Saltar a: navegación, buscar

Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer
Información sobre la plantilla
Oscar niemeyer.jpg
Destacado arquitecto brasileño.
NombreOscar Ribeiro de Almeida Niemeyer Soares Filho
Nacimiento15 de diciembre de 1907
ciudad de Río de Janeiro,
Brasil Bandera de Brasil
Fallecimiento5 de diciembre de 2012 (104 años) 
ciudad de Río de Janeiro,
Brasil Bandera de Brasil
Causa de la muerteInfección respiratoria
OcupaciónIngeniero arquitecto
CónyugeAnnita Bildo (primer matrimonio, fallecida)
Vera Lucía Cabrera (segundo matrimonio).
HijosAnna María (fallecida).
PremiosPremio Lenin de la Paz (1963)
Gran Premio Internacional de Arquitectura de "L'Architecture d'aujourd'hui" (1965)
Premio Pritzker (1988)
Premio Príncipe de Asturias (1989)
Premio León de Oro (1996)
Orden de la Amistad (2007).

Oscar Niemeyer (Río de Janeiro, 15 de diciembre de 1907 - Río de Janeiro, 5 de diciembre de 2012) fue un arquitecto brasileño. Hasta su deceso, fue uno de los principales exponentes del movimiento moderno en Latinoamérica. El marcado carácter plástico de su obra se puso de manifiesto en la utilización del hormigón para obtener volúmenes arquitectónicos de una gran riqueza formal a la vez que incorporó los valores poéticos propios de la cultura de su país. Junto al arquitecto brasileño Lúcio Costa fue responsable de la planificación y construcción de la ciudad de Brasilia. Diseñó más de 600 proyectos alrededor del mundo en más de 70 años de carrera.

Síntesis biográfica

Nació en una familia burguesa de origen alemán, portugués y árabe.

En 1928, Niemeyer se casó con Annita Bildo, con quien tuvo una única hija, Anna Maria. Su unión duró 76 años, hasta la muerte de Annita a fines de 2004. Su hija Anna Maria murió en junio de 2012, a los 82 años, víctima de un enfisema pulmonar.

A los 98 años, Niemeyer volvió a casarse con su secretaria, Vera Lucía Cabrera.

Concluyó la educación secundaria y comenzó a trabajar en el taller de tipografía de su padre, para luego ingresar a la universidad, en la Escuela de Bellas Artes de Río (Brasil), de donde se graduó como ingeniero arquitecto en 1934. A pesar de las dificultades financieras por las que estaba atravesando, decidió trabajar en el estudio del arquitecto Lúcio Costa, una de las principales figuras de la vanguardia en Latinoamérica y Carlos Leão.

Trayectoria

Pocos años después de graduarse, en 1939, se le confió la plaza de dirección del grupo de arquitectos para el nuevo edificio del Ministerio de Educación, ocupando el puesto dejado por Lucio Costa. Durante el desarrollo de esta obra, Niemeyer se dejó impresionar por la labor de Le Corbusier, arquitecto franco-suizo y gran maestro del movimiento moderno, y llegó a adoptar en gran medida sus propuestas arquitectónicas para la realización de su escuela de párvulos de Río.

En 1939 proyectó, en colaboración con Lucio Costa, el pabellón de Brasil en la Exposición Mundial de Nueva York.

En 1941 Juscelino Kubitschek de Oliveira, alcalde de Belo Horizonte, le encargó la construcción de una serie se edificios en los suburbios de la ciudad de Pampulha. El resultado fue un magnífico conjunto en el que la pintura y al escultura se integran de forma magistral con la arquitectura, en un estilo muy personal e imaginativo (bóvedas parabólicas y muros inclinados) alejado del racionalismo imperante. Uno de los edificios es la polémica iglesia de San Francisco, tan radical en su estructura que su consagración se pospuso 16 años después de su finalización en 1943.

Sus obras posteriores, el Banco de Boavista en Río (1946), el Centro Tëcnico de la Aeronaútica en San José dos Campos (1947, primer premio en concurso) y, a partir de 1951, los edificios del parque Ibirapuera y los complejos residenciales en Saô Paulo, fueron diseñadas con un exceso de fantasía y una simplificación racionalista.

Obras

A finales de 1947 fue nombrado miembro del equipo internacional encargado de la realización del edificio de la ONU en Nueva York, y se convirtió, en gran medida, en autor del proyecto definitivo, con una fuerte influencia de Le Corbusier.

El empleo del hormigón armado también tuvo destacada importancia en la construcción de algunas de las superficies curvas complejas de sus edificios: el teatro anexo al Ministerio de Cultura (1948), el monumento a RuiBarbosa (1949) o la fábrica Duchem (1950), en colaboración con Helio Uchôa.

La fuerza de la línea recta fue empleada en el Club y Escuela de Diamantina (1951) y en el edificio Kubitschek en Belo Horizonte (1951), como resalte del voladizo del tejado o en forjados de formas diversas, punto de partida para el grupo de edificios de exposiciones permanentes en el parque de Ibirapuera (1951), en colaboración con Z. Lotufo, H. Uchôa, E. Kneese de Mello, G. Estellita y C. Lemos. Poco después, con un cada vez mayor dominio de los elementos plásticos, la clínica Sul América (1953), la escuela de Belo Horizonte (1954), el proyectado museo de Caracas (1954) con forma de pirámide invertida, y el edificio de viviendas del barrio de la Hansa en Berlín (1957).

Brasilia, proyectada según el plano general de Lucio Costa, se convirtió en el punto culminante de su carrera. Niemeyer proyectó todos los edificios públicos importantes, con la pretensión de expresar el contenido simbólico de cada edificio. La interpretación de la imaginación queda asociada a la función, con un discreto lenguaje formal combinado con cuidados elementos de gran fuerza expresiva.

Exilio

A partir de 1962, inicia un exilio en Francia que le llevó a una internacionalización de su obra arquitectónica.

En Argelia realizó la Universidad de Constantine (1968-1970), el Ministerio de Asuntos Exteriores (1974) y el plan de Urbanización y Centro de la ciudad de Argel. En Francia realizó la Sede del Comité Central del Partido Comunista Francés en París (1971). En Italia, la Sede de las oficinas de la Editorial Mondadori en Milán (1975). En Israel proyectos de Urbanización del desierto de Néguev.

Regreso a Brasil

De regreso en Brasil, proyectó el Hotel Nacional de Río (1970), con la forma de un enorme cilindro, la catedral de Brasilia (1970), el Centro Musical de Río, el Museo del Hombre (1977) y el Museo de Arte Contemporáneo en Río (1996).

A pesar de la gran producción arquitectónica de Niemeyer en Brasil, su influencia en las nuevas generaciones de arquitectos y su contribución al desarrollo del movimiento moderno, su línea debe considerarse como un extremo del que la producción brasileña queda, en conjunto, bastante alejada.

En 2002 finalizaron las obras de ampliación y reconstrucción del Nuevo Museo de Curitiba, en el estado de Paraná. El edificio, uno de los museos más grandes del mundo, se levantó a partir del Castelo Branco, obra que Niemeyer proyectó en 1967.

En marzo de 2006 regaló a la ciudad de Avilés un proyecto cultural que, además del agradecimiento por el Príncipe de Asturias, supuso un testamento artístico para el arquitecto brasileño. Será la única obra suya hasta el momento en territorio español. El techo de dicho centro ha sido colocado mediante la aplicación de una nueva técnica para cubrir una cúpula, cuya superficie abarca nada menos que 4.000 metros cuadrados. El Niemeyer, como se conoce coloquialmente, fue inaugurado en la primavera de 2011.

El 15 de diciembre de 2006 se inauguró el Museo Nacional Honestino Guimarães y la Biblioteca Nacional Leonel de Moura Brizola que constituyen el Complejo Cultural de la República, el más grande de Brasil, ubicado en la Explanada de los Ministerios, en Brasilia. Y en abril de 2007 lo hizo el Teatro Popular Oscar Niemeyer de Niterói, en Río de Janeiro.

En 2008 presentó el proyecto Puerto de la Música, que se llevaría a cabo en Rosario, en el parque Urquiza.

En enero de 2009, Niemeyer presentó su nuevo proyecto, la Plaza de la Soberanía, que será realizada en la Explanada de los Ministerios, en Basilia. Ese mismo año se completó la construcción del Auditorio Oscar Niemeyer de Ravello, en Italia.

Otras de sus obras más destacadas durante estos años son la, una biblioteca y una residencia de estudiantes en Oxford, Gran Bretaña, la embajada de Brasil en La Habana, Cuba, el Yacht Club en Río de Janeiro y el Ministerio de Defensa en Brasilia. También es obra suya el Memorial de América Latina, un inmenso centro cívico de ocho hectáreas inaugurado en 1989 en São Paulo.

Es autor de varios edificios entre los que cabe reseñar el Supremo Tribunal Federal, el palacio de la Alvorada, la capilla presidencial y la famosa catedral metropolitana, de planta circular, que posee una imagen muy expresiva marcada por una serie de nervios de hormigón que ascienden hacia el centro. También es obra de Niemeyer el centro neurálgico de la ciudad de Brasilia, la plaza de los Tres Poderes, un amplio espacio urbano rodeado por los edificios del Parlamento.

Estado de salud

Niemeyer, en silla de ruedas desde el año 2008 a raíz de una fractura de pelvis, fue hospitalizado varias veces en el año 2011 y 2012.

Hasta su internación, Niemeyer siguió trabajando en su atelier de grandes ventanales curvados, frente a la famosa Playa de Copacabana, dejando una veintena de obras en curso en varios países.

Se encontraba internado desde el 2 de noviembre de 2012, en principio a raíz de una deshidratación y para colocarle una sonda gástrica. Después tuvo una insuficiencia renal por la cual comenzó a ser sometido a diálisis, una hemorragia digestiva que fue controlada y finalmente el 4 de diciembre una infección respiratoria que le obligó a utilizar un respirador y a ser sedado, hasta sufrir un agravamiento del cuadro de infección respiratoria.[1]

Muerte

Muere el 5 de diciembre de 2012 a los 104 años de edad en el Hospital Samaritano, tras sufrir un agravamiento del cuadro de infección respiratoria, lo cual causó su muerte.

El cuerpo de Niemeyer fue embalsamado en Río de Janeiro y trasladado a Brasilia para un velorio el 6 de diciembre en el Palacio de Planalto, sede de la presidencia y una de sus grandes obras. Luego regresó a Río de Janeiro para un velorio en el Palacio de la Ciudad y para su entierro.

Técnicas

Los principios lecorbusieranos fueron aplicados con especial sensibilidad, unidos a las innovaciones llevadas a cabo por la fuerte personalidad de Niemeyer: el revestimiento exterior marmóreo, la estructura invertida, las formas "racionalmente barrocas" y las formas curvas cóncavas y convexas de algunos de sus proyectos.

Un gran contraste entre la imagen arquitectónica de sus obras impide englobarle en una línea o estilo definidos, alternando una imagen que roza la desnudez, como el banco Boavista, o que adquiere un valor sumamente decorativo y recargado, como el que nos presenta en su propia casa, en Gavea (1953).

La verdadera meta de Niemeyer pasa a ser la unión de armonía, gracia y elegancia, la configuración de una arquitectura funcional y espacial surgida de una intención plástica y urbanística descomunal, con una fuerte atracción por la curva libre. Su fantasía desbordante fue fortalecida por la colaboración de varios ingenieros, como E. Baumgart, al comienzo de su carrera, y V. Cardoso desde la edificación del complejo Pampulha. También pertenecen a este período el Teatro Municipal de Belo Horizonte (1943), la Academia Juvenil de Cataguazes (1946) y la vivienda Peixoto.

Numerosos proyectos sobre viviendas no ejecutadas permitieron a Niemeyer descubrir nuevas posibilidades de contrastes entre volúmen, terreno, superficie y su mejor relación con el paisaje.

Premios y condecoraciones

Su fructífera carrera fue galardonada con los premios:

  • Premio Lenin de la Paz, Rusia (1963).
  • Gran Premio Internacional de Arquitectura de "L'Architecture d'aujourd'hui", Francia (1965).
  • Premio Pritzker, Estados Unidos (1988).
  • Premio Príncipe de Asturias de las Artes, España (1989).
  • Premio León de Oro de la Bienal de Venecia, VI Muestra Internacional de Arquitectura (1996).
  • Premio Unesco 2001, en la categoría Cultura (2001).
  • Premio Konex Mercosur, Argentina (2002).
  • Premio Imperial Japon, Asociacion de Arte de Japón (2004).
  • Premio ALBA de las Artes, Venezuela (2008).

A lo largo de sus 70 años de carrera, recibió las siguientes condecoraciones:

  • Miembro honorario del Instituto Estadounidense de Arquitectos (EE.UU.) (1963).
  • Miembro honorario de la Academia Americana de Artes y Letras y del Instituto Nacional de Artes y Letras (1964).
  • Caballero Comendador de la Orden de San Gregorio Magno, Vaticano (1990).
  • Título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de São Paulo (1995).
  • Título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Minas Gerais (1995).
  • Orden de Saurí, Primera clase. Máxima distinción concedida por la República Dominicana (1996).
  • Royal Gold Medal del Royal Institute of British Architects (1998).
  • Medalla de la Orden de Solidaridad del Consejo de Estado de la República de Cuba (2001).
  • Medalla al Mérito Darcy Ribeiro del Consejo Estatal de Educación del Estado de Río de Janeiro (2001).
  • Título de Gran Oficial de la Orden del Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral, del Ministerio de Educación de Chile (2001).
  • Título de Arquitecto del Siglo XX, del Consejo Superior del Instituto de Arquitectos de Brasil (2001).
  • Medalla y título de Comendador de la Orden Nacional de la Legion de Honor, Gobierno de Francia (2007).
  • Medalla de la Orden de la Amistad, Rusia (2007).
  • Orden de las Artes y las Letras de España (6 de noviembre de 2009).

Varias de sus obras más destacadas

Obras
Brasilia, capital de Brasil, Codiseñada por Niemeyer
Explanada de los Ministerios, diseño de Niemeyer
Museo Oscar Niemeyer en Curitiba (Brasil)
Museo nacional, Complejo Cultural de la República, Brasilia
Casino en Funchal, Madeira, Brasil
Catedral de Brasilia, estructura en forma de corona, suspendida en vidrio sostenido por concreto, que apunta al cielo
Museo de Arte Contemporáneo, en Niteroi, estado de Río de Janeiro, lleno de concreto, color y curvas, tipifica el estilo de Oscar Niemeyer
Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, en Avilés, España

Fuente