Saltar a: navegación, buscar

Desierto de Chihuahua

Desierto Chihuahua
Información sobre la plantilla

350px-Chihuahua desert.jpg

Desierto Chihuahua. Es uno de los desiertos biológicamente más ricos del mundo. Es el más amplio desierto de todo México, así como el más importante. Son más de 450,000 kilómetros que se alargan a través de la frontera de EEUU y México.

Extensión

Cubre una extensión aproximada de 630,000 km2, atravesando los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí, hasta el suroeste de los Estados Unidos de América, en Arizona, Nuevo México y Texas.

Se ubica a lo largo de la frontera de los Estados Unidos y México. Del lado de los Estados Unidos ocupa los valles y cuencas del centro del estado de Nuevo México, así como la región al oeste del río Pecos, en el estado de Texas; del lado de México se ubica en la altiplanicie mexicana, cubriendo gran parte de los estados de Chihuahua y Coahuila. De los cuatro grandes desiertos norteamericanos, el desierto de Chihuahua es el que se encuentra más al este y al sur en el continente. Recibe su nombre por ser en el estado de Chihuahua donde se iniciaron los estudios de este ecosistema.

Ubicación

Geografía

El terreno consiste principalmente de valles separados por varias pequeñas cordilleras, de las cuales destacan la Sierra Madre Occidental, la Sierra Madre Oriental, la Sierra del Carmen, las Montañas Sacramento, las Montañas Sandía, las Montañas Manzano, las Montañas Magdalena-San Mateo, los Montes Chisos, las Montañas Guadalupe, y las Montañas Davis. Estos forman islas de microclimas frescos y húmedos dentro del desierto, que llegan a albergar árboles de hojas anchas y coníferas, llegando inclusive a formar bosques de estos.

Clima

El desierto de Chihuahua presenta una altitud que varía entre los 600 y los 1675 msnm. Como consecuencia, tiende a tener un clima ligeramente más templado durante el verano comparado con el desierto de Sonora, ubicado al oeste, aunque, usualmente, las temperaturas oscilan entre los 35 y los 40 °C durante el día.

El clima invernal varía de moderadamente templado a muy frío, dependiendo de la altitud. La precipitación es más abundante comparado el desierto de Chihuahua con la mayor parte del desierto de la Gran Cuenca y los desiertos de Sonora y Mojave; de cualquier forma, esta es menor a los 250 mm por año, con la mayor parte de la lluvia cayendo durante la temporada de monzón, al final del verano. La precipitación en forma de nieve es escasa, con excepción de las regiones ubicadas a mayor elevación

Vegetación

Vegetación
A diferencia del desierto de Sonora, en donde abundan grandes cactus y pequeños árboles, el desierto de Chihuahua es predominantemente un desierto de matorrales y pastizales. Entre las especies que destacan están el creosote, gobernadora o hediondilla (Larrea tridentata) y el hojasén o yerba del hule (Flourensia cernua), que es una especie característica y se le encuentra más dispersa, aunque puede llegar a cubrir áreas extensas bajo determinadas condiciones de humedad y suelo. Otras plantas comunes en la parte norte del desierto incluyen arbustos como el chamizo o costilla de vaca (Atriplex canescens), la mariola o guayule (Parthenium incanum), y el mezquite dulce (Prosopis glandulosa).

De igual forma existen suculentas, como algunas cactáceas de pequeñas a medianas, tales como la cholla (Cylindropuntia imbricata), yucas o palmitas (Yucca elata, Yucca torreyi), y agaves tales como la lechuguilla (Agave lechuguilla), característica de este desierto. Las plantas de pastizales también son comunes, como la navajita negra (Bouteloua eriopoda) y el toboso común o zacate galleta (Hilaria mutica). Otro tipo de plantas comunes son el ocotillo (Fouquieria spendens), el sotol (Dasylirion sp.), la biznaga de agua o cacto de barril (Ferocactus wislizenii), y el peyote (Lophophora)

Fauna

Fauna
El desierto presenta una abundante fauna. Algunos animales típicos de este son el conejo del desierto (Sylvilagus audubonii); la liebre de California (Lepus californicus); el ratón de cactus (Peromyscus eremicus); el zorro veloz (Vulpes velox); la ratona o matraca desértica (Campylorhynchos brunneicapillus); el correcaminos norteño (Geococcyx californianus); la serpiente de cascabel del Mojave (Crotalus scutulatus); la culebra chirrionera (Masticophis flagellum); el huico de Nuevo México o lagartija cola de látigo (Cnemidophorus neomexicanus); el sapo manchado (Bufo punctatus); la salamandra tigre (Ambystoma tigrinum); la rata de maderas (Neotoma albigula); el murciélago pálido (Antrozous pallidus); el bisonte americano (Bison bison); el coyote (Canis latrans); el lobo gris mexicano (Canis lupus baileyi); el zorrillo encapuchado (Mephitis macroura); el gato montés (Lynx rufus); y el ciervo mulo o venado bura (Odocoileus hemionus).

Hábitat

Los distintos hábitats que tejen esta ecoregión conforman paisajes únicos. Los pastizales se adornan con venados bura, berrendos y zorras. Constelaciones de especies animales y vegetales se congregan en las "islas de cielo", macizos montañosos cubiertos por bosques de álamos y sauces. Más allá, los bosques de yuca y agave matizan el entorno con su imponente belleza.

Aproximadamente un 30% de las especies de cactáceas del mundo crecen en este desierto. Mosqueros, cuclillos y otras aves, incluyendo rapaces como el halcón aplomado, contribuyen a mantener el equilibrio natural de esta región. Su fauna es rica en reptiles con más de 120 especies y en mamíferos como el oso negro y el puma.

En una aparente paradoja, el desierto es la única ecoregión clasificada tanto por su importancia terrestre como acuática. Sus lagos, manantiales, ríos y arroyos albergan una gran variedad de especies de agua dulce. En sus cuencas y ríos han evolucionado tortugas y peces. Sin embargo, su paisaje está cambiando rápidamente como resultado del uso del suelo. Sus plantas y animales desaparecen y una crisis por el agua amenaza la vida. La presión sobre su biodiversidad proviene de tres fuentes principales.

Afectaciones

  • La sobreutilización del agua de los ríos, arroyos y pozos provoca el deterioro de los corredores acuáticos, muchos de los cuales ya no mantienen un flujo permanente.
  • El sobrepastoreo por ganado caprino y bovino ha causado desertificación y erosión, la invasión de plantas exóticas y la pérdida de plantas nativas.
  • Falta de conocimiento sobre la importancia del desierto. Sus pobladores consideran su hogar como un lugar sin vida que tiene que ser conquistado, imponiéndole mayores presiones.

Enlaces externos

Fuentes

  • The ChihuahuanDesert The CentenialMuseum and Chihuahuan Desert Gardens – UTEP.
  • Gatica-Colima, Ana B., El desierto chihuahuense. Centro de Estudios Biológicos, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.
  • The Chihuahuan Desert Digital Desert Library, NMSU.
  • Lachowsky, Richard The Chihuahuan Desert South Central Service Cooperative.
  • The Chihuahuan Desert Region Chihuahuan Desert Research Institute.