Saltar a: navegación, buscar

Casa Capeto

(Redirigido desde «Dinastía de los Capetos»)
Casa Capeto
Información sobre la plantilla
Armoiries France Ancien.png
PaísBandera de Francia Francia
Casa MaternaCasa Robertina
Fundador:Hugo Capeto
Fundación:Sobre el año 866
Casa Capeto. Capeto (en francés: Capétiens) es la más importante y antigua dinastía real de Europa; sus integrantes son los descendientes de Hugo Capeto (938993), conde de París, rey de Francia y fundador del linaje.

Armas de la Dinastía

En más de mil años de presencia casi ininterrumpida sobre los tronos europeos, representantes de las diferentes ramas de la dinastía gobernaron –y gobiernan- sobre varios países:

A estas coronas se sumaron varios grandes ducados, condados y marquesados independientes:

Además, numerosas hijas de la dinastía fueron casadas con reyes no Capetos para ser Reinas Consortes. Tuvieron descendientes que así pueden ser relacionados, por línea femenina, a la dinastía. Es, por ejemplo, el caso de los Reyes de Inglaterra y después del Reino Unido, y por otro lado la Casa Gran Principesca y Gran Ducal de Kiev, hoy Casa Real e Imperial de Rurikovich, cuya familia se unió a los Capetos por medio de la Gran Princesa Ana de Kiev, que casó con Enrique I de Francia. A través de la hija del último rey Capeto, Luis Felipe I, entroncaron con otra gran dinastía real: los Sajonia-Coburgo-Gotha, cuyas ramas se extendieron por la otra mitad de la realeza de Europa.

Origen: los Robertos

El más viejo antepasado conocido con certeza es Roberto el Fuerte, muerto en 866, fundador de la Casa Robertina, que se destacó en la lucha contra los vikingos. Su hijo mayor, asentado en París con el título de conde, fue elegido rey de Francia Occidental en 887 con el nombre de Eudes I, por el valor que demostró en la resistencia contra los normandos, tras la deposición del emperador Carlos III el Gordo. Sin embargo, presionado por Arnulfo de Carintia, rey de Francia Oriental, que decidió defender la causa del heredero legítimo Carlos III el Simple, Eudes tuvo que aceptar sus pretensiones y nombrarlo como sucesor en 898, año de su muerte.

El hermano de Eudes, Roberto, que le sucedió como conde de París, tomó parte en el movimiento del año 921, cuando parte de la nobleza franca y el clero se levantaron en contra de Carlos el Simple. Tras derrotarlo, Roberto fue coronado en Reims el 29 de junio de 922. Carlos el Simple reunió un ejército y se enfrentó con él en junio de 923, cerca de Soissons, donde Roberto murió asesinado. Carlos no pudo recuperar el trono y fue confinado. Una asamblea de nobles designó a Raúl, duque de Borgoña, como su sucesor. Los Carolingios recuperaban el trono por última vez. El hijo de Roberto, Hugo el Grande (897-956), duque de Francia y conde de París, fue el noble más poderoso de su época. Aunque tuviera oportunidad, prefirió aumentar sus posesiones y su fuerza antes que tomar el trono. Era una especie de virrey, tan poderoso como el monarca, que preparó la sucesión para su hijo Hugo Capeto.

Cuando Carlos IV el Hermoso, falleció en 1328 sin dejar un heredero varón que lo sucediera en el trono, una rama joven descendiente de los Capeto, los Valois (que en realidad partió del hermano menor de Felipe IV, Carlos, Conde Valois) tomó el control del reino de Francia con el hijo de este Felipe VI de Valois. Después fueron dos otras ramas jóvenes, los Borbón y luego los Orleáns, que se sucedieron sobre el trono. Cuando el último descendiente de la rama moría sin haber dejado heredero al trono, los nobles acudían a revisar la dinastía Capetina a partir de su gran y amado rey San Luis (Luis IX, abuelo del Rey de Hierro), único rey francés canonizado. Así, todos los reyes de Francia desde Hugo Capeto hasta el último, Luis-Felipe I, pertenecieron a la Dinastía de los Capeto, dando su nombre oficial a la Casa de Francia.

Fuentes