Saltar a: navegación, buscar

Primo Nebiolo

Primo Nebiolo
Información sobre la plantilla
Primo nebiolo.JPG
NombrePrimo Nebiolo
Nacimiento14 de julio de 1923
Turín, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento7 de noviembre de 1999
Roma, Italia Bandera de Italia Italia
Causa de la muerteAtaque cardiaco
ResidenciaRoma
NacionalidadItaliana
CiudadaníaItaliana
CónyugeGiovanna

Primo Nebiolo. Fue un dirigente deportivo italiano, presidente de la IAAF durante 18 años y de la Federación Internacional del deporte Universitario (FISU), considerado en la década de 1990 como uno de los tres hombres más influyentes del deporte, conocido también como el padrino del mundial de atletismo.

Síntesis biográfica

Nace el 14 de julio de 1923 en Turín, Italia. En los años juveniles, practicó el salto de longitud y el rugby, también luchó con los partisanos italianos durante la Segunda Guerra Mundial, contra la ocupación fascista, siendo capturado por tropas alemanas y encarcelado en la prisión de Turín, de la que se escapó para reunirse con la resistencia italiana en Monferrato.

El concluir la guerra, estudió leyes en la Universidad de Turín, donde fue contemporáneo de Gianni Agnelli, quien se convirtió en jefe del imperio automovilístico Fiat. Junto a Agnelli, funda el club de deportes de la Universidad de Turín, siendo practicante de salto de longitud y en algún momento jugador de rugby. A los 24 años de edad es elegido presidente del club, cargo que conservó hasta la muerte.

En la década de 1950 se dedica al negocio de la familia, la construcción, pero es mediante la participación universitaria que se da a conocer en el deporte internacional. En 1960 luego de la celebración de los Juegos Olímpicos en [Roma]], es elegido presidente de la Federación Internacional del deporte Universitario.

En lo adelante inicia serios contactos con personalidades del deporte internacional, al ser elegido presidente de la Asociación de Federaciones Internacionales Olímpicas de Verano, organismo que lo vincula al Comité Olímpico Internacional.

En 1973 es elegido miembro del comité ejecutivo del Comité Olímpico Italiano (CONI).

Presidente de la IAAF

En 1981 es elegido presidente de la IAAF, desplegando una fructífera labor al frente de la entidad, promocionando el atletismo en todo el mundo, entre estas actividades, está el nacimiento de los Campeonatos Mundiales de Atletismo en 1983, los Campeonatos Mundiales de Atletismo Juvenil y otras competiciones más.

Desde 1985 a adelante, la IAAF buscó el patrocinio, ofertas de televisión por un valor estimado de 7 mil millones de libras esterlinas. El último golpe financiero se produjo en 1996, cuando firmó un acuerdo con la Unión Europea de Radiodifusión por valor de 100 millones de libras esterlinas para la cobertura de los eventos de la entidad hasta el año 2001.

Aunque en esa época todo marchaba bien para la federación, se abre un agujero negro, el doping, a lo que él en algún momento expresó; "Yo no soy el presidente de la pi-pi" Y buscando evitar las consecuencias jurídicas de la prohibición de deportistas de alto nivel que en 1993 se trasladó la sede de la IAAF de Londres a Monte Carlo, un lugar más se adapte al estilo de vida opulento preferido del presidente.

Durante los mundiales de Sevilla, en agosto de 1999, se enorgullecía de haber convertido la IAAF de una pequeña empresa en una multinacional. Cuando accedió a la presidencia en 1981, la entidad trabajaba con un presupuesto de 50.000 dólares, apenas unos ocho millones de pesetas.

Ya en ese momento manejaba cuarenta millones de dólares anuales, unos 6.500 millones de pesetas, procedentes, sobre todo, de los patrocinadores y de los derechos de televisión. Como primer baluarte olímpico también es el que más dinero recibe de los beneficios que reparte el COI.

Aportes al atletismo

Entre los principales aportes realizados al atletismo internacional se citan, la creación del Campeonato Mundial de Atletismo, de mayores, bajo techo y para juveniles, las series de Gran Prix, la Golden Liga.

Figuras del deporte mundial, sólo el español Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional, y el suizo Joseph Blatter, quien encabeza la FIFA, se considera que ejercieron más influencia que él.

Se sentía muy orgulloso por el hecho de que había más federaciones miembros de la IAAF que en la Organización de Naciones Unidas por lo que le gustaba llamar; "la familia de los deportes".

Cuestionamientos

Se le trató de implicar en supuestos casos de encubrimiento de doping durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984, así como en la manipulación de resultados durante el Campeonato Mundial de Atletismo celebrado en Roma en 1987.

También en el escándalo financiero de la construcción de estadios para la Copa Mundial de Fútbol de Italia en 1990 y aunque fue citado por la justicia, nunca fue condenado por ningún delito. En los 18 años como presidente de la IAAF atravesó momentos polémicos y a menudo plagados de escándalos, pero también los vieron transformar un deporte ya moribundo en una moderna empresa multinacional, multi-millones de dólares.

Para él, los extremos siempre justificaban los medios. "Si no quieren tener los críticos, no hay que tratar de hacer grandes cosas."

Muerte

Aunque ya la salud estaba visiblemente frágil durante 1998 y 1999, siempre trató de ocultar los rumores que sugerían que estaba sufriendo de cáncer de páncreas, y continuó acaparando las posiciones oficiales luego de haber sido reelegido presidente de la IAAF para otro mandato de cuatro años en agosto durante la cita mundial de Sevilla, España.

Fallece el 7 de noviembre de 1999 en la clínica Mater Dei en Roma, Italia, tras sufrir un ataque cardiaco.

Opinión

Luego de la muerte, Juan Antonio Samaranch, expresó; "Con Nebiolo desaparece uno de los grandes dirigentes deportivos de este siglo, que supo elevar el deporte al lugar que le correspondía en nuestra sociedad contemporánea"

Fuente