Saltar a: navegación, buscar

Museo de la Lucha Clandestina

Museo de la Lucha Clandestina
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba
MuseoLuchaC.jpeg
Fundación:30 de noviembre de 1976
Tipo de unidad:Museo
País:Cuba
Dirección:Rabí No. 1, El Tivolí, Santiago de Cuba

Museo de la Lucha Clandestina,  institución cultural que atesora una parte de la historia relacionada con la lucha revolucionaria en la última etapa de la guerra de liberación nacional del pueblo cubano.

Ubicación

Está ubicado en el sitio histórico Loma del Intendente, en la barriada de El Tivolí en Santiago de Cuba. Fue inaugurado en 1976, al conmemorarse el XX Aniversario del levantamiento armado de Santiago de Cuba el 30 de noviembre de 1956. Por su valor desde los puntos de vista histórico, paisajístico y ambiental, fue declarado Monumento Nacional en 1979.

Antecedentes

El Tivolí, zona del centro histórico santiaguero, fue fundado a finales del Siglo XVIII por los inmigrantes franceses procedentes de Haití. A través de toda su evolución tuvo reconocimiento social, fundamentado en una constante actividad creativa de los franceses en diversas facetas de la cultura, que se mezclaron con las existentes en la época, conformando algunas de las costumbres y tradiciones que hoy se mantienen.

Entre las primeras viviendas construidas en el barrio, se destaca el edificio situado en Loma Hueca, que sirvió de residencia al Intendente; es por ello que el área donde está ubicada se le llamó a partir de entonces: Loma del Intendente.

Museo Lucha Clandestina Frente.jpg
La casa fue construida con un estilo Prebarroco en la primera mitad del Siglo XIX, entre 1813 y 1824. Durante los años 1865 a 1935, fue habitada por diferentes familias y en el período de 1940-1951, pasó a formar parte del Instituto de Segunda Enseñanza, que desde 1906 funcionaba en el edificio contiguo, instalándose en ella algunas aulas. Posteriormente, entre 1951 a 1956, el inmueble sufrió modificaciones nuevamente, al ser convertido en sede de la Estación de la Policía Nacional, que fue asaltada e incendiada el 30 de noviembre de 1956. En esta acción, debido a las llamas, la casa perdió todo su maderamen y estilo constructivo; conservando en su estructura, algunas paredes de mampostería sobre las que se erigió el Museo.

El proyecto de restauración y reconstrucción estuvo dirigido por el arquitecto Walter Betancourt. Consta de dos plantas, en las cuales están distribuidas sus cuatro salas de exposición permanente, oficinas, un salón de actividades y un amplio y bello patio en el cual se desarrollan acciones de carácter político-cultural.

Temática

El tema que trata el Museo a través de la exposición permanente de sus salas es el de la lucha contra la tiranía batistiana, destacando el papel de la ciudad de Santiago de Cuba, así como las acciones realizadas en las ciudades y poblados en apoyo al Ejército Rebelde del Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

En su contenido destaca las figuras de Frank País García y [[Celia Sánchez Manduley], quienes fueron artífices por excelencia de esa lucha en la clandestinidad, por su madurez política, organizativa y rectitud de principios, basados en la fidelidad a la palabra empeñada y el compromiso contraído, por su gran sensibilidad y capacidad movilizativa. El primero, jefe de acción de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio; la segunda, símbolo y exponente de la participación de la mujer en la lucha contra la tiranía.

Salas de exposición

La exposición se inicia en el Zaguán donde se aprecia un panel con las fotos de Frank País y Celia Sánchez en el que se puede leer un fragmento de carta escrita en la Sierra Maestra en 1957 y firmada por Fidel Castro Ruz y demás integrantes del estado mayor del Ejército Rebelde, en la que se reconocen los extraordinarios méritos alcanzados ya tempranamente por estos dos combatientes en la lucha revolucionaria.

Sala I

Está ubicada en la planta baja, en ella se exponen documentos, fotos, armas, implementos de guerra, objetos personales y otros, que hacen referencia al pensamiento y acción revolucionarios de Frank País en la organización y desarrollo del aparato clandestino en el llano, donde se tiende un puente histórico desde el asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953 hasta el levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956.

Se parte de las acciones del pueblo cubano y en especial el santiaguero en rechazo al golpe de estado del 10 de marzo de 1952. Se destaca la preparación y desarrollo de las acciones realizadas durante el levantamiento armado de Santiago de Cuba en apoyo al desembarco del Yate Granma.
Museo Lucha Clandestina.2.jpg

Tres valiosos y abnegados jóvenes cayeron cuando enfrentaban a la fuerza de la tiranía en esta acción: José Tey Saint-Blancard, Pepito Tey, segundo jefe del levantamiento y jefe del ataque a la Estación de la Policía Nacional; Antonio Alomá Serrano,Tony Alomá y Otto Parellada Echeverría, el que junto a otros compañeros ocupó los techos de la Escuela de Artes Plásticas, atacando por el fondo la Estación de Policía.

Sala II

En esta segunda sala se exponen los hechos del desembarco del Yate Granma hasta la manifestación de las madres por las calles santiagueras, organizada por Vilma Espín Guillois, en protesta por el asesinato de jóvenes revolucionarios en los días finales de diciembre de 1956, las que portaban carteles que pedían: "CESE EL ASESINATO DE NUESTROS HIJOS" .

Sala III

Resalta el pensamiento político de Frank País desde los primeros meses de 1957 hasta su asesinato, quien aborda en sus cartas y circulares la reorganización del Movimiento y de sus cuadros con el fin de fortalecerlo.

El 30 de junio de 1957 caen Josué País García, Floro Vistel Somodevilla y Salvador Pascual Salcedo en encuentro desigual con la policía en las calles de Santiago de Cuba, al dar cumplimiento a las acciones encomendadas por el Movimiento.

En la última carta de Frank a Fidel hace un análisis de los momentos críticos que vive, dada la continua persecución a que está siendo sometido por las fuerzas represivas de la dictadura. El 30 de julio de 1957 cayó abatido en el Callejón del Muro junto a su compañero de luchas Raúl Pujol Arencibia. Su entierro se convirtió en una gran manifestación de todo el pueblo santiaguero de condena por el crimen cometido.

En la carta enviada por Fidel a Celia se puede aquilatar el valor que para los revolucionarios cubanos tenía el joven luchador clandestino al expresar: “...!Qué monstruos. No saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado…”

Sala IV

En la cuarta y última sala se concluye el recorrido por el Museo. En la misma se hace referencia a la labor realizada por René Ramos Latour, Daniel, quien por decisión de la dirección del Movimiento 26 de Julio, sustituye a Frank País y da continuidad a los planes de acción y sabotajes proyectados por éste. Más tarde, sube a la Sierra Maestra y cae en El Jobal el 30 de julio de 1958, ostentando el grado de Comandante del Ejército Rebelde.

Los exponentes evidencian las diferentes acciones gloriosas que narran el duro enfrentamiento contra la dictadura hasta obtener la victoria definitiva el 1ro de enero de 1959: Creación de los frentes guerrilleros, la Huelga del 9 de abril, y las batallas decisivas por la liberación.

Culmina con imágenes de la entrada del Ejército Rebelde a Santiago de Cuba y un fragmento del discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, en el XXV aniversario de este hecho al otorgarle a la ciudad la orden Antonio Maceo y el título de Ciudad Héroe.

Algunos elementos de la colección

En la exposición permanente se exponen objetos de inigualable valor, pertenencias y documentos de importantes personalidades que jugaron un papel primordial en los avatares de la lucha clandestina en Santiago de Cuba y otras localidades, ejemplo de esto es el sudario utilizado por Frank País García en la decisiva reunión efectuada en la Sierra Maestra entre la dirección del Ejército Rebelde y los principales dirigentes del movimiento clandestino en febrero de 1957. Muy atractivos resultan la sub – ametralladora Thompson y pistola lugger que acompañaron al líder revolucionario en la lucha.

Una prenda que resalta es el traje de Dril 100 propiedad del mártir del 30 de noviembre de 1956 José Tey Saint – Blancard (Pepito Tey) junto a una escarapela y bandera del M-26-7 entregadas a la institución por su madre.

Se exhiben las espuelas de liniero, gorra de trabajo y carné de obrero de Otto Parellada Echeverría, caído también en el levantamiento armado de Santiago de Cuba, quien se desempeñó como trabajador de la Compañía Eléctrica de Cuba.

Otros objetos de especial interés son: la camisa y el pantalón de Josué País García, corbata y pantalón de Salvador Pascual Salcedo, muertos en combate desigual con la policía de Batista el 30 de junio de 1957 junto a Floro Vistel Somodevilla.

Al recorrer las salas, el público visitante se detiene por varios minutos a observar las armas utilizadas en la mañana del 30 de noviembre de 1956, los cocteles Molotov y uniformes verde olivo con brazalete rojo y negro.

La mujer cubana y su participación en la lucha en las ciudades y guerrilla también están representadas a través de variados exponentes que validan la valentía y arrojo de las féminas, entre estos se encuentran: el poncho usado por la heroína del Moncada Haydee Santamaría durante su estancia en la Sierra Maestra, la bandera cubana utilizada por América Domitro, quien fuera novia de Frank País hasta el vil asesinato del líder, y una sayuela propiedad de la combatiente Vilma Rosell.

Para evidenciar la meritoria labor desarrollada por el Movimiento 26 de julio en las ciudades se muestran objetos vinculados con la propaganda clandestina, financiamiento y suministro a la guerrilla como por ejemplo: la imprenta Multilith, en la que se imprimieron varios periódicos clandestinos, entre ellos el Sierra Maestra.

Se pueden observar bonos de diferentes valores emitidos por el movimiento tanto en Cuba como en el extranjero; así como instrumental médico, medicinas, y otros artículos que eran enviadas hacia la Sierra.

El Museo se vincula a la comunidad a través del Proyecto Sociocultural, con actividades que atraen al público participante. Su colectivo técnico está integrado por personal de experiencia que desarrolla un meritorio trabajo de preservación del patrimonio cultural que atesora la institución.

Fuentes

  • Martínez Riera, Magalis; Magaly Hung. Museo de la Lucha Clandestina, Colección Museos y Monumentos, Editorial Oriente. Santiago de Cuba, 1983.
  • Martínez Riera, Magalis; Fernández Josefina Romero. Museo de la Lucha Clandestina. Sitio que atesora historia y cultura, Colección Santiago, Editorial Publicigraf. Ciudad de la Habana, 1993.