaparición de los jaguares puede causar cambios en los ecosistemas. Eliminar a los grandes carnívoros de un ecosistema tiene un impacto en la abundancia de diversas especies, ya que su ausencia puede generar el crecimiento poblacional de las presas y de depredadores de menor tamaño; esto, a su vez, puede tener implicaciones severas en la dinámica de la comunidad y el ecosistema, que finalmente conduzcan a sistemas ecológicos simplificados y empobrecidos.

El jaguar es más activo durante el atardecer y la noche. Siendo un corredor de corta distancia bastante rápido caza su presa principalmente en el suelo. Es un gran nadador y puede incluso cruzar ríos con una anchura de varios kilómetros.

El jaguar pasa más del 50% de su tiempo cazando y, entonces, puede cubrir una distancia de 3 o 4 km al día e incluso más durante sequías cuando hay poca comida. El jaguar tiene un territorio fijo que puede cubrir hasta 40 km2.

Fuentes