Saltar a: navegación, buscar

Emisora Mil Diez

Emisora Mil Diez
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Emisora Mil Diez.jpeg
Emisora radial cubana
Fundación:1 de abril de 1990
Disolución:12 de marzo de 1948
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:La Habana
Dirección:Calle Reina número 314

Emisora Mil Diez. Fue una emisora cubana surgida en 1943, conocida también con el nombre de Radio Popular Onda Colectiva, “La emisora del pueblo”, adquirida inicialmente mediante colecta popular por el Partido Unión Revolucionaria Comunista, más tarde convertido en Partido Socialista Popular.

Antecedentes

Ante los continuos fracasos de los movimientos gestados en la década de 1930, - entre ellos la denominada Revolución del 30 - el movimiento revolucionario cubano estaba consciente de la importancia y la eficacia de los medios de comunicación, del arte y la cultura como cobertura de la ideología.

Dentro de la estrategia seguida en la nueva etapa de lucha, en 1940 se crea el diario, Noticias de Hoy, la revistas Mediodía, Dialéctica y también incluye la ubicación de militantes en cargos públicos, representantes, senadores y hasta ministros en el gobierno constitucional de Fulgencio Batista (1940-1944).

El Partido Unión Revolucionaria Comunista al empeño de tener imprenta y periódico propios, sumó el de tener una emisora exclusiva, como modo de accionar la propaganda política y de la no menos importante difusión de la verdadera cultura, extendiéndola al pueblo.

Surgimiento

La Bayamesa

La emisora Radio Lavín no había representado beneficio económico para los dueños en tanto no era línea comercial y no generaba ganancias, estaba además en el centro del dial, con la enorme ventaja que significa, a la hora de acaparar potenciales oyentes, que la aguja tenga que pasar por el punto, al ir de un lado al otro del cuadrante.

Inicialmente estaba ubicada en la calle Reina número 314, en Centro Habana, la estación constaba de dos plantas: una. La CMCX, de onda larga, con frecuencia en los 1010 kilociclos y 10 kilowatts de potencia, y la COCX, de onda corta, en la bande de 31 metros y un kilo de potencia.

En 1943, después de una colecta popular de 75 mil pesos, el Partido Unión Revolucionaria Comunista, - más tarde Partido Socialista Popular - compra Radio 2JK Casa Lavin que, convertida en la Mil Diez, La Emisora del Pueblo.

El destacado locutor Ibrahím Urbino, fue designado como el director general del naciente proyecto, expresó en el acto inaugural el 10 de marzo: “construiremos una organización radial de verdad al servicio del pueblo (…) a favor de la mejor cultura y del más sano e instructivo recreo para nuestras masas" El 1 de abril de 1943, sale al aire la primera programación diaria, de 18 horas con el lema
"Todo lo bueno al servicio de lo mejor: el pueblo. ".

Luego toma como nombre oficial Mil Diez debido a la frecuencia que usaba, también escoge para la identificación un tema cubano, en contraste con el resto de las plantas de radio donde proliferaban los temas extranjeros. La pieza cubana, "La Bayamesa", compuesta por Luaces Castillo y Carlos Manuel de Céspedes.

Personal

Error al crear miniatura: Falta archivo
Lázaro Peña, Blas Roca, José Tabío, Paco Alfonso, Raquel Revuelta y Violeta Casals

Dentro del personal que laboraba en la emisora, está Ibrahim Urbino, director general y locutor y Honorio Muñoz, un poeta espirituano que fungía como director artístico y del noticiero.

En ramas como sindicalismo, historia, economía, contaban con Lázaro Peña, Blas Roca, Sergio Aguirre, Jacinto Torras, José Tabío. El elenco dramático lo formaban, entre otros, Paco Alfonso, Oscar Luis López, el español Antonio Palacios, Raquel Revuelta, Violeta Casals, Miriam Acevedo, Lilia Lazo, Agustín Campos, Ángel Toraño y Reinaldo Miravalles.


Artistas

Muchos fueron los artistas que más tarde sobresalieron internacionalmente e hicieron el debut en esta estación radial, entre ellos están Olga Guillot, Celia Cruz, José Antonio Méndez, César Portillo de la Luz, Miguel de Gonzalo, Pepe Reyes, Miguelito Valdés, René Márquez, Elena Burke, Zoila Gálvez, Alba Marina, Miriam Acevedo, Aurora Lincheta, María Cervantes, Asseneh Rodríguez, Manolo Ortega, Pacho Alonso y Olga Rivero.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Olga Guillot, Celia Cruz, José Antonio mndéz, Miguel de Gonzalo, Elena Burke y Pacho Alonso

La emisora sirvió de plataforma de lanzamiento para varios estilos de la música, como la música más elaborada, - el filin con Aida Diestro - la música popular con el percusionista Luciano “Chano” Pozo con, Francisco Pozo y los “Blem, blem, blem”, “Nagüe”, “Ariñáñara”, “Cubana be” y “Manteca” y el cantante Orlando “Cascarita” Guerra con la orquesta Casino de la Playa.

La estación, además, agrupó a otros relevantes maestros de la música como Enrique González Mantici, Félix Guerrero, Rafael Ortega, Roberto Valdés Arnau, Rey Díaz Calvet y Osvaldo Estival y Frank Emilio.

También están en el danzón, con Antonio Arcaño, quien allí llevó a cabo los experimentos formales, tímbricos y rítmicos junto a los hermanos Orestes, Macho e Israel “Cachao” López al convertir la agrupación en una fabulosa radiofónica.

En esta etapa crea el danzón de nuevo ritmo, - preámbulo del mambo que culminaría Dámaso Pérez Prado - con el que llenaba los estudios de Reina 314 cada tarde, en un espacio patrocinado por la pasta Gravi y el jabón Dermos.

Dentro de las novedades está, Loquibambia, primera agrupación del movimiento del filin, con José Antonio Méndez, Frank Emilio, Leonel Bravet y Omara Portuondo.

En 1944 Benny Moré, luego da haber recorrido parte de La Habana en busca de abrirse un espacio, tiene aquí la posibilidad de estabilizar la carrera cuando es llamado a participar en los programas radiales de esta emisora con el grupo Cauto de Mozo Borgellá.

La emisora también fue la cuna para dar a conocer las obras de Laureano Fuentes, Esteban Salas, Manuel Saumell, [[Nicolás Ruiz Espadero, Ignacio Cervantes, Gaspar Villate, así como las liturgias religiosas yoruba, conga, bantú, lucumí, ñániga, y de otras culturas llegadas de África.

Colaboradores

La emisora creó una orquesta bajo la dirección de Enrique González Mántici , por la que pasaron músicos de reconocido prestigio, llegando de 16 músicos iniciales hasta 30 ejecutantes.

Dentro de las filas del Partido Socialista Popular varios fueron los militantes que brindaron colaboración en la emisora, entre los que se citan; Juan Marinello, Carlos Rafael Rodríguez, Nicolás Guillén, Félix Pita Rodríguez, Ángel Augier, Marcelino Arozarena, Mirta Aguirre, Luis Felipe Rodríguez, Thelma Norton, e, incluso, personalidades ajenas a la militancia como Onelio Jorge Cardoso.

Colaboración con otras emisoras

A pesar de la competencia existente entre las estaciones radiales en esa época por dominar en la preferencia de los oyentes, la emisora recibió la colaboración de RHC Cadena Azul

Amado Trinidad Velazco, el dueño de RHC, colaboró de diversas maneras con la emisora, cediendo artistas para apoyar la programación, así en actos políticos del partido, asambleas de sindicatos, e incluso, cuando inauguran la emisora marxista, facilitó la salida del locutor estrella Ibrahím Urbino para que asumiera la jefatura de la nueva planta.

Casi todos los artistas de la emisora alternaban el trabajo con otro en la Cadena Azul, la que también los contrataba para la Caravana RHC Cadena Azul que anualmente recorría Cuba.

Presencia argentina

También se hiso presente el tango argentino, en 1943, visitó la emisora por gestiones de Ibrahim Urbino, el teatrista, actor, músico y compositor argentino Enrique Santos, quien accede luego de haber rechazado ofertas de otras empresas como CMQ y RHC Cadena Azul.

Al elegir esta emisora, alegó;
"Yo voy a donde se hace buena música".

Santos venía con las intensiones de conocer a Adolfo Guzmán, - de quien le había hablado Alberto Gómez - que dirigía la orquesta de ritmos argentinos de la emisora, el argentino era acompañado por la esposa, Tania (Ana Luciano Devis), cantante y el compositor y poeta Homero Manzi.

La emisora contaba con dos bandoneones (Cayetano Pizzi y El Pibe), pero Enrique Santos decidió dejar como prenda de admiración a la popular emisora y a los tangueros cubanos al bandoneonista personal: Américo Caggiano, quien permaneció por una temporada asesorando al colectivo.

En la emisora se le da privilegio al tango atendiendo a la preferencia de la audiencia, debido a que en esa época este género estaba de moda en Cuba y en toda América Latina.

Opiniones

El periodista Oscar Luis López en el libro La radio en Cuba, expresa; “La Emisora del Pueblo constituye un caso excepcional que merece un estudio especial en la historia de la cultura, de las luchas sociales y de las ideas políticas en nuestro país. Su espíritu, su bandera estético-ideológica lo resume el tema musical central, ni más ni menos que “La bayamesa” de Fornaris, Castillo y Céspedes".}}

"…Por sobre toda divergencia, por sobre toda oposición a su estilo, que era el del movimiento político que la creara, se impone el hecho de que fue, en su tiempo, la expresión radiofónica, alta y calificada, de la independencia y de la soberanía nacionales, del antifascismo, del socialismo, el comunismo y de internacionalismo proletario. ".
"Pero, a la par, constituye, la reestructuración revolucionaria de la organización radial, trasformación del tono y del estilo de expresión y del empleo de los medios técnicos radiofónicos, cuyos modelos importados e impuestos como lo único superior, procedía, como hemos dicho, del mercado norteamericano y su esquema mercantil. ".

En 1986 el escritor y ensayista cubano Félix Contreras asiste a Argentina y al terminar de impartir una conferencia en la Sala Cuberta del Centro Cultural San Martín de Buenos Aires, alguien le pregunta:

"Señor, ¿existe todavía la emisora Mil Diez? ".
"¡Caramba!, le respondí sorprendido".
"¿Cómo conoce usted la Mil Diez? ".
"Bueno, por nada del mundo los tangueros porteños, cada noche, allá por 1940 nos perdíamos las actuaciones de su orquesta de tango dirigida por Adolfo Guzmán… Sí, la escuchábamos por onda corta. Una maravilla, señor. ".

Clausura

La emisora es clausurada el 12 de marzo de 1948 por el gobierno de Ramón Grau San Martín, luego de haber transmitido una grabación del último discurso del asesinado líder azucarero Jesús Menéndez. La policía y bandas gangsteriles destruyeron equipos y mobiliario de la emisora.

Fuente