Saltar a: navegación, buscar

Dinastía Vasa

Dinastía Vasa
Información sobre la plantilla
Escudo(Vasa).PNG
Gran escudo de armas del Reino de Suecia,que incluye las armas de la familia Vasa y el escudo de los Vasa.
Fecha:1523 hasta 1818
Lugar:Bandera de Suecia Suecia
País(es) involucrado(s)
Suecia

Dinastía Vasa. Familia real fundada en 1523 por Gustavo I Vasa, que permaneció en el trono de Suecia hasta 1818 y que ocupó el de Polonia desde 1587 (cuando accedió a ese reinado Segismundo III Vasa, rey sueco a su vez a partir de 1592) hasta 1668, año de la abdicación de Juan II Casimiro.

Historia

Esta dinastía reinó Suecia en el período 1523-1654 y Polonia desde 1587 a 1668. Es originaria de una familia noble de Uppland, región en la cual varios de sus miembros tenían altos cargos en el siglo XV. Su nombre continúa siendo asociado a la realeza sueca. Gustavo Vasa liberó a su país de la dominación danesa (1521-1523) y aplacó los levantamientos de los nobles y los campesinos.

Hacia 1544 su poder estaba lo suficientemente afianzado como para otorgar carácter hereditario a su título.

Su nieto, Gustavo II Adolfo, fue coronado rey en 1611 y guió los ejércitos de los príncipes protestantes en la guerra de los Treinta Años (1618-1648), en la que perdió la vida en 1632 y fue sucedido por su hija Cristina. La dinastía se extinguió en 1809, cuando Gustavo IV Adolfo se vio obligado a abdicar y fue reemplazado por su tío, Carlos XIII. Carente de heredero, el trono le fue ofrecido en 1810 a uno de los generales del emperador Napoleón I Bonaparte, Jean-Baptiste Bernadotte, que a la muerte de Carlos XIII, en 1818, se convirtió en Carlos XIV.

Principales reinados

Gustavo I de Suecia, también llamado Gustavo Vasa, Rey de Suecia desde 1523.

Reyes y reinas de Suecia

A sus 24 años dirigió una rebelión contra Dinamarca que había invadido Suecia, con un ejército de 4.000 campesinos y el apoyo de los mercaderes de Lyybeck, y del rey-emperador Carlos V de Austria. Dicha sublevación armada era fruto del "Baño de Sangre de Estocolmo", terrible jornada en la que 82 nobles suecos fueron asesinados y entre los cuales se hallaba el padre de Gustavo Vasa. Tras la exitosa sublevación que capitaneó, fue elegido rey de Suecia 1523. En 1544, el Riksdag adoptaría y promulgaría la ley que transformaba la monarquía electiva en hereditaria, en provecho de la dinastía Vasa. En cualquier caso, las presiones de Gustavo I hicieron mucho para que los parlamentarios se aviniesen a convertir la dignidad real en hereditaria.

Por otro lado, para saldar sus deudas pendientes con los mercaderes de Lyybeck, Gustavo I no dudó en apropiarse de las campanas de las iglesias y venderlas contra dinero contante y sonante. A esto hemos de añadir que, adepto del luteranismo, impuso la Reforma Religiosa en su reino y prohibió el catolicismo. A su muerte, acaecida en 1560, Gustavo I dejaba a su heredero un gobierno eficaz y unas finanzas saneadas y florecientes.

Nació en el castillo de Estocolmo el 13 de diciembre de 1533. Su madre, Catalina de Sajonia-Lauemburgo, falleció cuando Erico contaba apenas con dos años de edad. Antes de cumplir los tres años, su padre Gustavo I de Suecia se había casado con Margarita Eriksdotter. Como primogénito del rey Gustavo I, Erico accedió al trono en 1560 y fue coronado el 29 de junio de 1561.

En 1561, Erico tomó bajo su protección la ciudad de Reval (actual Tallin) y a partir de ahí comenzaría la conquista de Estonia. Debido a su campaña en esa región, el rey tuvo que enfrentarse a los intereses de Polonia y Rusia, así como a los de su hermano Juan, duque de Finlandia, que trataba de extender sus dominios. Juan se rebeló contra su hermano y se alió con Polonia. Erico aplastó la rebelión de Juan y acusó a su hermano de alta traición, razón por la que éste fue juzgado por el parlamento y condenado a pena de muerte. El 12 de agosto de 1563, Juan fue indultado con respecto a la pena capital, y Erico se conformó con encarcelarlo.

Paralelamente, Erico entró en guerra contra Dinamarca y Lübeck, que veían en la política estoniana de Erico una amenaza a sus intereses en el Mar Báltico. Este conflicto bélico se conoce como Guerra Nórdica de los Siete Años. Por otra parte, Dinamarca pretendía restablecer la Unión de Kalmar. La guerra fue favorable a los suecos en el mar, pero desafortunada en tierra, pues varios pueblos fueron asolados por el enemigo.

Nació en el castillo de Stegeborg. Su padre, el rey Gustavo Vasa, que tenía un gran poder en Suecia, dejó en herencia sendas posesiones a sus hijos. Juan recibió en herencia el ducado de Finlandia el 27 de junio de 1556 y se convirtió en uno de los más poderosos nobles de Suecia.

Cuando su medio hermano Erik XIV heredó la corona, surgió una serie de fricciones entre ambos. Las posesiones de Juan eran amplias, pero ambicionaba hacerse con el poder en toda Suecia. Se inició un conflicto abierto entre los hermanos cuando el 4 de octubre de 1562 Juan se casó en Vilna, Lituania, con la princesa polaca Catalina Jagellón, hija del rey de Polonia Segismundo I Jagellón el Viejo (Gustavo había intentado desposar a la hermana mayor de catalina, Eduviges jagellón en 1526, pero las diferencias religiosas resultaron un impedimento ante los ojos del rey Segismundo). En ese entonces el rey Erik, debido a su política de expansión en el Báltico, se enfrentaba con los polacos, y consideró el matrimonio de Juan como una traición a la corona sueca.

Además, Juan había recibido en dote matrimonial varias plazas fuertes en Livonia, un territorio que ambicionaba Erik. El rey le dio a su hermano un ultimátum para que decidiese a qué bando pertenecía y en abril de 1563 fue llamado a cuentas para que respondiese por una acusación de alta traición. En junio del mismo año fue encontrado culpable por el Tribunal Supremo de traición a la patria. El 12 de agosto de 1563, Juan se entregó bajo la promesa de recibir un trato en prisión acorde con su dignidad de príncipe. Fue encarcelado en el castillo de Gripsholm, en donde le acompañó su esposa. Permaneció en prisión cuatro años. En 1567, el rey Erik dio muestras claras de demencia, y Juan fue liberado en circunstancias que hasta la actualidad no están claras, probablemente fue liberado por un sector de la nobleza que pretendía derrocar al rey.

Una vez libre, Juan pactó con su hermano menor, el duque Carlos, y con una parte de la nobleza, un levantamiento en todo el país a fin de terminar con el despótico gobierno de Erik. La insurrección comenzaría en junio de 1568. A mediados de septiembre, los dos duques se encontraron ante Estocolmo, cuyas puertas se abrieron el 29 de septiembre de ese año. Erik fue depuesto y encarcelado, e inmediatamente Juan fue elevado a rey por las autoridades de la ciudad, la nobleza, y el ejército.

Nació el 20 de junio de 1566 en el castillo de Gripsholm, en Mariefred, Suecia, donde sus padres se encontraban prisioneros por órdenes del rey Erik XIV. Su padre era el duque Juan de Finlandia (posteriormente Juan III de Suecia), hijo de Gustavo Vasa, y su madre la princesa polaca Catalina Jagellón, hija a su vez del rey polaco Segismundo I y Bona Sforza. Cuando su padre se convirtió en rey, Segismundo a su vez fue elevado a heredero a la corona sueca. Por otra parte, también fue nombrado heredero de la corona de Lituania, pero en 1569 se creó la Unión de Lublin y Polonia y Lituania formaron una confederación, que a partir de entonces tendría una monarquía única, de tipo electiva.

Para que Segismundo pudiera ganar adeptos en el electorado polaco, Juan III le dio una educación en el catolicismo, que era la religión de las realezas polaca y lituana, si bien sus primeros profesores fueron protestantes. Precisamente por estos planes de su padre, se rechazó la posibilidad de que Segismundo se casara con Cristina de Holstein-Gottorp, de convicción protestante.

Cuando falleció el rey Esteban I de Polonia (el conde húngaro Esteban Báthory), monarca de la Confederación Polaco-Lituana, la candidatura de Segismundo se enfrentó con la del archiduque Maximiliano III de Austria. Segismundo contó con el apoyo del canciller Jan Zamoyski y de la viuda de Batory, su tía Ana Jagellón de Polonia. Los delegados suecos enviados por Juan III promocionaron la cesión de Estonia (una posesión sueca en ese entonces) a la Confederación Polaco-Lituana. Segismundo triunfó en las elecciones el 19 de agosto de 1587, pero un sector apoyó a Maximiliano, y se libró una guerra civil de corta duración que finalizaría en enero de 1588, con la derrota y encarcelamiento del archiduque.

Nació el 4 de octubre de 1550 en el castillo de Estocolmo, hijo del rey Gustavo Vasa y de Margarita Eriksdotter. A través del testamento de su padre recibió en herencia el ducado de Södermanland, que incluía la provincia del mismo nombre y algunas partes de Närke y Västmanland. Su dignidad de duque le permitiría gobernar esa región casi como soberano. Sin embargo, no podría hacer valer sus derechos durante el reinado de su hermano Erik XIV. En su adolescencia, Carlos recibió instrucción militar, y destacaría en la rama de la artillería. Precisamente gracias a sus habilidades militares participaría exitosamente en 1568, en el levantamiento en contra de Erik XIV, encabezado por su hermano Juan. Tras el derrocamiento de Erik en 1569, Juan se quedaría con la corona, y Carlos pudo tomar posesión de su ducado y adquirir una posición de gran influencia en el país.

Cuando el rey Juan III se acercó al catolicismo, Carlos fue de los más fuertes opositores. El rey había educado al príncipe heredero, Segismundo, en la religión católica, con el fin de hacerlo candidato al trono polaco y alcanzar una unión entre Suecia y Polonia. Carlos se postuló por mantener la independencia de Suecia iniciada por Gustavo Vasa y de mantener el luteranismo como la religión del Estado. A la muerte de Juan III en 1592, se hizo patente la influencia del duque Carlos, pues él junto con el consejo encabezó el gobierno provisional que rigió en los momentos previos a la llegada del heredero, el rey Segismundo III de Polonia. La cuestión religiosa, como en tiempos del antiguo rey, sería abordada nuevamente, esta vez con mayor interés, pues Segismundo era un ferviente católico partidario de la contrarreforma y se temía la posibilidad de que intentara regresar a Suecia a la autoridad papal.

Segismundo, a su llegada, prometió ante el consejo la libertad religiosa en Suecia y bajo esta promesa fue coronado en Uppsala en 1594. Pero el nuevo rey tenía compromisos en Polonia y su estancia en Suecia sería muy breve. Decidió dejar un gobierno en su nombre en el verano de 1594. El duque Carlos y el consejo ofrecieron propuestas para mantener la independencia del país dentro de la nueva unión personal con Polonia.

Quizás por su defensa del luteranismo, Carlos encontró el apoyo del consejo y de una parte de la aristocracia, si bien el duque pretendía hacerse cargo de una especie de interinato durante la ausencia del rey. El rey otorgó funciones administrativas tanto al consejo como a Carlos, pero sus atribuciones permanecieron ambiguas, y en cambio prefirió otorgar cargos de lugartenientes a varios de sus colaboradores, que favorecieron a los intereses católicos. A esta situación se rebeló el duque Carlos, y en asociación con el consejo, se proclamó "jefe supremo y regente del reino" y comenzó a gobernar por cuenta propia. Carlos convocó a un parlamento en 1595 en Söderköping; ahí recibió plenos poderes para ejercer la regencia.

  • Gustavo II Adolfo, rey desde 1611 a 1632

Nació en el castillo de Estocolmo el 9 de diciembre de 1594, hijo del duque Carlos de Södermanland (posteriormente rey Carlos IX de Suecia) y Cristina de Holstein-Gottorp. Su doble nombre procedía de sus abuelos, el rey sueco Gustavo Vasa y el duque Adolfo de Holstein-Gottorp. Por parte de su padre, Gustavo Adolfo pertenecía a la dinastía Vasa, la fundadora del protestantismo en Suecia. Por el lado materno, la Casa de Holstein-Gottorp había luchado en la defensa del protestantismo en Alemania. Junto con el sueco, el alemán era su lengua materna, y parece ser que en este idioma conversaba con su madre.

La educación militar la recibió durante las campañas de su padre en el mar Báltico oriental, y contó con la instrucción de oficiales holandeses. En el terreno intelectual, recibió educación clásica grecorromana, gracias a lo cual aprendería el griego y el latín. En la juventud, tuvo un romance con Ebba Magnusdotter Brahe, pero su madre, la reina Cristina, se opuso a esta relación, y por intereses políticos, se optó por comprometer a Gustavo Adolfo con una princesa de la casa de Hohenzollern, María Leonor de Brandeburgo. De este matrimonio nacería su hija Cristina. Paralelamente tuvo una amante, Margarita Slots, con la que tuvo un hijo, Gustavo Gustavsson de Vasaborg.

Cristina pertenecía a la dinastía real de los Vasa, iniciada en 1521. Su madre procedía de la importante dinastía alemana de los Hohenzollern. El nacimiento de Cristina el 8 de diciembre de 1626 fue bien recibido por su padre, no así por su madre, quien deseaba darle al rey Gustavo II Adolfo un heredero varón que siguiera sus pasos.

El año 1604 el Consejo del Reino había acordado aceptar a una mujer como sucesora en el trono, si se daba el caso, por lo que el rey Gustavo II Adolfo decidió confirmar a Cristina en 1627 como su heredera con todos los derechos a la corona, si no nacían otros hijos varones. Suecia se involucró en 1630 en la Guerra de los Treinta Años por el lado protestante, y en junio del mismo año el rey marchó a la guerra que se desarrollaba en el continente europeo, dejando a su hija bajo la tutela del canciller Axel Oxenstierna, para que se encargara de la pequeña en caso de morir en la guerra.

El 6 de noviembre de 1632 cayó el rey en la batalla de Lützen, y antes de cumplir los seis años, Cristina se convirtió en reina de Suecia, bajo la regencia del canciller Oxenstierna. El canciller cumplió con los deseos del rey, tomó a Cristina bajo su protección y comenzó muy cuidadosamente a preparar su educación. Por razones de Estado la pequeña reina fue separada de su madre y encargada al cuidado de su tía Catalina, hermana del difunto rey. Cristina pasó un par de años junto a su primo Carlos Gustavo, el futuro rey Carlos X Gustavo, pero volvió al cuidado de su madre por fallecimiento de su tía Catalina. La relación con su madre fue difícil y la niña pasó al cuidado de la hermana del canciller Oxenstierna. Al cumplir los 13 años dejó de ver a su madre, y no volvería a encontrarla sino para su coronación.

Reyes de Polonia

Estandarte real de la Comunidad polaca lituana durante el reinado de los Vasa
  • Sigismundo III Vasa (hijo de Juan III), rey desde 1589 a 1632
  • Ladislao IV Vasa, rey desde 1632 a 1648
  • Juan II, rey desde 1648-1668

Juan III de Suecia se casó con Catalina Jagellón, hermana de Seguismundo II Augusto Rey de Polonia, y cuando Segismundo murió sin heredero varón, su hijo fue elegido rey de Polonia con el nombre de Segismundo III en 1587. A la muerte de Juan III, Segismundo obtuvo también el trono sueco.

Sin embargo, Segismundo era católico, lo cual lo llevó a perder el trono de Suecia en 1599, cuando fue sucedido por su tío Carlos IX. Desde ese momento conviven dos Dinastías Vasa: la mayor, de religión católica, reinando en Polonia y la menor, de religión prostestante, reinando en Suecia. Esta división precipitó numerosas guerras entre ambos estados. Finalmente, en 1668, al Juan II abdicó, viajó a Francia y se convirtió en abad jesuita, y con este hecho la dinastía Vasa mayor se extinguió.

Fuentes