Saltar a: navegación, buscar

Salto de longitud

Salto de longitud
Evento de Atletismo
SL1.jpeg
Evento específico de atletismo

Salto de longitud es una especialidad del atletismo enmarcada dentro del área de los eventos de campo, consistente en realizar un salto hacia delante, despegando con una pierna, una vez terminada la carrera de impulso, es practicado por mujeres y hombres.

Características

El salto de longitud está conformado por cuatro fases, carrera de impulso o aproximación, despegue, vuelo y caída.

Existen tres variantes para la realización técnica del salto, natural, pecho y caminando. El salto de longitud forma parte de las denominadas pruebas de concursos, donde los atletas, tienen la posibilidad de realizar hasta seis intentos, según la cantidad de participantes, cuando estos rebasan la cifra de ocho competidores, se celebran tres rondas eliminatorias y tres rondas finales con los ocho mejores saltadores.

Historia

El salto de longitud existe en todas las competiciones desde la Antigüedad, está presente en los Tailtean Games célticos del siglo IX, los griegos lo incluyen en el programa de los antiguos Juegos Olímpicos, mientras que los países de habla inglesa lo desarrollan desde el siglo XIX.

Como disciplina atlética comienza la evolución a partir de los primeros Juegos Olímpicos antiguos en el año 776 a.n.e, donde se compite en salto de longitud con halteras.

Entrado el siglo XIX, el inglés, Adan Williams, logra 5.41 metros el 26 de septiembre de 1827.

Otro registro notable, lo consigue el irlandés Jhon Lane con 7.05 metros en Dublín, el 11 de Junio de 1874, primer humano en sobrepasar los 7 metros.

Juegos olímpicos

Debuta en la cita inicial de Atenas, Grecia en 1896, logrando Estados Unidos las tres medallas, oro para Ellery Clack con 6.35, plata para Robert Garret con 6.18 y bronce para James Connolly con 6.11 metros.

Las féminas lo hacen en Londres, Inglaterra en 1948, logrando la húngara Olga Gvarmeti la medalla de oro con 5.69, la argentina Noemí Simonetto de Portela es plata con 5.60 y la sueca Ann-Britt Leyman, bronce con 5.57 metros.

Campeonatos mundiales

Está presente el edición inicial celebrada en Helsinki, Finlandia en 1983, logrando Estados Unidos las tres preseas, oro para Carl Lewis con 8.55, plata para Jason Grimes con 8.29 y bronce para Michael Conley con 8.12 metros.

En el sexo femenino se impone la alemana Heike Dreschler-Daute con 7.27, seguida de la rumana Anisoara Cusmir-Stanciu con 7.15 y la estadounidense Carol Lewis con 7.04 metros.

Récord mundiales

Jesse Owens, salta 8.13 en 1935

La IAAF reconoce como primera marca mundial, - récord - los 7.60 metros logrados por el irlandés Peter O'Connor, el 15 de julio de 1901 en Dublín, Irlanda.

El 25 de mayo de 1935. en Ann Arbor, Míchigan, el estadounidense Jesse Owens, salta 8.13 metros para superar los 8.00 metros por primera vez, marca que se mantiene vigente durante 25 años.

Durante los Juegos Olímpicos celebrados en México en 1968, se produce el denominado salto el siglo, cuando el 18 de octubre Bob Beamon logra un resultado de 8 metros y 90 centímetros, superando por 55 centímetros la anterior cuota.

El récord de Beamon, no llega al Siglo XXI, desde finales de la década de 1980 surgen las amenazas a esa cuota, el soviético Robert Emmiyan salta 8.86 metros en 1987, se queda a solo cuatro centímetros del tope mundial, también el atleta estadounidense Carl Lewis, muestra cualidades excepcionales en esta especialidad.

El 30 de agosto de 1991 durante los Campeonatos Mundiales de Atletismo celebrados en Tokio, Japón, otro estadounidense, Mike Powell, supera el mítico récord de Beamon, al saltar 8.95 metros, con la incrédula presencia de Carl Lewis, que entre el hipnotismo y el desespero, logra 8.87 metros.

En el sector femenino el primer récord mundial reconocido oficialmente corresponde a la atleta checa Marie Mejzliková II, quien salta 5.16 metros en Praga, el 16 de agosto de 1922.

La barrera de los 6.00 metros es superada por la alemana Christel Schulz, con 6.12, resultado logrado el 30 de julio de 1939 en Berlín, mientras que los 7.00 metros caen el 18 de agosto de 1978 en Kishiniov cuando la soviética Vilma Bardauskiene logra 7.07 metros.

El actual récord mundial está fijado en 7.52 metros, logrado por la soviética Galina Chistiakova, el 11 de junio de 1988 en Leningrado, actual San Petersburgo.

Fuentes

  • Betancourt, Lázaro. El atletismo en el ámbito escolar y deportivo. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, Cuba 1991
  • Matthews, Peter. Athletics 2004, The international track and field annual. Sports Books. LTD. British Library.
  • Butler, Mark. Athletics Statistics Book. Games of the XXVIII Olympiad, Athens 2004.
  • Artículo Atletismo. Disponible en Pentatlaxcala. Consultado 23 de junio del 2011.