Saltar a: navegación, buscar

Arabidopsis thaliana

Arabidopsis thaliana
Información sobre la plantilla
Arabidopsis-thaliana.gif
Reino:Plantae
División:Magnoliophyta
Clase:Magnoliopsida
Subclase:Dilleniidae
Orden:Capparales
Familia:Brassicaceae
Género:Arabidopsis
Especie:Arabidopsis thaliana
Arabidopsis thaliana. Pequeña mala hierba de la familia de las Crucíferas que ha llegado a ser uno de los más importantes sistemas para el estudio de muchos aspectos de la biología de las plantas. En su ambiente natural, esta especie que genera tanto deseo de conocimiento es una hierba como tantas otras.

Hábitat

Es endémica de Europa, Asia, noroeste de África, islas Británicas, sur de Azores y Marruecos, este de Japón, sureste y norte de India. Se encuentra en los bordes de los caminos, terrenos sueltos y secos.

Características

Es una planta herbácea de pequeño tamaño y ciclo anual. Ofrecen una serie de ventajas a la hora de considerarla como modelo de investigación. En primer lugar, es un verdadero diploide con un ciclo de vida muy corto (6-8 semanas), de fecundación autógama, y produce numerosas semillas que permanecen viables durante muchos años.

Su rápido crecimiento permite el análisis de un gran número de individuos en un mínimo espacio y por lo tanto, la consiguiente amplificación rápida de los genotipos útiles para posteriores estudios. En segundo lugar, su compacto genoma con relativamente escasas secuencias repetidas y un bajo contenido en DNA (aproximadamente 70 Mpb por núcleo haploide, unas 25 veces el tamaño del genoma de Escherichia coli), la hacen con diferencia, la planta superior de genoma más pequeño conocido, y por lo tanto, un sistema ideal para estudios genéticos y moleculares. En tercer lugar, puede ser transformada por Agrobacterium tumefaciens y mediante el plásmido Ti es posible introducir genes de interés y mantenerlos de forma estable. Finalmente, varios grupos de investigación están desarrollando mapas físicos de su genoma y correlacionándolos con los mapas genéticos.

Importancia

Las plantas han convivido con los patógenos vegetales durante millones de años, por lo tanto, no es sorprendente que una planta concreta sea resistente a la mayoría de los mismos y sea únicamente infectada por un número reducido de patógenos. Básicamente, para varios sistemas patógeno-planta se ha demostrado que la resistencia de la planta hospedadora parece estar condicionada aparentemente por un único gen dominante, el cual tiene su correspondencia en un locus del patógeno que va a determinar virulencia o avirulencia para ese particular gen de resistencia.

El conocimiento de las bases moleculares de la resistencia de las plantas deberá sugerir nuevas vías para la optimización de las respuestas defensivas mediante ingeniería genética que debería permitir la reducción de la aplicación de productos químicos ambientalmente nocivos.

La planta se introdujo en el laboratorio hace unos 40 años y actualmente son miles los investigadores que cada día intentan descubrir los secretos que hay detrás de su desarrollo, crecimiento o floración.


Fuentes