Saltar a: navegación, buscar

Lucian Freud

Lucian Freud
Información sobre la plantilla
Lucienfreud.jpg
Retrato de Freud
NombreLucian Freud
Nacimiento9 de diciembre de 1922
Berlín,Alemania,Bandera de Alemania
Fallecimiento20 de julio de 2011
Londres,Bandera de Inglaterra
NacionalidadInglesa
Ocupaciónpintor
CónyugeKathleen Garman Epstein(1948), Caroline Blackwood(1953), Bernardine Coverley(1959)
PadresErnst Ludwig Freud(padre), Lucie Brasch(madre)

Lucian Freud , pintor inglés de origen alemán, creador de obras precisas y realistas, conocido por su extraordinaria maestría en la representación de las figuras humanas.

Nacimiento

Lucian Freud nació en Berlín el 9 de diciembre de 1922, en el seno de una familia judía acomodada; su padre era arquitecto y su madre había realizado estudios universitarios de humanidades en Mónaco.

Biografía

Lucian Freud a los doce años se inició en el estudio del dibujo y con tan sólo diecisiete logró que le publicaran una obra en la revista Horizon. Con la subida al poder del Partido Nacional Socialista, en 1933 la familia de Lucian Freud se marchó a Londres. Allí se instalaron y consiguieron, en 1939, la nacionalidad inglesa. Entre 1938 y 1939 asistió a clases de dibujo en la Central School of Arts and Crafts de Londres y en la East Anglian School of painting and drawing de Dedham. Durante la Segunda Guerra Mundial, en 1941, se marchó a Liverpool para embarcarse como marino mercante, destino en el que tan sólo duró tres meses, pues fue declarado no apto para el puesto. De regreso en Londres, alquiló un estudio y retomó la práctica del dibujo y la pintura desarrollando sus propias pautas estéticas. Se dedicó con especial interés al género del retrato y uno de los principios que como pintor se marcó fue «no aburrir al retratado».

Primera exposición de Freud

En 1944 la galería londinense Lefevre organizó la primera exposición individual de Lucian Freud, y en 1946 realizó un viaje a París que le ocupó un par de meses. Allí conoció a Picasso y a Giacometti, entre algunos de los grandes artistas del momento. En la capital francesa, el ambiente artístico y literario estaba dominado por la corriente existencialista, cuyo máximo exponente era el filósofo y escritor Jean-Paul Sartre.

Matrimonios

En 1948 contrajo matrimonio por primera vez con Kathleen Garman Epstein, con quien tuvo dos hijas. Con frecuencia, Kathleen posó para él como modelo. Tras el divorcio de su primera esposa, se casó en 1953 con Caroline Blackwood, quien se divorció de él en 1959. Con su pareja Bernardine Coverley, tuvo dos hijas. Esther Freud, quien es una conocida escritora, casada con el actor David Morrisey y Bella Freud, diseñadora de modas. Además, tuvo cinco hijos con Suzy Boyt y otros cuatro con Katherine Margaret McAdam.

Vecindario

Lucian Freud se mantuvo al margen de todo grupo pictórico o escuela y vivió alejado de los focos culturales londinenses donde vivían habitualmente intelectuales y artistas. Prefirió instalarse en un barrio cuyos vecinos fueran gente sin trabajo fijo, desocupada y que le estimularan a trabajar, pese a lo cual nunca los utilizó como modelos para sus cuadros.

Amistades

Por las circunstancias históricas, pero sobre todo por cuestiones geográficas, la historiografía y la crítica contemporáneas le definieron como uno de los máximos representantes de la Escuela de Londres. Este nombre, utilizado por primera vez por uno de sus propios miembros, sirvió para reunir a un grupo de artistas compuesto por los pintores Francis Bacon, Raymond Mason,Michel Andrews,R. B. Kitaj, Frank Auerbach, Léon Kossoff y el propio Freud cuyo rasgo común, uno de los pocos, era que practicaban una pintura figurativa, frente a la corrientes abstractas dominantes en el expresionismo en Estados Unidos y en el informalismos en Europa.

Publicación de su primera revista

En 1954, junto con Ben Nicholson y Francis Bacon, representó a Inglaterra en la XXVII Bienal de Venecia. Ese mismo año, de 1954, publicó en la revista Encounter un breve artículo titulado «Some thoughts on painting» (“Algunas ideas sobre pintura”) donde, a la manera de aforismos, expuso su pensamiento acerca de la tarea del pintor y la pintura que él realizaba.

Posición al pintar

Freud pintaba sentado delante del caballete; pero por problemas con la visión derivados del exceso de concentración que esta postura exigía, optó por colocarse de pie. Este cambio de posición le permitió mayor movilidad ante el lienzo y la posibilidad de medirse con el modelo o con el asunto que pintaba. El hecho de pintar de pie también repercutió inmediatamente en el modo de manejar los pinceles, pues los movía con mayor facilidad y descubrió cómo era posible traducir las formas de los cuerpos y los objetos con el movimiento de los pinceles al deslizarlos sobre el lienzo. Este cambio en el modo de usar los pinceles responde también a la influencia que ejerció sobre él el pintor Francis Bacon, a quien conoció en 1944 y con el que establecido una larga amistad. De él realizó, a lo largo de las siguientes décadas, varios retratos y Bacon, por su parte, también lo retrató a él. Se comprueba que a partir de los años sesenta la pintura de Freud perdió progresivamente rigidez en favor de una mayor elasticidad. Este cambio también se debía a que, hacia 1954, Freud dejó de usar pinceles de marta para pintar con unos de cerdas más duras, de manera que el pincel dejaba su marca y se podía seguir la dirección de las pinceladas en el lienzo.

Perdida de rápidez al pintar

Se comprueba que a partir de los años sesenta la pintura de Freud perdió progresivamente rigidez en favor de una mayor elasticidad. Este cambio también se debía a que, hacia 1954, Freud dejó de usar pinceles de marta para pintar con unos de cerdas más duras, de manera que el pincel dejaba su marca y se podía seguir la dirección de las pinceladas en el lienzo. Este fenómeno, el propio Freud lo entendía como la manera que tenía la pintura para guiarle por el cuadro. Consideraba que de este modo la pintura se ponía en movimiento y, al dejar la huella de su paso por la superficie de la tela, le indicaba el camino a seguir. De esta observación Freud dedujo que la forma de los cuerpos surgía de las modulaciones de color, del modo como él deslizaba el pincel por el lienzo. Así, al trabajar mediante pinceladas sueltas, Freud transmitía cierta agitación y vivacidad a los cuerpos y los rostros que pintaba. Esta manera de pintar constituye una de las características fundamentales de su estilo pictórico.

Algo má de Freud

Por sus retratos se le ha acusado de falta de sentimentalismo y de que sus obras acusan cierta idea de desgarro más que de calidez humana. La razón es que Freud nunca ha pretendido idealizar a los modelos, presentarlos como imágenes de contenido exclusivamente erótico o limitarse a pintar un parecido. En cambio, Freud prioriza retratar amigos y conocidos, vestidos o desnudos, para revelar personalidades particulares. Lo que a él le interesa como artista es el ser humano en su conjunto y con todas sus complejidades. De ahí que Freud tampoco haya trabajado por encargo, ni siquiera el retrato que le hizo a la reina de Inglaterra, Isabel II, en el año 2001. A la hora de elegir a sus modelo, el único criterio que le guiaba era el de si iba a ser capaz de establecer una estrecha relación personal con la persona en cuestión. Así, la mayoría de las personas a las que ha retratado son miembros de su familia, amigos por los que siente un gran cariño o que le interesan especialmente por alguna particularidad.

Muerte

El 20 de julio de 2011, falleció "en paz" en su domicilio de Londres.

Sus pinturas

Las primeras pinturas de Freud a menudo están asociadas con el surrealismo y muestran personas y plantas en yuxtaposiciones inusuales. Estos trabajos están usualmente hechos con pintura muy fina y a partir de los años 1950 empezó a realizar retratos, muy a menudo desnudos, sin nada más, utilizando la técnica del empasto (o impasto).

Los temas de Freud son personas y sus vidas; amistades, familia, colegas, amantes y niños. En contadas ocasiones acepta retratos por encargo. Como él mismo dice en sus memorias: "El tema es autobiográfico, cuanto tiene que ver con la esperanza y la memoria y la sensualidad y la participación, la verdad..." "Pinto gente, no por lo que quisieran ser, sino por lo que son".

El uso de animales en sus composiciones está muy extendido y es a menudo característico que aparezcan las mascotas al lado de su propietario. Ejemplos de retratos de animales y personas en la obra de Freud incluyen:

Su pasión por los caballos le llevó a pintar los ejemplares de la escuela en Darlington, donde, además de montarlos, incluso dormía en los establos. De estos, cabe destacar los retratos de:

  • Grey Gelding (2003)
  • La yegua Skewbald (2004)
  • Yegua comiendo heno (Mare Eating Hay) (2006)

Valor de sus cuadros

Su cuadro "a la manera, al estilo de Cezanne" (after Cezanne) es notable por su forma inusual y el alto precio que pagó la Galería Nacional de Australia, de $ 7.4 millones de dólares americanos. Un retrato de pequeño formato de la reina Isabel II causó controversia, al mostrarla tan envejecida (o más) de lo que es. La prensa británica publicó críticas contrapuestas sobre él.

Sus cuadros en Museos

Pintor de producción no demasiado extensa y sumamente cotizado ahora, cuenta con apenas cinco ejemplos en España: cuatro en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, ("Reflejo con dos niños", "autorretrato", "Gran interior", "Paddington", "Último retrato" y "Retrato del barón" H.H. Thyssen-Bornemisza"), existe otro retrato del barón, de mayor formato, que al parecer lo heredó su hija Francesca. En museos de Hispanoamérica, hay que citar dos pinturas en el MUNAL de México y una en MALBA de Argentina.

Galería fotográfica

Véase también

Fuentes