Saltar a: navegación, buscar

Felipe Dulzaides

Para otros usos de este término, véase Felipe Dulzaides (desambiguación).
Felipe Dulzaides Badia
Información sobre la plantilla
Felipe.jpg
Pianista, arreglista y director de grupo
Nacimiento1917
Ciudad de La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento1991
Ciudad de La Habana, Bandera de Cuba Cuba

Felipe Dulzaides Badía. Pianista, arreglista y compositor. La Habana, 13 de marzo de 191722 de enero de 1991. Fue uno de los impulsores del jazz en Cuba, su grupo fue una cantera de la que salieron muchos de los intérpretes del género.

Síntesis biográfica

Proveniente de una familia de intelectuales: su madre, Josefina Badía, pianista y su hermana Fina García-Marruz Badía, relevante poeta y escritora; sus primeras preferencias musicales fueron Carmen Cavallaro, Eddie Duchin y Frankie Carle, sin embargo, su gusto cambió cuando escuchó a los pianistas Art Tatum y Nat King Cole. Pero la influencia como intérprete y arreglista la recibió del pianista inglés George Shearing, a quién conoció en Chicago, Estados Unidos: “Me encantó el timbre, me enamoré de su forma de tocar, de la manera en que armonizaba y lo difícil que era lo que él hacía parecer fácil, siempre tocando detrás del ritmo, no junto a él.” Ese timbre fue el que hizo posible el sello sonoro de Los Armónicos, en el cual utilizaba al unisono piano, vibráfono y guitarra.

En la década del 40 se trasladó para Matanzas, donde fundó el Grupo Bellamar. En 1948 regresó a La Habana, y aquí hace suplencia en la orquesta del club Topeka, dirigida por Venerando Llovet. Ese mismo año fundó el popular cuarteto Llópiz-Dulzaides, con el que en 1949 realizó una gira por América Latina y Estados Unidos. Este cuarteto, que hacía una música de carácter comercial, constituyó uno de los primeros grupos que incursionó en el rock y pop, en el cual Felipe tocaba el piano y el acordeón. En 1955 Felipe Dulzaides se separa de los Llópiz-Dulzaides, y funda Los Armónicos, integrado por Pablo Cano, guitarra; Doris de la Torre, cantante; Lucas de la Guardia, voz, y el argentino Luis Ortellano, trompeta. Este grupo se presenta en los cabarets Sans-Souci, Montmartre, Salón Panorámico del Cabaret Tropicana, Hotel Comodoro y Hotel Nacional así como en diversos programas televisivos de la época. Este cuarteto es uno de los antecesores del boom de cuartetos que vendría en la década del 60. En sus inicios era un cuarteto vocal-instrumental, con el tiempo abandonó el formato vocal, se limitó a un solo cantante para finalmente convertirse en un grupo totalmente instrumental. Los Armónicos alternaron con el baterista de jazz Philly Joe Jones, el cantante Matt Denis y los pianistas Frank Emilio y Bebo Valdés, entre otros.

En la década de los 60 Los Armónicos estuvieron compuestos por una nueva generación conviertiéndose así en un grupo escuela hasta mediados de los 80 en que la carrera de Felipe se vio interrumpida debido a una enfermedad. Estos nuevos Armónicos poseían un repertorio variado internacional que contaba con un gran éxito de audiencia joven. Este grupo se presento regularmente en clubes nocturnos de La Habana y Varadero, entre los que podemos citar el Hotel Kawama, Internacional de Varadero y el Bar Elegante del Hotel Riviera. En muchas ocasiones se realizaban descargas en las que participaron músicos cubanos y extranjeros como el pianista Gonzalo Rubalcaba, el trompeta Jorge Varona, el flautista canadiense Moe Koffman y el baterista norteamericano Billy Cobham entre muchos otros. Dulzaides fue también uno de los fundadores del Festival de Jazz Plaza en el cual se presentó regularmente.

Junto a Armando Romeu (padre), Gustavo Más, Luis Escalante, el guitarrista Isidro Pérez (Isito) y otros, fue uno de los primeros en cultivar el jazz en Cuba.

De sus cualidades como músico, expresa Leonardo Acosta: “Uno de los secretos de Felipe es su innato oido musical y su entrenamiento armónico, unidos a una memoria fenomenal y su capacidad para tocar en cualquier tono los números más complejos desde el punto de vista armónico, lo cual a su vez requiere un don complementario del que rara vez se habla: una facilidad innata para la modulación, requisito doblemente necesario para la improvisación jazzística. Su larga práctica pianística se basa en su propio método de aprendizaje, que no reside en los ejercicios usuales para adquirir técnica y velocidad, sino más bien en aprender los giros melódicos de cada pieza y luego poder armonizar cualquier obra a partir de la línea melódica. A Felipe le basta con escuchar una vez una melodía para repetirla, ya armonizada, y retenerla en la memoria (…).” Dentro de su repertorio internacional tenía temas de Monk, Parker, así como de Tom Jobim, John Lennon y Paul McCartney. La grandeza de este músico radicaba en su formación autodidacta, reconociendo él mismo, que no leía mucha música. Su discografía consta de 22 discos, los cuales no constituyen una muestra de su carrera como jazzista.

Como arreglista, a finales de los 50, Dulzaides realizó arreglos para el famoso disco de La Lupe Con el Diablo en el cuerpo así como para el bolerista Fernando Álvarez.

Entre otros, con su grupo trabajaron, Pablo Cano, Kiki Villalta, Sergio Vitier, Ahmed Barroso, René Luis Toledo y Jorge Luis Valdés Chicoy, guitarristas; Julio César Fonseca, Armando Zequeira, José Franca, Roberto Casas, Luis Quiñones, Carlos del Puerto, Bobby Carcassés y Carlos Quintero, contrabajista; Doris de la Torre, Eduardo Dulzaides, Francisco Echavarría (Paquito), Armando Romeu (hijo) y Rembert Egües, vibrafonistas; Nelson Padrón, Orestes Barbachán, Joe Iglesias, Tony Valdés, Cristóbal Quesada e Ignacio Berroa, bateristas; Manolo Armesto (Cala) y José Luis Quintana (Changuito), percusión cubana; Lucas de la Guardia, clarinetista; Luis Ortellano, trompetista; Rembert Egues, flautista; Manuel Valera, Rolando Pérez Pérez y Javier Zalva, saxofonistas; Doris de la Torre, Nina y Alberto Pujol, Iselina Acosta, Elsa Rivero, Margarita RoyeroLázaro Manuel Morúa y Regino Tellechea, cantantes. Obtuvo en el Cubadisco, por Tabú, premio en compilación 2001.

Obras

  • Es muy fácil
  • Pochy
  • Babacho.

Fuente