Saltar a: navegación, buscar

Antonio Vázquez Gallo

Antonio Vázquez Gallo
Información sobre la plantilla
Antonio Vazquez Gallo.jpg
Fundador de la Facultad de Radio, Cine y Televisión del ISA. Doctor en Pedagogía por la Universidad de La Habana.
NombreAntonio Emilio Vázquez Gallo
Nacimiento22 de mayo de 1918
La Habana Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento8 de enero del 2007
La Habana
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
Ocupaciónactor, director, guionista, adaptador de obras literarias y teatrales, pedagogo

Antonio Emilio Vázquez Gallo. Pedagogo cubano, actor, adaptador de obras literarias y teatrales, guionista de dramatizados y espacios de aventuras; director de programas de radio y televisión, asesor de programas infantiles. Fundador de la Televisión Cubana.

Síntesis biográfica

Nació en La Habana, el 22 de mayo de 1918. Su madre era cubana y su padre español. Su vida artística comienza siendo alumno de tercer grado de Los Salesianos de La Víbora. Fue con el padre Salvador Herrera que era muy amante del teatro y escogió a los alumnos que tenían aptitudes. Ahí trabajó en varias obras de la Galería Teatral Salesiana, eran adaptaciones del teatro español e italiano, para hombres solos. La primera en que figuró fue en “El gorrión”. Después, trabajó en muchas obras más de ese repertorio y comenzó a recitar en funciones públicas.

Antecedente artístico

Cuando niño su madre le recitaba y enseñaba muchas poesías. Pero, ya en 1931, su vida en Cuba dio un vuelco importante. Con el régimen de Gerardo Machado en el poder la situación económica en Cuba se hizo difícil y coincidente con que su padre, gallego, quería de nuevo ver a su madre, ya anciana, antes de morir, decide llevarlos a España.

Cuando llega matriculó en “Los Salesianos de Orense”. Estaba ya en quinto grado y como en el colegio de Los Salesianos cultivaban también el gusto por el teatro y se había formado un coro, de inmediato, lo ubicaron en ambos, pero fue por poco tiempo, porque sus padres querían que estudiase el bachillerato y lo matricularon en la Academia Sueiro. Su director quiso ayudarlo y pudo matricular en el Instituto y como necesita a alguien que ayudase a su cuñada, que enseñaba a leer en el primer grado, lo colocó junto a ella y comenzó a ejercer como profesor, enseñando a leer a los párvulos.

Como alumno, allí escribió, para inaugurar el teatro de la escuela, su primera obra, que se llamó “Aquellas palabras” y se estrenó en el cumpleaños del director don Manuel Sueiro, dirigiendo a un grupo de sus compañeros. Esta sencilla fiesta fue reseñada por el periódico local “La Región” y en su cincuenta aniversario publicaron esa crónica que fue enviada a Cuba.Don Manuel era de izquierda y lo guió en los estudios y en el desarrollo de sus ideas. Durante la guerra se salvó de milagro de ser ejecutado, pues no se encontraba en Orense.

Socio de la Juventud Católica

Después, su tía Concha, viendo su afición por las artes escénicas, lo hizo socio de la Juventud Católica que tenía un local muy bueno con un escenario que no se usaba y allí, con un grupo de socios, decidieron poner obras de teatro y así comenzaron con “Fortunato”, de los Hermanos Quintero, con “Todo un hombre”, de Carlos Arniches, y otros. Al mismo tiempo, en los fines de fiesta, comenzó a ejercitar la recitación de poesías de autores españoles y cubanos. Tanto le gustaba el teatro que allí hacía de todo, hasta pintar los decorados.

Regreso a la Habana

Al estallar la Guerra Civil su madre estaba grave por una operación y, como era cubana, quiso volver a Cuba, donde vivía toda su familia, pudiendo regresar a La Habana a principios del año 1937. Ya en La Habana, como se habían abierto los Institutos, después de la caída de Gerardo Machado, logró matricular en el Instituto de La Víbora, para tratar de obtener su diploma de bachiller, que no había logrado antes por la Guerra Civil.

Comienzo en la radio

En casa de su abuela, en La Víbora, conoce a un barbero que era amigo de Conchita Nogara, esposa de Luís Aragón que oye recitar en el sarao que los jueves celebraban en casa de sus tías, le presentó a él. Luís Aragón dirigía Propagandas Múltiples y le hizo una prueba y enseguida entró a trabajar en el grupo de teatro de Enriqueta Sierra donde conoció a Pablo Medina, Miguel Llao y otros que le dieron una mano y comenzó a laborar en los programas radiales. Pero por poco tiempo.

En 1947 Gaspar Pumarejo comenzó a buscar talentos para inaugurar una nueva estación de radio, la “Unión Radio”, en Prado, y contrató como directores y actores a Roberto Garriga y a Antonio Vázquez, comenzando ambos a dirigir programas de radio con nuevos actores del medio. Allí empezó a realizar la labor con actrices como Gina Cabrera y Margarita Balboa, entre otros artistas; pero al mismo tiempo se dedicó a los programas infantiles de la emisora, como “El abuelito cuentalotó” y “Kindergarten Musical”, con canciones de Cri-Cri, del mexicano Gabilondo Soler. Como pedagógo que era fue comisionado por María Julia Casanova para esta labor.

Logra entrar en la Universidad, estudiando las dos carreras de Filosofía y Letras y Pedagogía. No continuando en la radio, ya que los estudios les absorbía mucho tiempo. Pero, a la vez, se conecta con la Universidad Espiritual que dirigía Guillermo Sánchez. Daba la casualidad que allí estaban haciendo pruebas de actores para la primera obra que iba a montar Ludwig Shajowicz: “Antígona, de Sófocles”. Aceptádolo con veintidós años y asignandole por su voz, el papel de Tiresias, el adivino, que era un viejo de setenta años. Así empezó con el Teatro Universitario, con [[Luisita Caballero]`, el doctor Rafael Ugarte, Nena Acevedo, Loly Rubinstein y otros más. Con Shajowicz protagonizó “Las coéforas”, de Esquilo; “Tartufo”, de Moliere; “Noche de reyes”, de Shakespeare; “Nuestra Natacha”, de Alejandro Casona y varias más.

Incursiona como director de teatro

Cuando Ludwig Shajowicz va a Puerto Rico a dirigir el Teatro Universitario de Río Piedras. Designan a Vázquez Gallo como director del teatro Universitario para dirigir una obra para la Escuela de Verano. Antes, como él era profesor en la Academia Ruston, también había dirigido algunas obras para el Lyceum como “Cuento de hadas”, “El cartero del rey de Rabindranath Tagore” y otras.

La obra que escogió para La Escuela de Verano fue “Medea”, de Eurípides y seleccionó a Violeta Casal para el papel de protagonista, a Gaspar de Santelices para el Jasón y a Jorge Guerrero como el mensajero.Esa representación fue muy elogiada por los profesores extranjeros que los visitaban. Entre ellos, pudo conocer a María Zambrano Alarcón, que elogió mucho el trabajo que se había hecho ese verano. En la selección de ARTIC ese año fue escogida por sus críticos la obra “Medea”. En el verano siguiente “La dama duende”, de Calderón de la Barca, también fue seleccionada por ARTIC.

Comenzó luego un período donde alternaba la dirección y la actuación. En eso fue invitado a un viaje a Guatemala para inaugurar un teatro al aire libre durante el gobierno del presidente Arévalo, en la celebración de los Juegos Panamericanos, para pasar después a Ciudad México y actuar allí en Bellas Artes, con “Medea” también. Además se estrenaron “La fablilla del secreto bien guardado”, de Alejandro Casona y otra obra de Valle Inclán, dirigida por el doctor Luis Baralt. Allí tuvo que incorporar el mensajero en “Medea”, pues a Jorge Guerrero no le dieron el permiso para ese viaje por su trabajo con Crusellas, en CMQ Radio.

Fue por poco tiempo que continúa simultáneamente con dirección y actuación, pues no le satisfacía la desorganización que había en la planta y por eso decide seguir como profesor en la Academia Ruston.

Recuerdo especial sobre el teatro

Cuando el ataque mercenario por Girón, en tiempo récord, montó “Numancia”, de Miguel de Cervantes, con arreglo de Alberti. Fue un grito de victoria, interpretando el sentir del pueblo cubano.

Presentación en televisión

Gaspar Pumarejo inaugura una nueva planta, “Unión Radio Televisión”, el 24 de octubre de 1950 en Mazón y San Miguel y de nuevo María Julia Casanova lo llama para dirigir los programas infantiles y, poco a poco, le asignaron otros diferentes como un programa mixto, con libreto de Juan Herbello que combinaba sketchs con música española y que interpretaban Matilde Camejo y Manolo Tirado en la guitarra. Se llamó “Patio andaluz”. Así fue como se convirtió en fundador del Canal 4 y estuvo allí laborando ya largo tiempo fungiendo como director, actor y escritor de programas dramáticos de media hora. Dirigió el primer programa regular que salió por el Canal 4 con “La escuelita y Gaby, Fofó y Miliki”, desde un control remoto en el teatro Alcázar.

Ya también como actor dramático, y bajo la dirección de Cuqui Ponce de León, protagoniza uno de los primeros programas dramáticos del canal 4, que fue “La Cruz” y se hizo con motivo de la Semana Santa.

Más tarde dirigió muchos más como “Drama” con Velia Martínez y el Programa de Crusellas titulado “Su programa Fab”. Como actor realizó larga labor en Foto crimen y otros y se especializa en un programa de tensión, escrito por Marcos Behmaras, que recibió premio de la revista Gente, titulado “Esta noche a las nueve” con actores tan sobresalientes como Reynaldo Miravalles, José Antonio Rivero, Vicente Revuelta, Rosa Felipe y muchos más. Más tarde hizo “Mi sombra y yo” también de Marcos Behmaras, con Pablo Medina como actor-narrador. También este programa fue galardonado.

El programa Aventuras

Cuando CMQ contrató y se llevó a Gaby, Fofó y Miliki, le encargarón llenar el vacío que habían dejado en la programación infantil. Entonces se le ocurrió comenzar el relevo con un programa llamado “Aventuras” y la primera serie fue “El hacha escondida”. No obstante de ser realizada con escasos recursos y elenco artístico nuevo, obtuvo enseguida una gran aceptación y buen rating pese a la gran acogida que tenían los payasos españoles por el Canal 6. Este programa reveló el gran gusto que tenía el público por la programación en serie de las aventuras.

Director dramático en CMQ Televisión

Hacía ya mucho que Manolo Cores, cuando se acercaba el tiempo que terminaba su compromiso anual con el Canal 4, lo llamaban para que firmase con ellos en el Canal 6. Pero, más bien por el cariño y la costumbre que tenía en el 4, no llegaba a un acuerdo.

Luego supo que el interés del Canal 6 era hacer un programa de teatro dramático muy importante con Gina Cabrera como protagonista, el “Gran teatro del sábado”, patrocinado por la cerveza Hatuey. Y llegó un momento en que, tras varios cambios de dirección en el Canal 4, se pusieron las cosas inciertas allí y esto coincidió con una nueva proposición de Manolo Cores, decide firmar con ellos, poco después el Canal 4 cerró a medias.

Comenzó en CMQ Televisión con el nuevo programa y a él dedicó todo su amor. Una razón poderosa que lo motivaba a hacer “Gran teatro del sábado” era que lo veía como el vehículo nuevo para llevar cultura al pueblo. Este programa fue un gran medio para este empeño. Pero esto se logró no sólo con el teatro, sino más tarde con la puesta en pantalla de “Grandes novelas”. Por medio de ellas dio a conocer a Balzac, a Dumas, hijo, a Stendhal, a Pérez de Ayala, a Pérez Galdós, etcétera. La puesta de estas novelas dio como resultado que muchas de estas obras fueran compradas en las librerías por los televidentes cuando se exhibían en la pantalla. Otro medio, pues, de expansión de la cultura para el pueblo cubano.

Cine cubano

Error al crear miniatura: Falta archivo
Escena de la película “La vida comienza ahora”
En 1959 dirigió y fue coguionista del largometraje “La vida comienza ahora”, de un notable mérito histórico, por incorporar por primera vez el tema del triunfo revolucionario cubano en una cinta de ficción y realizarse casi íntegramente con personal cubano y sin la colaboración de otras cinematografías extranjeras.

“La vida comienza ahora”, única incursión de Antonio Vázquez Gallo en la realización cinematográfica, ocupa un puesto en la historia del cine cubano que, de ningún modo, puede soslayarse.

Nachito

Antonio Vázquez Gallo es el autor del libro “Nachito”. Esta obra ganó el premio del segundo concurso de cuentos para niños La Edad de Oro, convocado por el Consejo Nacional de Cultura.
Portada del libro

Nachito es un pequeño clásico de las letras cubanas para la infancia no solo por la calidad de su texto, sino también por las ilustraciones que aparecen en sus páginas, creadas por el artista plástico Pepe Ramírez. El libro fue publicado por la Editora Juvenil –que dirigía el pedagogo y editor español Herminio Almendros. Nachito ocupa un lugar entre las lecturas más entrañables.

Antes de Nachito (1965) incursionó en la literatura infantil con la obra de teatro "El niño inválido", incluida en la antología “Navidades para un niño cubano” (1959).

Labor fundamental

Vázquez Gallo, hizo programas de tensión e infantiles, como “Tía Tata cuenta cuentos”, de la inolvidable Celia Torriente, además, “El rostro del destino”, de Marcos Behmaras, ese gran maestro de la adaptación, “San Nicolás del Peladero”, de Carballido Rey, con un formidable y recordable elenco de actores y actrices. Pero una vez, aún siendo director en el Canal 4, le dieron un espacio de media hora para que crease un programa en competencia con el Canal 6 que transmitía el boxeo y se le ocurrió oponerle unas “Historias de amor”, escogiendo como protagonista a Maritza Rosales y el resultado fue que en el survey salieron en un elevado rating por lo que fue patrocinado el programa por Revlon.

En el canal 6, en el programa Aventuras: realizó “La isla del tesoro” y luego “El corsario negro” de lunes a viernes. En esta serie debutó como actriz en el papel de Honorata de Van Guld, Loly Buján, que con el tiempo llegó a ser una gran directora de obras de teatro y telenovelas. Tras estos programas escribió y dirigió “Los Bucaneros” y durante tres años “Los mambises”, con libretos de Manuel Carballido Rey y que tuvieron también tremendo éxito.

Maestro para las generaciones actuales

Ya en la década de los sesenta Marcos Behmaras fue el máximo impulsor de la escuela para la formación de nuevos directores para la televisión. Al llamado acudió gran número de aspirantes, mucho de los cuales, al graduarse, formaron la nueva plantilla de la televisión, como Loly Buján, Eugenio Pedraza Ginori, Eduardo Moya y Humberto García Espinosa. Después de esta labor docente, con anterioridad, aparte de su labor como director habitual, impartió clases de gramática española, de versificación española, de actuación, de Encuadre y de Realización de Imágenes a los camarógrafos. En 1999, ofrece sus conocimientos como profesor en la Facultad de Radio, Cine y Televisión.

Su muerte

Antonio Vázquez Gallo desaparece físicamente en La Habana(ciudad natal), el 8 de enero del 2007.

Reconocimientos

  • Nominado al Premio Nacional de Teatro, 2001.
  • Premio Nacional de Televisión, en su primera edición.
  • Condecoración Raúl Gómez García.
  • Condecoración por la Cultura Nacional.
  • Medalla Fundador del Teatro Universitario.
  • Primer premio de cuento en el concurso La Edad de Oro con "Nachito".
  • Jurado de cuento, teatro y literatura infantil en los concursos Caracol y CTC.

Recibió los premios de ARTYC, la UCTRD y la CARTV. Sus cuentos "Pan y costillas" y "El arique" obtuvieron mención honorífica y mención, respectivamente, en el concurso Hernández Catá (1948). Sus obras teatrales “Camorra” y “El niño inválido”, recibieron el premio Patronato del Teatro (1948) y el primer premio en el concurso del Ministerio de Educación (1949), respectivamente, y fueron estrenadas, la primera en el Auditorium y la segunda en el Lyceum Lawn Tennis Club.

Alguna de sus participaciones

Actor: “Noche de reyes”, de Shakespeare (dir. L. Schajowicz, 1942); “Los caprichos de Mariana”, de Musset (Schajowicz, 1943); “Agamenón”, de Esquilo (Baralt, 1952).

Director: ”La dama duende” (1947), “Jinetes hacia el mar” (1948), “Medea” (1950). Con esa institución visitó México y Guatemala. También dirigió para la ADAD (1946), el Patronato del Teatro (1954) y en la sala Hubert de Blanck (1956).

Dirigió dos adaptaciones de “Otello” con Enrique Santiesteban para los espacios “Gran Teatro del Sábado” y Teatro ICR, así como dos adaptaciones de la novela “Papá Gorrito”; aventuras: El corsario negro (1963-1964) y el humorísico “San Nicolás del Peladero”. Asimismo dirigió el primer filme cubano realizado después del triunfo revolucionario, “La vida comienza ahora” (1959).

Escribió y estrenó varias obras teatrales, entre ellas, “Camorra” (Patronato del Teatro, 1948) y “El niño inválido” (Teleteatro, 1957) le valieron sendos premios nacionales.

Véase también

Fuentes

Enlaces Externos