Conservación y restauración

De EcuRed
Conservación y restauración de obras de arte
Información sobre la plantilla
Concepto:Detener el deterioro de objetos para devolverles el estado actual de las obras.
Conservación y restauración de obras de arte. Proceso que consiste en detener el deterioro de objetos de valor histórico o artístico y en restaurarlos para devolverles su estado original. Para ello se examina la obra con el fin de identificar los materiales que entran en su composición y poder determinar las causas de su deterioro. La restauración, además de detener éste, puede revocar cualquier cambio hecho en la obra de arte por alguien ajeno al artista que la terminó.

Contenido

Definición

La conservación involucra Gestión e investigación del patrimonio cultural empleando "cualquier método que resulte eficaz para mantener el bien cultural lo más cercano a su estado general Sin embargo la definición actual de la conservación se ha ampliado y de manera más precisa se ha descrito como la gestión ética. El conservador aplica algunas pautas éticas. Tales como:

  • Mínima intervención.
  • Materiales apropiados y métodos que apunten a ser reversibles para reducir los posibles problemas futuros.
  • Documentación completa de todos los trabajos realizados.

Para que el conservador aplique sus conocimientos profesionales, deben tener en cuenta las opiniones de la parte interesada; los valores, el significado del objeto, y las necesidades físicas del soporte o material que esta confeccionado, con el fin de determinar una apropiada estrategia de conservación.

  • La conservación preventiva consiste en todas aquellas medidas y acciones que tengan como objetivo evitar o minimizar futuros deterioros o pérdidas en el patrimonio cultural. O sea limpieza sistemática del bien cultural teniendo en cuenta el tipo de soporte, la edad, lugar donde se encuentra.
  • Conservación curativa: son todas aquellas acciones aplicadas de manera directa sobre un bien o un grupo de bienes culturales que tengan como objetivo detener los procesos dañinos presentes o reforzar su estructura. Estas acciones sólo se realizan cuando los bienes se encuentran en un estado de fragilidad notable o se están deteriorando a un ritmo elevado, donde el bien cultural corre el riesgo de perderse en un tiempo relativamente breve. Estas acciones a veces modifican el aspecto de los bienes.
  • La restauración hace referencia a todas aquellas acciones aplicadas de manera directa a un bien individual y estable que tengan como objetivo facilitar su apreciación, comprensión y uso. Estas acciones solo se realizan cuando el bien ha perdido una parte de su significado o función a través de una alteración o un deterioro pasados. Se basan en el respeto del material original. En la mayoría de los casos, estas acciones modifican el aspecto del bien

Historia

El cuidado del Patrimonio Cultural tiene una larga historia dentro de las tradiciones de fijación y la reparación de objetos y en las restauraciones de obras de arte individuales. Aunque las actividades de restauración de objetos se remontan a los inicios de la humanidad, como actividad pública y profesional, ésta comenzó en el siglo XIX. En el pasado se realizaron intervenciones de restauración principalmente en objetos de uso ritual, en México se han encontrado vasijas que se rompieron y después fueron unidas por medio de una costura. Plinio el Viejo ya menciona en su Historia técnicas para desprender murales, práctica común entre los romanos que de esta forma expoliaron edificios griegos. Durante la edad media y el renacimiento las labores de restauración eran realizadas por artesanos, pero con el advenimiento del concepto de artista se comenzó a delegar estas actividades a artesanos marginados.

Es hasta el siglo XIX que comienzan a surgir personas solo dedicadas a conservar, mantener y en algunos casos reconstruir objetos del pasado. Los campos de la ciencia y el arte se volvieron cada vez más interdependientes gracias a científicos como Michael Faraday quien comenzó a estudiar los efectos nocivos del medio ambiente en las obras de arte. Luis Pasteur también llevó a cabo análisis científicos sobre la pintura durante este periodo. Sin embargo, quizás el primer intento organizado para conservar el patrimonio cultural fue la Sociedad para la Protección de Edificios Antiguos en el Reino Unido. Influenciada por los escritos de John Ruskin esta sociedad fue fundada por William Morris en 1877. Durante el mismo período un movimiento con objetivos similares, también se había desarrollado en Francia bajo la dirección de Eugène Viollet-le-Duc un arquitecto y teórico francés al que se le puede considerar el primer restaurador. Viollet-le-Duc realizó un extenso estudio de la arquitectura gótica y se dispouso a reconstruir y completar las obras inconclusas de la época. Es también uno de los primeros en poner por escrito sus ideas y métodos; así como también es uno de los primeros en ser criticado públicamente por Ruskin.

El arte de la conservación recibió un impulso en Alemania, cuando en 1888 Friedrich Rathgen se convirtió en el primer químico en ser empleado por un museo, el Museo Real de Berlín. No sólo desarrolló un enfoque científico para el cuidado de los objetos de las colecciones, si no que difundió este enfoque con la publicación de un Manual de conservación en 1898 Ya en el siglo XX comienza una corriente para dar fundamento a las prácticas de rescate de los objetos del pasado, comenzando en Italia con las obras de Camillo Boito. Con la asunción de la Italia fascista se comienza una labor de restauración y reconstrucción del pasado romano y renacentista del país que crea las condiciones para que más tarde se cree el Istituto Centrale per il Restauro. En esta institución surgirá el más conocido teórico de la restauración, Cesare Brandi.

La necesidad de establecer principios para regular la conservación y restauración de monumentos históricos quedó plasmada en la "Carta de Venecia"" o Carta Internacional sobre la conservación y restauración de monumentos y sitios, suscrita en 1964.

Conservador o restaurador

Probablemente a partir de la Controversia de los barnices entre Brandi y los directivos de la National Gallery de Londres se comenzó un distanciamiento entre la restauración británica y la continental. A esto se sumó la aparición de la figura del conservador como encargado de manejar una colección. Así en el mundo anglosajón se comenzó a dejar el término restaurador para los operarios técnicos que intervenían las obras atendiendo a los criterios de historiadores, científicos y críticos de arte. Por su parte en Europa continental el restaurador era responsable directo de los criterios que se tomarían tanto para conservar como para exponer y estudiar las obras. A la larga esto llevó a una controversia sobre cual era la función de conservadores y restauradores, y la imposibilidad de llegar a un consenso llevó a la creación del término conservación-restauración que empezó a usarse en la década de 1980.

Alteraciones del deterioro de las obras de arte

Son pocos los materiales estables (resistentes a la desintegración o alteración química) que componen las obras de arte y otros objetos artísticos. Por ejemplo, las pinturas al óleo tienen tendencia a secarse, lo que produce cambios en el color o escamas. Las materias orgánicas como la madera y el marfil se contraen o se dilatan según la humedad de la atmósfera.

Cuando estos cambios se hacen visibles, el deterioro ya está avanzado. Las causas principales de estas alteraciones poco deseadas se deben a exceso o defecto de humedad, luz, calor o frío, a un ambiente contaminado, a plagas, a descuidos, al contacto con objetos contaminados y a la incompatibilidad entre algunos materiales.

Si el ambiente es demasiado húmedo, la madera se hincha y el papel se ablanda y proporciona condiciones favorables para el desarrollo de hongos en los materiales orgánicos. Si es excesivamente seco, la madera y el marfil se comban y se rajan, mientras que el cuero y el papel se quiebran.

La radiación ultravioleta, presente en la luz natural y en la artificial, decolora las acuarelas y los tejidos y acelera su deterioro fotoquímico; también destiñe el papel. La congelación y el sobrecalentamiento pueden ocasionar la fractura de piedras, escayola o yeso y vidrio.

Los insectos, los roedores, los hongos y las bacterias pueden destruir las materias orgánicas como los tejidos, el cuero, el papel y la madera. Los objetos que están en contacto con materiales químicamente inestables pueden dañarse, como por ejemplo un dibujo sobre un buen papel montado en un marco de pasta de madera, o los colores de un collage que se oscurecen por la oxidación de una cola de mala calidad. Muchos materiales se alteran por oxidación o por reacción a los contaminantes del aire. Por ejemplo, en un ambiente cargado de sulfuro (resultante de quemar combustibles fósiles) las superficies de piedra caliza, mármol y escayola (donde se pueden pintar frescos) pueden sufrir una reacción química transformando la calcita en yeso que se dilata y se desconcha o se descascara.

Artes decorativas y escultura

Artes decorativas
Artes decorativas

El mobiliario, la cerámica, los tejidos y muchos otros tipos de objetos decorativos requieren la intervención de varios especialistas para estudiarlos y determinar los materiales que los componen, los métodos y fecha de fabricación así como la autenticidad.

Los restauradores utilizan adhesivos para pegar los objetos rotos y emplean agentes neutros para la limpieza de mármol, marfil y otros materiales. Los restauradores de objetos de metal distinguen entre la auténtica pátina del tiempo y los efectos de la corrosión. Tratan problemas como la enfermedad del bronce, una reacción química que afecta a este metal y que puede llegar a pulverizarlo. También tratan los objetos de plata y los hilos de plata de los tejidos que hayan perdido el brillo por efectos de la contaminación.

Los restauradores de textiles analizan las fibras, las tramas y los problemas de deterioro y están capacitados para consolidar, limpiar, retejer y montar los tejidos frágiles sobre soportes auxiliares, preparándolos para su almacenaje o exposición.

Los restauradores deescultura pueden identificar los problemas relacionados con la conservación del mármol, la piedra caliza, el granito y otras piedras duras, así como la cerámica, los metales, los plásticos, la madera, el papel y los tejidos.

Obras de arte sobre papel

La conservación de obras de arte sobre papel —acuarelas, dibujos, grabados, fotografías, carteles y collages, así como de libros y documentos, presenta problemas especiales. El papel es un material fibroso que contiene celulosa en finas capas. La celulosa puede provenir del lino, del algodón, del yute, del cáñamo, de la corteza interna de la morera o de otros árboles, y de la madera pulverizada. Cuanto más puro es el papel (es decir cuanto más celulosa contiene) menos propensión tiene al deterioro.

Los papeles de pasta de madera, como el papel de periódico, contienen muchas impurezas que hacen que se oscurezcan y se vuelvan quebradizos. El restaurador debe analizar los tipos de fibras en cada papel en concreto y diagnosticar los problemas de deterioro para hacerles frente.

Entre los tratamientos que puede recibir el papel se encuentran la desacidificación, el lavado, el blanqueado, la forración, el laminado, el enmarcado, la eliminación de restauraciones antiguas y su preparación para almacenaje o exposición en las condiciones adecuadas.

Pintura

Restauración de pintura en Valencia
Restauración de pintura en Valencia

Una pintura es una estructura compuesta de los siguientes estratos:

  • el soporte, es decir muro, tabla, lienzo u otra base;
  • el fondo o preparación aplicado al soporte para hacerlo más receptivo a la pintura;
  • el diseño, o capas pictóricas;
  • la capa protectora o barniz.

Uno o varios de estos estratos pueden requerir cuidados. El lienzo puede estar quebradizo y rasgado; la preparación puede haberse desprendido del soporte; la pintura puede haberse levantado, craquelado o cambiado de color; y el barniz puede estar cubierto de suciedad o haberse oxidado tornándose pardo oscuro.

El restaurador examina primero el cuadro detalladamente, por medio de un estereomicroscopio, radiación ultravioleta e infrarroja y otros visores especiales; durante el proceso se pueden ir haciendo fotografías para registrar todos los hallazgos. También se puede examinar bajo los rayos X para detectar si existen cambios realizados por el propio artista o por restauraciones anteriores.

El tratamiento suele iniciarse con la consolidación, que consiste en reparar o reforzar el soporte, sujetando la pintura desprendida. La limpieza es una operación delicada que comporta la supresión de los barnices sucios o descoloridos y de las restauraciones deformantes; se lleva a cabo con disolventes que se prueban previamente en pequeñas zonas. En las pinturas antiguas suelen encontrarse zonas dañadas que es necesario reintegrar y después repintar sin tocar la pintura original. El objetivo del restaurador es conservar la obra, prolongar su vida y restituir su apariencia original.

Fuentes

  • Cesare Brabdi: Teoría de la Restauración.
  • Jorge Antonio Rojas Ramírez: Procedimientos y Tecnologias en la Restauración: Arquitectura, Conjuntos y Naturaleza.
  • Chanfón, Olmos, Carlos: Fundamentos teóricos de la restauración: Problemas teóricos de la restauración y terminología de la arquitectura.
  • Capitel, Antón: Metamorfosis de monumentos y Teoría de la restauración.
  • Wieberson, Dora: Los tratados de arquitectura de Alberti a Ledoux.
  • Biermann, Verónica, et All: Teoría de la arquitectura del renacimiento a la actualidad.
  • Beck, James y Daley, Michael. La restauración de obras de arte. Barcelona: Ediciones del Serbal, 1997.
  • Calvo, Ana. Conservación y restauración. Materiales, técnicas y procedimientos de la A a la Z. Barcelona: Ediciones del Serbal, 1997.
  • Fernández Arenas, José. Introducción a la conservación del patrimonio y técnicas artísticas. Barcelona: Editorial Ariel, 1996.