Saltar a: navegación, buscar

Vanda

Vanda
Información sobre la plantilla
Vanda coerulea L.jpg
Reino:Plantae
División:Angiospermae
Clase:Magnoliopsida
Orden:Asparagales
Familia:Orchidaceae
Género:Vanda

Vanda. Procede del nombre Sánscrito dado a la especie Vanda tessellata. Vanda es un género de aproximadamente 60 especies de orquídeas. La mayoría son epífitas aunque las hay también litófitas. En la naturaleza se encuentran debajo del dosel forestal en la humedad de la parte baja, protegidas de la luz solar.

Origen

Las orquídeas Vanda vienen de las partes norte de Australia u las partes orientales de Asia, así puede encontrarlas en India, el Himalaya, el sur de China y las Filipinas.

Etimología

Vanda es un género de aproximadamente 60 especies de orquídeas. La mayoría son epífitas aunque las hay también litófitas. En la naturaleza se encuentran debajo del dosel forestal en la humedad de la parte baja, protegidas de la luz solar directa. Estas orquídeas monopodiales, cuyo tallo único crece verticalmente, pueden adoptar proporciones impresionantes en la naturaleza.

Son epífitas o litófitas. No tienen pseudobulbos. El racimo aparece del tallo que surge entre las hojas y florece en todo su esplendor durante varias semanas. Las flores duran 2 meses.

Descripción

Las orquídeas Vanda son encontradas en varios hábitats y usted puede aprender mucho acerca de sus flores solamente viendo las hojas. Si las hojas son cilíndricas y suaves, su Vanda proviene de una región donde tuvo que sobrevivir temporadas secas. Las orquídeas Vanda de regiones donde los periodos secos no ocurren en cambio, están equipadas con hojas planas elipsoides. Si provee su planta con cuidados propios para las orquídeas Vanda la espiga puede florecer ocho veces en la semana. Las plantas bien cuidadas pueden florecer más de una vez en el año.

Longevidad

Desde algunos meses, en casa, y hasta cinco o seis años en un invernadero, si la planta tolera bien los trasplantes, siempre delicados.

Estas plantas no son muy exigentes en cuanto a su cultivo. Requiere unas condiciones mínimas que no son difíciles de conseguir dentro de las casas.

Cultivo

Requieren de cuidados para su cultivo.

Luz

Vanda prefiere una luz viva, sin el sol directo del periodo del mediodía.

Para ello se pueden situar junto a una ventana orientada al este o al oeste, con un visillo o cortina fina de por medio. Sin que le de la luz directa del sol pues se le pueden quemar las hojas.

Temperatura

Para las Vanda debe ser cálida, lo mejor es que durante el día la temperatura no baje de 16ºC y en la noche que no baje de 13ºC. Pueden soportar temperaturas frías por un corto tiempo. El calor favorece el crecimiento y es esencial para una buena floración. Se distinguen dos grupos: Las Vanda de llanura, que necesitan calor intenso, y las Vanda de altura, que aceptan un invernadero templado. Una bajada de la temperatura nocturna es siempre favorable para la floración. Para hacerla florecer, hay que mantener una diferencia de temperatura de 5ºC entre el día y la noche durante un mes.

Riego

Riego cada 3 días en verano. Aproximadamente, una vez por semana durante la parada vegetativa. Hay que dejar secar un poco el compost entre dos riegos. Las raíces prefieren los compost con buen drenaje. Agua preferentemente no calcárea y sin cloro (usar cartuchos filtrantes si el agua disponible es muy calcárea).

Humedad ambiental

La humedad ambiental debe estar situada entre el 50 y 60%, si bien debe ser mayor cuanto más alta sea la temperatura. Le gustan las vaporizaciones. Vaporice el follaje a diario, incluso más de 2 veces al día. Un invernadero es muy bueno para cultivar Vanda.

Abonado

En primavera y verano añadir cada 15 días un abono líquido para orquídeas.

Macetas

Toleran bien los tiestos pequeños. Utilizar de preferencia un tiesto no poroso (no macetas de barro cocido), a fin de no concentrar las sales minerales. Si no, se recomienda de humedecer el compost con agua clara de vez en cuando. Las raíces de estas orquídeas son verdes, tienen clorofila por tanto capaces de realizar la fotosíntesis, por lo que es conveniente que estén en macetas incoloras. También pueden engancharse los Vandas sobre una plancha de helecho o incluso instalarse sin sustrato, en una simple cajo de madera perforada.

Sustrato

Cortezas de pino, carbón de leña, trozos de ladrillo y poliestireno expandido (corcho blanco).

Abonado

Durante el crecimiento, añadir cada 15 días un abono líquido para orquídeas. Debido a que son plantas epífitas que viven sobre troncos de árboles y recogen el agua de lluvia que escurre no tienen grandes exigencias de abono. Venden abonos especiales para ellas, pero basta con usar un abono para plantas de interior reduciendo su dosis a la cuarta parte, a aplicar cada 10-15 días en la floración y el resto del tiempo esporádicamente.

Trasplante

Normalmente al final del invierno o en la primavera, después de la floración.

Multiplicación

Por separación y trasplante de los hijuelos provistos de raíces que aparecen sobre el tallo o, por esquejado de la parte superior (copa).

Producen innumerables semillas, pero difíciles de germinar como no estén en simbiosis con un hongo. Por lo cual, el método más fácil es mediante Keikis (hijuelo que la planta madre emite en la vara floral, tras la floración).

Para estimular la aparición de Keikis tras la floración, se corta la vara por encima de un nudo sobre la mitad de su longitud. Luego se retira con cuidado la pielecilla que cubre las yemas de los entrenudos, con mucho cuidado para no dañar éstos. Con ello conseguiremos que les llegue más luz.

También se puede diluir una pizca de la hormona de crecimiento vegetal (benziladenina) en agua y con un pincel dar una fino toque en el corte para estimular su aparición.Una vez el keikis ha emitido unas raíces pequeñas se puede separar de la planta madre.

Plagas

Pulgones y ácaros.

Especies del género

Fuente