Adjetivo

De EcuRed
Adjetivo
Información sobre la plantilla
Concepto:Los adjetivos son palabras que nombran o indican cualidades, rasgos y propiedades de los nombres o sustantivos a los que acompañan.

Adjetivo. Palabras que nombran o indican cualidades, rasgos y propiedades de los nombres o sustantivos a los que acompaña.

Como regla general, en español los adjetivos se colocan después del sustantivo, al contrario de otros idiomas, como el inglés, en que necesariamente lo predecen, pero ello admite algunas excepciones en casos especiales.

Contenido

Clasificación

Los adjetivos son clasificados según la forma en que inciden sobre el sustantivo a que se aplican, en los siguientes tipos:

Adjetivos predicativos

Afectan el sentido del sustantivo de modo indirecto, porque conforman parte de un predicado aplicado al sustantivo, en el cual es esencial la presencia de un verbo. Ejemplos:

  • El auto es moderno.
  • La película resulta interesante.

Adjetivos atributivos o calificativos

Califican directamente al sustantivo, otorgándole un atributo. Ejemplos:

  • El auto rojo.
  • La película terrorífica.

Un tipo especial de estos adjetivos son los epítetos, que indican cualidades consustanciales del significado del sustantivo, a las que se desea resaltar; y que a menudo se anteponen al sustantivo,especialmente con fines de énfasis, giros poéticos o similares. Ejemplos:

  • El cielo azul.
  • La blanca nieve.

Adjetivos gentilicios

Califican el lugar de origen o nacimiento, en relación a un país, región, estado, ciudad, etc. Ejemplos:

  • Automóvil brasileño.
  • Pasaporte italiano.

Adjetivos especificativos

Expresan una cualidad que puede considerarse objetiva, propia del concepto a que alude el sustantivo, que le dan una especificidad adicional que desaparece si se suprime el adjetivo. Tienen la particularidad de que no se refieren a la universalidad del concepto expresado por el sustantivo, de manera que si se aplica el adjetivo al sustantivo en forma plural, no afecta a la totalidad de su especie, sino a una parte de ella. Ejemplos:

  • La manzana verde.
  • Las manzanas verdes.

Otras clasificaciones

El adjetivo se clasifica en:

  • Adjetivo calificativo: determina al sustantivo e indica una cualidad de él; es decir, dice cómo es el sustantivo.

Ejemplos: bueno, largo, azul, bonito, maleable, peligroso, útil, terrorífico, sutil, etc.

  • Adjetivo demostrativo: determina al sustantivo indicando lejanía o proximidad en relación a las personas que hablan; o sea, indica ubicación espacial.

Ejemplos: este, ese, aquel, aquella, estas, esas, aquellas, etc.

  • Adjetivo posesivo: indica posesión o pertenencia.

Ejemplos: mi, tu, tuya, suya, su, sus, nuestro, vuestro, tuyos, suyas, suyos, vuestros, etc.

  • Adjetivos numerales: indican un número determinado.

Los numerales pueden ser:

    • Adjetivo numeral cardinal: indica un número fijo.

Ejemplos: uno, tres, mil, quinientos, etc. Pelearon tres mil soldados Su valor era de quinientos pesos.

    • Adjetivo numeral ordinal: indica orden.

Ejemplos: primero, segundo, quinto, vigésimo, etc. En la carrera, Pedro llegó tercero. Ocupé el segundo lugar en el torneo.

    • Adjetivo numeral múltiplo: agrega al sustantivo la idea de veces.

Ejemplos: doble, triple, quíntuples, etc. La casa era el doble más grande que otras. Fue un parto triple.

    • Adjetivo numeral partitivo: agrega al sustantivo la idea de parte de una unidad.

Ejemplos: mitad, media, vigésima, décima, etc. Ocupó apenas la décima parte de la sala. Se comieron la mitad de la torta.

  • Adjetivo indefinido: no indica una cantidad fija, son palabras vagas.

Ejemplos: muchos, pocos, algunos, otros, nadie, etc.

Concordancia del adjetivo

El adjetivo siempre concuerda en género y número con el nombre al que acompaña, tanto si va delante como si va detrás. Ejemplo: Vistosa flor de colores vivos.

Si un adjetivo va antes de varios nombres, concuerda en género y número con el primer nombre. Si se trata de personas, el adjetivo debe ir en plural. Ejemplos:

  • El largo viaje y la llegada fueron agotadores.
  • Los tímidos Pedro y Ana se sonrojaron.

Si el adjetivo se coloca después de varios nombres, concuerda en plural con ellos, respetando su género. Ejemplos:

  • Un día y un viaje agotadores.
  • Una alegría y una amistad duraderas.

Si el adjetivo va detrás de los nombres, pero estos son de género distinto, el adjetivo irá en plural y en masculino, aunque alguno de los nombres sea femenino. Ejemplos:

  • Un día y una noche largos.
  • Una silla y un sofá cómodo.

Situaciones especiales de concordancia

  • En caso de adjetivación de varios sustantivos a la vez, el adjetivo debe estar en plural.

Ejemplo: Mi padre y mi hermano son morochos.

  • En caso de adjetivación de sustantivos masculino y femenino a la vez, el adjetivo debe estar en masculino.

Ejemplo: Mi padre y mi hermana son morochos.

  • En caso de adjetivación precediendo a dos sustantivos de distinto género, el adjetivo debe concordar con el más próximo.

Ejemplos: La enorme dedicación y esfuerzo que emplearon. El enorme esfuerzo y dedicación que emplearon.

Grados del adjetivo

Se designan como grados del adjetivo, las distintas intensidades con que indica la posesión por el sustantivo de la cualidad con que lo adjetiva. En forma similar a lo que ocurre con el sustantivo respecto de los aumentativos y diminutivos, el adjetivo presenta las siguientes gradaciones:

Grado positivo

Un adjetivo está en grado positivo cuando expresa una cualidad sin dar idea de intensidad. Vicente es ágil y Pedro está fuerte.

Grado comparativo

Expresa la cualidad en forma comparativa con otra u otras propias del sustantivo adjetivado; o asimismo con la misma cualidad en otros sustantivos que la posean. El grado comparativo tiene diversas posibilidades:

  • Igualdad: indica que las dos cualidades comparadas tienen igual intensidad de presencia en el sustantivo calificado.

Ejemplo: Se expresa en formas tan linda como simpática.

  • Superioridad: indica que una de las cualidades comparadas tiene mayor intensidad de presencia en el sustantivo calificado.

Ejemplo: Se expresa en formas más linda que simpática.

  • Inferioridad: indica que una las dos cualidades comparadas tiene menor intensidad de presencia en el sustantivo calificado.

Ejemplo: Se expresa en formas menos linda que simpática.

Grado superlativo

Expresa que el grado de posesión de la cualidad es el máximo, o por lo menos, supera ampliamente al de las otras cualidades comparadas. El grado superlativo puede ser:

  • Relativo: cuando la comparación se realiza explícitamente con todas, alguna o algunas de las restantes cualidades del sustantivo calificado; y de los otros sujetos de su misma categoría.

Ejemplo: Enrique es el más veloz de todos los jugadores.

  • Absoluto: cuando se asigna en alto grado la cualidad adjetivada, sin hacer una comparación explícita con otras cualidades.

Ejemplos: Enrique es un jugador muy veloz. Enrique es un jugador velocísimo.

Tratamiento didáctico del adjetivo

Para cualquier análisis gramatical con un enfoque funcional en el ámbito textual, se precisa de un conocimiento lo suficientemente sólido de la morfosintaxis idiomática, además del conocimiento sobre los restantes planos y niveles de la lengua. No se trata solo de las relaciones gramaticales del adjetivo, su estructura y funciones, es necesario tener una visión más completa y sistemática del adjetivo por su presencia recurrente en otras estructuras léxico-semánticas.

El adjetivo en el análisis textual

Conexiones que establece el adjetivo con otros conceptos:

Como forma elocutiva se caracteriza por tener al sustantivo y al adjetivo como sus categorías léxicas dominantes, por tanto permite sistematizar y trabajar el adjetivo.

El adjetivo en la personificación, es de suma importancia. Es incuestionable que este recurso puede expresarse mediante diversas formas o estructuras morfosintácticas, pero el adjetivo puede aprovecharse para trabajarlo en las habilidades de identificación e interpretación cuando esta categoría porta en línea general una cualidad humana o de otro ser vivo que se añade a un concepto sustantivo inanimado, y de ese modo funciona perfectamente el proceso de personificación, por ejemplo: valientes ríos, laborioso día, viento fiero, mar despiadado. En algunos ejemplos se ha presentado el adjetivo antepuesto al sustantivo, pero la posición puede cambiar. En ambos casos, integrados a un contexto, es necesario analizar los efectos semántico-estilísticos que produce el orden de colocación.

En la gramática, el valor del adjetivo epíteto es puramente estético, pues no añade ninguna cualidad al sustantivo que no sea inherente a él (blanca nieve, suave brisa, etc); pero en literatura esta forma coincide con el epíteto metonímico en el que se establece una relación real (Hierro viejo), mientras que el epíteto metafórico expresa una relación por semejanza (sauce llorón), por supuesto, ambas formas se actualizan en el contexto. No siempre se expresa con un adjetivo, también se emplea un sintagma nominal (Aquiles, el de los pies ligeros).

La metáfora ofrece amplias posibilidades de sistematizar el adjetivo y propiciar un trabajo interpretativo más completo, por ejemplo: la verde esperanza, las alegres rosas, ojos zorrunos, solícitas abejas, volcánicos besos, ardientes palabras, claras ideas.

La comparación que establece el símil se expresa en muchas ocasiones teniendo al adjetivo como núcleo semántico, aspecto que puede y debe aprovecharse para sistematizar el reconocimiento y el análisis semántico del adjetivo: es rápido como una flecha, aquel hombre era fuerte como Hércules, su visita fue desastrosa cual un volcán.

Este tipo de concepto y habilidad incluida, no puede desarrollarse al margen del adjetivo. A veces mediante la caracterización directa, los autores emplean adjetivos precisos, eficaces, en la conformación y confirmación de la actuación de los personajes, por lo tanto este constituye otro elemento oportuno para la sistematización del concepto adjetivo, pero lo más importante en este sentido es el trabajo con la habilidad de inferencia, pues a partir de los diálogos y las acciones de los personajes se pueden inferir cualidades que se expresan mediante el adjetivo como categoría léxica, este puede ser un ejercicio de alta estimación.

El adjetivo tiene una importancia extraordinaria en el análisis textual. Son múltiples las asociaciones y los valores semánticos y comunicativos que trasmiten cuando se integra armoniosamente a toda la estructura textual.

El adjetivo en la sintaxis

  • Orden de colocación.

Generalmente se entiende que la anteposición del adjetivo al sustantivo hace centrar la atención del receptor en la cualidad del referente, por lo que puede, sin lugar a dudas, constituir una intencionalidad por parte del emisor. En líneas generales en este nivel se puede cuestionar: ¿Dónde coloca el autor el adjetivo?: ¿Antes o después del sustantivo?, ¿A distancia o por contacto?, ¿Es atributo o predicativo?, ¿A principio del verso o final?, ¿Qué intención tendrá? ¿Por qué?

  • Morfología.

Este campo que es menos rico para la estilística, ofrece no obstante algunas posibilidades, sobre todo para los despectivos y los diminutivos. También se puede apreciar el empleo del grado y las distintas posibilidades que brindan los cambios y usos variados del grado dentro del texto.

El adjetivo en la semántica del texto

El adjetivo es un elemento individualizador y semantizante, por lo que pueden hacerse interrogantes para la comprensión de textos en los que el adjetivo sea una clase de palabra predominante, y que para su comprensión profunda sea necesario su análisis: ¿Se utilizan con frecuencia los adjetivos?, ¿A qué esfera sensorial se refieren: visual, táctil, olfativa, gustativa, auditiva?, ¿A qué tipo de atributo se refieren?, ¿Se refiere a lo externo o lo interno humano?, ¿Son restrictivos o no restrictivos?, ¿Están ordenados gradualmente?, ¿Se acumulan muchos adjetivos? ¿Qué efectos provocan?, ¿Constituyen palabras claves? ¿Por qué?, ¿Qué relación guardan con personajes, tema o título del texto?, ¿Guardan alguna relación de antonimia, sinonimia, paronimia con otras clases de palabras del texto?, ¿Son epítetos? ¿Qué significado refuerzan?, ¿Tienen valores simbólicos? ¿Cuáles te sugieren?, ¿Conforman alguna red o amalgama semántica?, ¿Tienen alguna relación de contraste, identidad o de otro tipo?, ¿Qué significados se repiten mediante el uso de adjetivos?, ¿Qué relación tienen estos significados con otras clases de palabras?

El análisis de texto se debe ir graduando en función de comprender otros textos en distintos estilos funcionales, así en cada caso el adjetivo cumple determinadas funciones y asume características específicas.

En el estilo publicista, géneros periodísticos como la noticia y el reportaje, cuyas funciones son informar, se exige más precisión e impersonalidad y el uso del adjetivo es menor, en el editorial y el artículo como géneros de opinión y valoración, su empleo es más significativo, así como la crónica que es un género que participa de la opinión y la información.

El carácter subjetivo del estilo coloquial permite el empleo muy intenso de adjetivos, en relaciones hiperbólicas, metafóricas, con gran matiz emocional. Las comparaciones también son muy empleadas, véanse los siguientes ejemplos: Iré más rápido que una flecha, tiene cara de burro triste, lo puso como un zapato viejo, es más bueno que un pan.

En el estilo científico el adjetivo tiende a usarse de un modo más racional y preciso y abundan los tecnicismos.

El adjetivo en la construcción textual

Son muchas las posibilidades para trabajar la redacción con empleo del adjetivo. A continuación se ofrecen algunos ejemplos:

  • Transformar un grupo preposicional en adjetivo o a la inversa para apreciar funcionalidades semejantes y matices diferentes, siempre que las estructuras lo permitan desde el punto de vista semántico e integrarlo a una redacción: fogoso abrazo por abrazo de fuego, palabras de espina por palabras espinosas, lengua de cuchillo por lengua afilada.
  • Transformar textos descriptivos y sus efectos semánticos e intenciones mediante el cambio de adjetivos.
  • Incorporar adjetivos a un texto que carece de ellos y valorar sus efectos estilístico-semánticos.
  • Creación de símiles que tengan como núcleo adjetivos.
  • Selección de adjetivos para expresar mayor expresividad en su significado que el otro, que resulte más artístico que el otro, que sea más dialectal que el otro, que sea más técnico que el otro.
  • Creación de diálogos en que se empleen adjetivos y sustantivos que caractericen la procedencia social de los interlocutores.
  • Creación de diálogos en el que intervengan personas de distintas procedencias sociales y culturales y se provoquen confusiones y contradicciones.
  • Redacción de textos sobre algún aspecto de interés de los estudiantes en que se empleen adjetivos con valores irónicos o hiperbólicos.
  • Redacción de textos descriptivos a partir de situaciones comunicativas concretas dadas.

La generalización del concepto adjetivo solo se alcanza cuando el individuo es capaz de determinar sus indicios sustanciales y establecer las relaciones conceptuales existentes con otros conceptos, para lo cual es necesario su estudio tanto en el nivel de la lengua como en el nivel del habla. Esto a su vez permitirá desarrollar la competencia comunicativa.

Fuentes