Saltar a: navegación, buscar

Adolf Anderssen

Adolf Andersen
Información sobre la plantilla
AdolfAnderssen.jpeg
Ajedrecista alemán
NombreKarl Ernst Adolf Anderssen
Nacimiento6 de julio de 1818
Breslau, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento13 de marzo de 1879
Breslau, Bandera de Alemania Alemania
Causa de la muerteAtaque al Corazón
NacionalidadAlemana
OcupaciónProfesor de Archivo:Matemáticas y Ajedrecista
Adolf Andersen. Fue un jugador alemán de ajedrez considerado el mejor del mundo entre 1851 y 1866 exceptuando lo que duró la fugaz aparición del norteamericano Paul Morphy. Es considerado uno de los más grandes ajedrecistas de la historia.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nació en Breslau (Alemania). Estudió Filosofía y Matemáticas, y ocupó en cargo de profesor de Matemáticas en el instituto de Breslau hasta que muere.

Vivió en Brelau la mayor parte de la vida. Nunca se casó y vivía con la madre viuda y la hermana soltera. Se graduó del Gimnasio público de Breslau y luego asistió a la universidad donde estudió matemática y filosofía. Después de graduarse trabajó como instructor y profesor de matemática y el pasatiempo y gran pasión, era jugar ajedrez.

Durante la juventud fue un gran compositor de problemas, modalidad en la que pudo dar rienda suelta a la creatividad. En 1842, cuando apenas era conocido como ajedrecista, publicó una colección de estudios.

La familia creía que la desmedida pasión por el ajedrez se debía a un mal de ojo. El estilo que aplicaba era de ataque y agresivo, pero de una fantasía imaginativa y fabulosa; comenzó en 1818, venciendo en un encuentro a Daniel Harrwitz. Alcanzó notoriedad internacional al adjudicarse el Torneo de Ajedrez de Londres de 1851, probablemente el más fuerte del siglo XIX; donde jugó la partida Inmortal.

Carrera deportiva

El padre le enseñó a jugar al ajedrez a la edad de 9 años, algo que marcaría su vida, ya que Anderssen siempre se mostró feliz cuando se sentaba ante un tablero. Uno de los libros de cabecera fue "Cincuenta partidas entre Labourdonnais y McDonnell", de William Lewis. Tal vez su manera de jugar, siempre al ataque, estuvo influenciada por las partidas de ese match, ya que muchas de ellas fueron espectaculares luchas tácticas. A pesar de esto, la formación y madurez como ajedrecista fueron muy lentas. Devoró los libros de Gioachino Greco y Francois Philidor. Jugó el primer torneo a los 30 años.

En 1846 inició la publicación de la revista de ajedrez "Deutsche Schachzeitung", en Berlín, junto a Johannes Zukertort, que por esa época se convirtió en su discípulo. En estos primeros años, Anderssen está en contacto con varios jugadores alemanes (Von der Lasa, Löwenthal o Mayet), con los que disputa matches o partidas amistosas, con resultados desiguales. Sus comienzos no fueron muy exitosos y tuvo que pulir sus carencias a base de mucho trabajo. Estos encuentros eran su única relación con el ajedrez de competición, ya que a mediados del siglo XIX este deporte se encontraba muy aislado.

Fue en 1851 cuando Anderssen supo que había llegado su momento. En Londres se decidió organizar el primer torneo internacional de la historia, bajo la dirección del famoso jugador Howard Staunton, que pretendía de este modo refrendar su dominio en el ajedrez mundial. Al torneo fueron invitados los mejores jugadores de la época, incluido Anderssen, aunque estuvo a punto de no ir por lo costoso del viaje Howard Staunton le ayudó económicamente y pudo jugar al final. La competición fue tomada como un campeonato del mundo no oficial.

El sistema de juego elegido fue el de eliminatorias, a 4 rondas. Anderssen no entraba dentro de la terna de favoritos, no en vano era un auténtico desconocido para sus rivales, pero el alemán logró sorprender a todos y se alzó con el triunfo de una forma justa, mostrando un fino juego de ataque. Pero durante el torneo ocurrió algo que dio todavía más fama a Anderssen, incluso más que su victoria final, y fue la disputa de una partida que trascendería las barreras el tiempo: La Inmortal. Anderssen, durante uno de los descansos del torneo, decidió jugar una partida amistosa con Lionel Kieseritzky. La sucesión de golpes tácticos y brillantes combinaciones que se dieron en dicha partida la han convertido en la más famosa de la historia y son una prueba irrefutable del increíble talento de Anderssen.

La experiencia más crítica fue la derrota ante Paul Morphy en 1858. Pero a pesar de la derrota supo sacar lecciones que le hicieron crecer como jugador. Esta derrota no sólo fue ante un jugador genial, sino ante una concepción más profunda del ajedrez que estaba imponiéndose.

En 1861 ganó un encuentro frente a Ignazio von Kólisch. Obtuvo el primer lugar en los torneos de Londres de 1862, y de Baden-Baden en 1870, por delante de Steinitz, que le había derrotado en 1866 en un memorable encuentro.

Partidas importantes

Suyas son dos de la partidas más famosas, tanto que tienen nombre: la Inmortal y la Siempreviva, que los alemanes llaman Eveergreen, que jugó en 1852 en Berlín contra Jean Dufresne. El declinar de la carrera coincide con el ascenso de Steinitz. El juego posicional se impone a la imaginación romántica, pero esta será, durante mucho tiempo, más popular entre los aficionados.

Está considerado como el mayor representante de la escuela romántica, y siempre busca dar jaque mate a un a costa de sacrificar abundante material. Anderssen conjuga un profundo conocimiento de la teoría de su tiempo y una endiablada imaginación para la combinación.

Son famosos los mates con alfiles y caballos, tras haber sacrificado torres y damas. Es considerado campeón del mundo entre 1851 y 1858 y entre 1863 y 1866. En 1858 perdió un encuentro contra Morphy, y en 1866 contra Steinitz.

Muerte

Muere en Breslau el 13 de marzo de 1879 de un ataque al corazón. Anderssen pasó a la historia además de por la genialidad en el juego de ataque y las grandes partidas, por la honestidad y caballerosidad, rasgos estos que incluso los rivales supieron destacar.

Fuentes