Combate de Llanos del Infierno (22 de enero de 1957)

(Redirigido desde «Combate de Arroyo del Infierno»)
Combate de Arroyo del Infierno
Información sobre la plantilla
Parte de Guerra de Liberación Nacional de Cuba
Combatientes en Arroyo del Infierno (22 de enero de 1957).jpg
Combatientes en Arroyo del Infierno (22 de enero de 1957).
Fecha 22 de enero de 1957
Lugar Arroyo del Infierno,
Sierra Maestra,
provincia de Oriente,
Cuba Bandera de Cuba
Resumen Emboscada de las fuerzas del naciente Ejército Rebelde a una patrulla del ejército batistano (liderada por el sanguinario Sánchez Mosquera), que les perseguía tras el combate de La Plata.
Resultado Victoria del Ejército Rebelde
Consecuencias Victoria táctica que detuvo momentáneamente la persecución sobre la guerrilla comandada por Fidel Castro. Obtuvieron pertrechos de guerra y se estimuló el ánimo de lucha.
Beligerantes
Ejército Rebelde Ejército Constitucional de Cuba
Comandantes
Comandante Fidel Castro Ruz, Camilo Cienfuegos, Ernesto Che Guevara, Efigenio Almejeira Teniente Ángel Sánchez Mosquera
Bajas
Sin bajas 4 muertos

El combate de los Llanos del Infierno, también conocido como combate de Arroyo del Infierno fue una emboscada tendida el 22 de enero de 1957 por la pequeña fuerza del Ejército Rebelde contra una patrulla del Ejército batistano bajo el mando del teniente Ángel Sánchez Mosquera, que los perseguía tras el combate de La Plata (17 de enero de 1957). En el breve encuentro los soldados batistanos tuvieron cuatro muertos comprobados y los guerrilleros lograron detener el avance del sanguinario Sánchez Mosquera sobre sus posiciones al destruir la extrema vanguardia de su tropa.

Con este combate, el Ejército Rebelde sumó su segundo triunfo consecutivo, de extraordinaria importancia ya que demostró que el Combate de La Plata librado exitosamente cinco días antes, no había sido obra de la casualidad, sino el resultado consciente y decidido de luchar por la libertad.

Lugar: Arroyo del Infierno

El Arroyo del Infierno era un riachuelo de escaso recorrido que desembocaba en el río Palma Mocha. A sus márgenes, alejándonos de este río y subiendo por las laderas de las lomas que lo bordean, se llega a una pequeña abra circular en el monte donde se encontraban dos pequeños bohíos, el destacamento guerrillero decidió acampar en este lugar comandado por la dirección del Ejército Rebelde, cuando en la madrugada del 22 de enero de 1958, tras sentir algunos disparos, se dispuso a emboscar allí al enemigo con el propósito de capturar a algunos de ellos. Fidel constantemente supervisaba las líneas y daba recorridos para asegurar una eficiente defensa previendo ser descubiertos, y tomarlos por sorpresa.

Historia

La pequeña columna guerrillera liderada por Fidel Castro llegó el día 17 de enero de 1957 por la tarde e hizo campamento luego de haber librado en horas de la madrugada el combate de La Plata.

Lo que no debió pasar

Cinco días antes, el día 19 de enero de 1957 por la mañana había ocurrido un accidente que pudo haber tenido graves consecuencias. Un guerrillero se había quedado con un casco que le había quitado a un cabo del Ejército batistiano en el combate de La Plata, y lo llevaba puesto pero al ir a inspeccionar las tropas, no se percataron de las consecuencias que esto podría traer atravesando monte, cuando la vanguardia los vio venir desde lejos el que llevaba el casco encabezaba las filas. Afortunadamente en ese momento se estaban limpiando las armas y solamente funcionaba el fusil de Camilo Cienfuegos, quien disparó contra el que creía un enemigo. Afortunadamente el primer disparo no dio en el blanco y el fusil automático se trabó, impidiéndole seguir disparando. Inmediatamente Camilo comprendió su error. Este incidente pudo resultar desastroso para el Ejército Rebelde, que quería evitar cualquier tipo de imprecisión.

Previo a ataque

En la madrugada del día 22 de enero, se oyeron algunos disparos aislados por la zona del río Palma Mocha y esto alertó a las tropas a mantener en mejores condiciones sus líneas; a cuidarse aún más para esperar la inminente presencia de la tropa enemiga. Debido a que los soldados estaban cerca, no desayunaron ni almorzaron ese día.

El combate

En horas del mediodía, la presencia de un soldado en uno de los dos Bohíos cercanos les confirmó que el ejército se encontraba cerca, poco después aparecieron otros soldados, y finalmente quedaron tres, fue entonces que comenzó el ataque con un disparo del principal guía del [Ejército Rebelde]] en el cual rápidamente el adversario sufrió tres bajas. Un cuarto, que trataba de esconderse en una casa vecina, fue abatido poco después, los guerrilleros contaron cuatro muertos pero algunos meses después se escuchó de boca de un chivato que fueron cinco sobre este suceso el Che escribió "…No era una victoria completa, pero tampoco una victoria pírrica. Habíamos medido nuestras fuerzas con el ejército en nuevas situaciones y habíamos superado la prueba"

El combate fue de una velocidad extraordinaria después de cumplir con su objetivo cada uno de los guerrilleros salió corriendo por su lado, en esta acción se gastaron 900 balas aproximadamente y se recuperaron 70 de una canana llena y un fusil; que se le entregó a Efigenio Ameijeiras, el que siempre lo llevó a todas las batallas. Con esta victoria se mejoro mucho el estado de ánimo de los guerrilleros, que todavía recordaban con tristeza lo ocurrido el Combate de Alegría de Pío.

El 22 de enero de 1957 comienza la segunda etapa con la creación de la Primera Columna Guerrillera que abarca desde el combate de Arroyo del Infierno hasta la acción combativa del Uvero, el 28 de mayo de 1957, Durante esta etapa, la guerrilla vivió momentos muy difíciles nuestro comandante en jefe se vio obligado a frustrar planes de traición dentro de la misma tropa por parte de uno de los miembros con el fin de acabar con la unidad de los guerrilleros la que nuevamente tuvo que reagruparse y reorganizarse y, en segundo lugar, se mantiene durante algún tiempo una barrera entre los guerrilleros y su principal aliado: el campesinado de la zona donde estas operan; los primeros, por el recelo natural de que cualquiera puede ser un potencial denunciante; los segundos, por temor a la represión desatada contra ellos.

Homenaje para un asesino

La patrulla contra los que los guerrilleros combatieron en ese momento, se encontraban bajo el mando del teniente Sánchez Mosquera, que después alcanzaría el grado de «teniente coronel» debido a los crímenes que cometió en la Sierra Maestra.

Fuentes