Saltar a: navegación, buscar

Parque Nacional Marino Ballena

Parque Nacional Marino Ballena
Información sobre la plantilla
Parque Marino portada.jpeg
Creado para proteger el hábitat para la reproducción y desove de muchas especies marinas como ballenas y delfines, así como preservar la productividad de las comunidades biológicas que habitan la zona costera
Salvavidas de la Cruz Roja Zona protegida: Parque Natural.
Localización
PaísBandera de Costa Rica Costa Rica
Provincia / EstadoPuntarenas
LocalidadOsa
Características generales
Longitud5.375 ha marinas y 171 ha terrestres
Grado urbanizaciónAlta
Paseo marítimo
Características específicas
Tipo de playaPública
Tipo arenaOscura fina
Aspectos medioambientales
Presencia vegetación
Zona protegida
Seguridad
Señalización de peligro
Equipo salvamento
Accesibilidad
Tipo de accesoA pie, en carro
Señalización de acceso

Parque Nacional Marino Ballena. Sitio natural más nuevo de Costa Rica. Creado con la finalidad de conservar los hábitats marinos de la región Sur-Pacífico del país, los cuales estuvieron en peligro por la sobre pesca, tala de árboles y el desarrollo turístico sin guía o planificación. El parque fue creado el 6 de febrero de 1989 por decreto ejecutivo No. 19441 MIRENEM, siendo el primer Parque Nacional Marino del país. Posteriormente, sus límites se amplían en 1992 con el decreto No. 21294 MIRENEM, contando con un área de 5.375 ha marinas y 171 ha terrestres.

Ubicación

Se localiza en el litoral pacífico, entre el tómbolo de Punta Uvita (desembocadura del río Higuerón o Morete) y Punta Piñuela, en el distrito Cortés, del cantón de Osa, provincia de Puntarenas, con una extensión de 5.375 ha marinas y 171 ha terrestres.

Ubicación en el mapa del Parque Nacional Marino Ballena

El límite terrestre del mismo corre por la línea de mojones oficiales que demarcan la zona pública inalienable, con la restringida de la zona marítimo terrestre y el borde de los humedales y manglares adyacentes. El límite marítimo lo constituye una línea imaginaria que encierra el cordón de arrecifes rocosos formados por el Tómbolo de Punta Uvita, Isla Ballena, Tres Hermanas y sus alrededores, originarias en la Boca del Río Higuerón o Morete, terminando en Punta Piñuelas.

Creación

El Parque Nacional Marino Ballena está enmarcado dentro de una región de gran belleza paisajística, por lo que además del valor científico, tiene gran valor para la educación ambiental y el desarrollo turístico. Entre sus objetivos de creación se encuentra el proteger las especies de valor comercial y de importancia biológica asociada al arrecife coralino, garantizar el refugio temporal de la ballena jorobada y conservar el frágil ecosistema marino-costero.

Fue creado con el propósito de asegurar el mantenimiento de hábitats críticos para la reproducción y desove de muchas especies marinas, así como preservar la productividad de las comunidades biológicas que habitan la zona costera. Protege variados ambientes como son playas arenosas, playas pedregosas, acantilados, islas, arrecifes rocosos, arrecifes orgánicos, este arrecife de coral es el más grande en el lado Pacífico de América Central.

También se protege un hogar de manglares. Este parque nacional es visitado por cientos de ballenas cada año. Ballenas cabeza de melón, ballenas jorobadas y cachalotes son vistas regularmente aquí, junto con ballenas comunes, delfín de hocico de botella y delfín listado. Entre los meses de mayo y noviembre, la tortuga golfita y la tortuga carey también anidan aquí. [1] Posee un clima con una temperatura promedio anual de entre los 18°C y los 23° C. Una precipitación anual de 4000 mm.

Importancia ecológica

Los delfines visitan cada año el parque nacional para realizar su reproducción

Esta área fue creada con el propósito de asegurar el mantenimiento de hábitats críticos para la reproducción y desove de muchas especies marinas, así como preservar la productividad de las comunidades biológicas que habitan la zona costera. Protege variados ambientes como son playas arenosas, playas pedregosas, acantilados, islas, arrecifes rocosos, arrecifes orgánicos y el tómbolo de Punta Uvita.

Una formación geológica que llama mucho la atención a los investigadores y visitantes es el Tómbolo de Punta Uvita, formado por la deposición de arenas terrígenas y biógenas sobre la cresta de rocas que unen la cabeza del Tómbolo con la costa. La importancia de proteger la zona no es solamente científica, sino su valor cultural, ambiental y turístico.

Recursos marinos

Uno de los ambientes marinos más importantes del área, son los arrecifes orgánicos, comúnmente denominados arrecifes de coral. Estos están constituidos por corales hermatípicos, organismos que contribuyen con la mayor parte de la estructura; y las algas coralinas y algunas esponjas, que contribuyen a unir los elementos de la estructura.

La estructura del arrecife de coral es porosa, con un 50% de espacio vacío. Conforme crece el arrecife se van formando canales y cavidades que se comunican entre si, factor que permite la convivencia de gran variedad de especies en el arrecife. Los arrecifes coralinos son comunidades tropicales que se desarrollan en un ámbito de temperaturas entre los 18 y 23 C. Son muy sensibles a los cambios de temperatura, exposición y principalmente a la deposición de sedimentos. En este parque nacional se han identificado solamente 3 especies de coral de las reportadas para el pacífico oriental.

Flora y fauna

En los otros ambientes marinos que protege el parque, las especies más comunes son los cangrejos, los gusanos, las langostas, las algas, varias especies de peces, las esponjas y moluscos como los cambutes.

También dentro del área se han reportado dos especies de reptiles: la iguana verde y el cherepo. Dentro de las especies de aves marinas encontramos las fragatas, los ibis blancos, los pelícanos y los pájaros bobos pardos.

Varias especies de ballenas se han reportado en las aguas aledañas al parque, de ahí su nombre tan descriptivo

En Playa Ballena desovan las tortugas Baula y la tortuga verde del Pacífico durante los meses de verano. Aquí se han observado especies de aves como el pato chancho, la garceta azul, el gavilán pescador, el andarín maculado alzacolita (Actitis macularia) y el zarapito trinador (Numenius phaeopus). Además podemos encontrar cantidad de cocoteros y numerosos arbustos y vegetación rastrera de playa. Se encuentran pequeñas cantidades de mora o alcornoque, árbol de gran tamaño. En el territorio marino también con especies de las algas.

Aquí se han identificado 5 especies de coral del pacífico de Costa Rica, con abundancia del Porites lobata. También hay manta rayas, tiburones martillo, estrellas de mar y jardines de abanicos de mar. En sus aguas se protegen especies en peligro de extinción por su sobreexplotación como son la langosta espinosa que se encuentra bajo las rocas de los islotes y el cambute (caracol).

Sistemas marino

Los sistemas marinos comprenden prácticamente dos tercios de la superficie terrestre, desempeñan un rol vital en el control del clima y la cadena trófica y proveen de hábitat para muchas especies, así como para una porción importante de la población humana. La deforestación y las malas o pobres prácticas agrícolas, incluso a kilómetros de la costa, son las amenazas indirectas responsables de la sedimentación que puede destruir zonas coralinas.

Del buen funcionamiento del Parque Nacional Marino Ballena (en adelante PNMB) depende la conservación de hábitat críticos para la reproducción de muchas especies marinas, así como la productividad de comunidades humanas. También permite llevar a cabo actividades de investigación, educativas, recreativas y mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Entre los ecosistemas marinos, los arrecifes de coral figuran entre los más diversos ya que son un recurso base importante para pesquerías artesanales y comerciales, proveen de proteínas amillones de personas, atraen turismo y aportan empleos y sostén económico para la región que los protege.

A pesar de su importancia en los procesos ecológicos y el bienestar humano, los ecosistemas marinos están entre los hábitat más amenazados por las actividades humanas, siendo las zonas costeras las que sufren las mayores presiones. La contaminación, eutrofización, sobrepesca y prácticas de pesca destructivas figuran entre las amenazas directas principales a las aguas protegidas.

Amenazas ecológicas

Unas de las amenazas mas comunes que se encuentran en el parque es con relación a la pesca encontramos conflictos con pescadores, debilidad en el proceso de comanejo, pesca ilegal de camarón y captura de langosta (Palinurus argus) considerada en condición crítica.

Con relación al turismo el problema es sobretodo la falta de control turístico, falta de personal para limpieza de playas y falta de infraestructura sanitaria y comercial para recibir a los turistas. Todo esto hace al Parque vulnerable a la acumulación de deshechos sólidos y alfurtivismo. La zona más vulnerable y desprotegida del Parque es el mar.

Enlaces relacionados

Referencia

  1. Parque Nacional Marino Ballena. Disponible en: Sinac.go. Consultado el 17 de febrero de 2016.

Fuentes