Saltar a: navegación, buscar

Avenida de Italia

(Redirigido desde «Calle Galiano»)
Avenida de Italia
Información sobre la plantilla
Calle de La HabanaBandera de Cuba Cuba
10008472.jpg
Esquina de Galiano y San Rafael en 1957
Maps.png
Comienza en el Malecón habanero hasta la calle Reina
TipoCalle
Longitud14 cuadras
OrientaciónNorte - Sur
Nombres anterioresCalle Galiano

Calle Galiano. Importante calle comercial de la ciudad de La Habana, su nombre se debe a Don Martín Galiano, Ministro del Interior y Fortificaciones del gobierno del Capitán General Miguel Tacón, quien comenzara las obras de la calle en la tercera década del siglo XIX.

Ubicación

La calle Galiano, oficialmente Avenida de Italia, se ubica en el sistema de centros de la ciudad en una posición privilegiada dentro del área considerada como ciudad tradicional, cercana al límite oriental del municipio de Centro Habana, y se extiende desde el Malecón hasta su cruce con la Calle Reina.

Dentro del anillo comercial de la ciudad tradicional, Galiano ocupa una zona de transición entre los ejes netamente comerciales que continúan al oeste de la ciudad, como las calles Neptuno, Calzada del Cerro, Belascoaín y el área hacia el este del municipio de La Habana Vieja, donde tienen una fuerte influencia las funciones administrativas y turístico – recreativas.

Evolución histórica

Colonia

Hacia 1763 existió en el cruce de la Zanja Real con el camino que conducía a las plantaciones de Tabaco y mangles situadas al oeste de la zona intramuros, un puente de madera que permitía la comunicación de estas zonas agrícolas con los mercados del área urbanizada.

El aumento paulatino de la actividad comercial, así como el intercambio creciente con las poblaciones del interior, dan más importancia a esta entrada al mayor núcleo poblacional (La Habana) y se hace necesario viabilizar el transporte mejorando con nuevos puentes y calzadas los accesos que conducían a las puertas de la muralla.

En 1834 Don Martín Galiano, Ministro del Interior de Obras y Fortificaciones del gobierno de Tacón, construye un puente de madera con arcos de fábrica sobre la Zanja en el cruce de la calzada antigua.

Hacia el norte y en la zona que correspondería al tramo entre las actuales calles Neptuno y San Lázaro se desarrollaba un área de canteras que ya iba cayendo en desuso. Estas depresiones solían llenarse de agua y constituían lagunas artificiales que se convertían en zonas de recreo informal de la población de menos recursos.

En 1839 se construye un último puente – todo de piedra – para permitir el paso del ferrocarril que iba por Zanja hasta la Estación de Villanueva en el área que hoy ocupa el Capitolio de La Habana. Ya por ese entonces la calzada era un importante eje del sistema de paseos y avenidas de recreación de la ciudad extramuros.

Ese mismo año se produce un gran incendio en el Mercado Tacón y queda destruida totalmente la antigua edificación, que se reconstruye dos años después con un diseño nuevo que incluía dos niveles y esta vez totalmente de mampostería. La segunda planta, sobre las casillas del mercado, estaba constituida por apartamentos de alquiler. Este tipo de construcción se va a constituir en el ejemplo típico de las edificaciones futuras de la calle, con planta baja dedicada al comercio y plantas altas a viviendas e inquilinato.

Arcos de piedra ubicados en ambos extremos de la calle Galiano, hoy desaparecidos
A finales del Siglo XIX Galiano comienza a tomar carácter francamente comercial y se construyen los primeros establecimientos de importancia como el Bazar Inglés, en 1895; la gran tienda El Encanto, en 1879; el Palacio de la Casa Grande, en 1887 (actual Variedades Galiano).

República Neocolonial

Durante las tres primeras décadas del Siglo XX la ciudad comenzó a adquirir un carácter más cosmopolita. Galiano se consolida como importante eje comercial y vía dedicada a ofrecer distintos servicios a la población. En este lapso se construyen a la vía grandes hoteles como el Colonial (desaparecido), el Alamac y el Lincoln.

La conocida función de ir de tiendas se convertía en un pretexto de paseo, y al ser Galiano el eslabón fundamental del centro comercial de La Habana, sus portales constituían el punto de reunión y encuentro de la población. La esquina de las calles San Rafael y Galiano era identificada por los habaneros como el corazón de la ciudad.

Un momento importante para Galiano fueron los festejos por el centenario de su establecimiento en 1936. Para esta ocasión se terminó de establecer el alumbrado público a todo lo largo de la calle y se remodelaron los arcos monumentales que existían a cada extremo de la calle.

La calle Galiano se convirtió en un centro de experimentación de las nuevas expresiones arquitectónicas que se extendían por la ciudad. Así se levantaron edificios multifuncionales como el Edificio América, primer complejo arquitectónico en la ciudad con basamento de servicios y cuerpo principal de viviendas en 1937; la primera tienda por departamentos y el primer edificio de parqueo por niveles con basamento de servicios y plantas soterradas en 1957.

Revolución en el poder

Después del triunfo de la Revolución la calle se vio seriamente afectada por la notable reducción de la oferta comercial. Durante la década del 70 este deterioro continuó agudizándose hasta que al final de dicha década y durante los años 80 se produce un incremento de la actividad comercial.

En los años de fuertes restricciones económicas (19901994) vuelve el eje vial a verse afectado por la casi desaparición de la oferta comercial, y los centros de tradición en la arteria cierran o cambian sus funciones, dedicando varios de sus locales a viviendas y empresas.

Actualmente algunas de las tiendas que tradicionalmente se dedicaron al comercio se utilizan para la venta de pequeños comerciantes, por lo que disminuye la categoría de los servicios y se afecta el diseño arquitectónico y funcional de las mismas.

La calle Galiano en la actualidad

El carácter de la calle está dado fundamentalmente por el hecho de enlazar puntos importantes de la ciudad; en su imagen los elementos más significativos son los siguientes:

  • El ritmo de las fachadas con sus columnas, la galería o portal público, su perfil suave y la conjunción de elementos arquitectónicos que la cualifican dentro del territorio respecto a otras arterias principales.
  • Los nodos principales, que producen una pausa en el recorrido, a la vez que son puntos de conexión y desconexión desde y hacia otros sistemas, y enmarcan recorridos.
  • Los hitos dentro de la calle constituyen una continuidad espacio – ambiental casi constante como son: las dos torres de la intersección con San Lázaro, el edificio ‘’América’’ y el ‘’Ten Cents’’, el la Iglesia de Monserrate y el parque Fe del Valle.

Fuentes

  • Anderez Velásquez, Alicia María y Bea Abreu, Ulises. El eje Galiano: necesidad de un rescate. En Planificación Física – Cuba, revista de ordenamiento territorial y urbanismo, número 8 de 2004.
  • Parroquia