Saltar a: navegación, buscar

Diente

Este artículo trata sobre Diente y raíces dentales. Para otros tipos de Raíces, véase Raíces (desambiguación).
Para otros usos de este término, véase Diente_(desambiguación).
Diente
Información sobre la plantilla
Sonrisa.gif
Concepto:Los dientes son órganos anatómicos duros, enclavados en los alvéolos de los huesos maxilares.

Dientes. Son estructuras de tejido mineralizado que comienzan a desarrollarse desde pronta edad y los cuales nos ayudan a masticar alimentos para una buena digestión, y participa también en la comunicación oral.

Los dientes

Es un órgano anatómico duro, enclavados en los alvéolos de los huesos maxilares a través de un tipo especial de articulación denominada gonfosis y en la que intervienen diferentes estructuras que lo conforman: cemento dentario y hueso alveolar ambos unidos por el ligamento periodontal. El diente está compuesto por calcio y fósforo, que le otorgan la dureza.

Es el tejido más duro del cuerpo. Son ordenados desde el centro hacia las mandíbulas se distribuyen de la siguiente forma:

  • Incisivos que cortan
  • Caninos que desgarran
  • Premolares que trituran
  • Molares que muelen.

Formación de los dientes

Solo una porción del diente se encuentra visible, y el resto se encuentra incrustado por debajo de la superficie.

Cada diente está formado de varias capas:

  • Corona. La corona se localiza por arriba de la línea gingival o borde de la encía y como con la edad, las encías tienden a retraerse y a dejar expuesto gran parte del diente, hace parecer a la corona como más grande de lo que era. La corona anatómica a la parte del diente que está cubierta por esmalte.
  • Cuello. El cuello es la parte del diente que une a la corona con su raíz.
  • Raíz. La raíz es una parte que se extiende dentro de los maxilares superior e inferior. Cada tipo de diente tiene diferentes raíces. Los incisivos tienen una sola, que se va adelgazando a partir del diente. Los caninos y premolares también tienen una raíz, excepto los segundos premolares superiores que tienen dos y los molares pueden tener una, dos o tres raíces, dependiendo de su tipo y localización dentro de la boca. Al final de cada raíz se encuentra un espacio abierto pequeño llamado "foramen apical" que permite la entrada de nervios y vasos sanguíneos al interior del diente.
  • Esmalte. El esmalte es la capa externa y dura que cubre la corona. Está considerado como el tejido más duro del cuerpo ya que es capaz de soportar la presión de la masticación, sin embargo, también es muy frágil y puede fracturarse con mucha facilidad. El esmalte es transparente, ya que el color del diente lo proporciona la dentina, que se encuentra debajo de él.
  • Dentina. La dentina es una sustancia parecida al hueso que forma la mayor parte de la estructura dental y que se encuentra por debajo del esmalte en la corona dental y debajo del cemento en el área de la raíz. Es el tejido responsable del color del diente. Esta puede cambiar de color con el exceso de café, o tabaco, uso excesivo de tetraciclinas, Flúor o ciertas enfermedades o por la edad.
  • Cemento. El cemento que es una capa cubre a la raíz y es un tejido menos blanco y duro que el esmalte. En el cemento se insertan las fibras que sostienen al diente dentro del hueso.
  • Pulpa. La pulpa, es el centro del diente, en el cual se alojan los vasos sanguíneos, nervios y tejido conectivo. El torrente sanguíneo en la pulpa proporciona los nutrientes que ayudan a mantener la vitalidad del diente.
  • Conducto pulpar. El conducto pulpar es el espacio abierto en el centro de la raíz, en donde se localizan los vasos sanguíneos y los nervios que entran al diente formando la pulpa. Si la pulpa se inflama, se infecta o ya no es capaz de nutrir al diente se requerirá de un tratamiento de este canal para poder salvar al diente, ya que de otra manera podría perderse.
  • Foramen apical. El foramen apical que es una pequeña abertura en la punta de cada raíz, a través de la cual penetran al diente los nervios y vasos sanguíneos.

Disposición

Tipos de dientes

Los dientes se disponen en fila describiendo una línea curva a lo largo de las dos arcadas dentarias, superior e inferior.

  • En los adultos: En los adultos, en la arcada superior, por orden y de un extremo hasta el centro, encontramos:
    • El tercer molar, el segundo molar, el primer molar, el segundo premolar, el primer premolar, el canino, el segundo incisivo, tambien llamado incisivo lateral, y el primer incisivo, también llamado incisivo central, que contacta con el otro primer incisivo.
      A partir de aquí sigue así la secuencia a la inversa del lado que hemos visto. En la arcada inferior es igual que en la superior.
  • En los niños: En los niños que tienen ya todos los dientes caducos vemos la siguiente disposición:
    • En la arcada superior encontramos desde un extremo hacia el centro el segundo molar de leche, el primer molar de leche, el canino, el segundo incisivo o incisivo lateral y el primer incisivo o incisivo central que contactará con el otro incisivo central, siguiendo así la secuencia inversa.
      En la arcada inferior es igual.

Dentición primaria

La dentición primaria, caduca, es la compuesta por lo que se conoce con el nombre de "dientes de leche". Está formada por 20 dientes dispuestos en las dos arcadas, superior e inferior. Se distinguen ocho incisivos, cuatro caninos y ocho molares. Conforme el niño va creciendo se van cayendo estos dientes y empiezan a aparecer los dientes definitivos. Así pues hay una época en la que en la boca del niño se encuentran dientes de los dos tipos. La dentición permanente o definitiva está formada por 32 dientes entre los que hay 8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares.

Salud bucal

Los padres deben estar consientes de la importancia de la salud de la boca y de los dientes de sus hijos y los primeros cuidados deben empezar ya en el embarazo. En la alimentación de la madre deben estar presentes: calcio, fósforo, proteínas y vitaminas A, C y D. Cuánto antes nos preocupemos del tema, menos dolores de cabeza tendremos en el futuro.

Mantener una buena salud de los dientes es tarea que se debe comenzar desde niños. Desde los llamados dientes de leche que deben estar bien cuidados a pesar de que su duración no sea larga. Estos dientes le proveen al niño masticar correctamente al ingerir alimentos sólidos. Si estos están enfermos o no están bien cuidados, los dientes permanentes heredarán la misma enfermedad que su antecesor. Por esta razón, los cuidados son más que necesarios durante la niñez pues son las estructuras de tejido mineralizado gracias a las cuales podemos masticar los alimentos, paso previo fundamental para una adecuada digestión. Su estructura, su número y su disposición varía en los niños y en los adultos.

Periodonto

Los tejidos peridentarios que conforman el periodonto, son todos aquellos tejidos que rodean al diente. El periodonto está constituido por la:

  • Encía. La encía es la parte de la mucosa bucal que rodea el cuello de los dientes y cubre el hueso alveolar.
  • Ligamento periodontal. El ligamento periodontal es una estructura de tejido conjuntivo que rodea la raíz y la une al hueso alveolar. Entre sus funciones están la inserción del diente al hueso alveolar y la resistencia al impacto de los golpes. También posee propiedades mecanorreceptoras siendo capaz de transmitir las fuerzas ejercidas sobre el diente a los nervios adyacentes.
  • Hueso alveolar. El hueso alveolar es la parte del hueso maxilar donde se alojan los dientes. Se denomina hueso alveolar al hueso de los maxilares que contiene o reviste las cuencas o alveolos, en las que se mantienen las raíces de los dientes.

Grupos dentarios

Hay dos grandes grupos dentarios: el "Anterior" (incisivos, centrales y laterales, y caninos) y el "Posterior" (premolares y molares).

Grupo anterior

Tienen cuatro superficies y un borde incisal. Los incisivos superiores determinan en gran medida la estética facial del individuo. Los caninos determinan la expresión y el aspecto facial.

La función masticatoria es de cortar, los incisivos, y desgarrar, los caninos por su fuerte anclaje en el hueso y su posición en las arcadas, además, los caninos, contribuyen a dar estabilidad a toda la arcada. Los incisivos poseen lo que se denomina guía incisal, esto es que en los movimientos mandibulares de protrusión, la mandíbula se desplaza hacia delante, los incisivos inferiores contactan con los superiores deslizándose el borde incisal de los incisivos inferiores por la cara palatina de los incisivos superiores y de esta forma los sectores posteriores, premolares y molares, se separan de forma que se evitan contactos indeseables y nocivos. Esto es fundamente para evitar lesiones en los dientes posteriores.

Los caninos poseen la guía canina, en los movimientos de lateralidad, la mandíbula se mueve hacia los lados, los caninos del lado hacia el que se desplaza la mandíbula contactan y se desliza la cúspide del canino inferior sobre la cara palatina del canino superior de forma que los sectores posteriores, premolares y molares, se separan impidiendo choques nocivos entre sus cúspides en estos movimientos. Este grupo ayuda a producir los sonidos dentales y labiodentales.

Grupo posterior

Presentan cuatro caras y una superficie oclusal. Este grupo no tiene tanta importancia en la función estética como la tiene el grupo anterior, aun así las pérdidas dentarias posteriores conllevan pérdida del hueso provocando por ello el colapso de la piel y los músculos faciales.
Los premolares tienen una función masticatoria de desgarro y trituración, los molares, gracias a su posición más posterior en la que los músculos masticatorios, que son 4: masetero, temporal, pterigoideo externo y pterigoideo interno, pueden aplicar grandes fuerzas para producir una eficaz trituración.

Los molares son los dientes con mayor número de cúspides y mayor superficie masticatoria aunque sus cúspides sean menos afiladas que las de los premolares o los caninos. Los premolares colaboran, a veces, con los caninos en la guía canina, cuando esto ocurre se llama función de grupo y consiste en evitar los contactos posteriores en movimientos de lateralidad ya sea con una buena guía canina o, en su defecto, con la ayuda de los premolares con una buena función de grupo.

Afecciones dentales

Debemos visitar al odontólogo aún sin sentir dolor o molestia alguna en los dientes, cada seis o doce meses ya que la caries en su comienzo no duele y la visita constante al odontólogo evita el que la caries avance y se produzcan mayores males.

  • Placa bacteriana: La placa bacteriana es una población de células (bacterias principalmente) que crecen unidas a una superficie envueltas en una matriz de azúcares que las protege tanto física como químicamente, formando una capa delgada, pegajosa, traslúcida y suave. El peligro es que a causa de esto se pueden producir caries.
  • La caries dental: Los dientes están cubiertos por una capa dura exterior llamada esmalte. Cada día, una capa delgada de bacterias se forma sobre sus dientes. Con el paso del tiempo, las bacterias pueden crear huecos en el esmalte. Estos huecos se conocen como caries. Cepillarse los dientes y utilizar hilo dental pueden protegerlo contra el caries, pero una vez que se forman, un dentista tiene que reparar el daño. Usted puede proteger a sus dientes contra la caries utilizando una pasta dentífrica con flúor (conocido también como fluoruro).

Enfermedad de las encías

La enfermedad de las encías comienza cuando una placa dental se forma a lo largo de y bajo la línea de las encías. Esta placa causa infecciones que afectan a las encías y los huesos que mantienen a los dientes en su lugar. A veces, esta condición hace que sus encías se vuelvan muy sensibles y lleguen a sangrar con más facilidad. Este problema, llamado gingivitis, comúnmente puede ser solucionado cepillándose los dientes y utilizando el hilo dental diariamente.

Otras enfermedades de las encías necesitan ser tratadas por un dentista. Si no son tratadas, estas infecciones pueden arruinar sus huesos, encías y otros tejidos que sostienen sus dientes. Con el paso de tiempo, es posible que le tengan que sacar los dientes. Para prevenir enfermedades de las encías:

  • Cepíllese los dientes dos veces al día con una pasta dentífrica con flúor.
  • Utilice el hilo dental una vez al día.
  • Visite a su dentista de forma regular para revisión y limpieza.
  • Consuma una dieta bien balanceada.
  • Deje de fumar. El fumar incrementa el riesgo de desarrollar una enfermedad de las encías.

Enfermedades periodontales

Son aquellas enfermedades infecciosas que inflaman y destruyen las estructuras de soporte de los dientes.

  • Gingivitis: Consiste en la inflamación y sangrado de las encías a raíz de una infección bacteriana. Se sangra porque donde hay una infección, el cuerpo manda más sangre con leucocitos para combatir la infección; al haber más sangre "a presión" por así decirlo, es más fácil que con el cepillado rompas los capilares de las encías y por eso se sangra con facilidad.
  • Periodontitis: Ocurre al destruirse el tejido que une el hueso con los dientes. Estos comienzan a aflojarse debido a la inflamación de la encía. Pudiese ser considerada a grandes rasgos como Periodontitis leve, moderada y avanzada (esta es el más grave de las enfermedades periodontales y se conoce a veces como periodontitis crónica. Se presentan úlceras que permiten la salida del material infectado hacia la membrana periodontal y al hueso alveolar, lo que trae como consecuencia una destrucción lenta y progresiva de este hueso).

Boca seca

Una boca seca es el resultado de no tener suficiente saliva para mantener húmeda su boca. Esto puede dificultar el comer, tragar, saborear y hasta hablar. Una boca seca puede causar caries dental y otras infecciones de la boca. Muchos medicamentos comunes pueden resecar su boca. Intente beber agua u otras bebidas sin azúcar. Evite las bebidas con cafeína. No fume y evite el alcohol. A algunas personas les ayuda chupar caramelos sin azúcar o utilizar goma de mascar sin azúcar. Hable con su dentista o doctor para obtener otras ideas sobre cómo tratar una boca seca.

Cáncer bucal

El cáncer bucal ocurre más frecuentemente en personas mayores de 40 años. El tratamiento funciona mejor antes de que el cáncer se extienda. El dolor usualmente no es un síntoma temprano de la enfermedad. Una revisión dental es una buena oportunidad para que su dentista revise si hay señales de cáncer bucal. Aún si usted ha perdido todos sus dientes naturales, debe ver a su dentista de forma regular para someterse a exámenes de detección de cáncer.

Se puede reducir el riesgo de contraer cáncer bucal de varias maneras:

  • No use productos con tabaco – cigarrillos, tabaco para mascar, tabaco granulado, pipas o puros.
  • Si bebe alcohol, consúmalo con moderación.
  • Utilice bálsamo labial con protección solar.

Limpieza de sus dientes y encías

Sin importar qué edad tiene, usted necesita cuidar sus dientes y su boca. Cuando usted tiene una boca sana, puede consumir los alimentos que necesita para nutrirse bien. Además, se sentirá bien al sonreír, hablar y reír. Se supone que los dientes deben durar toda la vida, así que cuidándolos bien y cuidando sus encías, los puede proteger por muchos años.

Hay una forma correcta de cepillarse los dientes y utilizar el hilo dental. Todos los días:

  • Suavemente cepíllese todos los lados de sus dientes con un cepillo de cerdas suaves y una pasta dentífrica con flúor.
  • Utilice movimientos circulares pequeños y movimientos hacia adelante y hacia atrás.
  • Tómese el tiempo necesario para cepillarse cuidadosa y suavemente a lo largo de la línea de las encías.

Ligeramente cepille su lengua para ayudar a mantener limpia su boca. También necesita limpiar el área alrededor de sus dientes con hilo dental todos los días. Utilizando cuidadosamente el hilo dental removerá la placa y las sobras de comida que un cepillo de dientes no puede alcanzar. Asegúrese de enjuagarse después de limpiarse los dientes con el hilo dental. Vea a su dentista si el cepillarse o utilizar hilo dental hace que sus encías sangren o le causan dolor en la boca. Si está teniendo problemas con el hilo dental, un sostenedor especial puede ayudarle. Consulte con su dentista sobre la manera correcta de usar el hilo dental. Las personas con artritis u otras condiciones que limitan el movimiento de las manos pueden tener dificultades para sostener un cepillo de dientes. Algunas ideas útiles son:

  • Coloque la empuñadura de hule del manubrio de una bicicleta o un tubo de material de espuma en el mango del cepillo de dientes.
  • Compre un cepillo de dientes con un mango más grande.
  • Mantenga el cepillo de dientes atado a su mano utilizando una liga elástica ancha.

Dentaduras postizas

A veces, las dentaduras postizas (dientes postizos) son necesarias para reemplazar los dientes severamente dañados. Las dentaduras pueden sentirse extrañas al principio y es posible que su dentista quiera verlo de manera frecuente para asegurarse que la dentadura postiza le queda bien. A lo largo del tiempo, habrá cambios en su boca y su dentadura postiza podrá requerir un ajuste o reemplazo. Asegúrese de dejar estos ajustes a su dentista. Cuando esté aprendiendo a comer con dentaduras postizas, puede ser más fácil si:

  • Comienza con alimentos suaves y no pegajosos.
  • Corta sus alimentos en pedazos pequeños.
  • Mastica lentamente utilizando ambos lados de su boca.

Tenga cuidado cuando utiliza dentaduras postizas porque puede ser más difícil poder sentir las comidas y bebidas calientes. Además, puede que no note cosas como huesos en su boca. Mantenga limpias sus dentaduras postizas y evite comidas que puedan mancharlas, darle mal aliento o causar encías inflamadas. Cepille sus dentaduras postizas todos los días con un producto especial de limpieza. Quítese las dentaduras postizas por las noches y colóquelas en agua o en un líquido limpiador. Las dentaduras postizas parciales son utilizadas para llenar el espacio dejado por uno o dos dientes perdidos. Cuídelas de la misma manera que cuida sus dentaduras postizas completas.

Fuentes