Saltar a: navegación, buscar

Batalla de Junín

Batalla de Junín
Información sobre la plantilla
Batalla de junin.jpeg
Escena de la Batalla de Junín del 6 de agosto de 1824, con tropas al mando de Simón Bolívar , cuando ya José de San Martín había dejado las operaciones militares en Perú .
Fecha:6 de agosto de 1824
Lugar:Pampa de Junín en el departamento de Junín, Bandera de Perú Perú
Descripción:
Conflicto armado entre el ejército realista y el ejército independentista, cuyo resultado se definió a favor de los últimos al mando de Simón Bolívar.
País(es) involucrado(s)
Bandera de Perú Perú, Bandera de España España, Bandera de Colombia Colombia, Bandera de Argentina Argentina, Bandera de Chile Chile
Líderes:
Simón Bolívar y José de Canterac
Batalla de Junín. Ultimo enfrentamiento armado que sostuvieron el ejército patriota comandado por Simón Bolívar y el ejercito realista español comandado por el general José de Canterac. Fue librada el 6 de agosto de 1824, en las pampas contiguas al lago Junín, en la cordillera central peruana, a más de 4 000 m sobre el nivel del mar.

Antecedentes

En el mes de febrero, tras la declaración de independencia del Perú, los realistas ocupaban los alrededores del lago Junín, en la cordillera central peruana. En junio, Simón Bolívar, Presidente de la Gran Colombia , tomó conocimiento de ello y se trasladó con su ejército a la zona ocupada, con el objetivo de enfrentarse a los españoles que estaban al mando de José de Canterac[1] (1787-1835).

La batalla

La arenga de Bolívar a las tropas antes de la batalla fue:

"Soldados, vais a completar la obra más grande que el cielo ha podido encargar a los hombres... El Perú y la América entera aguardan de vosotros la paz, hija de la victoria ¡Vosotros sois invencibles!”
La batalla se inició con la ofensiva de los 1 200 jinetes de Canterac
Batalla de Junín

contra la vanguardia de los patriotas, que parecía iba a ser barrida, pero la oportuna entraba en combate de los Húsares del Perú, comandados por el argentino Isidoro Suárez, y por los Húsares de Colombia, al frente de quienes se encontraba el venezolano José Laurencio Silva, decidió la acción a favor de las armas independentistas. No se oyó un solo disparo; la acción se libró enteramente a golpes de sables y de las lanzas de los llaneros venezolanos. Daniel Florencio O'Leary, un irlandés al servicio de los insurgentes escribió:

“... el terrible silencio no fue interrumpido más que por la estridente voz de los clarines, el choque de las espadas y de las lanzas, el galopar y piafar de los caballos, las maldiciones de los vencidos y los lamentos de los heridos”

La acción se decidió tan rápidamente —duró menos de una hora— que cuando el general Sucre, que iba con la infantería, llegó al campo de Junín, solo alcanzó a escuchar los gritos de alegría por la victoria.

Después de la victoria, las palabras de Simón Bolívar fueron:

“La campaña que debe completar vuestra libertad ha empezado bajo los auspicios más favorables. El ejército del general Canterac ha recibido en Junín un golpe mortal, habiendo perdido, por consecuencia de este suceso, un tercio de sus fuerzas y toda su moral. Los españoles huyen despavoridos abandonando las más fértiles provincias… Bien pronto visitaremos la cuna del Imperio peruano y el templo del Sol. El Cuzco tendrá en el primer día de su libertad más placer y más gloria que bajo el dorado reino de sus Incas.”
Simón Bolívar

Consecuencias

Las bajas realistas fueron alrededor de 364, dejando una centena de prisioneros. En cambio, para los soldados al mando del libertador, el balance fue menos costoso, se vertieron 45 vidas y menos de 100 heridos. El triunfo de Junín fue de vital importancia para la siguiente lucha, la Batalla de Ayacucho, ya que ésta última fue definitiva.

En virtud del brillante desempeño de los Húsares y de la victoria conseguida, el regimiento peruano recibió el nombre “Húsares del Perú”, designación que mantiene en la actualidad.

Véase también

Referencias

  1. Militar español de origen francés que luchó en las guerras de la independencia española.

Fuente