Enrique II

De EcuRed
Para otros usos de este término, véase Enrique II (desambiguación).
Enrique II de Inglaterra
Información sobre la plantilla
Rey de Inglaterra


Rey de Inglaterra
11541189
Predecesor Esteban de Inglaterra
Sucesor Ricardo I de Inglaterra
Nombre real Enrique Plantagenet
Otros títulos Duque de Normandía y Aquitania, Conde de Anjou
Nacimiento 5 de marzo de 1133
Le Mans, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento 6 de julio de 1189
Chinon, Bandera de Francia Francia
Entierro Abadía de Fontevrault
Consorte Leonor de Aquitania
Casa Real Casa de Plantagenet
Padre Geoffrey Plantagenet
Madre Matilde I de Inglaterra

Enrique II de Inglaterra. Rey de Inglaterra, primer gobernante de la dinastía Plantagenet y, fundador de la dinastía angevina, que accedió al trono después de morir Esteban de Blois. Impulsó la conquista de las islas Británicas bajo dominio inglés, sometiendo Escocia y Gales e iniciando la conquista de Irlanda.

Contenido

Síntesis Biográfica

Primeros años de vida

Enrique II nació en Le Mans, Francia, el 5 de marzo de 1133. Su padre, Geoffrey Plantagenet, conde de Anjou, hijo de Fulco de Jerusalén, también fue conde de Maine. Su madre, la emperatriz Matilde, pretendiente al trono inglés como la hija de Enrique I de Inglaterra, que reinó entre 1100 - 1135, nieta de Guillermo el Conquistador, duque de Normandía. Su reclamo al trono se vio reforzada por el descenso tanto de los reyes sajones ingleses y los reyes de Escocia a través de su abuela materna Matilde de Escocia, cuyo padre fue Malcolm III de Escocia y cuya madre era Margarita de Wessex Santa Margarita de Escocia, nieta de Edmundo Ironside. Era un niño rubicundo y muy saludable, con gran voracidad por el estudio, sobre todo en cuanto a literatura se refiere.

Pasó su infancia en la tierra de su padre de Anjou. A la edad de nueve años, Roberto de Gloucester lo llevó a Inglaterra, donde recibió la educación del Maestro Mateo en Bristol, con la ayuda de Abelardo de Bath y, posiblemente, Geoffrey de Monmouth. En 1144, fue devuelto a Normandía, donde su educación fue continuada por Guillermo de Conches. Más tarde, en 1147 a la edad de 14 años, sin que ninguno de sus padres tuviera conocimiento contrató a una banda de mercenarios y se trasladó a Inglaterra. Intentó tomar dos castillos menores y luego se refugió con su madre. Su madre le pidió volviera a Normandía, pero Enrique no tiene suficiente dinero para pagar por un nuevo barco o para pagar a sus mercenarios y su madre no tenia los fondos, por lo que decidió ir a su primo segundo, Esteban King para pedir dinero, sorprendentemente Esteban le dio el dinero y lo envió en su camino.

Apariencia y descripción de Enrique II

Era de mediana estatura, pelirrojo, patizambo, corpulento e infatigable, era a veces piadoso, encantador, brillante; otras veces cruel y astuto; tenía un temperamento iracundo, un gran afán por la justicia y una rara habilidad para elegir buenos servidores: era temido y odiado, pero a la vez se le admiraba v se confiaba en él. De este modo pudo restablecer la autoridad real sobre los revoltosos barones y hacer la administración de la justicia y de las cargas fiscales de modo tan eficiente como en el reinado de su abuelo, a quien él admiraba e imitaba.

Matrimonio

El 18 de mayo de 1152, en Poitiers, a la edad de 19 años, Enrique se casó con Leonor de Aquitania. La boda fue sencilla, debido a que el matrimonio anterior de Leonor con Luís VII de Francia había sido anulado dos meses antes. Con el matrimonio, añadió a sus posesiones una serie de extensos territorios del suroeste de Francia.

Enrique y Eleanor tuvieron ocho hijos, William, Enrique, Geoffrey, John, Matilde, Leonor, Ricardo Corazón de León y Juan Sin Tierra quienes mas tarde serian reyes de Inglaterra. Guillermo murió en la infancia. En la costumbre de los reyes Capetos de Francia, cuyos herederos se vieron coronados durante su propia vida a fin de evitar disputas por la sucesión, Enrique fue coronado como rey conjunta cuando la mayoría de edad. Sin embargo, debido a que nunca fue rey por derecho propio, se le conoce en la historia como "Enrique el Joven Rey", en lugar de Enrique III de Inglaterra. Como los hijos del rey madurando, se esperaba que Enrique fuera a heredar el trono de su padre.

A pesar de que Leonor siempre se mantenía atractiva, Enrique comenzó a serle infiel. Entre las queridas que Enrique le restregó en la cara a Leonor estuvo la famosa Rosamunda Clifford, a quien reza la leyenda que Leonor siguió por un laberinto hasta hacerla apurar una copa de vino envenenado. Leonor odió a Enrique con igual pasión con la que antes lo amó, y desde chicos comenzó a insubordinarle a los hijos en contra suya. Se ha sugerido por John Speed, en 1611el libro de la historia de Gran Bretaña, que otro hijo, nació de la pareja Felipe. Fuentes de veraces ya no existen, pero Felipe supuestamente habría muerto en la primera infancia.

Conflictos en la familia

Cuando a Ricardo (futuro Corazón de León lo comprometieron con la princesa Alais de Francia, Enrique la hizo llevar a que se criara junto a su futuro prometido. El punto es que al llegar a la adolescencia la chica, Enrique le jugó a su propio hijo y tomó a la francesita de querida, llegándola a preñar de un hijo que nació muerto. Enrique además se echó de enemigo a otro hijo suyo, Enrique hijo, cuando lo coronó rey adjunto en 1170 pero no le dejó tomar la más mínima decisión en asuntos de gobierno.

No solo en su casa tenía graves problemas de pleitos Enrique, sino que su peor pelea la protagonizó contra su gran amigo y consejero Tomas A becket, arzobispo de Canterbury desde 1162. Tomas trataba de aconsejar a Enrique, pero éste afirmaba que se trataba de interferencia ingrata. Tomas se fue voluntariamente al exilio pero tras su retorno a Inglaterra, lo peor habría de pasar. En la tarde, Enrique farfulló tras otro pleito con Tomas de donde salio murmullando
"sería bueno si alguien me librara de ese sacerdote necio y metiche."
Y cuatro caballeros escucharon a su rey rezongar y creyendo servirle bien, se fueron a buscar a Tomas a la catedral y se marcharon furiosos. Pero luego regresaron y ese 29 de diciembre de 1173, los cuatro hombres penetraron a la iglesia y Tomas se negó a ser escudado por sus monjes.
"Que en mi sangre la iglesia encuentre paz,"
dijo el arzobispo antes de ser atacado en las gradas de la catedral. Los hombres le abrieron la cabeza y los sesos del santo varón se desparramaron. Luego lo siguieron asestándole con sus espadas hasta dejarlo muerto y bañado en su propia sangre. Cuando Enrique se despertó, creyó volverse loco de dolor. Lloró como bebé sopapeado y haría penitencia por la muerte de su amado pero conflictivo amigo. Enrique nunca se perdonó a sí mismo la muerte de Tomas.

Enrique debió soportar dos rebeliones de sus hijos en contra suya. La amargura de Leonor se había manifestado en los hijos de ambos, y en 1173 Enrique hijo, ya coronado, había contado con la ayuda de Luís VII de Francia para darle camorra a su papá. En 1181 una segunda rebelión se inició cuando Ricardo y Enrique jr. Se enfrentaron por el gobierno de Aquitania. A estas alturas, harto de enfrentar la hostilidad abierta de Leonor, Enrique había confinado a su esposa, pero eso no le evitó que hasta su hijo predilecto, Juan (futuro Juan Sin Tierra) le faltara al respeto. Juan, Ricardo y Felipe II Augusto, hijo de Luís VII de Francia) enfrentaron a las tropas del pobre Enrique II de Inglaterra, quien se vio derrotado.

Reclamando sus derechos sobre él trono ingles

La herencia más notable que Enrique recibió de su madre era una pretensión al trono Inglés, como nieta de Guillermo el Conquistador, la emperatriz Matilde iba a ser reinante reina de Inglaterra, pero su trono fue usurpado por su primo, Esteban de Inglaterra. Los esfuerzos de Enrique para restaurar la línea real de su propia familia, podría crear una dinastía de tres siglos y trece reyes.

El matrimonio de Enrique con Leonor de Aquitania lo colocó firmemente en el ascenso. Sus tierras que eran abundantes se habían añadido a las posesiones de su nueva esposa, dándole el control de Aquitania y de Gascuña. La riqueza de los mercados y los viñedos en estas regiones, junto con las tenencias ya abundantes de Enrique, hicieron de él el vasallo más poderoso de Francia.

Enrique Consciente de que su ambición real estaba muy lejos de cumplirse fácilmente, y que su madre había estado luchando por la corona durante varios años sin éxito, de retirarse en 1147. Enrique acompañó a Matilde en una invasión de Inglaterra, fracasando debido a la falta de preparación. Regresó a Inglaterra entre 1149 y 1150. Habiendo sido nombrado caballero por el rey David I de Escocia, el 22 de mayo de 1149.

El 7 de septiembre de 1151, el padre de Enrique murió, heredando todas sus tierras como Anjou, Maine y Normandía. A principios de enero de 1153, pocos meses después de su boda, cruzó el Canal una vez más con su flota de 36 barcos, el transportando una fuerza de 3.000 infantes y 140 caballos. Fuentes discuten si aterrizó en Dorset y Hampshire, pero se sabe que entró en una pequeña iglesia del pueblo, siendo 6 de enero y los lugareños estaban observando la Fiesta de los Reyes Magos. La correlación entre las fiestas y la llegada de Enrique no pasó desapercibido para ellos. Enrique se movió rápidamente y en el año en que se había asegurado su derecho a la sucesión a través del Tratado de Wallingford con Esteban de Inglaterra. Ahora era, para todos los efectos, en el control de Inglaterra, sucediendo a Esteban cuando murió en octubre de 1154.

Coronación

El 19 de diciembre de 1154 fue coronado en la Abadía de Westminster, Enrique II, rey de Inglaterra. Fue así el primero en ser coronado como "Rey de Inglaterra", en lugar de "Rey de los Ingleses. Enrique, un vasallo de Luis VII, era ahora más poderoso que los franceses. Utilizando el título de rey de Inglaterra, duque de Normandía y de Aquitania, conde de Anjou.

Reinado

El reinado de Enrique II se caracterizó por un reforzamiento del poder real, en lucha incesante contra los señores feudales y la Iglesia. Reorganizó la administración real en un sentido centralizador, implantando un sistema de inspectores reales itinerantes. Creó un Tribunal del Rey central y cinco tribunales permanentes con normas procesales establecidas, así como un sistema de jurados de elección popular. Impulsó el desarrollo del derecho común y de un ejército permanente Assize of Arms, 1181.

Durante los primeros años de su reinado puso fin al caos producido durante el reinado de Esteban; recuperó los condados del norte de Inglaterra que habían sido entregados a Escocia y conquistó el norte de Gales. En 1171-1172 inició la conquista normanda de Irlanda, y en 1174 obligó al rey de Escocia Guillermo el León a que le reconociese como su señor. No logró someter la Iglesia a sus tribunales, pero sus reformas judiciales fueron de duradera importancia. Estableció en Inglaterra un sistema judicial centralizado y accesible a todos los hombres libres. Desde el inicio de su reinado, mantuvo conflictos con el rey de Francia Luís VII y más tarde con su sucesor Felipe II Augusto, a causa de las provincias francesas que reclamaba. En el año 1173 sus hijos apoyados por Felipe II Augusto y Leonor de Aquitania, encabezaron una serie de revueltas contra su padre que se prolongaron hasta la muerte de éste.

Fue protector de eruditos y poetas Wace, Walter Map, Walter of Chatillon y fundador de monasterios como Witham, Newstead, Amesbury; reafirmando el predominio inglés en las Sas Británicas, realizando con éxito expediciones contra los escoceses en 1157, 1173, los galeses en 1157 y los irlandeses en 1171. Jugó un importante papel en la política europea, atacando Toulouse 1159, decidiendo la disputa fronteriza entre Castilla y Navarra en 1177, casando a sus hijas Matilde 1156-1189 con Enrique, duque de Sajonia, Leonor 1162-1214 con Alfonso VIII de Castilla, y Juana 1165-99 con Guillermo II de Sicilia. Pero su gran éxito fue imponer la paz y la ley a Inglaterra después de las guerras de Esteban, con nuevos procedimientos policiales y judiciales, visitas regulares de los jueces reales, inspecciones y destitución más frecuente de sheriff y un más amplio y eficiente funcionamiento de la Cancillería y de la Hacienda. De estas reformas toscas, pero algunas de ellas efectivas, unas eran nuevas y otras sistematizaban técnicas iniciadas por reyes normandos; con ellas, en 1189, Inglaterra tenía la mejor administración real de Europa, y una monarquía rica y poderosa junto con un pueblo unido y próspero.

La Rebelión

Los intentos de Enrique de dividir sus tierras entre sus numerosos hijos ambiciosos, combinada con su resistencia a ceder su propio poder y encargarles la responsabilidad real, fractura de su familia. En 1173, Enrique el Joven y Ricardo se rebelaron contra su padre, con la esperanza de asegurar el poder y las tierras que les habían prometido. Mientras tanto, Enrique el Joven y Ricardo eran relativamente fuertes en Francia, que carecía de la mano de obra y la experiencia para problemas de su padre indebidamente. El rey aplastó esta primera rebelión y castigo exigido a Ricardo, por ejemplo, perdió la mitad de los ingresos.

En 1182, Enrique el Joven, Ricardo y Godofredo todos empezaron a luchar entre sí por las posesiones de su padre en el continente. La situación se vio agravada por los rebeldes franceses y el rey de Francia, Felipe Augusto. Esta fue la amenaza más seria que vino de dentro de la familia, ya que también se acercaba la tragedia dinástica de la guerra civil. El 11 de junio de 1183, Enrique el rey joven murió. El levantamiento, que había sido construido en torno al príncipe, rápidamente se derrumbó y los hermanos restantes regresaron a sus tierras individuales. Enrique rápidamente ocupó la región rebelde de Angoulême con el fin de mantener la paz.

La batalla final entre los hijos de Enrique llegó hasta 1184. Cuando Godofredo de Bretaña y de Irlanda, John, el más joven de los hermanos, había prometido Aquitania, que pertenecía al ahora hermano mayor Ricardo quien fue invadido Geoffrey y John, pero Ricardo, quien era un comandante militar realizado con más de 10 años de experiencia en ese momento , expulsó a sus hermanos. Los hermanos nunca más volvería a enfrentarse en combate, Geoffrey murió dos años después, dejando sólo a Ricardo y John.

Muerte

Entristecido y amargado, agotado de tanto pelear y abrumado por su conciencia culpable por la muerte de Thomas Becket, Enrique murió un 6 de julio de 1189 cerca de Tours, Francia. Leonor, su viuda, le sobreviviría por muchos años, llegando a morir de 82 años, todavía estando cuerda y bella. Enrique fue sepultado en la Abadía de Fontevrault, donde reposa no lejos de Ricardo Corazón de León, el hijo que tanto le odió y la misma Leonor. Fue sucedido por El príncipe, el mayor Enrique hijo sobreviviente y conquistador, fue coronado el rey Ricardo I de Inglaterra en Westminster el 1 de septiembre de 1189.

Ver también

Enlaces externos

Fuentes