Íbice

Íbice
Información sobre la plantilla
Íbice.jpg
Clasificación Científica
Nombre científicoCapra ibex
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Artiodáctyla
Familia:Bovidae

Íbice (Capra ibex). También conocido como cabra salvaje de los Alpes, es un bóvido de la subfamilia Caprinae presente únicamente en la cordillera de los Alpes. En ocasiones se adscriben también a esta especie la cabra salvaje de Nubia y la asiática, aunque es más frecuente considerarlas especies separadas bajo los nombres Capra nubiana y Capra sibirica.

Características morfológicas

El peso oscila entre los 40 kilos de las hembras pequeñas y ejemplares jóvenes, y los 120 que alcanzan algunos machos adultos. El pelaje varía en longitud, densidad y color durante el año. Durante el verano, el abrigo es pardo amarillento con los flancos y cuello más claros y el vientre blanco, mientras que las patas son oscuras.

A medida que se acerca el invierno, esta coloración torna al marrón oscuro, y vuelve a aclararse a partir del comienzo de la primavera. Además de esto, los machos suelen ser más oscuros que las hembras, y los individuos viejos más que los jóvenes.

La cola es corta (15-30 cm.) y oscura, y las patas cortas y fuertes en relación al resto del cuerpo. En el caso de los machos, existe una barba corta en la garganta de unos 6 centímetros de largo, y unos cuernos largos que se curvan hacia atrás, aunque no están tan desarrollados como en otras especies emparentadas. Las hembras también poseen cuernos, pero muchísimo menos desarrollados que los de los machos, que son casi el triple de largos (unos 100 cm.) que los de ellas (35 cm. como máximo).

Hábitos

La especie es diurna, manteniendo el grueso de su actividad en las primeras y últimas horas del día. Las horas más calurosas del mediodía suelen pasarlas descansando a la sombra de las rocas. En su búsqueda de pastos, los íbices demuestran tener un paso seguro sobre cuestas empinadas y resbaladizas, sobre todo cuando se hielan en invierno. Incluso saltan ágilmente de un risco a otro sin problemas.

Viven en cotas de montaña de entre 1600 y 3200 metros de altura sobre el nivel del mar, descendiendo en los meses más duros del invierno y volviendo a ascender en verano.

Hábitat

Su preferido son los terrenos escarpados de los Alpes, entre la línea de la montaña donde termina el bosque y la franja donde empieza la nieve. Son animales gregarios, y lo normal es que los machos adultos formen su propio rebaño, el cual está separado del que forman las hembras con sus crías y los jóvenes. Sólo se juntan durante la época de celo.

El íbice de los Alpes está muy adaptado a su hábitat, y sus pezuñas son ideales para moverse y saltar entre las rocas. Se cazaron hasta prácticamente su extinción en Suiza (1800-1850), en Alemania y Austria (1720), y su población se redujo a un pequeño grupo en el parque de Gran Paradiso, y de allí se reintrodujeron de nuevo exitosamente a los otros países, comenzando por Suiza en 1911.


En la actualidad es una especie protegida. Otros grupos de íbices amenazados de extinción son el íbice de Abisinia, que habita en las montañas de Etiopía, el íbice de Nubia, propio de las montañas del este de Sudán, Eritrea, alto Egipto, Sinaí y Arabia, y la cabra montesa de la península Ibérica.

Fuentes