Menstruación

(Redirigido desde «Ciclo menstrual»)
Menstruación
Información sobre la plantilla
Ciclo mestrual.JPG
Concepto:El ciclo menstrual en la mujer dura unos 28 días. La menstruación dura unos tres días.

La menstruación ―también llamada menorrea, período o regla― es la expulsión mensual de un fluido biológico complejo, compuesto por sangre, secreciones vaginales y células endometriales del revestimiento uterino, que pasa por la vagina.

Este fluido, de aspecto similar a la sangre, es una manifestación visible del ciclo menstrual de las mujeres y hembras en edad reproductiva en ciertas especies de mamíferos.

La mayoría de estas especies son primates: la mayoría de los catarrhini (monos del Viejo Mundo, de los que el ser humano forma parte), así como algunos platyrrhini (monos del Nuevo Mundo).

Los murciélagos y el macroscélido de Peters (una especie de musaraña), también tienen menstruación.

En otros mamíferos, el tejido endomentrial es generalmente reabsorbido por las paredes uterinas.

Esté presente o ausente, constituye una parte integral de la experiencia de las mujeres a lo largo de buena parte de su vida reproductiva; las sendas a través de las cuales el ciclo menstrual influye en la salud de la mujer son múltiples. Además de las alteraciones no explicadas en los patrones de sangrado, que originan gran preocupación, la disfunción menstrual es un problema relativamente común.

En México no existen datos respecto a la frecuencia de los desórdenes menstruales. Sin embargo, en los Estados Unidos las consultas por problemas con la menstruación llegan a 4 millones al año. En ese país, los desórdenes menstruales, junto con otros tipos de sangrado vaginal anormal, son responsables de alrededor de 0,35 millones de hospitalizaciones por año.

En efecto, el sangrado excesivo es una de las tres principales indicaciones de la necesidad de una histerectomía (eliminación quirúrgica del útero).

El primer día de la menstruación

El primer día de la menstruación, se inicia el ciclo menstrual. El intervalo promedio entre dos períodos es por lo general de 28 días, sin embargo, el ciclo puede ser de 20 a 35 días, esto varía de mujer a mujer. Existen mujeres con un ciclo menstrual regular, es decir, que el intervalo entre dos períodos es constante, sin embargo, también hay mujeres con un ciclo menstrual irregular, donde el intervalo tiende a variar cada mes.

El inicio del ciclo

En el inicio del ciclo, las células ovulares, se encuentran rodeadas por una delgada capa celular en los ovarios. Cada mes madura una de estas células. La capa celular se convierte en el folículo ovárico que aproximadamente dos semanas antes del período menstrual, se abre en la superficie del ovario, produciéndose la ovulación. Durante esta fase, la producción del ovario de la hormona estrógeno, llega al punto mas alto. El ovario continua produciendo estrógeno hasta unos días antes de terminar el ciclo menstrual, evitando que un nuevo óvulo aun se desarrolle en el ovario.

El óvulo

El óvulo expulsado pasa a las trompas de Falopio y empieza su recorrido por estas, hasta llegar al útero. Es en las trompas de Falopio donde ocurre la unión entre el óvulo con el espermatozoide (fecundación). El folículo ovárico, luego de la ovulación, se convierte en el "cuerpo amarillo", el cual constituye la glándula hormonal femenina. Esta glándula produce la hormona progesterona, que controla la variación de la mucosa uterina.

El crecimiento de la pared uterina se inicia 5 a 7 días después de la menstruación y continúa su crecimiento hasta 5 a 7 días después de la ovulación. El crecimiento de la pared uterina sirve para que el óvulo fecundado se implante en esta y pueda desarrollarse.

Tiempo de fecundación del óvulo

Si el óvulo no es fecundado 24 a 48 horas después de ocurrida la ovulación, el óvulo muere. Días mas tarde, las paredes de este se rompen causando su desintegración. En reacción a este evento, el "cuerpo amarillo" empieza a contraerse y deja de producir la progesterona, así mismo el ovario deja de producir el estrógeno.

El útero reacciona a este paulatino decrecimiento hormonal, lo que provoca una contracción de los vasos sanguíneos causando que la pared uterina comience a ser eliminada. Cuando la contracción cesa, la sangre y la mucosa es eliminada, esto se conoce como la menstruación. La menstruación puede tener una duración de 2 a 6 días, siendo 4 días el tiempo promedio. Por último, al decaer el nivel hormonal, esto estimula nuevamente los folículos y el desarrollo de un nuevo óvulo, lo que inicia nuevamente el ciclo menstrual.
Es importante mencionar que los eventos relacionados al ciclo menstrual no son constantes y tienden a variar de mujer a mujer, y de período a período. Estos incluyen el día de la ovulación, período de fertilidad, duración de la menstruación, etc.

Desorden menstrual

Foto del ciclo menstrual.JPG

Un estudio reciente realizado en India (Bang, 1989) puso de manifesto que los desórdenes menstruales también parecen ser una queja común entre las mujeres de los países en vías de desarrollo, no obstante que a menudo no reciban atención médica. El sangrado menstrual también es un indicador importante de la condición general de la salud reproductiva de la mujer. Las modificaciones en los patrones de sangrado menstrual pueden reflejar una perturbación oculta de tipo ovárico u hormonal.

El trastorno de las funciones ováricas, como podría ser la falta de ovulación esto es, la liberación del óvulo, indispensable para la procreación-, es causa principal de la esterilidad femenina. Así, los patrones de sangrado alterados pueden constituir una indicación temprana de la dificultad potencial de una mujer para embarazarse o para llevar a término su embarazo. Los cambios, que ocurren cuando la mujer envejece, también acusan la cercanía de la menopausia.

Además de estos vínculos entre la menstruación y la salud reproductiva de la mujer, relativamente obvios y familiares, el ciclo menstrual también define y refleja las condiciones hormonales generales de la mujer. Así, continúan acumulándose datos que sugieren que los niveles de hormonas femeninas pueden jugar un papel crítico en el transcurso de la vida, al determinar el riesgo de enfermedades crónicas como la osteoporosis ―pérdida significativa de la masa ósea, que puede ser potencialmente amenazadora para la vida―, el cáncer de mama y del endometrio y, posiblemente, de las enfermedades cardiovasculares.

Aunque la investigación aún es escasa y dispersa, el ciclo menstrual también parece modular varios aspectos de la función fisiológica normal de una mujer. En parámetros fisiológicos tan diversos como los requerimientos de calorías y la función inmunológica, se han encontrado fluctuaciones sistemáticas a lo largo del ciclo menstrual.

La fisiología del ciclo menstrual

La menstruación se define como una descarga fisiológica cíclica de sangre y tejido del endometrio del útero no fecundado a través de la vagina. El término cíclico se refiere al hecho de que tal descarga ocurre en intervalos periódicos. Fisiológico, quiere decir que el sangrado es consecuencia de un proceso normal -fisiológico-, y no de una enfermedad o un trauma. El endometrio es el revestimiento del útero. En otras palabras, la menstruación es el derramamiento periódico y normal del revestimiento del útero, que ocurre en ausencia de un embarazo. La menstruación es sólo parte de un proceso en marcha, el ciclo menstrual, que se refiere a la totalidad del ciclo de crecimiento, desarrollo y, por último, derramamiento del endometrio.

El ciclo menstrual está relacionado con el ciclo ovárico. El ovario es el órgano en el cual el óvulo crece y se desarrolla. En la fase inicial del ciclo ovárico, el huevo crece dentro de un pequeño grupo de células que lo nutren folículo.

Una vez que el huevo ha madurado, el folículo revienta -ovulación- y el óvulo viaja a través de las trompas de falopio hasta el útero. Después de la ovulación, el folículo se transforma en el cuerpo amarillo, que normalmente se desintegra en un período de entre 13 y 15 días.

La parte inicial del ciclo menstrual, que corresponde al crecimiento del huevo en el folículo, se denomina fase folicular. Durante esa fase, el revestimiendo del útero se vuelve más grueso y proliferan los vasos sanguíneos y las glándulas. La duración de la fase folicular varía de mujer a mujer, y para una misma mujer, de ciclo a ciclo. Puede ser tan corto como de siete días o tan largo como de 21. La segunda parte del ciclo menstrual, que corresponde al crecimiento del cuerpo amarillo, se denomina fase lútea. Durante ella, los vasos sanguíneos y las glándulas en el endometrio se ramifican; las glándulas comienzan entonces a desarrollar su capacidad de secreción.

También la duración de la fase lútea varía de ocho a 17 días. La ovulación ocurre al término de la fase folicular y marca el inicio de la fase lútea; coincide, por lo tanto, con la ruptura del folículo y la liberación del huevo. La menstruación ocurre al final de la fase lútea, una vez que el cuerpo amarillo se ha desintegrado. Las hormonas reproductivas controlan tanto el ciclo menstrual como el ciclo ovárico. Las hormonas son sustancias que las glándulas endocrinas producen y secretan. Estas sustancias viajan a través de la sangre y actúan sobre otros órganos alejados de la glándula productora. Las hormonas más importantes que intervienen en el ciclo menstrual son cuatro:

  1. La HEF u hormona estimulante del folículo, que propicia el crecimiento del folículo ovárico.
  2. La HL u hormona luteinizante, que actúa con la HEF para producir la ovulación. La HEF y la HL son producidas por la hipófisis o glándula pituitaria, localizada en el cerebro y ligada al hipotálamo. El hipotálamo forma parte del cerebro y está involucrado en múltiples funciones fisiológicas, como la regulación del equilibrio del agua, el apetito, el sueño y la temperatura corporal, además de la regulación del sistema reproductivo.
  3. El estrógeno, que estimula el crecimiento y la proliferación del endometrio.
  4. La progesterona, que sostiene al endometrio durante la fase lútea y contribuye al desarrollo de las glándulas del endometrio.

Efectos del ciclo menstrual en la fisiología de la mujer

Aunque en el último siglo se han publicado de manera esporádica informes sobre la presencia o ausencia de variaciones fisiológicas a lo largo del ciclo menstrual, pocos son los parámetros fisiológicos que se han examinado en forma sistemática. En años recientes, el interés por el «síndrome premenstrual» ha estimulado la investigación sobre la sintomatología que se experimenta antes de la menstruación, en especial sobre los síntomas asociados con la retención de agua y las alteraciones negativas del humor.

Sin embargo, son escasos los estudios cuidadosos con respecto a las alteraciones fisiológicas que subyacen a esta sintomatología y sobre los cambios relacionados con el ciclo menstrual en distintos sistemas fisiológicos. No obstante, la información sobre cambios en la circulación, el metabolismo y el aparato aparato inmunitario indican que la variación cíclica hormonal es un determinante importante de la función fisiológica en el caso de algunos parámetros, aunque no en todos.

Un ejemplo que tiene relevancia inmediata para la vida cotidiana de la mujer es el relativo a los cambios en el metabolismo energético. Durante la fase lútea del ciclo menstrual, el gasto de energía de la mujer aumenta un promedio de 9% en comparación con la fase folicular. Aunque algunas mujeres no experimentan cambio alguno, otras pueden llegar a gastar hasta 16% más de energía durante la fase lútea, en comparación con la que invierten en la fase folicular. No debe sorprender que tales requerimientos de energía durante la fase lútea hagan que las mujeres sientan más hambre y consuman unas 500 calorías adicionales, con un incremento aproximado de 50 % en el consumo de carbohidratos.

Enlace relacionado

Fuentes