Saltar a: navegación, buscar

Ejército de Operaciones Militares en Mayabeque

Ejercito de Operaciones Militares en Mayabeque
Información sobre la plantilla
El ejercito.jpg

PaísProvincia Mayabeque Bandera de Cuba Cuba

Ejercito de Operaciones Militares en Mayabeque. Ejército creado a finales del año 1895, compuesto por alrededor de 104 000, su constitución se debe a medidas adoptadas por el Gobierno Colonial al estallar la Guerra de Independencia el 24 de febrero de 1895 y su prolongación al occidente del país.

Surgimiento

Al estallar la Guerra de Independencia el 24 de febrero de 1895 y tras su prolongación al occidente del país, el Gobierno Colonial al no encontrarse preparado ni política ni militarmente, adopta urgentes medidas encaminadas a reforzar sus efectivos. Introduciendo a finales del propio año 1895 un ejército compuesto por alrededor de 104 000 hombres con el más moderno armamento de su época. Tras la llegada el 10 de febrero de 1896 del general Valeriano Weyler y Nicolau, en sustitución de Arsenio Martínez Campos, el Ejército de Operaciones Militares comienza a sufrir trasformaciones, llegando a contar con un efectivo militar de 109 173 miembros, diseminados en los tres departamentos del país.

Brigadas constituidas en la provincia Mayabeque

En la región occidental, específicamente en la provincia de Mayabeque, las fuerzas coloniales establecen cuatro brigadas con sus respectivos batallones y escuadrones destinados a operar en 13 zonas del territorio. La 2da Brigada bajo las órdenes del general Arsenio Linares Pompo, formada por el escuadrón España y dos piezas de artillería de montaña estarían ubicada en San Felipe, el batallón de Cazadores de Arapiles y el escuadrón Villaviciosa tendrían su sede en el pueblo de Managua, mientras que el batallón de Albuera y el escuadrón de Galicia radicarían en San José de las Lajas.

La 3ra Brigada bajo el mando del general Cayetano Melquizo tendría su centro de operaciones en Jaruco, con el batallón No 4 en Campo Florido y el batallón España y el escuadrón Talavera en Jibacoa. La 4ta Brigada con el general Rafael Ibáñez Aldecoa se establecería en Madruga, teniendo a su mando el batallón de Murcia, el escuadrón Numancia y dos piezas de artillería de montaña en Aguacate, así como el batallón de Infantes No 5 y el escuadrón Lusitania en Santa Catalina y Melena del Sur. La 5ta Brigada con su centro en Guines tendría como jefe al coronel Guillermo Tort, con el batallón Vergara y el escuadrón Pizarro, además del batallón Lealtad No 30 y el escuadrón 1 de Comercio con sede en San Nicolás y Nueva Paz.

El 17 de abril de 1896 el jefe del 3er Cuerpo, el marques de Ahumada organiza las Comandancias Militares, en diversos pueblos de la provincia con el objetivo de obstaculizar el crecimiento y desarrollo de las fuerzas cubanas.

Comandancias

Comandancias Militares.

Comandancias de Armas.

Cambios en el Ejército

Transcurrido aproximadamente un mes, el 23 de mayo de 1896 el general Valeriano Weyler emite una nueva orden con el objetivo de realizar cambios en el ejército de operaciones, nombrando como jefe de las cuatro brigadas que se establecerían en la provincia del Mayabeque al general de división Francisco Doño. Quedando organizada esta nueva estructura de la siguiente forma: 2da brigada con su sede en Bejucal tendría como jefe al general Cayetano Melquizo, con el regimiento del Príncipe y caballería de la Reina. La 3ra brigada bajo las órdenes del general Eduardo López Ochoa con sede en Jaruco estaría compuesta por tres compañías de infantería (Princesa y España), además del batallón Guadalajara y los escuadrones de Villaviciosa y Galicia, así como cuatro compañías de España y el escuadrón Talavera. La 4ta brigada con sede en Catalina tendrían los batallones de Mallorca e Infante, los escuadrones Princesa, Numancia y una sección de artillería, La 5ta brigada con sede en San José de las Lajas, estaba subordinada directamente al comandante en jefe del 3er Cuerpo de Ejercito, compuesto por los batallones Provincial de Cuba, Velgara y Almansa. Además de los escuadrones Albuera, Comercio y Lusitana junto a la guerrilla de San Felipe.

Estas unidades de combate incorporan a sus fuerzas modernos armamentos en cada una de sus estructuras, a la infantería se le asigna los Fusiles Máuser modelo 1893 de procedencia española y argentina, así como fusiles Rémington 1871-1895. La caballería utilizan Fusiles Máuser, Carabinas Rémington y Pistolas Eibar, en el caso de la artillería el ejercito utiliza Cañones Krupp, Hontoria, Ordóñez, Plasencia, Sotomayor y Saint Chamoud.

Con el afán detener el empuje de las fuerzas mambisas y su prolongación por la provincia de Mayabeque, la metrópolis emplea nuevos medios defensivos como lo fue la construcción de varios tipos de fortines, estilo Alfonso XIII, Guardados y España, ubicados en los pueblos y ciudades del territorio, en zonas con buena visibilidad y relativamente cerca uno de otros con un alcance de fuego efectivo, controlando todas las vías de acceso. También el uso de los convoy militares con el objetivo de transportar tropas y materiales bélicos al teatro de operaciones, así como enfermos, heridos y prisioneros, fue una estrategia militar muy bien lograda. Según los reglamentos del Servicio de Campaña eran organizados diversos tipos de convoy, como los de tracción animal, los fluviales o los de ferrocarril, este ultimo muy utilizado en el occidente del país donde existía una extensa red de comunicaciones ferroviarias.

Con antelación a la salida de un convoy ferroviario y hasta su llegada al punto ordenado, soldados de caballería e infantería recorrían la línea en toda su extensión en busca de algún indicio insurrecto. En caso que el convoy cayera en una emboscada debía ser retirado del lugar hacia el punto fortificado más cercano, digamos los pueblos o ciudades que eran protegidos por una considerable cantidad de fuerzas coloniales.

Hechos ocurridos desde 1896 al 1897

A pesar de todos los recursos en hombres, transporte, armamentos y otros medios, el gobierno colonial no pudo exterminar la insurrección en la provincia, de hecho se conocen numerosos reportes de emboscadas o ataques a los convoy ferroviarios protagonizados por varias fuerzas cubanas, quienes le causaron grandes daños al enemigo provocándoles un alto costo en hombres y medios. Solamente entre los años 1896 y 1897 se conocen 16 ataques a convoy ferroviarios en nuestra provincia.

Año 1896 --- Acciones ocurridas

  • 13 de enero --- Es atacado e incendiado un tren en la estación de Bejucal por fuerzas del General Máximo Gómez.
  • 12 de febrero --- Fue atacado un tren de exploradores en el Km. 49 de la línea San Felipe - Guara
  • 17 de febrero --- Atacado un tren de tropas en la línea de Melena a Palenque.
  • 2 de marzo --- Tiroteado en Campo Florido el tren de Aguacate a la Habana.
  • 6 de mayo --- Atacado un tren de reparación cerca del ingenio La Luisa en Batabanó.
  • 19 de mayo --- Tiroteado un tren de reparaciones en el Km 117 de la línea de Güines y atacado uno de pasajeros en el Km. 120.
  • 23 de mayo --- Atacado tren de reparaciones en la línea de Jaruco.
  • 6 de junio --- Descarrilado tren de tropas que marchaban a Güines y Los Palos.
  • 21 de octubre --- Fuerzas de Juan Delgado tirotean un tren en la zona de Cocobolo en Bejucal.
  • 5 de noviembre --- Destruido tramo de vía férrea y ferrocarril procedente de Rincón por explosiones con dinamita.
  • 26 de noviembre --- Descarrilado una locomotora de tren mixto en línea Empalme-Madruga.

Año 1897 --- Acciones ocurridas

  • 5 de febrero --- Quemado el puente del kilómetro 77 entre Güines y Río Seco.
  • 9 de febrero --- Inutilizado un puente y alcantarilla entre Río Seco y San Nicolás.
  • 25 de febrero --- Atacado tren de Regla a Jaruco.
  • 27 de febrero --- Dinamitado ferrocarril entre aguacate y el fuerte Jorrín.
  • 19 de marzo --- Atacado convoy ferroviario en la zona de Güines.

Las estrategias empleadas por las fuerzas mambisas consistían en montar emboscadas en los cruces de caminos, puentes o curvas, tramos de la vía férreas donde el tren debía desminuir la marcha. Los cubanos ocultos en lugares estratégicos disparaban sorpresivamente de varias direcciones tratando de detener el tren, el que en ocasiones era abordado y despojado del mayor numero de medios posibles (armamentos, ropas, alimentos, medicamentos etc.), los que eran trasladados hacia los campamentos insurrectos, para continuar haciéndole la guerra a España.

Fuente