Saltar a: navegación, buscar

Macao

Para otros usos de este término, véase Macao (desambiguación).
Macao
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: Macao
BanderaMacau.png
Bandera
EscudoMacau.png
Escudo
MacaoTAA.gif
Mapa o ubicación de Macao
Gobierno
Forma de gobierno:Región Administrativa Especial de Macau
Capital:Macao
Idioma oficial:Chino y Portugués
Fernando Chui Sai On Jefe EjecutivoLau Cheok Va, Presidente de la Asamblea Legislativa
Características Generales
Superficie:29.2 km² km²
Población
 • Densidad
556,400 hab. (2011) hab
17.310 hab/km² hab/km²
Moneda:Pataca
Gentilicio:Macaense
Macao. Es una pequeña región administrativa especial en la costa sur de China. Se localiza junto a la provincia de Guangdong, a 70 km al suroeste de Hong Kong, y a 145 km de la ciudad de Cantón.

Desde el 20 de diciembre de 1999, Macao es una de las dos regiones administrativas especiales de la República Popular China. Hasta esa fecha había estado bajo administración portuguesa durante casi 450 años. Como en Hong Kong, la Ley Básica de Macao garantiza el mantenimiento del sistema económico capitalista y de una amplia autonomía durante al menos 50 años. Se mantiene el sistema judicial establecido por Portugal, y el portugués, aunque se habla poco, se tiene como lengua oficial junto al chino.

Historia

Los portugueses ocuparon Macao el 14 de agosto de 1556. A partir de 1670, Portugal comenzó a pagar un gravamen a China por su presencia en el territorio. Macao prosperó por su ubicación en la ruta comercial entre Malaca y Japón.

Macao fue el lugar de entrada a China de los misioneros que buscaban la conversión de China al cristianismo, como el jesuita Matteo Ricci. La presencia de diversas órdenes religiosas, sobre todo jesuitas, dio un impulso a la educación en Macao.

La particularidad de Macao como pase europeo en China desaparece en 1842 al final de la Primera Guerra del Opio, cuando los británicos consiguieron la soberanía sobre Hong Kong. El puerto de Hong Kong aislaría a Macao a un segundo plano en el ámbito comercial. A pesar de esta crisis, la debilidad de la corte Qing en aquel momento permitió a Portugal suspender el pago, impuesto por el uso del suelo que Portugal pagaba a China y que suponía un reconocimiento implícito de la soberanía China.

Esta consolidación del control portugués sobre Macao se refleja también en el reconocimiento del territorio como provincia de Portugal en 1844. Hasta entonces, Macao dependía de las posesiones portuguesas en India. A pesar de que nunca se había producido una transferencia formal de soberanía, Portugal consideraba a Macao una parte integrante de su territorio en 1822 y con el cese del pago de tributo a China se confirmaba que el poder sobre Macao pertenecía a Portugal. En 1851 al territorio las islas Taipa y Coloane, triplicando así la superficie de Macao.

Durante el siglo XX, las políticas que sacudieron a China provocaron muchos movimientos migratorios hacia Macao. Esto se incrementó durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Macao, gracias a que Portugal se muestra neutral, se libró de la invasión japonesa. Tras la toma del poder del Partido Comunista Chino en China en 1949, muchos simpatizantes Kuomintang se refugiaron en Macao, donde se producirían numerosos momentos de tensión entre ambos partidos, en particular durante la Revolución Cultural.

Como Portugal, tenía dificultades para mantener el territorio de Macao, ofreció a China su devolución en dos ocasiones, primero en 1967 y luego en 1974. En aquellos momentos de agitación política bajo el maoísmo, el Gobierno chino rechazó la oferta de asumir la administración de Macao. En 1984, en acuerdo con el Reino Unido para la devolución de Hong Kong, la República Popular China comunicó a Portugal su intención de recuperar la administración de Macao el 20 de diciembre de 1999.

Gobierno

El jefe del ejecutivo es nombrado por el gobierno central de la República Popular China después de la selección por un comité electoral, cuyos miembros son electos por sujetos corporativos. El jefe ejecutivo preside un gabinete, entre 7 y 11 miembros.

La Asamblea Legislativa es el órgano legislativo del territorio consta de 23 miembros donde 8 miembros elegidos de forma directa, 8 miembros nombrados que representan a distritos electorales y 7 miembros nombrados por el jefe ejecutivo. La asamblea legislativa es responsable de hacer las leyes. El sistema legal está basado en gran parte en la ley portuguesa. El territorio tiene su propio sistema judicial independiente, con una corte suprema — La Corte Final de Apelación (CFA). Los jueces son seleccionados por un comité y designados por el jefe ejecutivo.

La legislación no resulta favorable a los sindicatos ni a los trabajadores y trabajadoras que intentan proteger sus derechos. La libertad sindical está garantizada por ley, pero no cubre a los funcionarios públicos ni a los trabajadores emigrantes. La negociación colectiva no está garantizada.

Derechos sindicales según la ley

Libertad sindical: La libertad sindical está garantizada por la sección 4 de la ley No.2/99/M. Pueden formarse sindicatos y cualquiera puede afiliarse a ellos. La sección 45 del Decreto-Ley No.24/89/M prohíbe el despido de los trabajadores por causas de afiliación sindical o de sus actividades sindicales. La sección 347 del Código Penal es ostensiblemente un disuasivo para impedir que las autoridades públicas se inmiscuyan en la libertad sindical de los trabajadores. No obstante, nuevas normas elaboradas por la Comisión Contra la Corrupción (CCAC) requieren que los funcionarios civiles obtengan la aprobación de la dirección antes de poder afiliarse a asociaciones o convertirse en figuras destacadas en asociaciones laborales, lo que supone una violación de la ley básica de la región administrativa especial de Macao. La Secretaria de Administración y Justicia, Florinda Chan, aceptó las críticas de los legisladores prodemocráticos e indicó que se establecerían normas complementarias para clarificar los artículos correspondientes.

No se dispone de más información al respecto. No hay garantías para la negociación colectiva: La sección 6 del Decreto-Ley No.24/89/M estipula que los acuerdos concluidos entre los empleadores y los trabajadores serán válidos. No obstante, no establece explícitamente que tales acuerdos deban ser concluirse o que deban involucrar la negociación colectiva.

Exclusión de los empleados/as públicos: Ciertas cláusulas tales como las secciones 3(2) y 3(3) del Decreto-Ley No.24/89/M excluyen específicamente a los empleados públicos y a los trabajadores/as emigrantes de la protección acordada por la legislación laboral.

Se está discutiendo la ley sindical: Tras haberse vetado una propuesta de ley sindical en 2005, los sindicatos continuaron presionando para que se apruebe una nueva ley. Pero el gobierno aún no ha facilitado una fecha para su establecimiento.

No se aceptan las enmiendas al código laboral: El segundo proyecto de enmienda al Código Laboral no contó con el apoyo de los sindicatos, ni siquiera del mayor sindicato pro-Beijing, la Asociación General de Trabajadores de Macao. Aunque había algunas enmiendas progresistas como permisos de maternidad más largos, el segundo proyecto también reducía el período de notificación en caso de despido y dimisión y no establecía el máximo de horas de trabajo ni el salario mínimo. Las enmiendas no se aprobarían y las discusiones continuarán en 2007.

Derechos sindicales en la práctica

Muchos sindicatos se asemejan más bien a las asociaciones de vecinos tradicionales, dedicados a promover actividades sociales y culturales más que a tratar sobre cuestiones relacionadas con el lugar de trabajo. Poder patronal: Es una práctica común en Macao que los trabajadores/as no tengan contratos formales de empleo con sus empleadores. De este modo, los empleadores tienen un poder ilimitado para modificar unilateralmente los salarios y las condiciones de trabajo de los empleados, o terminar su empleo, lo que equivale al despido.

En el contexto de este excesivo poder de los empleadores para actuar unilateralmente y sin ningún marco legal institucional para la negociación colectiva o incluso los contratos de empleo, los trabajadores son fácilmente intimidados y discriminados por sus actividades sindicales. El empleo de contratos temporales al parecer se ha incrementado, lo que reduce el número de trabajadores/as cubiertos por las jubilaciones, permisos de enfermedad, vacaciones remuneradas y otros beneficios, además de disminuir de forma efectiva los gastos salariales.

No hay protección para los huelguistas: Si bien se supone que el derecho de huelga está protegido por la ley, no existe la protección legal contra las represalias de los empleadores por participar en una huelga. Por esta razón, los huelguistas pueden ser despedidos durante o después de la huelga, independientemente de los resultados de las negociaciones.

Influencia de China: El gobierno de la República Popular China tiene una fuerte influencia sobre las actividades sindicales locales, inclusive la selección directa de la cúpula directiva de la mayor organización del sector privado, la Federación de Sindicatos. Prácticamente los seis sindicatos del sector privado pertenecen a esta federación pro Beijing, lo que ha socavado la independencia de los sindicatos, ya que la preocupación por apoyar las políticas del gobierno central, reduciendo al mínimo los disturbios en el lugar de trabajo, pasan por encima de la protección de los derechos e intereses de los miembros de los sindicatos. Se han producido informes de intimidación de aquellos que se manifiestan contra el gobierno de Beijing, tanto sobre política como con respecto a los derechos laborales.

Las organizaciones de la sociedad civil son muy débiles en Macao y la creciente influencia del gobierno central, combinada con una creciente prosperidad para muchos residentes, contribuirá sin duda a reducir los movimientos independientes de trabajadores.

Trabajadores/as emigrantes: El número de trabajadores/as emigrantes ascendía a 60.000 en octubre de 2006. Los emigrantes constituyen más de la décima parte de la población y 21 por ciento de la mano de obra. Cerca del 60 por ciento de los emigrantes provienen de la China continental, el 10 por ciento de Hong Kong y el resto del Sudeste asiático y otras regiones. Se les niegan las formas más básicas de protección. Si bien los trabajadores/as emigrantes generalmente disponen de contratos de empleo, no tienen derecho a la negociación colectiva ni a ningún recurso legal efectivo en caso de despido injustificado.

Les corresponde una indemnización si son despedidos antes de finalizar sus contratos, pero la práctica común es que los trabajadores/as emigrantes tengan contratos a corto plazo cuya no renovación equivale al despido. El empleo de mano de obra ilegal (y por tanto no protegida) es también un problema para las autoridades de Macao, que regularmente realizan redadas para combatir el empleo de extranjeros ilegales provenientes del Sudeste asiático y la China continental. Trabajan principalmente en la construcción, en pequeñas y medianas empresas y en el servicio doméstico. Se afirma que el elevado porcentaje de trabajadores/as extranjeros está erosionando la capacidad de negociación de los residentes locales para mejorar las condiciones de trabajo y los salarios.

Con el creciente número de proyectos de construcción (esencialmente casinos y hoteles) se ha registrado una relajación de las regulaciones, permitiendo la importación de mano de obra del continente. Muchos sindicatos y otros grupos han intentado asegurarse de que el empleo de mano de obra importada no afecte indebidamente el nivel salarial de los trabajadores/as locales y que los emigrantes estén también cubiertos por organizaciones sindicales.

Geografía

Macao está formado por tres partes: La península de Macao, unida al continente, y las dos islas de Taipa y Coloane. Macao fue una isla, pero gracias a las tierras ganadas al mar, Macao se convirtió en península en el siglo XVII, a consecuencia de lo cual se construyeron las puertas de la ciudad para separar la península del continente. Los registros precoloniales señalaban que Macao tenía una extensión de 2.78 km², pero comenzó a crecer a causa de los asentamientos portugueses. El crecimiento de la superficie se aceleró en el último cuarto del siglo XX, desde los 15 km² de 1972 a los 16.1 km² de 1983 y 21.3 km² en 1994. Donde más terreno se ha ganado al mar ha sido con las islas mencionadas. En 2000, el área total era de aproximadamente 23.6 km². La frontera de Macao con el resto de China, las llamadas Portas do Cerco, separan Macao de la Zona Económica Especial de Zhuhai (provincia de Guangdong), una de las ciudades costeras más prósperas, en parte por su proximidad a Macao. La península y las dos islas están unidas desde hace años por varios puentes.

Economía

Macao I.jpg

En la antigüedad, los comerciantes de la zona utilizaban un punzón para marcar las monedas extranjeras, y así permitir su circulación. Dos son las contramarcas que se emplearon con este objetivo; la primera, más antigua, contenía la leyenda “MACAO” en chino y fue estampada sobre piezas de 5 pesetas españolas, 5 francos franceses, 8 reales mexicanos, 960 reis brasileños, talers de María Teresa de Austria y pesos filipinos. Mientras que la segunda, que es más contemporánea, fue utilizada por los comerciantes chinos de las casas de juego.

Hoy en día la economía de Macao está basada de manera fundamental en el turismo y en los juegos. Macao recibe muchísimos visitantes de Hong Kong y, últimamente, de la China continental.

Junto con el rico patrimonio histórico de Macao, la mayor atracción para los visitantes es, sin duda, el juego. Dado que los casinos están prohibidos tanto en Hong Kong como en la China continental, Macao es el único lugar de China en el que se puede jugar dinero a juegos de azar legalmente. Este hecho, unido al creciente poder adquisitivo de la población china, ha provocado un crecimiento económico espectacular en los últimos años.

Demografía

La población de Macao está formada en un 98% por chinos han, principalmente cantoneses y algunos hakka, ambas de la cercana provincia de Guangdong. También hay población de origen japonés y filipino. La comunidad de los llamados macaenses, personas de ascendencia mixta asiática y portuguesa, constituyen alrededor del 1% de la población actual de Macao. Macao tiene la esperanza de vida más alta del mundo con 84.36.

El dialecto chino más hablado es el cantonés, aunque ha aumentado el número de hablantes de mandarín. El portugués, a pesar de su carácter cooficial, tiene una presencia muy reducida en el Macao. De hecho, el dialecto portugués que habló la comunidad macaense ya está prácticamente extinto, y son pocos los que mantienen un uso activo del portugués. El inglés, aunque no oficial, es ya el segundo idioma más usado en Macao.

Fuentes