Observatorio El Caracol

Observatorio El Caracol
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Observatorio)
Error al crear miniatura: Falta archivo

Uno de los principales sitios arqueológicos de la civilización maya, usado como observatorio astronómico.
Descripción
Tipo:Observatorio
Localización:Península de Yucatán, México
Uso inicial:Observatorio de los astros
Uso actual:Atractivo turístico
Datos de su construcción
Inicio:Año 550 d.n.e
Inauguración:Se desconoce
Observatorio El Caracol. Observatorio desde el cual los mayas estudiaban el cosmos y formulaban predicciones astronómicas. En los días equinocciales, todavía es posible observar el alineamiento de los astros en las aberturas o ventanillas de esta obra maestra científica y arquitectónica.

Ubicación

Se encuentra ubicado en la ciudad maya Chichén Itzá, que fue la ciudad maya más poderosa de la península de Yucatán entre los años 550 y 900 d.n.e; durante ese período el sitio alcanzó las proporciones y características urbanas que aún conserva. El nombre del Observatorio se deriva de la inusual escalera que tiene en su interior que semeja una concha de caracol, basada en un sistema de círculos concéntricos y espirales. Desde lo alto de la torre, los Mayas realizaron observaciones a simple vista de las estrellas y registraron sus movimientos. Por estas razones, este edificio es considerado una de las principales construcciones de Chichén Itzá.

Objetivo

El Observatorio de Chichén Itzá o El Caracol, fue dedicado al estudio de la astronomía y consiste en una torre erecta sobre dos plataformas rectangulares. El principio de las observaciones astronómicas se basa en la coincidencia entre dos ángulos de paredes en el interior de una abertura en forma de tronera: por ejemplo, a la izquierda el ángulo externo, y a la derecha el ángulo interno de la abertura. Este método permite efectuar observaciones de una gran precisión. Estudiando los resultados proporcionados por la cámara superior del Caracol, se constató que el primer vano de observación da la dirección exacta del sur, el segundo la puesta de la Luna el 21 de marzo, el tercero la dirección del oeste, así como la puesta del Sol en los equinoccios —el 21 de marzo y el 21 de septiembre—, y finalmente una segunda observación por la misma tronera corresponde a la puesta del Sol en el solsticio de verano, el 21 de junio. Estos datos son los fundamentos del sistema, de alguna manera son la abscisa y la ordenada sobre las que se sitúan las observaciones particulares de la astronomía maya. A partir de este instrumento, sencillo y a la vez muy sofisticado para una civilización agrícola que acababa de salir del neolítico, los Mayas obtuvieran resultados de una precisión asombrosa, conocían la duración exacta del ciclo solar anual y que lo medían en 365.24 días. Desde lo alto de la torre, estos sorprendentes astrónomos realizaron observaciones a simple vista de las estrellas y registraron sus movimientos. Por estas razones, este edificio es considerado una de las principales construcciones de Chichén Itzá.

Arquitectura

Esta construcción es sin duda una de las más peculiares en el mundo maya prehispánico. Conocida como el Caracol, por su forma de espiral, este edificio es una gruesa torre circular asentada sobre una plataforma. Su base se apoya, a su vez, en una plataforma rectangular, decorada en la parte superior por una cornisa de esquinas redondeadas, su forma es muy semejante a la de los observatorios modernos, y consta de tres estructuras superpuestas: tiene una base interior circular alrededor de la cual se edificó otro basamento. El segundo cuerpo de la torre se sitúa sobre la cornisa de la anterior. Ostenta un friso que tiene, sobre cada una de las puertas, un mascarón del dios Chaac y un personaje sentado, rodeado por un marco de plumas y serpientes. En el tercero y último cuerpo aún puede verse una serie de aberturas o ventanas que permitían observaciones astronómicas.

Dos rampas de escalinatas conducen a una estructura cilíndrica de una extraordinaria complejidad. Sobre una base redonda de 18 m de diámetro, la torre, que ofrece los tradicionales frisos de estilo Puuc, con sus cornisas salientes, no supera los 14 m de diámetro por 11 m de alto. Está rematada, a su vez, por una cámara elevada desde donde se observaban los astros. Esta atalaya se alza 28 m sobre el nivel del suelo.

La construcción de la torre del Caracol merece un examen detallado, ya que presenta una serie de innovaciones técnicas y arquitectónicas interesantes. La planta corresponde a tres cilindros concéntricos separados por bóvedas anulares. El cilindro externo es horadado por cuatro puertas orientadas hacia los puntos cardinales. Un pasillo anular lo separa de un cilindro mediano de 8 m de diámetro. Este segundo aro está provisto de cuatro puertas situadas al tresbolillo con respecto a las puertas externas. También ofrece una cubierta abovedada y contiene un cuerpo central de mampostería, macizo, en el que un estrecho pasaje en espiral (que da su nombre al edificio) permite acceder a la cámara superior, que está provista de troneras para la observación de los astros.

Fuentes