Eduardo III de Inglaterra

(Redirigido desde «Eduardo III»)
Eduardo III de Inglaterra
Información sobre la plantilla
Rey de Inglaterra
EduardoIII.jpeg
Reinado 1 de febrero de 132721 de junio de 1377
Coronación 1 de febrero de 1327
Otros títulos Señor de Irlanda
Nacimiento 13 de noviembre de 1312
Castillo de Windsor, Berkshire
Fallecimiento 21 de junio de 1377
Palacio de Sheen, Surrey
Entierro Abadía de Westminster, Londres
Predecesor Eduardo II
Regente Roger Mortimer e Isabel de Francia
Sucesor Ricardo II
Cónyuge/s Phillippa de Hainault
Descendencia José I
Bárbara de Braganza
Pedro III
Casa Real Plantagenet
Padre Eduardo II de Inglaterra,
Madre Isabel de Francia
Eduardo III rey de Inglaterra. Fue el penúltimo rey perteneciente a la dinastía Plantagenet; un hombre muy temperamental, aunque también capaz de dar numerosas muestras de clemencia.

En muchos aspectos era un rey convencional, interesado principalmente en asuntos bélicos, y convirtió el Reino de Inglaterra en una de las más importantes potencias militares de Europa.

Durante su reinado se emprendieron importantes reformas legislativas y gubernamentales entre las que destaca el desarrollo del parlamentarismo y estalló la peste negra. Los historiadores liberales rompieron con la visión tradicional de Eduardo - que le presentaba como un rey excelente - y le acusaron de ser un aventurero irresponsable.

En la actualidad este punto de vista ha sido abandonado y la moderna le valora muy positivamente.

Síntesis biográfica

Nació el 13 de noviembre de 1312 en el Castillo de Windsor (actual Reino Unido). Fue el primogénito de Eduardo II e Isabel de Francia y creció en un ambiente enrarecido por las disputas territoriales de sus progenitores. En su minoría de edad, Inglaterra estuvo gobernada por un consejo de regencia, aunque el verdadero poder residía en manos de Isabel y de su amante Roger de Mortimer.

En 1325, su madre abandonó Inglaterra y se trasladó a Francia, desde donde, con la ayuda de su amante Roger Mortimer, planeó invadir Inglaterra y deponer a su marido. En 1327, tras invadir Inglaterra y forzar la huida de Eduardo II, la reina y los nobles lo auparon al trono con el nombre de Eduardo III.

Cuando contaba solamente con catorce años la reina Isabel (apodada “La Loba”) y su amante el noble Roger Mortimer derrocaron al rey y Eduardo fue coronado como Eduardo III el 1 de febrero de 1327. Mortimer se convirtió en gobernante de facto de Inglaterra y se valió de su posición para someter al nuevo monarca a numerosas humillaciones, hecho que Eduardo nunca olvidó. El 24 de enero de 1328 contrae matrimonio con Phillippa de Hainault en la Catedral de York.

Años más tarde con el apoyo de la nobleza logra despojar a Mortimer de sus propiedades y títulos y después de asumir la autoridad real sobre el reino lo condena a muerte.

Reinado

Tomando ventaja de la guerra civil escocesa, invade el país en 1333, derrotando a los escoceses en Halidon Hill (Inglaterra) y restauró a Eduardo de Baliol en el trono de Escocia. Sin embargo, Baliol fue depuesto muy poco tiempo después y sus intentos posteriores para establecerle de forma permanente como rey de Escocia fueron infructuosos.

David II de Escocia, quien era rey de Escocia en aquellos momentos, se vio obligado a buscar refugio en Francia, y a partir de 1337 reclamó su derecho al trono francés, lo cual motivó el inicio de la Guerra de los Cien Años. Durante los primeros años de dicha confrontación, destruyó la flota francesa en Sluys (1340) y venció en la batalla de Crécy (1346).

De 1347 a 1453 ocurre la que es denominada Guerra de los Cien Años. Esta contienda armada cuyo origen fue sucesorio, tuvo implicaciones internacionales. Eduardo enfrentó a los Valois, la rama de los Capeto que se extingue en 1328 y los Platagenet, quienes en virtud del enlace entre Enrique Plantagenet con Leonor de Aquitania, tenía posesiones en Francia desde 1154.

Tomó la ciudad de Calais en 1347 y se reestableció una tregua. Se renovó la guerra con Francia en 1355 y de nuevo los ejércitos ingleses fueron los triunfadores. La Paz de Calais (1360) dio a Inglaterra toda la Aquitania y a cambio Eduardo renunció a su pretensión al trono de Francia.

En 1363, firmó un acuerdo con su cuñado David II de Escocia, por el que se unificarían ambos reinos en el caso de que David muriese sin dejar un heredero varón. Tres años más tarde, repudió la supremacía feudal del papado sobre Inglaterra, mantenida en calidad de feudo desde 1213.

Reinició la guerra con Francia al desconocer la Paz de Calais. En esta ocasión, los ejércitos ingleses fracasaron. Tras la tregua de 1375, retuvo pocas de sus antiguas posesiones en Francia. Ya entonces, y aquejado de senilidad, se hallaba por completo en manos de su amante, Alicia Perrers, que en unión de su cuarto hijo, Juan de Gante, se adueñaba de Inglaterra. El Parlamento proscribió a Perrers en 1376.

Finalmente, tras una larga pugna, el triunfo quedó en manos de Francia: en 1450, Inglaterra debió restituir Calais, y en 1453, Aquitania (ya en época del reinado de Enrique VI de Inglaterra).

Muerte

Tras morir Eduardo El Príncipe Negro, su hijo, en 1376, fue un duro embate del que su padre, Eduardo III, no pudo recuperarse Fallece al año de la muerte del Príncipe, el21 de junio de 1377 en Sheen, cerca de Londres. Su nieto Ricardo II le sucedió en el trono.

Al siglo XIV se lo denominó la Época Oscura en razón de las guerras y de la Peste Negra que diezmó la población.

Durante un breve lapso de tiempo, visto así desde una perspectiva cronológica y en la distancia, Europa interrumpió su crecimiento iniciado con la revitalización del comercio alrededor de las jóvenes ciudades surgidas en el siglo XII.

Fuentes