Saltar a: navegación, buscar

Amalia Aguilar

Amalia Rodríguez Carriera
Información sobre la plantilla
Amalia Aguilar.JPG
NombreAmalia Rodríguez Carriera
Nacimiento3 de julio de 1924
Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
Otros nombresLa bomba atómica de la Rumba
OcupaciónActriz y bailarina
Amalia Aguilar. Destacada cantante, bailarina y actriz mexicana, de origen cubano, que ha mantenido una destacada participación en el cine mexicano. Se recuerda en películas como Novia a la Medida (1949) y En cada Puerto un Amor (1949), dirigida por Ernesto Cortázar.

Síntesis biográfica

Nació en Matanzas, Cuba el 3 de julio de 1924, bajo el signo de cáncer. Al igual que todas sus compañeras rumberas Amalia sintió desde muy chica el gusto por la danza; y como ella lo menciono en una entrevista, desde antes de nacer ya estaba mostrando sus dotes de baile, y es que su madre la señora Regla Carriera le comentó que ella se movía mucho en el vientre, aún mas cuando su madre tocaba el piano.

Amalia contó con el apoyo incondicional de su madre y también de su padre el señor Oscar Rodríguez Aguilar. Entre manera de juego y como apoyo a su talento, Don Óscar ambientaba un teatro en el patio de su casa y Doña Regla tocaba el piano para que Amalia junto con su hermana Cecilia se pusieran a bailar en frente de los vecinos al ritmo del son "A La Loma De Belen" esos serian los detonantes que despertarían el interés de la pequeña Amalia por el gusto hacia los escenarios.

Juventud

Al terminar con sus estudios, entró a estudiar danza en La Habana, sus maestros fueron Lita Enhart, Lalo Maura y Jorge Harrison. Por la forma de bailar de Amalia y de su hermana, fueron contratadas por varios empresarios en Cuba, presentándose como Las Hermanas Aguilar en los mejores teatros de La Habana como: Hotel Nacional, Tropicana de La Habana, Edén Cort, CMQ y Cadena Azul. Sus presentaciones las hicieron llegar hasta una de las compañía de teatro más destacables de la isla, La Gran Compañia de Teatro de Cuba. Ahí se enseña a actuar bajo el mando de los reconocidos actores cubanos Martha Núñez y el actor Arrechavaleta.

Vida artística

Dentro de la compañía de teatro, en una gira por Panamá su hermana decidió casarse y dejar la farándula, dejando sola a Amalia. En esa gira tuvo su reencuentro con Julio Richards quien al verla actuar le llamo le dijo que ella tenia la madera para ser una gran estrella; habló con el padre de Amalia y la llevó a México prometiéndole que la haría entrar por la puerta grande. Amalia se fue con su padre y su madre rumbo a México. Desde su arribo, tuvo la fortuna de ser recibida con bombo y platillo y es que los periodistas la prometían como la nueva sensación del momento. De ahí comenzó temporadas en los mejores centros nocturnos del país como fueron EL Waikikí, El Patio, XEW, Sans Souci, entre otros.

El nombre de Amalia Aguilar cada vez se empezaba a hacer más famoso, y es en ese tiempo cuando la vio el productor de cine Pedro Calderón quien le hace firmar un contrato para participar en la película Pervertida de José Díaz Morales, 1945. Luego de esta película continúa con sus temporadas de teatro de revista. Fue precisamente en el Waikikí cuando llegó a verla el empresario Edward Perkes, un judío estadounidense que estaba buscando una figura para su espectáculo. El empresario le propuso actuar en San Francisco y otras ciudades de Estados Unidos para bailar la rumba. Amalia siempre viajó con su madre y su padre.

En Estados Unidos se presentó largas temporadas acompañada por una de las mejores orquestas de conga y rumba, Los Lecuona Cuban Boys y al lado de grandes figuras como Bob Hope, Carmen Miranda y Las Dolly Sisters. En 1947 filma la película A Night in the Follies de Merle Connel. Por su energía desbordante para el baile recibe el mote La Bomba Atómica, o El Torbellino del Caribe. De mano de Cuco Conde recibió el premio que la nombró La Reina Del Mambo, y luego partió rumbo a Lima, Perú, para cumplir otros contratos.

Estancia en Perú

En Perú se encontró con su amigo el famoso Dámaso Pérez Prado], a quien conocía desde Cuba y se encontraron en México. Pérez Prado, que había actuado en la Plaza de Hacho de Perú le alertó que estaban excomulgando a los que fueran a ver los espectáculos de mambo, pues los consideraban prohibidos.

Recibió críticas de las sociedades religiosas que veían mal ese tipo de shows. Según contó en una entrevista, estaba ella en el banco cuando el gerente del banco le dijo que subiera con el, Amalia y su padre fueron, sin saber de que se trataba, y es que el gerente los protegió porque un grupo de personas en contra de su espectáculo la reconoció y estuvieron a punto de agredirla. Pese a todo pronóstico se presentó y la gente comenzó a ver que era un buen espectáculo, lo que generó que se agotaran las entradas en los días que estaba programada.

Para su fortuna Perú le pidió perdón de una manera inimaginable. En 1949 conoce, y contrae matrimonio con Raúl Beraún, un famoso abogado y político peruano. Del matrimonio nacieron sus tres hijos Dafne, Raúl y Jorge. Muchas de las ocasiones en que Amalia Aguilar se encontraba grabando alguna película, los camarógrafos y el director la protegían para que no se notara su embarazo. Decide regresar a México en donde se presenta nuevamente en los escenarios que la vieron nacer; esta vez ya no regresó al cine.

Retiro artístico

Se ha mantenido retirada del mundo del espectáculo, aunque no del todo, siempre está dispuesta a recibir a quien la quiera entrevistar sobre sus años en la farándula. En 1993 el periodista y escritor Fernando Muñoz Castillo publicó el libro "Las Reinas Del Trópico", en donde entrevista a cuatro de las 5 rumberas, entre ellas a Amalia Aguilar.

En 1999 la revista Somos realizó en noviembre un número dedicado a Las Rumberas, en donde Amalia vuelve a contarnos sus anécdotas como bailarina del cine mexicano. Ese mismo mes, se reúne nuevamente con sus dos compañeras rumberas Meche Barba y Ninon Sevilla, esta última amiga intima de Amalia.

En el 2003 se estrenó la película Dame tu Cuerpo de Rafael Montero en donde la gran rumbera tuvo una participación pequeña. Es una mujer que supo estar en el tiempo correcto, juntarse con las personas correctas, actuar en las películas adecuadas y bailar el ritmo adecuado para así convertirse en una figura consagrada del cine. En sus películas queda la imagen documentada de como sus movimientos derrochaban alegría, sabor y candela y se sigue recordando como La Bomba Atómica De La Rumba.

Incursión en el cine

En México, en 1948 regresa a los sets de filmación y no es sino hasta 1955 en que deja de filmar, y es que el auge que agarraron las rumberas, la hicieron ser cada vez más solicitada en el cine, así es como graba un total de 23 películas entre las que se encuentran:

  • Conozco a los Dos
  • Dicen que Soy Mujeriego
  • En Cada Puerto Un Amor(Baila y Canta Junto a “Benny Moré
  • El Gran Campeón
  • El Colmillo De Buda
  • Novia a la Medida(Baila y Canta Junto a “Benny Moré”
  • La Vida en Broma, Ritmos del Caribe
  • Amor Perdido
  • Los Huéspedes de la Marquesa
  • Delirio Tropical
  • Las Tres Alegres Comadres
  • Las Interesadas
  • Los dineros del Diablo
  • Mis Tres Viudas Alegres
  • Las Cariñosas
  • Música en la Noche
  • Los Platillos Voladores y Las Viudas del Cha Cha Chá, siendo esta la última película que realizaría.

De sus películas, dos títulos son los que la prensa marcó como destacables: Calabacitas Tiernas de Gilberto Martínez Solares, (1948) y Al Son Del Mambo de Chano Urueta, (1950), en ambas películas de corte de comedia, Amalia hace lucir su energía y su carisma de bailarina, además que se logra meter dentro de las destacadas actrices de comedia.

Fuentes