Saltar a: navegación, buscar

Cordillera de los Pirineos

(Redirigido desde «Pirineos»)
Cordillera de los Pirineos
Información sobre la plantilla
Mapa Pirineos123.jpg
Mapa de la cordillera de los Pirineos
Localización
ContinenteEuropeo
CordilleraCordillera de los Pirineos
País(es)Bandera de España España
Bandera de Francia Francia
Bandera de Andorra Andorra
Características
Longitud435 Km
Anchura129 Km en el sector central
CumbresAneto, Posets, Monte Perdido, Vignemale
Máx. cota3.404 m (Pico Aneto)
Superficie55.374 Km2
Ríos principalesRío Garona, río Bidasoa, río Ebro...
GeologíaOrogénesis

Cordillera de los Pirineos. Se encuentra en el continente europeo, en el istmo de la península Ibérica, entre el mediterráneo y el mar Cantábrico. Con una longitud de 435 km, constituye la frontera natural entre los estados de España y Francia, y alberga el Principado de Andorra. Culmina en el pico de Aneto a 3.404 m de altitud, en el macizo de la Maladeta.

Ubicación geográfica

Ubicación geográfica.

Cordillera al noreste de la Península Ibérica que recorre el istmo que la une al resto del continente europeo. Se extiende desde el océano Atlántico (golfo de Vizcaya) hasta el mar Mediterráneo (cabo de Creus), orientados de O a E, y en su prolongación más oriental se encuentra la isla de Menorca.

Los Pirineos constituyen un sistema montañoso, cubren una superficie de 55.374 km² y su vertiente septentrional se eleva sobre la cuenca de Aquitania, mientras que la meridional desciende hacia la depresión del Ebro. Se extienden sobre unos 435 km de longitud y 161 km de ancho, trazando la frontera entre Francia y España, y comprenden la totalidad del Principado de Andorra.

En la ladera norte, y desde oeste a este, transcurre por las regiones francesas de Aquitania (Francia), Mediodía-Pirineos (Francia) y Rosellón. En la ladera sur País Vasco (España), Navarra (España), Aragón (España), Andorra y Cataluña (España). Es la única cordillera española que en casi su totalidad ofrece paisajes de tipo alpino. Su pico más alto es el pico Aneto, que con sus 3.404 metros resulta el tercero más alto de la península Ibérica.

Etimología y leyenda

Puede tratarse de un topónimo ancestral, traducible echando mano de las raíces linguísticas iberoeuskéricas.

  • Pirineos - Pirene os - Irene os - Ilene os.
  • Viene a significar Montes de la Luna. Ilene viene a ser Luna.
  • En este punto, y a modo de sugerencia, no debe dejarnos de llamar la atención la conexión existente entre el término íbero-vasco ilene y el nombre de elena o irene; quizás no sea descabellado apuntar que en la mitología griega el personaje de Helena represente a la Luna y a los aspectos que suele llevar asociados este planeta en todas las creencias humanas.
  • El sufijo os lo encontraremos en multitud de términos ibéricos referidos a formaciones montañosas; por ejemplo, Gredos, Cameros, Picos, etc. Es un sufijo que alude a una condición de frialdad. También lo encontramos en el nombre de muchos ríos en la península, Tajo (en los antiguos registros se le conoce como Taxos), Duero (en la antigüedad llamado Douros), Ebro (llamado Iberos en época clásica), Turia (llamado Turios en épocas antiguas), etc.
  • La tradición clásica atribuye el nombre a la ninfa Pyrene y al incendio (en griego, pyros es "fuego") de los montes.

Según la leyenda Pyrene, hija de Túbal (nieto de Noé), fue pretendida por el gigante Gerión, al que rechazó. Enfurecido por ello Gerión dio muerte a Túbal y persiguió a Pyrene que se escondió en unos montes. Al no encontrarla el gigante les prendió fuego. Hércules divisó el enorme incendio y acudió a socorrer a Pyrene que ya estaba agonizando y murió en sus brazos. Hércules le construyó este mausoleo que serías los Montes Pirineos. La leyenda puede relacionarse también con la riqueza argentífera de los Pirineos y el término griego para el fuego, puesto que en la Antigüedad se creía que la plata se formaba al fundirse los metales.

Morfología de los Pirineos

Se formó en la era terciaria, durante la orogenia alpina. Su génesis es similar a de las Cordilleras Béticas y, como éstas, constituye una cordillera de antepaís, en este caso la que se enfrenta al Sistema Ibérico -el reborde noreste de la Meseta- cerrando por el norte la Depresión del Ebro. Es, pues, una cordillera alpina plegada.

Geomorfología

Desde el punto de vista geomorfológico, la cordillera de los Pirineos mantiene una continuidad y una alineación tectónica bien definidas. Su constitución geológica y geomorfológica permite diferenciar tres zonas, alineadas de este a oeste. Por un lado, se encuentra el Pirineo axial, de origen paleozoico y, al norte y sur de éste se disponen los Prepirineos francés y español, que constituyen dos franjas sedimentarias plegadas, en las vertientes septentrional y meridional respectivamente.

El Pirineo axial está formado principalmente por materiales de origen paleozoico (pizarras silúricas y carboníferas, calizas devónicas, granitos hercinianos), y en él se encuentran las cumbres de mayor altitud de la cordillera como son, de oeste a este, el Posets (3.375 m), el Aneto (3.404 m), el Comaloforno (3.032 m), el Carlit (2.921 m), el Puigmal (2.913 m) o el Canigó (2.786 m). Asimismo, hay importantes áreas de metamorfismo (gneis, migmatitas), con materiales que se vieron afectados por la orogénesis herciniana y se levantaron en bloque durante la orogénesis alpina. Posteriormente, la erosión glaciar de la era cuaternaria dio origen a los profundos valles, circos y lagos que hoy en día conocemos.

El parque nacional d'Aigües Tortes i estany de Sant Maurici constituye una magnífica muestra de la acción de los glaciares del cuaternario sobre los granitos y pizarras que componen mayoritariamente su sustrato rocoso. Los glaciares de la Maladeta, del Monte Perdido, del Posets y del Vignemale, entre otros, forman parte tambien de estos procesos erosivos de origen glaciar, aunque han sufrido durante la segunda mitad del siglo XX un importante retroceso con la consecuente reducción de su tamaño debido al cambio climático. Más tarde, movimientos de reajuste tectónico durante el mioceno-plioceno dieron lugar a depresiones longitudinales como la Cerdaña] o el Conflent.

El Prepirineo constituye una doble banda, dispuesta en paralelo al norte y al sur de la zona axial, en la que son mayoritarios los sedimentos calcáreos (calizas, margas, pudingas) depositados en los surcos que se extendían entre la zona axial y los macizos de Aquitania, al norte, y del Ebro, al sur. Estos dos surcos, muy alejados al este, se aproximan hacia el oeste, donde el núcleo se hunde bajo los sedimentos. A finales del eoceno gran parte de la cordillera fue recubierta por pudingas procedentes de la erosión de la zona axial.

  • Las sierras exteriores, es la tercera estructura, plegada, paralela al Pirineo. Son las sierras de: sierra de Guara, sierra de Leyre y sierra de Loarte.

No faltan en los Pirineos fenómenos volcánicos como los que aparecen en la región de Olot. El Pirineo ha sido intensamente afectado por el glaciarismo, que ha estado activo hasta hace pocos años. Las mayores altitudes se alcanzan en los picos de: Pico Aneto (3.404 m), pico Posest (3.375 m), Monte Perdido (3.355 m) y pico Vignemale (3.303 m).

Estructura y formación geológica

Los Pirineos forman una cadena regular y continua que se puede dividir en tres secciones: occidental, central y oriental. La zona occidental, desde el golfo de Vizcaya hasta el paso de Somport (1.640 m), se funde con la cordillera Cantábrica que se extiende por el norte de España. Se trata de la parte menos elevada de la cadena, con altitudes comprendidas entre los 915 y los 1.220 metros. Los Pirineos centrales se extienden hasta el col de la Perche y albergan los picos y macizos más elevados del sistema, como el pico de Aneto (3.404 m), la cumbre más elevada de la cadena, Posets o Llardana (3.371 m), el Monte Perdido (3.355 m), el pico Perdiguero (3.321 m) o la Maladeta (3.308 m).

Por su parte, las cumbres de los Pirineos orientales —sector que se prolonga hasta orillas del Mediterráneo— se alzan entre los 2.135 y los 2.745 m de altitud. Los Pirineos, un sistema montañoso más antiguo que el de los Alpes, se formaron principalmente durante las eras paleozoica y mesozoica, si bien su elevación se produjo durante la orogenia alpina del terciario.

En efecto, durante este periodo se produjo el desplazamiento de la placa Ibérica hacia el norte, cuyos bordes colisionaron con los de la placa Europea, separadas hasta ese momento por una cuenca intracontinental en la que se habían acumulado una gran cantidad de sedimentos, y se inició un proceso de subducción. Desde un punto de vista geológico, la mitad oriental está compuesta en su mayor parte por granito y gneis, mientras que en la mitad occidental predomina la piedra caliza en la parte inferior de las vertientes y el granito en las cimas.

Esta cadena sufrió reajustes postorogénicos y los periodos fríos del cuaternario modelaron su relieve (crestas agudas, lagunas y valles glaciares, circos glaciares, depósitos morrénicos), lo que dio lugar a una fisonomía típica del paisaje alpino. La línea de nieves perpetuas se encuentra a unos 1.830 m de altitud y hay pequeños glaciares en la parte central. Los gaves torrentes que a menudo caen desde abruptos acantilados y forman espectaculares cascadas— son característicos de los Pirineos franceses, en general mucho más escarpados que los españoles.

Glaciares

Los Pirineos son la única cordillera de la península Ibérica que posee glaciares en la actualidad. Hasta mediados del siglo XIX, existieron glaciares en Sierra Nevada y Los Picos de Europa, que desaparecieron con los cambios climáticos acaecidos a finales del siglo XIX, con la finalización de la denominada Pequeña Edad del Hielo. Este período fue de enfriamiento climático menor a escala global pero muy importante por su impacto en las actividades humanas y el medio natural de las montañas. Los glaciares pirenaicos actuales son una herencia de la Pequeña Edad de Hielo, cuya pulsación generó pequeños glaciares que desde finales del siglo XIX sufren un retroceso continuo.

Los glaciares aún presentes se reparten, en términos de superficie, de forma casi equitativa entre Francia y España. En total, subsisten una cincuentena de glaciares que suman una superficie de cerca de 5km2. El más grande de todos, el glaciar del Aneto (macizo de Aneto). Tenia 110ha en 1994 y no representa más que 81ha en 2000. Su vecino, el glaciar del Maladeta, se está recientemente dividiendo en dos partes (43+8ha). De la parte de Francia, el más importante es el glaciar de D'ossoue (macizo de Vignemale) con 58ha.

Los principales glaciares

  1. Las Néous (Macizo de Balaitus, 3144m)
  2. Central D'Enfer (Macizo d'Enfer, 3082m)
  3. Ossoue, Oulettes de Goube. Petit Vignemale (Macizo de Vignemale, 3298m)
  4. Gabiétous. Taillon Monte Perdido (macizo de Gavarnie - Monte Perdido, 3355m)
  5. Munia, Barroude (macizo de la Munia, 3133m)
  6. Liardana, Paoules (macizo del Posets, 3375m)
  7. Seil de la Baque, Portillon D'Oô. Boum (macizo del Perdiguère, 3222m)
  8. Maladeta. Aneto, Tempêtes, Barrancs (macizo del Aneto, 3404m)

Los glaciares mas grandes

  1. ANETO (81ha), OSSOUE (58ha), MALADETA (51ha), MONTE PERDIDO (35ha)
  2. EL MÁS AGRIETADO: Oulettes de Caube (grietas de 40m de profundidad)
  3. EL MÁS EMPINADO: Pequeño Vignemale (cascada de séracs de 55º de media)
  4. EL MÁS BAJO: Oulettes de Craube (2270-26OOm)
  5. EL MÁS ALTO: Monte Perdido superior (3050-315Om)

Estado actual de los glaciares

En las siguiente tabla se ofrece la extensión de los glaciares y una revisión de la evolución y estado actual de los glaciares del pirineo:

Extensión del hielo en los macizos pirenaicos (ha)
MACIZOS 1894 1982 1991 1994 1998 1999 2001
Balaitus 55 18 15 13 5 2 0
Infierno 88 62 66 55 43 41 41
Viñemal 40 20 18 17 8 6 2
Taillón - 10 2 2 1 1 1
M.Perdido 556 107 90 74 52 48 44
La Munia 40 12 10 8 3 0 0
Posets 216 55 48 48 35 34 34
Perdiguero 92 10 17 9 1 0 0
Aneto-Mal 692 314 302 249 169 163 162
Besiberri - - 6 6 6 6 6
TOTAL 1779 608 574 481 322 300 290

Clima, flora y fauna de los Pirineos

Si hay un ave famosa en el Pirineo esa es el quebrantahuesos.

Los Pirineos constituyen una barrera climática; las vertientes francesas reciben abundantes precipitaciones, en tanto que en las vertientes españolas llueve poco. La vegetación se dispone en pisos altitudinales donde pequeñas áreas boscosas de pino negro, especie muy resistente, se extienden en ocasiones hasta alcanzar la cota de los 2.700 m, aunque por encima de los 2.000 m predominan los pastizales y la vegetación herbácea formada por festucas, brecinas, tréboles alpinos y la mítica flor de las nieves, el edelweis, entre otras.

Así, en general, por encima del piso altitudinal donde prevalece una vegetación de encina y quejigo se encuentran las resistentes hayas, abetos y pinos silvestres que pueblan el piso montano; en el piso subalpino se extiende el pino negro y el brezal; y en el piso alpino predominan los musgos y líquenes, aunque se observa un ligero contraste entre la vegetación que crece en la vertiente norte y la que lo hace en la vertiente sur, así como entre los Pirineos orientales y los occidentales, donde la vegetación se ha desarrollado más y presenta extensas laderas arboladas, aunque en algunas zonas los bosques han ido perdiendo terreno en favor de los pastos y cultivos debido a extensión de la agricultura y la ganadería.

Por otro lado, la cadena pirenaica constituye el hábitat de especies faunísticas como el águila real, el quebrantahuesos, el buitre leonado, el rebeco, el urogallo, la nutria y la trucha común, así como de algún ejemplar de oso pardo, que se encuentra en peligro de extinción.

Hidrografía

Esta cordillera es la cuna de importantes ríos:

  • En la vertiente francesa, los ríos Adur, Garona, Nivelle, Tec, Têt, Aglí y Aude;
  • En la vertiente española, los ríos Bidasoa, Aragón, Gállego, Cinca, Ésera, Segre, Ter, Llobregat, Muga y Fluvia.

Espacios naturales protegidos

Al fondo se divisa el monte Perdido con sus cumbres nevadas.

Cuenta con dos de los Parques Nacionales de España: el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Además existen varios parques naturales: el Parque Natural de Posets-Maladeta.

Actividad económica

La actividad económica tradicional ha girado en torno a las actividades agropecuarias, sin olvidar tampoco la importancia de su producción hidroeléctrica y su explotación forestal. Pero, sin duda, el recurso económico más explotado en la actualidad es el turístico, tanto por lo que se refiere a los centros de deportes de invierno como a los de veraneo, ambos en fase de expansión.

Cuenta esta cordillera con grandes espacios acondicionados para el ocio, al ofrecer grandes posibilidades por su belleza y clima. Las instalaciones para la práctica del esquí son las que precisan de un espacio más extenso y han modificado profundamente el uso del suelo en la alta montaña.

Fuentes