Saltar a: navegación, buscar

Vista

Para otros usos de este término, véase Vista (desambiguación).
Vista
Información sobre la plantilla
Sentido de Vista.jpeg
Concepto:Los ojos, órganos que permiten la comunicación en el exterior y reflejan nuestro estado de ánimo o de salud.

Vista o Visión. Es la capacidad de detectar las Ondas electromagnéticas dentro de la luz visible por el ojo e interpretar por el cerebro la imagen como vista. Existe desacuerdo de si constituye uno, dos o tres sentidos distintos, dado que diversos receptores son responsables de la percepción del color (frecuencia de la luz) y el brillo (energía de la luz). Algunos discuten que la percepción de la profundidad también constituye un sentido, pero se conoce que esto es realmente una función post-sensorial cognitiva derivada de tener visión.

Historia y corrientes

La historia de la visión comenzó con los presocráticos diciendo que el ojo esta hecho de agua y fuego. Después Aristóteles dio las bases para el estudio científico. El estudio científico de la percepción visual comienza en el siglo XIX con Hermann von Helmholtz, y los primeros métodos psicofísicos. A comienzos del siglo XX se hace fuerte la escuela de la Gestalt que propone que la visión está fuertemente guiada por procesos arriba-abajo. A mediados del siglo XX aparecen los proponentes de la percepción indirecta y los proponentes de la percepción directa. Hoy en día es más difícil hablar de escuelas, puesto que el estudio de la visión es sumamente interdisciplinario.

Globo Ocular

Globo Ocular.jpg

Vulgarmente llamado ojo, es un órgano par, simétrico y muy simple, especializado para percibir la luz. Anatómicamente está formado por tres túnicas o capas concéntricas, y por un sistema de medios transparentes y refringentes que se alojan en su interior.

El sentido de la vista radica en los ojos que son una de las partes más delicadas, interesantes y complicadas del cuerpo humano. Los ojos nos proporcionan todos los días una cantidad enorme de información, porque nos permiten ver todo lo que nos rodea, luces, colores, formas, tamaños, paisajes, personas, por medio de ellos aprendemos muchísimas cosas y nos ayudan a cuidarnos, cuando observamos algo que puede ser peligroso. Además los ojos reflejan nuestro estado de ánimo o de salud. Sabemos si alguien está alegre, triste, preocupado, enojado o enfermo solamente por sus ojos. Los ojos siempre están atentos, cada uno ve desde su ángulo el objeto y en su camino al cerebro, parte de las fibras nerviosas se entrecruzan y juntan la imagen que proporciona cada uno de los ellos. Esto es lo que hace que una imagen plana se pueda percibir tridimensionalmente, es decir, que podamos ver su largo, su ancho y su grosor perfectamente. También, esta forma de funcionamiento y organización de los ojos, nos permite percibir no sólo los objetos sino también las distancias, dimensiones, perspectivas y profundidades y por si fuera poco, permite que la vista abarque un espacio muy grande hacia los lados. Los ojos están protegidos por un tres partes, que además le dan belleza. Los párpados, que se abren y cierran frecuentemente para mantenerlos húmedos y protegerlos contra el polvo, los insectos o golpes; las pestañas que retienen los rayos del Sol y las cejas que recogen el sudor de la frente evitando así que lleguen impurezas a ellos.

Túnicas de la vista Las tres capas son, de afuera hacia adentro: Túnica fibrosa o esclerótica, túnica vascular o coroides y túnica nerviosa o retina.

Medios transparentes Estos medios refringentes constituyen el sistema dióptrico del ojo, y están formados por el cristalino, el humor acuoso, el humor vítreo y la córnea.

Anexos del ojo El ojo está rodeado de una serie de formaciones que lo protegen y que le imprimen movimientos. Ellos son: las cejas, los párpados, la conjuntiva, el aparato lagrimal, los músculos y la cápsula de Tenon.

Fisiología de la visión La vista es el sentido que nos permite conocer, mediante las impresiones luminosas, el volumen, la forma, el color, el tamaño y las demás cualidades de los objetos que nos rodean. El estímulo específico es la luz, y el campo receptor de la retina. La luz, antes de llegar a la retina, atraviesa los distintos componentes del aparato dióptrico del ojo: la córnea, el humor acuoso, donde se produce la primera refracción luminosa, la pupila, el cristalino o lente biconvexa, donde se produce la segunda refracción, y el humor vítreo, donde la luz se retracta por tercera vez.

El cuidado de los ojos

El ojo es un órgano muy sensibles y, a pesar de poseer su propio sistema de defensa, es vulnerable a lesiones y enfermedades. Si se quiere mantener durante toda la vida una buena visión, hay que cuidar los ojos. Deben protegerse los ojos de los accidentes. Puede producirse ceguera debido a lesiones producidas a palos afilados, cohetes, pistolas de juguetes y otros objetos que los niños pueden utilizar como proyectiles durante sus juegos. Los padres deben mostrarse firmes con sus hijos, explicándoles las posibles consecuencias de los juegos peligrosos. Las lentes de las gafas deben ser materiales inastillables, especialmente si son para niños.

Cuerpos extraños El párpado es capaz de cerrarse en un quinto de segundo. Se trata de una acción refleja que responde al más pequeño estímulo. Sin embargo es inevitable, que se alojen cuerpos extraños en el ojo, y existe una forma correcta de extraerlas sin causar daños. Si entre el párpado y el globo ocular se sitúa un objeto blando, como una pestaña, haga que la persona afectada cierre el ojo. Llévela cerca de una luz intensa y abra suavemente el ojo. Si no es visible el cuerpo extraño, dígale que mire hacia arriba, hacia abajo, y a uno y otro lado, mientras que le desvía el párpado en la dirección opuesta. Cuando se localice la partícula extraña, debe sacarse del ojo con la punta de un pañuelo limpio.

Tensión ocular Puede evitarse en gran medida la tensión ocular excesiva utilizando el sentido común para desarrollar buenos hábitos para la lectura y el trabajo a distancias cercanas. Siempre debe leerse con buena luz, pero cerciorándose de que la luz no se refleja directamente en la página. Un exceso reflejo hace incómoda la lectura. Cuando lea, mantenga el libro a una distancia de al menos treinta centímetro de distancia de los ojos, y relaje los músculos que controlan el cristalino mirando hacia un objeto distante tras cada hora de lectura. No se siente cerca de una pantalla de televisión, ni la contemple en una habitación oscura. Es necesaria una mayor cantidad de luz para efectuar trabajos a poca distancia.

Abuso de los cosméticos Los cosméticos oculares pueden producir reacciones alérgicas violentas, sobre todo los que contienen partículas de "brillo". Puede aparecer una dermatitis de contacto tras varios años de utilización, con aparición de hinchazón (edema) y picazón alrededor de los párpados, y a veces incluso por toda la cara. Es una medida prudente la utilización de los cosméticos hipoalérgicos que actualmente se encuentran a la venta. Limpie todo rastro de maquillaje de los ojos cada noche. Utilice agua y jabón suave, o un aceite limpiador suave. Si se dejan partículas de maquillaje durante la noche, existe mayor riesgo de irritación. La utilización de máscaras tiende a aumentar la fragilidad de las pestañas; puede sufrir daños por el contacto con las sábanas durante la noche. Existe un producto cosmético que nunca debe utilizarse por sistema, o que incluso debe suprimirse por completo; se trata del adhesivo para pestañas postizas. Si se aplica incorrectamente, puede obstruir el flujo normal de lágrimas de las glándulas lacrimales.

Infecciones oculares La blefaritis es una inflamación de los bordes de los párpados. Puede dar lugar a infección de los folículos de las pestañas. Si se infecta la membrana que cubre el ojo, el paciente presenta un "ojo rojo" (conjuntivitis). El trastorno puede acompañarse de eliminación de pus, dolor y sensibilidad a la luz intensa. Si la infección solo afecta a uno de los ojos, puede extenderse con facilidad al otro durante las fases precoces, cuando el paciente no se ha percatado de sus existencia. Por esta causa, siempre deben limpiarse los ojos por separado pasando un poco de algodón desde el ángulo interno hacia el externo. Tire inmediatamente el algodón usado y utilice uno nuevo para limpiar el otro ojo.

Características del proceso visual

A menudo, se compara el funcionamiento del ojo con el de una Cámara Fotográfica. La pupila actuaría de diafragma, la retina de película, la córnea de lente y el cristalino sería equivalente a acercar o alejar la cámara del objeto para conseguir un buen enfoque. La analogía no acaba aquí, pues al igual que en la cámara de fotos la imagen que se forma sobre la retina está invertida. Pero esto no supone ningún problema ya que el cerebro se encarga de darle la vuelta para que la veamos correctamente.

La sensibilidad y los tipos de visión Al igual que en la fotografía, la cantidad de luz juega un papel importante en la visión. Así, en condiciones de buena iluminación (más de 3 cd/m2) como ocurre de día, la visión es nítida, detallada y se distinguen muy bien los colores; es la visión fotópica. Para niveles inferiores a 0.25 cd/m2 desaparece la sensación de color y la visión es más sensible a los tonos azules y a la intensidad de la luz. Es la llamada visión escotópica. En situaciones intermedias, la capacidad para distinguir los colores disminuye a medida que baja la cantidad de luz pasando de una gran sensibilidad hacia el amarillo a una hacia el azul. Es la visión mesiópica. En estas condiciones, se definen unas curvas de sensibilidad del ojo a la luz visible para un determinado observador patrón que tiene un máximo de longitud de onda de 555 nm (amarillo verdoso) para la visión fotópica y otro de 480 nm (azul verdoso) para la visión escotópica. Al desplazamiento del máximo de la curva al disminuir la cantidad de luz recibida se llama efecto Purkinje. Toda fuente de luz que emita en valores cercanos al máximo de la visión diurna (555 nm) tendrá un rendimiento energético óptimo porque producirá la máxima sensación luminosa en el ojo con el mínimo consumo de energía. No obstante, si la fuente no ofrece una buena reproducción cromática puede provocar resultados contraproducentes.

La acomodación Se llama acomodación a la capacidad del ojo para enfocar automáticamente objetos situados a diferentes distancias. Esta función se lleva a cabo en el cristalino que varía su forma al efecto. Pero esta capacidad se va perdiendo con los años debido a la pérdida de elasticidad que sufre; es lo que se conoce como presbicia o vista cansada y hace que aumente la distancia focal y la cantidad de luz mínima necesaria para que se forme una imagen nítida.

La adaptación La adaptación es la facultad del ojo para ajustarse automáticamente a cambios en los niveles de iluminación. Se debe a la capacidad del iris para regular la abertura de la pupila y a cambios fotoquímicos en la retina. Para pasar de ambientes oscuros a luminosos el proceso es muy rápido pero en caso contrario es mucho más lento. Al cabo de un minuto se tiene una adaptación aceptable. A medida que pasa el tiempo, vemos mejor en la oscuridad y a la media hora ya vemos bastante bien. La adaptación completa se produce pasada una hora.

El campo visual Volviendo al ejemplo de la cámara de fotos, el ojo humano también dispone de un campo visual. Cada ojo ve aproximadamente 150º sobre el plano horizontal y con la superposición de ambos se abarcan los 180º. Sobre el plano vertical sólo son unos 130º, 60º por encima de la horizontal y 70º por debajo. El campo visual de cada ojo es de tipo monocular, sin sensación de profundidad, siendo la visión en la zona de superposición de ambos campos del tipo binocular. La sensación de profundidad o visión tridimensional se produce en el cerebro cuando este superpone e interpreta ambas imágenes.

Fuente