Saltar a: navegación, buscar

Influenza AH1N1

(Redirigido desde «Virus de la influenza»)
Influenza AH1N1
Información sobre la plantilla
Influenza-virus-AH1N1-2.jpg
Clasificación:Cepa aviaria
Agente transmisor:Cerdos, aerosoles
Región de origen:La Gloria, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Región más común:América
Forma de propagación:Cerdo a persona
Vacuna:Se desconocen la vacuna contra la misma
Influenza AH1N1 (también conocida como influenza porcina o gripe del cerdo). Es una enfermedad aguda de las vías respiratorias, provocada por un virus. Existen tres tipos de virus de la Influenza: A, B y C. Se le nombra subtipos Hemoglutina (HA) y Neurominidasa (NA) respectivamente, con la finalidad de descubrirlos y clasificarlos. Esta gripe es el resultado de la nomenclatura de las gripes: Gripe Aviar (aves), Gripe Porcina (cerdos), Gripe Bovina (reses) y Gripe Humana, el mediador de este proceso es el cerdo, el cual sirvió como encubador de este virus.

Influenza A H1N1

Tipos de influenza

La gripe por A (H1N1) es una infección respiratoria aguda y muy contagiosa de los cerdos, causada por alguno de los varios virus gripales de tipo A de esa especie. La morbilidad suele ser alta, y la mortalidad baja (1%-4%). El virus se transmite entre los cerdos a través de aerosoles, por contacto directo o indirecto, y a través de cerdos portadores asintomáticos. Durante todo el año se producen brotes en esos animales, pero la incidencia es mayor en otoño e invierno en las zonas templadas. Muchos países vacunan sistemáticamente a sus cabañas de cerdos contra la gripe por A (H1N1).

Los virus de la gripe por A (H1N1) son en su mayoría del subtipo H1N1, pero también circulan entre los cerdos otros subtipos, como H1N2, H3N1 y H3N2. Estos animales pueden verse infectados asimismo por virus de la gripe aviar y por los virus gripales estacionales que afectan al hombre. Se cree que el virus porcino H3N2 procede del ser humano. A veces los cerdos se ven infectados simultáneamente por más de un tipo de virus, lo que permite a éstos intercambiar genes. El resultado puede ser un virus gripal con genes de diversa procedencia, lo que se llama un virus "reagrupado". Aunque los virus de la gripe porcina son normalmente específicos de esa especie, en ocasiones saltan la barrera interespecies y provocan la enfermedad en el hombre.

Origen

El origen de la infección es una variante de la cepa H1N1, con material genético proveniente de una cepa aviaria, dos cepas porcinas y una humana que sufrió una mutación y dio un salto entre especies (o heterocontagio) de los cerdos a los humanos, y contagiándose de persona a persona, los cerdos son portadores del virus y no sufrir sus consecuencias. Los cerdos podrían ser portadores del virus y no sufrir sus consecuencias, al igual que la cepa H5N1, la más agresiva de la gripe aviar, es capaz de matar a los pollos, pero no suele producir problemas graves a los patos.

Los científicos se encuentra realizando investigaciones en la ciudad de La Gloria en México, donde se presume el nacimiento de esta pandemia en las granjas de la zona, pero hay un caso Los cuatro primeros casos confirmados se dividen equitativamente entre México y California. De hecho, parece que dos niños de este estado estadounidense enfermaron a finales de marzo, varios días antes de los dos primeros casos mexicanos conocidos.

Síntomas

Síntomas de la Influenza AH1N1

Se manifiesta de forma similar y con síntomas clásicos a cualquier otro caso de gripe común (influenza de tipo A), como:

Formas de transmisión

  • A través de las gotitas de saliva que expulsan las personas enfermas al hablar, toser o estornudar
  • Al compartir utensilios o alimentos de un enfermo
  • El virus sobrevive en superficies lisas y porosas (manos, manijas, barandales, pañuelos desechables y telas) mantiene entre 48 y 72 horas su capacidad de infección
  • Al saludar de mano o de beso a una persona enferma
  • Las manos son el principal vehículo del virus de la Influenza, ya que nos tocamos la cara, nariz, ojos y boca. Por esta razón es indispensable lavarlas con frecuencia, utilizando agua y jabón.

Grupos más vulnerables

Entre los grupos poblacionales más vulnerables a la influenza tipo A subtipo H1N1 se encuentran:

  • En general, personas en los extremos de vida como niños entre 6 meses a 2 años y adultos mayores a 65 años de edad.
  • Pacientes con afecciones crónicas de los sistemas pulmonar y cardiovascular.
  • Pacientes con enfermedades metabólicas e insuficiencia renal.
  • Niños o adolescentes que están bajo terapia prolongada con ácido acetilsalicílico (aspirina).
  • Pacientes inmunodeficientes o bajo tratamiento inmunosupresor.
  • Embarazadas que estén cursando su 2do 3er trimestre de gestación.
  • Niños en estado de riesgo como nacidos prematuros, especialmente aquellos con peso menor a 1.500 gramos.

Prevención

Precauciones para evitar la influenza AH1N1

Para prevenir esta gripe se han recomendado varias medidas:

  • Evitar el contacto directo con las personas enfermas o que tengan fiebre y tos.
  • Lavarse las manos con agua tibia y jabón entre 10 y 20 segundos de manera frecuente. Lavarse también entre los dedos, y por último el pulso o la muñeca. Como alternativa, puede usar alcohol en gel o líquido para desinfectar.
  • Tratar de no tocarse la boca, nariz y ojos.
  • Ventilar los lugares habitados.
  • Taparse la boca y la nariz al estornudar o toser con un pañuelo descartable o, si no tuviera, con el pliegue del codo.
  • Usar mascarillas o barbijos (recomendable solamente en ambientes públicos o en cercanía a contagiados), recordando que tienen un determinado tiempo de uso.
  • Evitar los besos y dar la mano al saludarse.

Vacuna

Durante gran parte del desarrollo y propagación del brote se dispuso de una vacuna para esta cepa, se realizo exámenes que muestran que la primera dosis de la vacuna provoca una respuesta inmune en el cuerpo humano, lo que resulta suficiente para proteger contra la cepa del virus, El virus de la gripe es muy inestable y muta cada año, por lo que no suelen existir tratamientos preventivos fiables hasta al momento no hay ninguna vacuna que radique el virus.

Fuentes