Saltar a: navegación, buscar

Dinamarca

Dinamarca
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: 'Kongeriget Danmark
Reino de Dinamarca
Bandera dinamarca.png
Bandera
Escudo dinamarca.png
Escudo
Mapa-de-dinamarca.png
Mapa o ubicación de Dinamarca
Gobierno
Forma de gobierno:Monarquía constitucional
Capital:Copenhague
Idioma oficial:Danés
Monarca
Primer Ministro
Margarita II
Lars Lokke Rasmussen
Características Generales
Superficie:43.094 km²
Población
 • Densidad
5.535.000 hab
128.4 hab/km²
Moneda:Corona danesa
Gentilicio:Danés, esa
Dinamarqués, esa
Horario:UTC+1
Dinamarca. Comprende la península de Jutlandia (Jylland) y unas 400 islas, 82 de las cuales están deshabitadas. Las dos mayores son Fionia (Fyn) y Selandia (Sjælland). Entre los siglos VIII y XI, los daneses eran conocidos como vikingos. Junto con los noruegos y los suecos colonizaron, saquearon y comerciaron por gran parte de Europa. Los daneses de hoy están orgullosos de su país como modelo de Estado de bienestar, donde se garantiza una amplia protección social para todos.

Dinamarca posee una importante industria pesquera y una considerable flota mercante. En el sector manufacturero destacan la alimentación, los productos químicos, la maquinaria, la metalurgia, los equipos electrónicos y de transporte y las industrias cervecera, papelera y maderera. El turismo también es una actividad económica importante. Es un país industrializado. El nivel de vida es uno de los más altos del mundo y la diferencia entre ricos y pobres menor que en muchos de los países con los que tradicionalmente se compara.

Miembro de la Unión Europea. Desde un punto de vista económico y político, la cercanía de Alemania siempre ha orientado el país hacia el sur, aunque la estrecha cooperación con Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia, países con los que Dinamarca ha creado una unión de pasaportes, también la une con los países nórdicos.

Historia

Orígenes

Los primeros indicios de agricultura son del 3000 a. n.e.. El período nórdico de la Edad del Bronce estuvo marcado por un pueblo que enterraba a sus muertos, junto a sus bienes terrenales, en túmulos. Se han encontrado numerosos dólmenes y tumbas fechadas en ese período. Entre estos hallazgos arqueológicos destacan numerosos artefactos religiosos, instrumentos musicales, así como las primeras evidencias de una sociedad estratificada en clases sociales.

Durante ese período a veces se arrojaban los cadáveres a los pantanos. Estos cadáveres son conocidos como los cuerpos del pantano. Están muy bien preservados y se han convertido en un valioso recurso para conseguir información sobre la población danesa de ese período.

Durante el período previo a la Edad de Hierro, el clima en Dinamarca y en toda Escandinavia se volvió más frío y húmedo, limitando la agricultura y los asentamientos, que se trasladaron hacia Alemania. Existen evidencias de inmigraciones celtas en Dinamarca así como en otros puntos de la Europa del norte. Muestras de la cultura céltica son los nombres de algunos topónimos.

El Imperio Romano mantuvo las rutas comerciales y las relaciones con los daneses como muestran diversos hallazgos de monedas romanas. Alrededor del año 200 aparece la primera inscripción rúnica.

Las Runas

Escritura runica.jpeg

Los vikingos no contaban con una cultura escrita en el sentido moderno de la palabra, puesto que no tenían libros, pero disponían de unos caracteres alfabéticos, la Escritura rúnica, cuyas letras se llamaron runas. La inspiración tal vez haya llegado desde la región del Rhin.

Las runas estaban compuestas de manera que podían ser grabadas, y en la época de los vikingos fueron grabadas en madera, hueso, metal y piedra. La escritura se había empleado en los países nórdicos varios siglos antes de la época vikinga, y las primeras inscripciones rúnicas que han sobrevivido se remontan a un par de siglos después de Cristo. Las runas no eran tampoco algo especialmente escandinavo. Varios pueblos germánicos las utilizaban para escribir: alemanes, godos, frisones y anglosajones, así como los pueblos norgermánicos, de los que descendían los vikingos. A juzgar por las muchas inscripciones tempranas, encontradas en un área bastante reducida, es de suponer que Dinamarca es la cuna de las runas (según la teoría del runólogo Erik Moltke).

No había una única escritura: los detalles de los signos rúnicos variaban de una región a otra y de un siglo a otro.

La mitología nórdica

Odín era el dios supremo, padre de todos los hombres y de muchos de los dioses. Era el dios tanto de la sabiduría como de la guerra. Dio un ojo en prenda a cambio de la sabiduría del pozo de Mimer.

Thor era el dios de la guerra y la lucha salvaje. Era el hijo de Odín, y el más fuerte de todos los dioses. Siempre llevaba su martillo Mjølner que tenía la maravillosa capacidad de siempre dar en el blanco para después regresar a su dueño.

Freya era la diosa del amor y de la fertilidad, la más bella de todas las diosas. También era la que enseñaba a los dioses el arte de la magia.

Frey era el hermano de Freya, y como ella dios del amor y de la fertilidad. Tenía el maravilloso barco llamado Skidbladnir, que se desplegaba después de utilizarlo y siempre tenía un viento favorable al izar la vela.

Heimdall, hijo de Odín, tenía ocho hermanas como madre. Es el guardián del puente Bifrost que va de Midgard a Asgard, por lo que los dioses le han dotado de una visión y un oído extraordinarios.

Balder era el dios de la luz y de la verdad. Era hijo de Odin y Frigg. Vivía en el palacio Breidablik, cuyo techo era de oro y cuyas columnas de plata maciza. Nada falso podía entrar por sus puertas, al mundo de los vivos a condición de que absolutamente todo el universo llorara por él.

Loki era en realidad un yote, un gigante de las escarchas. Llegó a Asgard porque se hizo hermano de sangre con Odín. Era el dios del engaño, de la mentira y del caos, un espíritu malvado, provocador de tumultos y ladrón.

Fenrisulven, llegó a Asgard siendo un cachorro para que los dioses lo vigilaran, pero enseguida se hizo muy grande y sólo el dios Thor, Tyr, se atrevía a darle de comer.


Midgardsormen era una serpiente que vive en el mar que rodea la tierra. Igual que su hermano Fenrisulven, Midgardsormen se crió en Asgard.

Hela era hermana de Fenrisulven y Midgardsormen. Es la reina del infierno Nielfheim y allí fue arrojada por los dioses.

El Cristianismo

Harald Blaatand

En el área de Dinamarca existieron varios reinos pequeños durante muchos años. Se cree que alrededor del año 980, el rey Harald I, conocido con el sobrenombre de Diente azul, estableció un reino unificado en Dinamarca.

Un misionero alemán visitó al rey y, según cuenta la leyenda, él sobrevivió a una dura prueba que convenció al rey Harald, que se convirtió al cristianismo. La nueva religión, que sustituyó a la vieja mitología nórdica, traía ventajas para el rey, como la ayuda por parte del Sacro Imperio Romano Germánico, y permitió que Harald se deshiciera de algunos de sus opositores, fieles a la vieja mitología. La Iglesia trajo una administración estable a las tierras; estabilidad que el rey utilizó para ejercer un cierto control sobre ellas.

Los Vikingos

El pueblo que terminó siendo conocido como vikingo, habitó Dinamarca entre el Siglo VIII y el Siglo XI. Presentaban una estructura social mucho más completa que los pueblos que habían poblado la zona con anterioridad. Los vikingos se hicieron famosos al navegar y comerciar por el resto de Europa.
Rey Canuto El Grande
Durante el período vikingo, Dinamarca tuvo un gran poder basado en la península de Jutlandia, la Isla de Seeland y la parte sur de lo que es hoy en día Suecia. A principios del Siglo XI, el rey Canuto el Grande (en danés, Knud) conquistó Inglaterra por un período de al menos 30 años.

Tras la muerte de Canuto el Grande en 1035, Inglaterra quedó fuera del control danés y Dinamarca sufrió una etapa de desórdenes. Los vikingos de Noruega realizaron ataques esporádicos. El sobrino del rey Canuto, Sweyn Estridson (1020-1074) restableció la autoridad real y estableció una buena relación con el Arzobispo de Bremen.

A principios del Siglo XII, Dinamarca se convirtió en una sede independiente de la iglesia de Escandinavia. Poco después, Suecia y Noruega formaron sus propios arzobispados fuera del control danés. A mediados del Siglo XII, reinar en Dinamarca era realmente complicado: las guerras civiles se sucedieron, creando tensiones. Valdemar El Grande (1131-1182) tomó el poder, lo estabilizó y realizó una reorganización de la administración. Durante su reinado se construyó un castillo en la aldea de Havn que dio origen a la que hoy en día es la ciudad de Copenhague. Valdemar convirtió al país en una potencia destacada en la zona del Mar Báltico. Él y sus sucesores dirigieron diversas cruzadas para reclamar territorios situados en la actual Estonia. La leyenda dice que la bandera danesa, la Dannebrog, cayó del cielo durante una batalla ocurrida en Estonia en 1219.

Durante la Edad Media la corona y la Iglesia mantuvieron una estrecha colaboración. Durante este período se construyeron miles de iglesias por todo el país. La economía mejoró durante el Siglo XII, sobre todo gracias al comercio de arenques; en el Siglo XIII se inició un período de dificultades económicas y el derrumbamiento temporal de la autoridad del rey.

Edad Moderna

Durante el Siglo XVI, Dinamarca creció de forma notable. La economía danesa se benefició de la Guerra de los Ocho Años en Holanda, ya que un número notable de refugiados de esa zona, la más desarrollada económicamente de toda Europa, llegó a Dinamarca. Esto ayudó a modernizar la sociedad y a establecer vínculos comerciales con Holanda.

En aquella época Dinamarca era un reino relativamente poderoso. La política europea del Siglo XVI estuvo fuertemente influida por la contienda entre las fuerzas católicas y las protestantes, lo que hizo inevitable que Dinamarca se viera involucrada en la guerra si llegaba a producirse.

La Guerra de los Treinta Años llegó a los estados protestantes en 1620 y Dinamarca fue reclamada para defender “la causa protestante”. La intervención en Alemania de las fuerzas danesas, dirigidas por el rey Christián IV, fue un fracaso; por el contrario, la posterior intervención sueca fue un auténtico éxito.

Christián IV reinó entre 1588 y 1648. Después de su muerte, Dinamarca se enfrentó a Suecia en una nueva guerra. Un invierno anormalmente frío permitió que las tropas suecas llegaran hasta Copenhague. La paz de 1658 cedió a Suecia tres de las provincias más ricas de Dinamarca: Escania, Hallandia y Blechingia, bajo los términos del Tratado de Roskilde.

Absolutismo

Federico III de Dinamarca y Noruega. (1648)- (1670)
Como resultado del desastre de la guerra contra Suecia, el rey Federico III fue capaz de convencer a los nobles de que le dieran algunos de sus poderes a cambio de una reducción de los impuestos; comenzaba así la era del Absolutismo en Dinamarca.

La Asamblea Danesa quedó suspendida durante dos siglos. Durante este período, el poder se centralizó en Copenhague. El gobierno se reorganizó de una manera mucho más jerárquica, construido alrededor del rey como punto central de la administración. Los oficiales de la corte dominaban la administración, así como un nuevo grupo de burócratas. La aristocracia vio como su influencia se reducía notablemente. Tanto la administración como las leyes se modernizaron en este período.

Los intentos de diversificar la economía para no depender en exclusiva de la agricultura fallaron. Durante este período hubo muy pocas industrias, excepto en la zona de Copenhague. A finales del Siglo XVIII se realizó una extensa reforma agraria. Durante todo el Siglo XVIII, la economía danesa tuvo un buen comportamiento, ya que la demanda de los productos agrícolas daneses se extendió por todas Europa. Los barcos daneses comerciaron con todo el continente así como la zona del Atlántico norte.

Las ideas del Siglo de las Luces se volvieron muy populares entre la clase media danesa, aumentando el interés por las libertades personales. Al mismo tiempo, se empezó a desarrollar un sentimiento nacionalista danés, y aumentó la hostilidad hacia los alemanes y noruegos presentes en la corte real. El antagonismo entre alemanes y daneses se hizo más fuerte a partir de mediados del Siglo XVIII.

Las Guerras Napoleónicas

La solidez de la economía danesa se vio fuertemente afectada por las pérdidas provocadas durante las Guerras Napoleónicas. Dinamarca se había aliado con Francia y había librado diversas batallas contra las tropas británicas. La flota británica atacó
Batalla de Copenhagen.
Copenhague en 1801 (Primera Batalla de Copenhague). En 1807 la flota británica bombardeó de nuevo la ciudad lo que provocó numerosas bajas civiles.

En 1808 un ejército español de 15 000 hombres al mando del Marqués de La Romana intervino en Dinamarca en apoyo de Napoleón. Tras la derrota de la flota danesa, Noruega pasó de la corona de Dinamarca a la de Suecia por el Tratado de Kiel, como recompensa a Suecia por parte del bando vencedor. Pero las revueltas noruegas terminaron en la independencia, y los noruegos coronaron a Christian Frederick (el futuro Christián VIII) como rey.

Durante este período, Dinamarca estuvo literalmente en bancarrota y la población sufrió grandes privaciones. Curiosamente, es conocido como la Edad de Oro de la historia intelectual danesa. La literatura, pintura, escultura y la filosofía tuvieron una época inusualmente brillante. Hans Christian Andersen, Søren Kierkegaard y Bertel Thorvaldsen realizaron sus obras durante este período.

Nacionalismo y Liberalismo

Los movimientos liberales y nacionalistas ganaron fuerza a partir de 1830. El 5 de junio de 1849, Dinamarca se convirtió en una monarquía constitucional. La creciente burguesía empezó a exigir un puesto en el gobierno; para evitar una revuelta sangrienta, el rey Federico VII concedió las demandas de la ciudadanía y se redactó una nueva Constitución que repartía los poderes. El rey se convirtió en la cabeza del poder ejecutivo que se complementaba con el poder legislativo, consistente en dos cámaras parlamentarias: el Folketing, que representaba a granjeros, mercaderes, comerciantes y la clase media y el Landsting que representaba a la vieja aristocracia.

La situación política emergente con la nueva constitución alarmó a algunas de las antiguas élites sociales, que temían que ciudadanos con educación básica sustituyeran a profesores y profesionales en las posiciones de poder. Los campesinos, en coalición con elementos radicales de las ciudades, ganaron la mayoría de los asientos del Folketing y se inició una crisis constitucional que finalizó en 1901 con la introducción de un gobierno parlamentario. Se decidió que ningún gobierno podía actuar contra los deseos de la mayoría parlamentaría.

Siglo XX

Durante las primeras décadas del Siglo XX las mujeres consiguieron el derecho al voto (1915), y algunas de las colonias danesas en las Indias orientales se vendieron a los Estados Unidos. Durante este período, Dinamarca empezó una serie de reformas sociales y laborales que sentaron la base del actual Estado de Bienestar.

Soldados daneses.
Aunque Dinamarca se mantuvo neutral durante la Primera Guerra Mundial, el conflicto afectó al país de forma considerable. El comercio con el resto de Europa se interrumpió y el continente entró en una etapa de inestabilidad económica. En las elecciones de 1924 el Partido Social Demócrata se convirtió en el más votado, posición que mantuvo hasta el año 2001.

A pesar de su declaración de neutralidad al inicio de la Segunda Guerra Mundial, Dinamarca fue invadida por las tropas nazis el 9 de abril de 1940 y estuvo ocupada hasta el 5 de mayo de 1945. Durante el inicio del período de ocupación, el Folketing siguió realizando sesiones y la policía se mantuvo bajo control danés.

A partir de 1943, los nazis tomaron el control total sobre el país lo que provocó que se desarrollase un importante movimiento de resistencia. Aunque el control se hacía cada vez más difícil, los alemanes no se retiraron de Dinamarca hasta la llegada de las tropas aliadas, casi al final de la guerra. Durante la ocupación, un gran número de judíos daneses emigró hasta Suecia para evitar la deportación.

La posguerra

En 1953 se realizaron algunas reformas políticas importantes en Dinamarca, como la abolición del estado de colonia de Groenlandia o la reforma constitucional que permitía la subida al trono de una mujer.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial el país abandonó su tradicional posición de neutralidad. Dinamarca se convirtió en miembro de las Naciones Unidas y fue uno de los miembros fundadores de la OTAN. En 1973 aprobó la entrada en la Comunidad Económica Europea, predecesora de la Unión Europea. En 2000, Dinamarca decidió por referéndum no unirse a la moneda única europea, el Euro.

Geografía

Dinamarca es un Estado situado entre los 54 y 58 grados de latitud norte y los 8 y 15 grados de longitud este. Además de Dinamarca propiamente dicha, el Reino de Dinamarca comprende las Islas Feroe y Groenlandia. Está formado por la península de Jutlandia y 406 islas, de las cuales 79 están habitadas. Entre estas islas, la más grande y más densamente poblada es Selandia donde se encuentra la capital de Copenhague, seguida por la isla de Fionia.

Lindante hacia el oeste con Dinamarca está el Mar del Norte, y las islas de Selandia y Fionia separan el Mar Báltico de Kattegat. Estas islas se encuentran así en el trayecto marítimo que va desde el Báltico hasta los grandes océanos y, a la vez, están situadas en la ruta comercial entre los países nórdicos y la Europa Central.

Dinamarca tiene un litoral costero de unos 7300 kilómetros en total y al sur, el país está unido al continente europeo por la frontera terrestre de 68 kilómetros con Alemania. Se trata de un país principalmente llano, siendo el punto más alto de unos pocos 173 metros por encima del nivel de mar pero a pesar de ello, el paisaje es quebrado y muy variado.

Clima

Veranos frescos con temperatura media de aproximadamente 16°C, y unos inviernos poco rigurosos con temperatura media de aproximadamente 0,5°C. Dinamarca está, pues, situada en la zona climática templada.

El viento sopla con mayor fuerza en invierno y menor en verano. Llueve durante todo el año, siendo las precipitaciones más abundantes en los meses de septiembre, octubre y noviembre y más escasas en febrero y abril.

La regularidad de las precipitaciones se debe a la situación del país en la zona de los vientos del oeste, donde soplan, sobre todo vientos de componente oeste y suroeste. Las series de bajas presiones (ciclones), que a menudo se forman en Terranova, están en el origen del tiempo cambiante que caracteriza Dinamarca: es, por ejemplo, típicamente danés que, en cuestión de días, el tiempo pase de una lluvia regular seguida de un frente cálido, a un tiempo despejado o ligeramente nebuloso, eventualmente acompañado por alguna llovizna en las subsiguientes masas de aire más cálido

Relieve

El núcleo territorial de Dinamarca, la península de Jutlandia y sus islas adyacentes, es un país llano y bajo, con una altitud media de unos 30 metros sobre el nivel del mar. Su costa está protegida de los embates del mar, especialmente del mar del Norte, por medio de un cordón de dunas y bancos de arena, tanto naturales como artificiales. El punto más elevado del país es Mollehoj, de 170,86 metros sobre el nivel del mar. La mayor parte de la península de Jutlandia y las islas adyacentes, es un país sedimentario, que está cubierto por calizas, margas y areniscas, que se fueron depositando en los bordes del zócalo fenoescandinavo durante el Cretácico y el Mioceno.

El paisaje actual danés, está condicionado por la presencia, hasta hace unos 10.000 años de glaciares, y de erosión periglaciar. Se encuentran huellas de las tres grandes glaciaciones, especialmente de la última (Würm). Ello se traduce en formas de erosión glaciar como lomos de ballena, páramos pulidos, lagos, fiordos, valles en U muy abiertos y formas de acumulación periglaciar: drumlins, morrenas, loes, etc.

Groenlandia y las islas Feroe. Son los territorios más alejados del núcleo territorial, y tiene una clara morfología glaciar. Cerca del 80% de la isla (1.755.637 km²) está cubierto de hielo. La superficie libre de hielo ocupa 410.449 km², que es más que la mayoría de los países europeos. Estas tierra libres de hielo no sólo se encuentran en la costa sur, si no, también, en la costa norte, ya que por la aridez del clima apenas nieva.

Hidrografía

Los ríos daneses son cortos, lentos y meandriformes. Ello se debe a la llanura dominante en el país y a que todos los ríos se desarrollan íntegramente dentro de sus fronteras, tanto en la península de Jutlandia como en sus islas. Son ríos caudalosos, en buena medida navegables.El río el más importante es el Gudena, en la península, que tiene 158 km de largo. Nace en Tinnet Krat, cerca de la ciudad de Torring, y desemboca en el fiordo de Randers, frentre al estrecho de Kattegat. Otros ríos importantes son el Stora, el Skjern, y el Varde, que desembocan, todos, en el mar del Norte.

Más importantes son sus lagos. Suman un total de 435 km². Tienen dos orígenes, uno glaciar, los del centro de la península y de las islas, y otro las marismas, en el litoral, sobre todo en la costa del Mar del Norte.

En el interior de la península de Jutlandia hay docenas de grandes lagos. El mayor es el lago Arre, en la isla de Sjaelland. Es largo de 40,6 km² y se encuentra al este de Frederiksvaerk, al nordeste de la isla. El segundo lago más grande del país es Stadil Fjord, de 19 km², en Jutlandia; y el tercero el lago Esromsee con una superficie de 17,36 km². Limfjord (fiordo Lim) que separa la isla de Vendsyssel-Thy del resto de la península de Jutlandia. Se extiende desde Thyboron en el mar del Norte hasta Hals en el Kattegat. Tiene unos 180 kilómetros de longitud y una forma irregular con varias bahías e islas, la más grande de ellas la de Mors. Su profundidad máxima es de 24 metros.

Flora y fauna

Dinamarca se encuentra entre dos biocenosis, el bosque caducifolio de robles y hayas, y la taiga de Coníferas. En general se puede encontrar un bosque mixto, con mezcla de especies de las dos biocenosis, pero la pauta normal es encontrar el bosque caducifolio en las zonas templadas del sur y la costa y la taiga en el interior de la península de Jutlandia y las grandes islas. En las zonas peor drenadas aparecen turberas. No obstante, la vegetación natural es residual, ya que ha sido sustituida por cultivos. La acción antrópica ha afectado a todo el país.

El corzo y el ciervo rojo son los únicos grandes mamíferos; entre los pequeños se encuentran zorros, ardillas y liebres. Hay 196 especies de aves y 41 de peces (de agua dulce y salada) conocidas; el bacalao, el arenque y la platija forman las bases de la industria pesquera. Existen 35 especies en peligro de extinción.

Economía

Dinamarca tradicionalmente ha sido un país agrario y la agricultura es todavía un sector económico clave, pues contribuye en un 19,3% a los ingresos por exportaciones. Desde el final de la II Guerra Mundial, sin embargo, la industria y los servicios han ganado en importancia; absorben un 24% y alrededor del 73% de la mano de obra del país respectivamente (según datos de 2005), mientras que el empleo en la agricultura (englobando la silvicultura y la pesca) es de un 3%, frente al 14% estimado en 1965. La industria y los servicios contribuyen respectivamente en un 26% y un 72,4% al producto interior bruto (PIB), que fue de 275.366 millones de dólares en 2006, y la agricultura lo hace sólo en un 2%. Los barcos daneses, que faenan en aguas extranjeras, contribuyen sustancialmente a la economía.

El país también está implicado en productivas inversiones extranjeras, especialmente en la construcción de buques y en el sector de la construcción exterior.

El presupuesto anual de 2006 estimaba alrededor de 99.259 millones de dólares en ingresos y 88.684 millones de dólares en gastos. El producto nacional bruto (PNB) en 2004 (según estimación del Banco Mundial) era de 220.218 millones de dólares, equivalente a 52.110 dólares per cápita, uno de los más altos del mundo.

Agricultura

La política estatal danesa favorece las pequeñas propiedades y no fomenta la fusión de pequeñas propiedades para formar otras más grandes. Alrededor del 85% de las explotaciones de Dinamarca tienen menos de 50 ha y la mayoría son de propiedad familiar. De las 2.244.000 ha en cultivo, alrededor del 60% se dedican a cereales, principalmente cebada, avena, trigo y centeno; el resto se destina al forraje y otros cultivos, como lino, cáñamo, lúpulo y tabaco.

La producción agrícola en 2006 fue principalmente de 8.632.300 t de cereales, de las cuales 4.801.600 t fueron de trigo; 252.862 t de hortalizas; 32.200 t de legumbres; y 1.361.200 t de patatas. Las industrias cárnicas y de productos lácteos son muy importantes y están orientadas a la exportación. Dinamarca es el primer productor del mundo de productos de ganado porcino; en 2006 contaba con unos 12,6 millones de cabezas de ganado porcino, 1,57 millones de vacuno, 206.000 ovejas y 52.882 caballos.

Una característica destacada de la agricultura en Dinamarca es la influencia del movimiento cooperativo. Las cooperativas se dedican especialmente a los productos de consumo diario y a los subproductos derivados del cerdo, gran parte de los cuales se comercializan también mediante cooperativas; la mayoría de éstas se organizan en asociaciones nacionales, que forman parte del Consejo Agrícola, una agencia central de cooperativas que establece contactos con el gobierno y con otras industrias y establece la estrategia en el comercio exterior.

Ganadería

La cabaña ganadera es de alta calidad. Predomina el bovino, seguido del ovino, el porcino y el caballar. También las granjas aviares son de gran importancia. Es una importante potencia pesquera. Aunque pesca en todo el mundo sus caladeros tradicionales están en el mar de Noruega, y en Groenlandia.

Pesca

La gran flota de pesca danesa (347 embarcaciones) desempeña un papel importante en la economía. En 2005 la captura total anual alcanzó 949.625 toneladas (casi toda pesca marítima). Las capturas más importantes son arenque, salmón y bacalao.

Industria y comercio

Todos los recursos subterráneos daneses son propiedad del Estado. El caolín se encuentra en la isla de Bornholm, pero los depósitos no son de alta calidad y se utilizan en la producción de objetos de barro grueso y ladrillo. El gas natural y el petróleo se obtienen de las plataformas situadas frente a las costas en el Mar del Norte desde la década de 1970.

La producción de crudo de petróleo alcanzó 157.000 barriles diarios a comienzos de la década de 1990 y en 2004 fue de 375.047 barriles diarios. El 5% de las importaciones del año 2003 eran de combustible. Las reservas de petróleo se estiman en más de 700.000 billones de barriles. Otros minerales explotados comercialmente son limonita, lignito, criolita, caliza, creta y marga. Se han descubierto grandes cantidades de sal en Jutlandia.

Las industrias principales de Dinamarca se dedican al procesado de alimentos, a la producción de acero y metales, productos químicos y farmacéuticos, artes gráficas, maquinaria, bienes electrónicos y maquinaria específica de transporte (especialmente motores diesel para barcos y locomotoras). Los muebles daneses han sido demandados por todo el mundo desde la década de 1920. Otras industrias destacadas son el fundido de hierro, construcción naval, elaboración de cerveza, producción de textiles y tejidos, cemento, productos químicos, equipos electrónicos, alfarería, porcelana, cocinas, bicicletas y papel.

Dinamarca produce más de la mitad de sus necesidades energéticas, gracias a los depósitos de petróleo y gas en el Mar del Norte y a las medidas de ahorro establecidas por el gobierno.

Demografía

Una pequeña minoría de germano-parlantes habita hoy en día en el sur de Jutlandia, exactamente en el norte de Sleswig. Los duques de Schleswing y Holstein estuvieron durante mucho tiempo bajo las órdenes del Sacro Imperio Romano, cuestión que se utilizó para mantenerse independientes. La zona norte de Schleswing entró a formar parte de Dinamarca con el Tratado de Versalles. Hoy en día gran parte de la población de las zonas fronterizas habla los dos idiomas.

La mayor parte de la población de origen inuit habita en Groenlandia; las Islas Feroe tienen una población nórdica que habla su propio lenguaje. La educación es obligatoria desde los siete a los 16 años y es gratuita hasta el nivel universitario.

La Iglesia del Pueblo Danés está apoyada por el Estado y, de acuerdo con los datos del 2002, un 84,3% de los daneses practican esta religión. Dinamarca permite la libertad de cultos. En la actualidad se practican 12 religiones diferentes en todo el país.

Población

Dinamarca tiene una población de unos 5.500.000 habitantes, lo que da una densidad demográfica unos 127 h/km². Es uno de los países del mundo en los que antes se terminó la transición demográfica, y su final no fue tan brusco como en la mayoría de los países. Desde la década de 1950 el crecimiento de la población se sitúa en torno al 0%. De esta manera, aunque la población está envejecida, en la actualidad el fenómeno no es tan acusado como en otros países.

El crecimiento actual de la población se sitúa en torno al 0,3% y ello a pesar de un saldo migratorio positivo de 2,5‰. La tasa de natalidad es muy baja, es sitúa en torno al 11‰, lo que da una tasa de fecundidad de 1,7 hijos por mujer. La tasa de mortalidad es muy baja, sobre el 10‰, y mucho más baja la tasa mortalidad infantil, sobre el 4,5‰, como corresponde a un país en el que la asistencia sanitaria de calidad alcanza a toda la población. La población danesa no está uniformemente repartida, a pesar de que en todo el país las condiciones naturales para el asentamiento humano son similares. Las grandes islas están mucho más habitadas:
Selandia 290 h/km²
Fiona 134 h/km²
Lolland-Falster 134 h/km²
Bornholm 80 h/km²
Jutlandia 80 h/km²

Cultura

La cultura danesa se caracteriza por la simplicidad, el minimalismo, el igualitarismo, las buenas costumbres y el decoro. La cultura es una parte importante de la vida danesa y se hace mucho para fomentarla. Las autoridades públicas evitan interferir en el mundo del arte y la cultura, y el Estado apoya generosamente a la comunidad de creadores y a las instituciones culturales, sin exigir responsabilidades o devolución.

Las artes aplicadas danesas y el diseño industrial es reconocido en todo el mundo por sus altos estándares de calidad, artesanía y funcionalismo. Ha ganado muchos premios a la excelencia. Georg Jensen es conocido mundialmente por su moderno diseño en plata. El diseño danés es también una marca conocida, a menudo asociada con los diseñadores mundialmente famosos y arquitectos como Børge Mogensen, Hans Wegner y Arne Jacobsen, que dieron lo que es probablemente la silla más famosa del mundo de hoy: The Ant.

Literatura

Hans Christian Andersen, Karen Blixen y Søren Kierkegaard desempeñan un papel fundamental en la aportación danesa en la literatura universal.

Debido a estos tres escritores, en el año 2005 la literatura danesa fue el centro de atención del mundo entero por la conmemoración de un triple aniversario: se cumplieron 200 años del nacimiento de Hans Christian Andersen, 150 de la muerte de Søren Kierkegaard y 120 del nacimiento de Karen Blixen, que escribió con el seudónimo de Isak Dinesen.

La literatura de H.C. Andersen merece capítulo aparte, ya que sus cuentos son conocidos en los cinco continentes y han sido el punto de partida de numerosas representaciones teatrales, películas, grabaciones musicales e ilustraciones.

Pero desde los remotos inicios de la literatura danesa hasta nuestros días no han sido éstas las únicas obras ni éstos los únicos escritores que han atraído las miradas del resto del mundo sobre Dinamarca.

Música

Dinamarca tiene dos óperas, siete orquestas sinfónicas estables, seis conservatorios, 7.000 músicos y compositores profesionales sindicados, más de 100 festivales de música y una red nacional de escuelas de música para niños y jóvenes. En el sector de la música comercial, Dinamarca dispone de un gran número de productoras y editoriales musicales, de las que algunas de las más importantes han pasado a manos extranjeras.

La vida musical se institucionalizó en el Siglo XIX, según los modelos europeos y gracias a las iniciativas privadas. Se fundaron conservatorios y orquestas, se crearon editoriales y la práctica de la música floreció al amparo de las asociaciones privadas. Este modelo se transformó hacia el año 1930, cuando los nuevos medios, el gramófono y la radio, reemplazaron progresivamente la ejecución musical "en vivo".

Desde entonces, se ha venido a considerar que la formación de músicos, las subvenciones y el desarrollo de la actividad musical a todos los niveles y para todo el país eran responsabilidad exclusiva del Estado. Esta tendencia está reflejada en la Ley para la música de 1976 que tiene como principio una política de subvenciones descentralizada. Las subvenciones destinadas a la música han crecido considerablemente a través de los años, de manera que el jazz, el rock y la música experimental también se han visto beneficiados.

Música clásica

A lo largo de los últimos años se viene hablando de una nueva edad de oro de la música clásica danesa. La primera edad de oro, que supuso el verdadero florecimiento de la música y la vida musical de Dinamarca, se sitúa en la primera mitad del Siglo XIX, mientras que esta segunda tiene su arranque en la década de los noventa. Hoy en día se compone y se representa una enorme cantidad de piezas y se estrena un promedio de 300 obras anuales.

Es digno de mención el incremento de la productividad en lo que a obras escénicas se refiere, un terreno claramente dominado por la ópera de cámara. Además, en el año 2000 tuvo lugar en el Teatro Real la primera representación en treinta años de una nueva ópera de larga duración, El cuento de la criada de Poul Ruders (1949- ), un gran éxito que tiene programadas varias representaciones en el extranjero.

La capital del Jazz
Músicos daneses tocando jazz en Copenhague.
En los años 1960 y 70, Copenhague se ganó la fama de capital internacional de jazz, puesto que varios músicos de jazz americanos se establecieron en Dinamarca durante distintos períodos. Nombres como Dexter Gordon, Ben Webster y Thad Jones, tocaban con músicos de jazz daneses en la escena de jazz de Copenhague y tuvieron una gran influencia en la vida musical danesa, sobre todo por contribuir a crear una multitud de músicos de jazz daneses, salas de música danesas y festivales de jazz.
Festivales

El Festival de Jazz de Copenhague, que se celebra a principios de julio, todavía es legendario y atrae a un gran público de aficionados al jazz, que disfrutan de toda la ciudad que bulle de jazz durante las dos semanas que dura el festival. Se celebran más de 500 conciertos dentro de todos los géneros del jazz, desde 15 escenarios al aire libre y 50 salas de música. Otros grandes festivales de jazz son el Festival Internacional de Jazz de Aarhus y el Festival de Jazz Riverboat en Silkeborg.

Arquitectura

Los interesados en la arquitectura descubrirán que Dinamarca es un país lleno de contrastes: desde una restaurada iglesia medieval frente a la Casa de Música en Esbjerg diseñada por Jørn y Jan Utzon, la nueva Biblioteca Real de Copenhague; el moderno Diamante Negro o el Acuario El Planeta Azul.

En Dinamarca se puede disfrutar de todo tipo de arquitectura, desde la arquitectura histórica que se ve en los castillos e las iglesias del país, como en los barrios antiguos de las ciudades, hasta la contemporánea arquitectura danesa que se encuentra en cada rincón del país, tanto en los modernos edificios de las ciudades como en los puentes nuevos que cruzan los estrechos de Store Bælt y Øresund.

Enlaces externos

Fuentes